#Si SostenidoColumna de Jorge Ramírez PardoEnred@rte

Rodrigo, señor teatro, “Jamás serás olvidado”, tampoco el elenco | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

 

“Aquel año, aquella ciudad, aquellos juegos, aquel miércoles…”

Rodrigo Solo

 

CABALÍSTICOS DÍAS SIETES

Hace tres meses, la mañana del sábado 7 de septiembre, la Casa de la Cultura de avenida Carranza en la capital potosina (denominada museo en la nomenclatura oficial), hospedó a jóvenes aspirantes preinscritos a un taller de teatro para participar en una clase abierta impartida por el dramaturgo, director teatral, actor y escenógrafo Rodrigo Solo.

Durante el suceder de 3 horas, con ritmo, claridad inductiva y fluidez, hubo una clase activa protagonizada por 15 participantes, con escasa o nula experiencia en la disciplina, quienes representaron algunas líneas de pasajes teatrales. El ejercicio fue de tal manera convincente, como para motivar a los asistentes a inscribirse.

Habituales burocracias aplazaron el inicio del taller que arrancó un mes después, el 7 de octubre.

Fueron 9 semanas de taller acompasadas y acompañadas de dificultades diversas. Tantas que, a 3 semanas de lo que sería el estreno de una obra “Jamás serás olvido” -escrita ex profeso por Rodrigo entre el 12 y 13 de octubre y configurada en equipo por el elenco en ciernes-, hubo cambios significativos para la puesta en escena.

Como en otras ocasiones en situaciones semejantes, Rodrigo, el comandante del taller y el grupo de talleristas, afrontaron ese desafío demandante de pasión y talento.

El animador teatral, sacó la casta de dramaturgo. “Jamás serás olvidado” escrita con características de teatro vanguardistas (escasos elementos, experimentación continua y contenido sustantivo depurado de adjetivaciones cliché), esto es, construcción de una historia en función del sentir y evocar del entorno del elenco de talleristas, su percepción interrogativa y des-absolutizada del amor, distintos modelos de familia y autoridad, la sociedad, el ambiente estudiantil universitario; ello con telón de fondo de un suceso mexicano trascendente y trascendido.

El recuento, además, apela medios de comunicación en su momento, en tanto deformadores del suceso; algo similar a cómo hoy sucede con algunos de ellos y con las llamadas fake news.

Por otra parte, es frecuente, si de un hechos históricos conocidos se trata, que, en su re-presentación, sólo cautivará cuando la forma de recontarlo tiene creatividad, elementos empático emotivo/emocionales y un ángulo inédito. Tal es el caso de “Jamás serás olvidado”, la agudeza creativa y, en la puesta en escena, el compromiso  apasionado de quienes le re-presentan.

Rodrigo suele decir al elenco: “el texto es un pretexto…, no es necesario memorizar y se vale improvisar, re-crear o inventar nuevas formas de expresión”. El resultado es un ejercicio pleno de naturalidad, pero con método y disciplina asumida en colectivo.

La única función programada hasta el momento de “Jamás serás olvido”, se llevó a cabo antier sábado 7 de diciembre, en la sala Joaquín Meade de la mencionada Casa de la Cultura, con resultados genuinamente sorprendentes, según se percibe la reacción del público y los valores intrínsecos ya aludidos.

Obra sustancial recomendable para su público prioritario de preparatorianos, universitarios y quienes anduvieron en ese sector hace medio siglo. Un suceso del pasado, bien recontado, es espejo del presente tan urgido de reflexión y concordias.

En un escenario desnudo, tan sólo una decena de sillas y un empleo musical/lumínico de sobriedad acorde a la ausencia, a cargo de Alejandra Escobar; durante un solo acto de 60 minutos, el espectador es convocado a recrear imaginativamente media docena de escenarios y una veintena de situaciones con un juego rítmico e histriónico de profesionales. Teatro esencial, pues.

