enero 27, 2023

Conecta con nosotros

Ciudad

#Testimonios | El infierno de los anexos en SLP

Publicado hace

el

Dos ex pacientes de estos centros cuentan sus historias, a las que califican como “un secuestro”: “me llevaron a una plática y ya no salí”

Por: Ana G Silva

El domingo 6 de septiembre, circuló un video en el que un hombre intentó escapar del centro de rehabilitación “Esperanza Potosina”, ubicado en la calle de Avanzada, cerca de Plaza El Dorado en la capital potosina. En las imágenes, el hombre luce desesperado por escapar, hasta que finalmente fue capturado por policías estatales, quienes lo regresaron al anexo. Al día siguiente, el lunes, los vecinos de la zona reportaron que intentó de nueva cuenta la maniobra con el mismo resultado, pero ahora se encontraba seriamente lesionado. ¿Qué lleva a una persona a querer escapar de estos espacios en los que, se supone, intentan ayudarlos? Para intentar comprender cómo es la vida en los centros de rehabilitación, La Orquesta.mx buscó el testimonio de un par de personas que han sido internadas en varias ocasiones dentro de estos espacios. Antes de comenzar vale la pena aclarar que los nombres de los declarantes fueron modificados debido a que ellos así lo solicitaron, y este texto no intenta generalizar a todos los anexo, pues entendemos que las condiciones de cada uno son diferentes.

 

LUIS, 22 AÑOS

Luis se internó durante varios meses de manera voluntaria en el anexo “Grupo La Montaña” que se encuentra en la calle Manuel Muro de la colonia San Luis:

“Yo era bien cemento y bien ware (se refiere a inhalar pegamento industrial y solventes). Acepté meterme al anexo por mi abuela que se preocupaba por mí. Sí me alucinaba mucho, pero adentro de ese lugar era un infierno por los maltratos, bañaban a uno con agua fría, nos dejaban sin comer cuando no entendíamos o cuando no nos despertábamos para las juntas”.

El joven comentó que estuvo tres meses anexado, durante ese tiempo también lo golpearon en varias veces: “yo me les ponía, eso era lo que nos les gustaba”. Además mencionó que su alimentación estaba basada en algo que era conocido como “frijoles pandilleros”, que eran frijoles sin limpiar: “tenían de todo: palos, gorgojo, piedras”.

Luis dijo que, aunque él se internó por su propia cuenta, muchos de sus compañeros habían sido llevados contra su voluntad.

Algunos me contaron que ‘la patrulla espiritual’ los llevó ahí. Es una camioneta que se encarga de recoger a las personas para llevarlas a fuerza a los anexos. Te agarran dormido y no tienes ni cómo hacerle. Debe ser un delito porque ellos no lo pidieron, se podría decir que es un secuestro”.

Detalló que nunca intentó fugarse e incluso se convirtió en ayudante del lugar:

“Cuando me hice servidor me dieron llave, entraba y salía a la tienda, pero no me fui, de hecho me empezaron a dar mejor de comer”.

Luis relató que de poco le sirvió estar en el anexo, pues una semana después regresó a drogarse: “Creo que cuando uno quiere dejarlo lo hace por su propia voluntad”. Agregó que no era difícil hacerlo pues el thinner (diluyente químico para pintura) se puede comprar hasta por 10 o 15 pesos en las ferreterías.

Este hombre tiene un hijo de 5 años, a quien no le permiten ver debido a sus problemas de adicción. Su actual pareja, que no es madre del menor, está ahora recluida en un anexo, él asegura que a ella la llevaron en contra de su voluntad:

Ella estuvo en un anexo mixto. La maltrataban muy feo, el lugar estaba lleno de chinches, demasiados anexados, de hecho tuve que hacer un desastre, fui a romper vidrios para que la cambiaran de lugar y en el otro que estuvo fue mejor, ahorita no me quieren decir en qué anexo está, su familia no quiere que ella esté conmigo”.

Luis mencionó que solo volvería al anexo si considera que es necesario, “pero si lo hace mi familia no porque sería en contra de mi voluntad, porque saldría con rencor”.

 

EL MARA, 49 AÑOS

La historia de El Mara está al extremo opuesto de Luis, ya que él no quería ingresar a un centro de rehabilitación, sino que fue llevado “con engaños” por su familia  al anexo “Volver a vivir”, ubicado en la calle Manuel José Othón, de la colonia El Montecillo: 

Me dijeron que nada más quería fuera a una plática y ya no salí”. 25 días después, logró escapar: “dos albañiles fueron al anexo y les robé el cincel, con ese troné el candado y me pelé junto con otros 8”.

