julio 21, 2024

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Una historia de derechos humanos | Columna de León García Lam

Publicado hace

el

VOLUTA

 

Se acerca diciembre, mes en el que evaluamos cuánto de lo propuesto se cumplió. Yo me propuse desde hace meses narrar una historia de lo más sorprendente que me pasó en este 2022.

Comienzo esta narración reconociéndome una capacidad perfeccionada de estar cerca de las situaciones más insospechadas, en vez de verlo como un defecto (una persona bien poco agradable un día me lo reprochó: “León, ¿por qué siempre, siempre te metes en líos?) lo veo con optimismo y poca humildad, como una de mis virtudes más presumibles. Faltaba más: por eso soy antropólogo, documento y registro situaciones sociales y entre más extrañas y peligrosas, mejor.

Sucedió pues de que estaba yo en la Central Camionera de Morelia, el mero Domingo de Pascua, último día de vacaciones de Semana Santa. Sí, el peor día para tomar un autobús de vuelta a casa, al San Luis de las Tunas. Filas y filas de gente desesperada en todas las líneas. Era la época en que el COVID todavía asustaba y las multitudes intentaban guardar infructuosamente su distancia, con su cubrebocas y poniéndose gel en las manos.

En el mostrador de ETN estaban 2 señoritas atendiendo a los pasajeros. Frente al mostrador, en el piso, estaban pegados unos círculos rojos que indicaban el lugar en que cada cliente debía ubicarse. Sin embargo, solo había una fila con 12 personas formadas y el resto de círculos rojos ahí solitos. Pensé en formarme en una fila vacía y ahorrarme unos 20 minutos, pero me pareció extraña la situación y mejor le pregunté a la última persona formada:

  • Disculpe ¿esta es la fila para comprar boletos…?

La señora me miró pensando en lo tonto de la pregunta (“no, es la fila para comprar filetes de pescado”), me respondió un lacónico “sí” y me formé, como el ciudadano obediente y decente que soy. Luego de mí, llegaron otras y otros que hacían la misma pregunta tonta al último formado. Entonces sucedió: un hombre en short y con playera de quien acaba de llegar de la playa observa una fila enorme de 15 personas y toma la decisión de pararse en el primer círculo rojo abandonado.

Tiene razón, pensé. Ahí están las marcas, que claramente tienen el letrero pintado “párese aquí” y espere su turno, pero mi experiencia me hace saber que, aunque una institución ponga reglas, la mejor manera de meterse en problemas es seguir esas reglas, siempre hay que esperar a ver qué pasa. Efectivamente sucedió: cuando el hombre quiso pasar, la señorita le dijo: fórmese en la fila y él respondió, “yo me formé en donde la empresa puso las marcas de las filas”. La señorita se molestó y le ordenó al señor que se formara en la fila de ya 20 personas que veíamos la situación. Como el hombre no se quiso mover de ahí hasta ser atendido, la señorita 2 llamó a la otra señorita 1 para explicar entre las dos que, aunque la empresa puso esas marcas en el piso, no había que hacerles caso: es una trampa para ver quién cae. Luego, llamaron al gerente de ETN, quién creyó que si ponía su semblante más amargado y gritaba iba a poner en su lugar al cliente que estaba cada vez más ofendido.

Aquí es donde intervengo yo: me salgo de la fila y voy y le digo al gerente: “El señor tiene razón, ustedes pusieron esas marcas, yo mismo me hubiera formado, pero se trata de una cuestión cultural, claramente él es extranjero y no tiene por qué saber que en México hay que preguntar en la cola de las filas, por favor atiéndalo ya y ayude a que la fila avance”. Lo más sorprendente del caso fue que el hombre me contradijo hablando un español perfecto: “No, no se trata de una cuestión cultural, sino de educación y de orden, que la empresa respete sus propias reglas”.  Wuao.

¿Cómo supe que era extranjero? Por un detalle que he omitido intencionalmente: el hombre era negro y aquí entró un prejuicio mío, supuse que era extranjero por su piel y que era turista por su atuendo.

Mientras el gerente de ETN gritaba y manoteaba, el señor se recargaba en el mostrador desafiante y tranquilo a la vez. Una señora mayor y de tez blanca se formó en una de las filas vacías e inmediatamente fue llamada al mostrador. Entonces sí, el señor reclamó y argumentó que se trataba de un caso de evidente discriminación racial, a él lo formaban y a la señora la dejaban pasar. El gerente no pudo más y llamó a la policía. Entonces saqué el celular y me puse a grabar, porque pensé que se iban a llevar al señor detenido por formarse en una fila de trampa.

