enero 21, 2022

Conecta con nosotros

Columna de Nefrox

Se estrena el campeón | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

Testeando

El destino es caprichoso, tanto como para que el rival que estará frente al Atlas campeón, después de 70 años, sea San Luis.

Atlas, el actual campeón del futbol mexicano, no jugó la jornada 1 y, es hasta esta segunda jornada, cuando va a comenzar la defensa de su título: recibe en su cancha a un alicaído San Luis.

Atlas mantiene toda la base con la que fue campeón hace unas semanas, y hay que decirlo, Atlas es un campeón deslucido por las circunstancias, Atlas no ganó ninguna serie dentro de la liguilla y fue campeón de uno de los peores torneos cortos en la historia; esto, sumado a ciertas dudas arbitrales, lo hacen empañar un poco el brillo de su éxito.
Sin embargo eso no quita que sea el campeón y un equipo que juega bien y que seguramente saldrá a la cancha muy motivado.

El rival en turno, San Luis. Ese equipo que en la jornada 1 perdió en casa. Un equipo que desgraciadamente no se le vieron argumentos para buscar la victoria.

Y caemos en lo mismo: San Luis reforzó su ataque, buenos jugadores llegaron y otros se mantuvieron, pero desgraciadamente la zona defensiva parece seguir con las mismas carencias y eso puede costar muy caro.

En el papel San Luis parece un rival a modo para que Atlas pueda comenzar con un buen resultado su defensa, solo falta ver con qué argumentos salta a la cancha el equipo potosino, pero sobre todo, ver cuál es la ambición que propondrá su técnico, mismo que no ha terminado de convencer a la afición.

También lee:  #Entrevista | “Abuelo” Cruz: la vida del futbolista potosino más grande de la historia

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Abrazo de gol. | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

Testeando

El futbol nos ha dado tanto: cosas buenas, malas, emociones, tristezas, alegrías, desencuentros pero sobre todo pasión. Esa pasión que maravillosamente se contagia, se hereda pero sobre todo se comparte.

Es increíble encontrar a personas que te acompañan junto a esta pasión, es maravilloso discutir un gol, enfrascarnos en una discusión sin sentido, en compartir los triunfos o derrotas de nuestros equipos. Esa pasión teje maravillosas redes entre los aficionados.

¿Y sabes? Eso fuiste hasta el final, amigo. Ese que leía y comentaba, ese que siempre opinó certeramente, ese gran crítico del futbol, de todo lo que corría dentro y fuera de la cancha.

Frontal, directo en tus opiniones, festejabas las victorias de tu equipo a pesar de que no siempre te convencían. Criticabas las derrotas y esperabas cambios congruentes con la filosofía auriazul.

Hace unas semanas nos contabas de tu desagrado al nuevo escudo de la selección, y celebrabas la goleada de Pumas al América.

Fue muy extraño ya no leerte o escucharte después del campeonato de Atlas, y es muy doloroso saber que ya no estás.

La amistad más grande se lleva con pasión y eso nos demostraste siempre. Una pasión para acompañarnos, para reírnos juntos, una gran pasión por existir, por vivir, por sentir. El verdadero amor por la camiseta no está en los colores de la misma.

Me parece increíble que hoy ya no estés, aún no cabe en mi cabeza que nunca más volveremos a grabar un Tiro Indirecto, que nunca más volveremos a escuchar tus opiniones, y duele mucho saber que no viste a tu México campeón.

Pero más allá del dolor de tu partida, me quedo con los grandes momentos, esos que aún iluminan mis recuerdos, tantos años charlando de futbol, de películas, de la vida, tanto tiempo compartido y tantas alegrías contadas.

Entrevistas, anécdotas, vivencias que guardaré hasta el final. Y hoy que ya te fuiste, no puedo evitar pensar que algún día te alcanzaré y posiblemente tenga muchas cosas que contarte.

Abrazo de gol amigo, descansa en paz.

Y mil Goyas para ti, Luiso Anaya.

También lee: Homenaje deslucido | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Columna de Nefrox

Homenaje deslucido | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

Testeando 

Bien, en la cancha bien, San Luis jugó un buen partido contra Necaxa en esta pretemporada. Uno de esos juegos que sirven para entretener a la afición y que seguro le pueden dar confianza a más de un jugador para el próximo torneo.

