#4 TiemposColumna de Alma BarajasDeportes

Y en el futbol femenil grité: ¡Levántate que ya pareces hombre! | Columna de Alma Barajas

Capitana #13

 

Y es que no se atrevan a negar que estamos hartos de los lloriqueos varoniles en un deporte tan hermoso como el futbol, impresiona ver cómo dentro de este deporte rama femenil que tanto desprecian algunos disque “conocedores” se juega más tiempo al futbol real comparado con el varonil. No, no tengo cifras, no he leído estudios, no hay fuentes precisas, olviden eso, vean un maldito partido de la selección mexicana varonil y otro de la femenil, cuenten los minutos en los que lloriquea Uriel Antuna y compárenlos con cualquier otra futbolista mexicana que recibe una falta en pleno juego y sorpréndanse.

Está por demás mencionar a Neymar, a David Luis, Arjen Robben (a este especialmente le aplaudo lo histriónico que es, mis respetos, es buenísimo el tipo), Luis Suárez entre miles y miles más. Solo de recordar aquellas narraciones de Christian Martinoli donde gritaba “levántate que esto es para hombres” surge la idea de revertir la frase gracias al partido pasado del Atlético de San Luis Femenil, porque cuando caía una de ellas al suelo no tardaban minutos perdiendo el tiempo gritando de dolor y actuando paros cardiacos falsos, y si lo hacían, llegaba la capitana y levantaba cual trapo en el piso el cuerpo de la jugadora que estaba en el pasto. Casi podía imaginar lo que decía la capitana “levántate venimos a jugar”.

Gracias futbol femenil por darnos tiempo de calidad futbolera, gracias, porque en el mundial femenil no se rajaron y con sangre y contra corriente FIFA lograron visibilizarse ante el mundo pendiente de una copa América y una copa Oro, gracias jugadoras de futbol profesionales que son su poquito sueldo dejan la vida dentro de las canchas, y sin necesidad de ocultar en muchos casos su sexualidad son libres deportistas sin prejuicios.

Ya no se acepta el “Levántate que esto es para hombres”, porque el pasado lunes en el Alfonso Lastras y ante 11,200 espectadores esas niñas futbolistas se rompieron el lomo en el campo, y cuando vi que una de ellas se tiró por más de 10 segundos sin pensarlo grité “levántate que ya pareces hombre”, porque sí, muchachos futbolistas no sean tan teatreros, dan penita agarrándose la espinilla donde precisamente tienen la espinillera, provocan nauseas que piden la camilla, y en cuanto salen de la cancha se paran como si nada para volver a entrar, jueguen limpio, no, es más creo que lo correcto es decir, ¡por Dios jueguen Futbol! Porque para actuaciones la escuela de teatro.

Ayer se perdió el encuentro contra el atlas, pero ese “San Luis, San Luis” gritado al final, vitoreado por los espectadores me dejó el corazón lleno de orgullo. Ayer el estadio se veía hermoso con tanta gente apoyando a un equipo desconocido casi en su debut, a un equipo de mujeres. Hay que entender que el futbol no tiene género, el deporte no tiene género, porque sí, juega como niña, y porque sí, el futbol femenil va para arriba, y va a llegar muy lejos, no sé cuánto tarde, pero la paciencia es hermana de la perseverancia y la perseverancia es el estandarte del deporte. Así que a aguantar y a seguir luchando por un lugar que ya es bien merecido para el futbol femenil.  

También lee: De corazones, azul, negro y verde | 31 guerreras | Columna de Alma Barajas

Nota Anterior

Se armó la balacera; ladrones intentaron robar un cajero en SLP

Siguiente Nota

Nava admite que puede remover a Sebastián Pérez, pero “no va a suceder”, dice