Arribaron corriendo las fuerzas de la policía privada que cuida la Central Camionera (en estos casos, la policía llega bien rápido). El jefe y tres de ellos se fueron contra el señor y otro contra mí por estar grabando. Aquí entran discusiones del tipo “¿qué estás grabando?” “Lo que me da la gana, señor”, “no puedes grabar aquí” “¿por qué no?”, “lo dice el reglamento”, “tráigame el reglamento”. Etc. Hubo un momento de máxima tensión cuando los policías intentaron llevar el conflicto a un terreno físico.

Entonces ocurrió algo muy extraño. Los policías poco a poco se empezaron a retirar y solo quedó el jefe que le ordenó al último guardián del orden que me dejara en paz. Yo estaba a un turno para llegar al mostrador a comprar mis boletos, pero seguí grabando.

El hombre ofendido le reprochaba al jefe policía, dónde estaba su placa y le recordaba todos los artículos del reglamento que estaba incumpliendo. Le pidió ciertos papeles que el policía también incumplió y le advirtió: “tú vas a escribir tu informe y ahí vas a poner que incumpliste este procedimiento, y este y esto más y si no lo pones, yo me voy a encargar de que además seas sancionado por ocultar información, esto que hiciste es muy grave”. El policía se iba haciendo chiquito, chiquito, chiquito. El gerente de ETN desapareció de la escena y la señorita 1 atendió al hombre y le despachó sus boletos.

La señora mayor seguía ahí esperando. ¡Iba en compañía del hombre!

Pero la historia aun no acaba, viene lo mejor.

El señor me pidió mi teléfono para compartir los videos, pues estaba decidido a denunciar formalmente a la empresa ETN y a los policías. Me dijo: “Esto no puede seguir pasando en este país” y nos despedimos. Minutos más tarde, mientras comía una torta deliciosa en un lugar privilegiado (y casi secreto) de la central camionera me llegó un whatsapp de mi nuevo amigo. En su foto aparecía él, de traje, sentado en un escritorio, junto a las banderas de México, de la Comisión Internacional de Derechos Humanos y de la ONU. Lo busqué y resultó que se trataba de un alto comisionado que asesora al Gobierno de Michoacán en este tema de los derechos humanos. ¡ja!

Hace unas semanas recibí un mensaje de él. Me relataba que su denuncia fructificó: la empresa ETN debe solicitar disculpas públicas y desarrollar talleres y cursos para preparar a su personal en Derechos Humanos y evitar a toda costa actos de discriminación. Yo añado: No estaría mal también una asesoría en manejo de las filas de clientes.

Estimadas y cultas lectoras de La Orquesta: este es el mensaje para las empresas y gerentes discriminadores: Nunca saben cuándo están en la mira.  

También lee: La competencia en competencia | Columna de León García Lam

#4 Tiempos

La búsqueda de la redención | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

 

Hoy San Luis y Xolos de Tijuana, se enfrentan en el Alfonso Lastras, este partido se presenta como una oportunidad de oro para ambos equipos que, tras sufrir derrotas en la jornada anterior, buscan recuperar la confianza y el rumbo en el Apertura 2024. Sin embargo, hay varios puntos negativos que podrían influir en su desempeño y que merecen ser destacados.

El equipo potosino, dirigido por Domènec Torrent, inició la temporada con una sorprendente victoria ante el América, lo que generó expectativas entre sus aficionados. Sin embargo, su reciente caída ante Pachuca (0-2) ha puesto en duda su capacidad para mantener un rendimiento sólido. Esta falta de consistencia puede ser perjudicial, especialmente en un torneo donde cada punto cuenta.

Además, la delantera de San Luis, a pesar de contar con jugadores como Mateo Klimowicz y Bonatini, ha mostrado dificultades para concretar oportunidades. La falta de goles en momentos clave puede ser un factor determinante que impida al equipo alcanzar sus objetivos en puntos, sin mencionar el juego vistoso que todos quieren ver.