El entrevistado contó que dentro del anexo sufrió varias torturas, como ser amarrado por los pies y colgado de cabeza: “Las terapias solo eran para mentarnos la madre. La comida que nos daban era pura menudencia (patas, cabezas, vísceras de pollo en caldo) y lo que nos llevaban los familiares ellos se lo quedaban, además uno se daba cuenta que los servidores no iban legales, iban pedos o empastillados”.

El hombre contó a sus familiares lo que vivió en ese lugar y decidieron no volver a ingresarlo:

“Duré dos o tres semanas para que vieran que había entendido, pero volví a caer en las drogas”.

El Mara señaló que los efectos de las drogas que consumía lo hacían delinquir: 

Hice puras maldades, robaba, pero hace 3 años ya se acabó eso, no podía estar tranquilo, porque tenía que estar volteando a ver si la ley venía por mí. Llegué a estar 13 veces en la cárcel y salí por el comportamiento, lo más que he durado preso fuero 3 años.

“A veces despertaba dentro de la cárcel y yo decía que por qué, por la dosis de la droga no recordaba cuando me agarraban, nada más me leían los cargos y decía que se la fabricaban porque no me acordaba”.

El Mara explicó que le prometió a su madre que dejaría de robar y desde entonces se dedica a lavar coches en la calle y es ayudante en una tortillería: 

“Pero de vez en cuando me drogo, no sé si algún día voy a dejar de hacerlo”.

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARTE: #Entrevista | Vender drogas al interior de la UASLP. ¿Dinero fácil?

Ayuntamiento de SLP

En coordinación, los tres niveles de gobierno impulsan el turismo de SLP: Enrique Galindo

Publicado hace

el

El presidente municipal se comprometió ante los hoteleros potosinos a seguir trabajando para promover a San Luis Potosí

Por: Redacción

Enrique Galindo Ceballos, presidente municipal, señaló que: “El turismo es una palanca importante para el desarrollo de San Luis Potosí y estamos en la línea de la política pública que se ha marcado desde el Gobierno Federal. Que el presidente de la República sepa que cuenta con nuestra ciudad para ese impulso, esa proyección que necesita nuestro país y San Luis Potosí no se quiere quedar atrás”, esto durante la comida de la Unidad Hotelera, en la que participó Miguel Torruco Marqués, titular de la Secretaría de Turismo de la Federación.

El presidente municipal destacó que en San Luis Potosí se vive una gran armonía política, en la que tanto la administración federal, como el Poder Ejecutivo Estatal y el Ayuntamiento trabajan en conjunto para impulsar a esta ciudad: “Y miren la situación del alcalde de la capital, podría ser la oposición del gobernador, podría ser oposición del presidente de la República, pero hoy nos olvidamos de ello porque hicimos un compromiso público de trabajar por los y las potosinas”.

Galindo Ceballos reconoció la unidad que priva entre los hoteleros del estado, lo que es una muestra de la armonía alcanzada en la ciudad: “Celebro mucho que el motivo de esta comida sea la unidad hotelera y que estén representadas en esta comida las cuatro regiones y la mayoría de los hoteleros que tienen presencia en San Luis Potosí”.

El alcalde se comprometió ante los hoteleros potosinos a seguir trabajando para promover a San Luis Potosí, para lograr que más visitantes de México y el mundial y que el turismo sea la palanca para proyectar a la ciudad y lograr su crecimiento.

También lee: Enrique Galindo se reunió con la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera

Continuar leyendo

Ciudad

Comedor de los Pobres: 38 años de alimentar a quien lo necesita en SLP

Publicado hace

el

Eduardo Teissier está al frente de esta labor altruista que ni la pandemia pudo detener

Por: Karina González

Sobre la calle Vallejo, entre Hermenegildo Galeana e Ignacio Comonfort, se ubica el Asilo y Comedor de los Pobres, donde cada día, a las 13:00 horas, decenas de personas en situación de vulnerabilidad hacen una larga y ordenada fila en espera de que Eduardo Teissier les brinde un plato de comida caliente, que posteriormente degustan en los alrededores de la zona, especialmente en el Jardín de San Francisco.

Eduardo Teisser ha dedicado 38 años de su vida a cuidar a las personas de la tercera edad que llegan al asilo; pero también le ofrece alimento a cualquier que los necesite: “nada nos quita compartir lo que tenemos”, dijo después de haber rellenado alrededor de 80 contenedores de comida con arroz, frijoles, ejotes con huevo, tortillas, agua de naranja y galletas con cajeta.

El covid no fue un pretexto para la labor que se realiza en este comedor: “a pesar de la pandemia se estuvo dando de comer a gente que viene de la calle, que no tienen recurso, a nosotros no nos costaba nada seguir dándoles de comer, porque así llueva o haga frío, la gente viene porque sabe que hay comida”, relató.