Buenos momentos de ciertos jugadores del equipo local y otros que aún generan dudas sobre su posible alineación de cara a un campeonato que será cuesta arriba en temas de la porcentual para San Luis, recordemos que aún hay mucho por hacer para salvar una nueva multa.

Sin embargo, la crítica hoy no va para los jugadores, ni para lo visto en la cancha, hoy la crítica se la lleva la triste organización de un homenaje deslucido. Este que habían vendido como el partido homenaje al máximo goleador de un equipo potosino, se limitó a una mención, un minuto de silencio y unos globos. Triste forma de honrrar la memoria de un ídolo. Aunque para ser exactos, gran culpa la tuvo también la afición, esa que no estuvo presente en las tribunas, con todo y los precios populares que esta vez sí aparecieron. Es triste y es justo el nivel de afición que tenemos en San Luis, una afición que cada vez parece más y más alejada del equipo por el pésimo manejo de sus dirigentes.

Hoy ser de San Luis es cosa complicada, ser de este equipo con tan poco arraigo y una comunicación ineficiente es tan deslucido como el homenaje al más grande goleador.

En fin, lo bueno es que en la cancha, al menos en este juego, vimos cosas que podrían darnos ciertas esperanzas, lo malo, parece que vendrá otro torneo para sufrir y quedarnos a la espera de alguna casualidad, o algún milagro. Ojalá me equivoque.

También lee: “Puedo aportar experiencia, por eso me trajeron”: Rubens Sambueza

Continuar leyendo

Columna de Nefrox

Receta para un ídolo | Columna de Arturo Mena “Nefrox “

Publicado hace

el

Testeando 

Dicen que goles son amores, de eso no hay duda, meter la pelotita en la portería en un partido siempre va a enamorar. Pero ¿qué hace a un mortal ser elevado a ídolo?

Un ídolo no solo mete goles, no solo juega cada minuto como si fuera el último, un ídolo necesita más, mucho más.

Para ser ídolo necesitas sentir tus colores, jugar por la camiseta, necesitas cerrar la boca la mayoría del tiempo, pero abrirla y muy fuerte cuando haga falta. Un ídolo va a estar siempre para el equipo, dispuesto para la afición, un ídolo tiene que cumplir dentro y fuera de la cancha, ser ejemplo de juego pero también de personalidad.

Desgraciadamente en San Luis tenemos el mal de “ídolo de papel”, les llaman cancheros, tribuneros, esos que solo enamoran al hincha simplón, esos que con un par de jugadas ilusionan. San Luis está lleno de esos jugadores, casi cada temporada tenemos uno o dos, jugadores promesa que dan poco, o de plano nada, esos que pasan de noche pero que allá en el pasado, quedó un partido o varios donde la tribuna coreó su nombre, como si del mesías se tratara. Podría gastar tiempo y hacer una larga lista, pero no vale la pena darles bola a esos que es mejor olvidar.

Ídolo no es cualquiera, ídolo es llevar tatuada a la afición, respetarla, honrarla, cuidarla, ídolo es jugar y marcar diferencia. Para ser un verdadero ídolo en San Luis hay que escarbar en el tiempo, en las glorias perdidas, es traer a la mente a Nery, a Marcelo, a Ariel, a Araya, a Coudet, pocos son los que con hechos pueden levantarse en el olimpo de una tierra golpeada por fracasos y traiciones como esta del futbol potosino.

Ídolos algunos, petardos un montón. Para ser ídolo en San Luis, pero un verdadero ídolo, hay que sudar la camiseta, hay que vibrar y hacer vibrar, hay que enamorar a todos, hay que demostrar el amor, el cariño pero sobre todo el respeto a la afición, a la ciudad. Pocos son los elegidos, los verdaderamente elegidos.

Y entre esos, tú. Alfredo, entre esos tú.

Venga Chango, hasta el cielo. Gracias por tus goles, tu entrega, tu pasión, pero sobre todo por tu cariño y respeto por esta afición.

Gracias eternamente, como aficionado te lo digo, gracias eternas, tremendo.

¡¡Olé, olé, oléééé, Changoo, changoooo!!

También lee: Rubens Sambueza, el nuevo jugador del San Luis que no deja frío a nadie

Continuar leyendo

Opinión