#Si SostenidoMosaico de plumas

Una noche íntima con Julietas Venegas | Columna de Andrea Lárraga

Mosaico de plumas

 

La noche del jueves el teatro metropolitano de la capital queretana se convirtió en sede de un concierto entrañable y acústico, con sólo cuatro instrumentos Julieta Venegas demostró su calidad como compositora y músico. No hicieron falta decenas de bailarines, ni sintetizadores para convertir una noche fría en una acogedora velada. Julieta mostró su lado más íntimo, pues convirtió a todos los presentes en parte del espectáculo. Parecía más una reunión con amigos que un espectáculo musical. Pues la cantautora siempre estuvo en conversación con su público, hablando sobre el amor, las despedidas, el desamor y, ¿por qué no, mezcal?

Sus canciones fueron la música de fondo de una reunión que empezó a las 9 pm de la mano del grupo Marrasa, un dúo México-chileno, con el folklor de Veracruz fusionados con sonidos electrónicos que prepararon a los asistentes para que alrededor de las diez de la noche se apagaran las luces y apareciera la tijuanense. Julieta Venegas antes de empezar compartió un poco de la dinámica de su gira acústica Íntima, la cual buscaba ser una conversación con los amigos y mostrar su evolución después de unos años de vivir en Argentina. Así dio inicio el concierto, y de la mano de los sonidos del piano, con “Ilusión”, “Amores platónicos” y “Ya llegarás”. Después, recordó su influencia de Charly García y José Alfredo Jiménez. Con este último se permitió a hablar sobre el proceso de la separación amorosa y las distintas maneras en que se pueden expresar.

Los asistentes esperaban sus grandes éxitos, pero Julieta decidió mostrar un poco del trabajo realizado en sus últimos años en el cono sur, canciones inéditas, pero que fueron bien recibidas por el público. Después de tocar un par de sus canciones más famosas como “Debajo de mi lengua”, “Esta vez”, Julieta dejó de ver su lado ideológico con la incorporación de un lenguaje inclusivo y la entonación de la pieza “Déjenla dormir”, una composición que en sus palabras nació por la fuerza de la marea verde en Argentina, pues habla sobre el movimiento feminista a favor de la despenalización del aborto. Y quizá, eso fue lo más admirable de la noche, Julieta Venegas sabe el poder de ser figura pública y decidió usarlo a favor de una causa más grande. Hacerlo en una ciudad como Querétaro donde senadores y diputados se niegan a poner en mesa de debate la despenalización es un paso grande en esta revolución.

juliet“Revolución” fue uno de los temas que más se extrañaron en la velada, pero que fueron sustituidos por algunas de sus nuevas canciones de su última producción discográfica “La enamorada” producto de un montaje teatral donde ella misma actúa. Ya entrada la noche, y por suerte de los asistentes, llegaron todos sus éxitos: “Lento”, “Eres para mí”, “El presente”, “Despedida”, “Limón y Sal” y “Andar conmigo”. La cantautora se despidió con la canción más adecuada “Me voy”. El concierto terminó, pero no se fue, Julieta Venegas brindó un poco de su tiempo para saludar, firmar autógrafos y tomarse un par de selfies con sus admiradores. Demostrando que es una artista completa, escribe, compone, canta y tiene consciencia de la sociedad que la ha admirado por más de veinte años.

También te puede interesar: Un clásico de la 57 sin violencia | Columna de Andrea Lárraga

Total Page Visits: 1061 - Today Page Visits: 14
Nota Anterior

Hallaron el cadáver de un hombre en un canal de aguas negras en SLP

Siguiente Nota

Asesinaron a Juan Diego González, exjugador del Santos Laguna