Cada día, de lunes a viernes, entre 60 y 80 personas acuden por sus alimentos con Eduardo; y aunque en la zona centro existen otros comedores, este es el único gratuito, pues según dijo el encargado del Comedor de los Pobres, el resto cobran una pequeña cuota, pero hay quienes ni siquiera la pueden costear.

Al comedor acude todo tipo de personas, pero en su mayoría son gente de la tercera edad, algunas otras son personas jóvenes en condición de calle. También hay quienes, a pesar de tener hogar y una familia, acuden al comedor con tal de tener una comida gratuita al día.

“Algunos sí tienen familia y tienen hogar pero la gente muchas veces se hace mañosa y cuando saben que hay comida gratis donde quiera te caen. Solo un 50 por ciento de las que vienen realmente tienen la necesidad, pero no importa, nada nos quita el darles de comer

”, subrayó el entrevistado.

Además de los alimentos, a algunas de las personas que Eduardo considera tienen mayor necesidad, reciben, en ocasiones, una despensa con productos de higiene personal como papel de baño, pasta, cepillo de dientes, abarrotes y jabón.

Los insumos provienen de donantes del asilo; que en su mayoría son en especie, pues así lo especifica un letrero afuera de sus instalaciones: “aceptamos donativos en especie”; con ello, Eduardo se apoya para dar alimento a los 24 adultos mayores que viven en el asilo y a las 80 personas que diariamente acuden.

Tenemos bienhechores tanto de verduras como pollo. Tenemos gente que nos apoya con pan, gracias a eso a veces también podemos dar algún postre. La señora que cocina para el asilo me ayuda con la comida que repartimos, pero aún así tenemos que poner cerca de mil 700 pesos a la semana para surtir lo que nos falta de despensa, como jitomate, agua, tortillas, además el gas”, contó.

Este comedor prepara todos los días seis kilos de arroz, seis kilos de verduras que pueden ir guisadas de diferentes maneras y seis kilos de frijoles; en ocasiones, cuando los bienhechores llevan pollo, se cocinan 10 pollos para todas las personas; sin embargo, la dieta principal se basa en arroz, frijoles y verduras; además de agua saborizada.

Cuestionado sobre la posibilidad de que se sostengan estos comedores con los incrementos a los productos de la canasta básica, Eduardo afirmó que no deben tener un fin “y si es así, yo pongo a San Antonio de cabeza, porque lo que le pido nos cumple y él verá la manera de proveernos, gracias a Dios nunca nos ha faltado qué darles de comer a todas las personas y yo espero que así siga”, concluyó.

También lee: Enrique Galindo se reunió con la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera

Continuar leyendo

Ciudad

Enrique Galindo se reunió con la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera

Publicado hace

el

El alcalde de la capital expuso los avances de la simplificación administrativa y los trabajos de regeneración del Centro Histórico

Por: Redacción

Enrique Galindo Ceballos, alcalde de la capital potosina, encabezó una reunión con agremiados de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (Canirac) en San Luis Potosí, en la que ofreció reunirse con este sector económico las veces que sean necesarias, para mejorar el proceso de apertura de nuevos negocios o de refrendos, a través de una ventanilla de atención especializada.

El alcalde indicó que la simplificación administrativa de los trámites en el Ayuntamiento forma parte del compromiso para que los supuestos gestores de estos trámites, no se aprovechen de la necesidad de los usuarios y de las rendijas que el procedimiento les abre.

Galindo Ceballos mencionó la regeneración integral que realiza el Ayuntamiento en el Centro Histórico de la capital, con trabajos para regularizar el comercio establecido y también el de la vía pública; además de reforzar la seguridad y vigilancia; así como realizar labores de inspección con trabajos coordinados de diversas áreas municipales, lo que repercute en lograr que el primer cuadro de la ciudad tenga una mejor imagen y sea más atractivo para visitantes y compradores.

El presidente municipal aseguró que su administración está enfocada en mejorar la economía de San Luis Potosí, con un impulso a la cultura, el deporte y el turismo, lo que provoca un beneficio directo para el sector restaurantero.

Enrique Galindo acompañado por el Juan Antonio Villa Gutiérrez, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana del Ayuntamiento; Jorge García Medina, director de Comercio y Joel Ramírez Díaz, director General de Gestión Territorial y Desarrollo Urbano, aseguró que las reuniones de trabajo con Canirac se mantendrán periódicamente, para que se trabajen directamente los temas que tengan que ver con el sector de los alimentos.

Los agremiados de Canirac, representados por Eduardo Kasis Chevaile, presidente de la Cámara, reconocieron el trabajo que ha realizado el gobierno de la capital, al señalar que son notorios los esfuerzos, por resolver los temas específicos del sector restaurantero en materia de mejora regulatoria

También lee: Soledad continúa programa de bacheo

Continuar leyendo

Opinión