CiudadDestacadas

Aparece el alcalde Xavier Nava: encabeza protesta en CDMX

El alcalde Xavier Nava acudió a una protesta de presidentes municipales en el Palacio Nacional; en la capital potosina se han manifestado vs su gobierno

Por: Redacción

Mientras en la capital potosina diversos trabajadores del Rastro, usuarios del Interapas y la comunidad LGBT se han manifestado en contra del gobierno de Xavier Nava por abuso a los Derechos Humanos y presuntos casos de corrupción, el alcalde encabezó una protesta de alcaldes de oposición con bloqueos y cohetes afuera del Palacio Nacional durante la conferencia matutina del presidente López Obrador.

Los alcaldes exigieron una audiencia con el presidente, pero en la conferencia ni siquiera fueron mencionados, solo se escuchaban al fondo los golpes a la puerta principal de Palacio Nacional y muchos cohetes.

Con el pretexto de exigir recursos para seguridad e infraestructura los alcaldes, en su mayoría del PAN e incitados por Nava Palacios, lanzaron consignas ofensivas en contra de AMLO, y bloquearon la circulación de la Plaza de la Constitución, generando un caos vial y el repudio de automovilistas y comerciantes, afectando a muchos su llegada puntual a sus centros de trabajo.

El alcalde Nava pateó y golpeó la puerta de Palacio Nacional, cuando en San Luis Potosí ha condenado a todo aquel que se atreve a exigirle servicios públicos y un desempeño honesto; y manda reprimir a quien lo ha denunciado por corrupto como la abogada Teresa Carrizales.

Anteriormente, el presidente municipal de la capital potosina exigió una reforma para beneficiar a municipios con más recursos para seguridad, aunque los que recibió los destinó para la renta millonaria de más de 100 patrullas que en su mayoría están paradas, y habría beneficiado con el contrato a empresarios que lo apoyaron en su campaña.

También te puede interesar: Portilla no sabe cuánto costará que Nava pague su apuesta con Querétaro

Nota Anterior

Integrantes de la Comunidad LGBT se manifiestan vs el Ayuntamiento de SLP

Siguiente Nota

Soy potosino, pero qué lindo es Culiacán | Columna de Felipe Donato