Otro aspecto a considerar es la presión que enfrenta San Luis. La afición potosina espera un buen espectáculo y una victoria que les devuelva la ilusión. Si el equipo no logra un buen desempeño, esta presión podría convertirse en una carga, algo que es común en la grada del Lastras, afectando la confianza de los jugadores en el campo.

Por su parte, Xolos de Tijuana, bajo la dirección de Juan Carlos Osorio, también llega con problemas. La reciente goleada sufrida ante Cruz Azul (0-3) expone las debilidades en su defensa. Errores individuales y falta de cohesión han permitido que el equipo reciba demasiados goles, algo que es inaceptable en un torneo tan competitivo.

La falta de efectividad ofensiva también es un problema. A pesar de contar con jugadores habilidosos, Tijuana ha tenido dificultades para traducir su posesión en goles. Esta falta de contundencia puede ser un obstáculo significativo para conseguir puntos en un partido tan crucial.

Finalmente, el cambio de estrategia que ha traído Osorio ha generado una lenta adaptación en el equipo. La confusión táctica puede afectar el rendimiento general, lo que se traduce en un juego menos fluido y más propenso a errores.

El partido de hoy es una oportunidad para que San Luis y/o Xolos se recuperen de sus recientes tropiezos. Sin embargo, la inconsistencia, la vulnerabilidad defensiva y la presión de la afición son factores que podrían determinar el resultado del partido. Ambos equipos deberán abordar estas debilidades si desean salir airosos en este crucial enfrentamiento. La afición espera un espectáculo emocionante, pero ese camino hacia la redención, no será fácil.

También lee: Tijuana, Tierra de contrastes | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

El verano que pensé que sería divertido ver todos los estrenos del anime de la temporada parte 1 | Columna de Guille Carregha

Publicado hace

el

CRITICACIONES

 

EL VERANO QUE PENSÉ QUE SERÍA DIVERTIDO VER TODOS LOS ESTRENOS DE ANIME DE LA TEMPORADA PERO QUE, PRONTO, ME DI CUENTA DE MI TREMENDO ERROR CUANDO VI LA CANTIDAD DE SERIES QUE SE ESTRENABAN ESTE MES Y LO COMPARÉ CON LA EXTREMADAMENTE LIMITADA CANTIDAD DE HORAS LIBRES QUE EL CAPITALISMO DEL SIGLO XXI ME PERMITE TENER TODOS LOS DÍAS – PARTE 1

Por alguna razón, decidí hacerme la grosería de obligarme a ver todos los animes que se estrenaran esta temporada en Crunchyroll. No tengo idea qué me poseyó para tomar una decisión tan terrible para con mi cordura, pero pensé que sería divertido disfrutar “en vivo” los más nuevos estrenos que los malpagados animadores nipones le ofrecían al mundo este verano. Obviamente, solo me enfocaría en los animes nuevos. Si se trataba de la secuela o segunda temporada de otra serie que no había visto, no tendría sentido empezar la serie a medias sin tener idea de qué está pasando. Lo mismo si se estrenaban episodios de animes que llevan uno, dos o 25 años en transmisión. No quería perder tiempo para ponerme al corriente, dejando de lado la posibilidad de ver cosas nuevas.

Honestamente, pensaba que estaba a punto de empezar algo así como 14 series, más o menos. Tal vez 16. 18 a lo más. Imaginaba que las temporadas ofrecían un número manejable de estrenos, para que las personas normales del día a día sí tuvieran la oportunidad de ver todo y decidir qué querían seguir viendo.

Estaba equivocadísimo. Por mucho. Me vi como un completo NyE tomando esa decisión. Un delulu. Un ignorante. Son demasiadas. Muchísimas. Apenas y me pude dar la oportunidad de ver los primeros episodios de solo 23 series nuevas. Y digo “solo” porque sé perfectamente que hay, por lo menos, otras 5 a las que no he podido llegar a ponerles play porque si no nada más no avanzaría.

A continuación, una reseña corta – cortísima – de qué me han parecido estas series, incluyendo cuántos episodios he visto hasta ahora. Los títulos están en inglés porque, hasta donde sé, ningún traductor latino se ha atrevido a ponerles “del diablo” o “Unas locas aventuras en” a ninguno de estos animes para que el público mexicano sepa qué esperar de sus monitos chinos.