De amateur –el autodenominado grupo TPE, Taller de Puesta en Escena– sólo tiene el hecho de ser resultado de un taller de enseñanza/aprendizaje breve -70 horas de trabajo- y la juventud en escena de los participantes, pero el resultado proyecta formas profesionales como soporte de un contenido estructurado de apariencia casual, reflexivo e interrogante con matices de humor.

CONTENIDOS CON FORMAS OSCILANTES ENTRE LO LÍRICO Y ÉPICO

Cualidades visibles de la obra aludida y su puesta en escena son:

  • La dirección-no directiva- o no condicionar al elenco y motivarlo a sacar elementos de sus propias emociones (método inspirado en la propuesta del ruso Konstantin Stanislavski –“El actor emocional”-) y el desempeño histriónico comprometido puesto al natural (re-presentar-se, sin sobre-actuar-se).
  • El ajuste argumental de la obra al sentir y vivir cotidiano de actrices y actores en escena.
  • Como en toda pieza escénica autoral genuina y vanguardista, el desdoblamiento de personalidad y rumbo de los personajes re-presentados en primer plano. Esto es, contradecir el conservadurismo des-personalizante de “sino es destino” o “lo que diga mi manager”.
  • Planteamiento multiangular del suceso épico de trasfondo e, incluso, un sutil y correcto debate ideológico, ético y generacional.

VIGOR TEATRAL RENACIDO EN LA LOCALIDAD

Idalia Montiel, Yeshua Isaí, Mariana B, Fernando Méndez y el mismo Rodrigo Solo son los artífices de este hecho teatral inédito en el suceder potosino reciente.

Luego de la función, de entre el público salió la solicitud “queremos otras puestas en escena”; es deseable que el neo nato grupo teatral “se erija en compañía, tenga repertorio y más representaciones de “Jamás serás olvido”. La calidad mostrada lo amerita y demanda.

Rodrigo Solo (Ortega) el de más trayectoria y compañero/impulsor de la representación multicitada, tiene además de sus cualidades teatrales multimodales, formación como arquitecto. De muy joven participó en el Palacio de Bellas Artes en montajes de ópera.

A Rodrigo le distingue ser hermano de Cristina Ortega, recién investida con la Medalla de Bellas Artes por su trayectoria como una de las más destacadas e internacional cantante mexicana de ópera entre los 70 y el fin del pasado milenio.

“OJOS QUE VEN” EN LA HABANA

Mientras tanto, en la capital cubana, se lleva a cabo el más antiguo y trascendente festival de cine en el sub continente latinoamericano: http://habanafilmfestival.com/.

La importancia de este evento deriva de la línea crítica, plural e incluyente que distingue le distingue; misma contagiada hacia el Festival Internacional de Cine de Guadalajara primero, y luego al de Morelia. Le viste también su alianza continua, primero con la productora fílmica cubana, el ICAIC o Instituto Cubano de Artes e Industria Cinematográfica, y luego con Sundence Festival y la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños.

Otro resonante y promotor del festival aludido es la producción de la revista trimestral Cine Cubano, activa como publicación trimestral desde 1960 y de consulta en versión digital desde 2005, que ha dado espacio en sus páginas a ensayos y artículos de autores o creadores latinoamericanos, y de figuras descollantes del mundo intelectual europeo como Jean Paul SartreMarguerite YourcenarCesare Zavattini y Umberto Eco.

ACA EN PUEBLOQUIETO, CAPITAL POTOSINA, CULTURA DE CANGREJOS

Ni por asomo la 4T. En el reglón denominado Cultura y la administración de sus recursos, aún no hay contracción de la obesa, en número y sueldos, cantidad de directivos ociosos e improductivos. Los nepotes o sobrinos de los gobernadores Fonseca y Silva, afianzan la dictadura colectiva inaugurada hace 25 años en el sector. Desde luego, la Casa de la Cultura de avenida Carranza luce como excepción con un ejercicio de exploración y pluralidad.

Recomendamos leer también: México desde México | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

(VIDEO) Inhabilitarían a diplomático que intentó robar un libro en Argentina

Siguiente Nota

(FOTOS) 5 muertos, el saldo de una explosión en volcán de Nueva Zelanda