1. The Ossan Newbie Adventurer, Trained to Death by the Most Powerful Party, Became Invincible (TRES EPISODIOS)
Se trata de OTRA serie más con un escenario de fantasía medieval con tintes de videojuego RPG. La novedad es que el protagonista es un anciano de 32 años, pero que es más fuerte que el 99.99% de las criaturas de su mundo. Las locas aventuras comienzan cuando él cree que es débil pero se madrea fácilmente a todo mundo creyendo que es por accidente. O sea, se ha visto ya esto varias veces, pero tampoco tanto como para ser cansado. Se ve que el presupuesto no es el fuerte de la producción, pero intentan estirarlo lo suficiente como para que los episodios se vean visualmente atractivos y no parezca animado por estudiantes de secundaria contratados bajo la beca Benito Juárez. Está cotorra, aunque un tanto genérica. Si se me olvida que vi esta serie en 9 meses no me sorprendería tanto, pero no me molesta verla.

 

2. Alya Sometimes Hides Her Feelings in Russian (TRES EPISODIOS)

La comedia romántica de preparatorianos de la temporada con su twist chistosón para que tenga algo de caché y se pueda diferenciar de todas las del montón. El de esta es que la protagonista habla en ruso cuando le dice al protagonista que lo quiere. El estilo de dibujo está bonito, los personajes están interesantes y la serie tiene un timing de comedia bastante bueno. Eso sí, no pudieron evitar poner subtramas bien creepy como la clásica “mi hermana menos actúa como si me quisiera dar como cajón mal cerrado porque el incesto es súper hilarante”.

A estas alturas de la vida, este tipo de tropos ya se siente como un “los japoneses siendo bien raros” y se puede pasar de largo. Si obviamos esos momentos, la serie promete estar divertida.

3. The Strongest Magician in the Demon Lord’s Army Was a Human (TRES EPISODIOS)

Oh. Miren. OTRA SERIE DE FANTASÍA MEDIEVAL CON TINTES DE VIDEOJUEGO RPG. Como dice el título, es sobre un poderoso miembro del ejercito del mal que es un humano disfrazado. Podría ser una serie más interesante si no fuera porque casi todo está (horriblemente) animado en CGI barato y el personaje principal es una inerte barra de carbono sin emociones ni personalidad… pero que es repiola lanzando hechizos y por eso debería de quererle. Hay supuestas subtramas de intriga, misterio y traiciones militares, pero todo se resuelve casi tan rápido como se presenta. Una serie sin estrella que está bien meh. Lo mejor que puedo decir sobre ella es que, a diferencia de su animación 3D, la serie no está culera.

4. My Wife Has No Emotion (DOS EPISODIOS)

Apenas la cuarta entrada en el desafío autoimpuesto y, aparentemente, la primera serie que posiblemente no quiera terminar de ver mientras siga vivo. Es la “bella” y “enternecedora” historia de un adulto con mala suerte en el amor que compra un robot para limpiar su casa. Como esto es un anime, OBVIAMENTE, la robot necesitaba parecer humana y, POR SUPUESTO, ser muy bonita lo cual, COMPRENSIBLEMENTE, “obliga” al protagonista a enamorarse de ella y pedirle que sea su esposa. Por un segundo pensé que podría tocar temas interesante tipo la película HER, pero en formato chistosón, pero no. Se me olvidó que era Japón. Lo divertido radica en que, básicamente, el sujeto desea con locura y pasión intimar con un dispositivo electrónico, con tintes súper marcados de “¿no es acaso esta la mujer perfecta con la que todos soñamos?”. Dudo mucho que la serie mejore si la sigo viendo, por lo que me cuesta recomendar que cualquier persona vea esto. Puaj.

5. Pseudo Harem (TRES EPISODIOS)

Me cuesta mucho creer que la serie en cuyo título se encuentra la palabra “HAREM” sea una de las más lindas y wholesome de la temporada. Es aún otro romance de preparatoria con su twist chistosón, solo que esta tiene menos presupuesto que la de Alya. La premisa es que son dos estudiantes que claramente se quieren y no son novios. Él es un sujeto medio random y medio otaku. Ella es una aspirante de actriz que tiene la capacidad de adoptar distintos personajes para divertir al vato otaku que le gusta. El “harem” del título es porque el protagonista crea su harem personal con la colección de personajes/personalidades que le presenta su amigovia. El dinero que les dan para animar esta serie es tan bajo que incluso hay secuencias donde los personajes tienen manitas Danup y caras chuecas, pero en general esto es tan wholesome y bonito que se puede obviar la mayoría del tiempo. Me preocupa que el gimmick de las múltiples “personalidades” se vuelva cansado más adelante, pero es una opción entretenida para ver esta temporada.

Estas son apenas cinco de las series que me estoy obligando a ver. Les prometo que, en general, sí estoy disfrutando la experiencia. Pero ver 23+ series es inhumano. Ojalá no muera antes de terminar la temporada, porque me falta reseñar 18.

También lee: Exhuma: Cuando el nacionalismo se supone que no debe dar miedo | Columna de Guille Carregha

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Josefa Negrete, primera profesora potosina | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

Uno de los primeros espacios para la formación profesional de las mujeres en San Luis Potosí sería la Escuela Normal de Profesoras que fuera abierta en 1868 en el auge educativo despertado por la reestructuración de la República; si bien, su programa académico se enfocaba en materias orientadas a la atención del hogar como una extensión hacia el plano social, este se vio ampliado al correr la primera década de actividad incluyendo materias de corte científico, con las cuales se formarían las primeras mujeres que atenderían posteriormente materias como la física. Su apertura propició que un buen número de mujeres tomaran el camino del magisterio y jugaran un importante rol en el proceso educativo de San Luis Potosí.

Previo a su apertura existía la Escuela Normal de Profesores creada el 4 de marzo de 1849 y que funcionaba en el edificio de la Escuela Principal Lancasteriana dirigida por el profesor Pedro Vallejo, edificio que actualmente alberga al poder judicial que se encuentra en la calle de Vallejo. Si bien esta escuela daba oportunidad a las mujeres de ingresar a estudiar, prácticamente sus estudiantes eran varones. La primera mujer que se aventuró a estudiar en este esquema sería la profesora Josefa Negrete que en el año de 1862 se recibiría de maestra titulándose como profesora de primer orden, con mención honorífica especial, no obstante que el reglamento todavía no se promulgaba, pero la Junta fundó su acuerdo en los artículos que ya tenía aprobados.

De esta manera Josefa Negrete se convertía en la primera maestra potosina y la primera mujer directora de una escuela de educación básica, al fungir como tal en 1861 en la Escuela Número cuatro, teniendo como ayudantes a Francisca Ramírez y Jesús López.

Al fundarse la Escuela Normal de Señoritas seis años después de haberse titulado la profesora Josefa Negrete, fue nombrada directora de la nueva escuela normal fungiendo en ese cargo hasta 1885. Bajo su dirección se ampliaron los ramos que estudiaban las alumnas creyéndose conveniente para el adelanto intelectual de la mujer, agregar a los ramos reglamentados el estudio de la lógica, primer curso de matemáticas y física,

dotando las clases de los elementos necesarios, de acreditados profesores en esas ciencias y de un gabinete para la última.

De esta forma, los primeros actos públicos relacionados con la física en la Escuela Normal para Profesoras se realizaron en 1880 donde se presentaron las alumnas Refugio Flores, Refugio Marmolejo, Dolores Vargas y Josefa Flores, como hemos mencionado en anteriores entregas. Acto apadrinado el 1 de diciembre de 1880 por las señoritas Benita Bustamante, Guadalupe Rodríguez y Concepción López Hermosa.

La trayectoria de la profesora Josefa Negrete es un ejemplo de solidaridad de género, donde las maestras potosinas que se fueron formando en esa escuela fundacional de profesoras dirigida por la maestra Negrete desplegaban los deseos y posibilidades de las maestras y sus luchas por conquistar equidad laboral así como entrar a territorios tradicionalmente masculinos y el asociacionismo profesional; no es de extrañar que la sociedad gremial formada solo por profesoras, denominada Sociedad Protectora “Josefa Negrete”, uno de los primeros espacios de organización del profesorado potosino, ostentara su nombre, como una referencia al papel pionero de la Profesora Negrete como símbolo emblemático de las generaciones de profesoras formadas en San Luis Potosí.

La profesora Josefa Negrete es uno de los íconos femeninos de San Luis Potosí y pionera en ocupar espacios destinados a los varones en la sociedad potosina del siglo XIX, convirtiéndose en la primera mujer formada en el magisterio potosino.

También lee: Barbro Dahlgren, precursora de la etnología mexicana | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

Opinión