#Si SostenidoColumna de Jorge Ramírez PardoEnred@rte

Pregúntale al arte moderno y al contemporáneo | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

 

En una sociedad como la potosina/capitalina, aún regida por el conservadurismo pletórico de taras y por el trasnochado pri/panismo reacio a deponer la corrupción e impunidad -aquí cargadas de mustiedad/doble moral-, es difícil tener un horizonte promisorio o al menos de aliento proactivo para trasponer la desesperanza.

Va un desglose de significados y contexto.

SOCIEDAD POTOSINA/CAPITALINA

La potosinidad otorga orgullo de pertenencia para algunos pocos, inmiscuidos en la visión de clubes privados de élite y la autoritaria/selectiva del clero jerárquico purpurado encubridor de pederastia.

Si bien el estado de San Luis Potosí cuenta con cuatro regiones: Centro, Altiplano, Media y Huasteca; desde la capital en la zona Centro –la de idiosincrasia más endógena, excluyente y la menos tolerante-, se ejerce centralismo. Concentra poderes: gubernamental, eclesiástico y comercial/empresarial.

PODER GUBERNAMENTAL ESTATAL

Poder pri/anista mustio, coloca para la foto, alfombra roja a la 4T-AMLO, se finge afín “hasta donde la suegra ve”, pero es hijo fiel de la corrupción-impunidad de su forja.

¿PODER? – O NO PODER- MUNICIPAL

Abunda en directivos engreídos e inexpertos. Le encabeza por quien heredó apellido Nava, pero dista todo de entender/asumir la congruencia y capacidad política de su abuelo. Su marca de origen es gallardía/perredista –“se le ve la zanca al pollo”; pollo, panista de coyuntura con patrocinios/compromisos visibles con los máximos especuladores de compraventa de terrenos, evasión de impuestos y construcciones arbitrarias sin respeto a normatividades legales y ambientales.

El Pri/panismo pueblerino está vigente y boyante. Dicen, “el modelo dinosáurico se extingue”. Aquí continúa. Tuvo versión de conejos (Consejo nacional de jóvenes, al amparo de sotanas) y macabeos (“los que no comen carne de cerdo”, en alusión a un ex gobernador controversial, mestizo y huasteco); quisieron reformar y se fundieron con el paisaje jurásico. Esto es cultura vernácula. El ensayo federal de cambios, acá no despeina, pero hay individuos rescatables de entre los grupos mencionados ya extintos.

PODER ECLESIÁSTICO

Con dos sucesos, queda radiografiado.

Primer suceso. Si se revisan los diarios potosinos del año 1957, cuando se gestaba el que fuera Movimiento navista; los impresos, muestran en secciones de “locales” y “sociales”, a los purpurados del alto clero católico departiendo en el club social más rancio con aspiraciones de abolengo aristócrata, en un país cuya Constitución no reconoce títulos nobiliarios ni reinados posibles más allá de los de kermeses o premio a los mejores glúteos. Este ejercicio cultural, genera modelos de conducta social y pregna en estratos sociales sin privilegios.

Segundo suceso. Cuando la pederastia eclesiástica detonó en una escuela privada capitalina de orientación confesional en país laico; el principal victimario se dio a la fuga –las sotanas grandes lo arropan-, otro clérigo abusador de niños/jóvenes continuaba en el plantel. Los directivos, reunieron a los papás de los escolares y los amenazaron con expulsar a sus hijos si participaban en cualquier tipo de denuncia. Los papás prefirieron la marca de escuela que el salvaguardo a la integridad de sus hijos. Esto es Cultura de conveniencia con casta abollada.

PODER COMERCIAL/EMPRESARIAL

La capital potosina es cruce natural de caminos y por ello le privilegia su ubicación estratégica para el comercio y el tránsito humano. Próxima a la línea del Trópico de cáncer, es la ciudad de las dos horas, porque hacia los 4 puntos cardinales tiene comunicación con asentamientos importantes cercanos.

Para el comercio, hubo otra circunstancia favorable, a mitad del siglo XIX, la fundación de las fábricas de hilados y tejidos en Río Blanco, Veracruz. A la postre, proveedores de comercios en la calle Hidalgo de la capital potosina. Algunos de sus agentes viajeros y otros migrantes de ascendente europeo, se establecieron acá , contribuyeron a la formación de clubes sociales e indujeron a uno de ellos su aire aristocrático decadente, reforzado en lo inmediato por el afrancesamiento porfiriano que, para bien, le aporto arquitectura neoclásica a la capital y el cruce norte-sur y oriente-poniente, de líneas de ferrocarril, y talleres generadores de una cultura de rieleros con vocación combativa y, en su momento, de filias navistas. Esa fuerza comercial ha sucumbido en lo esencial.

En lo empresarial, migrantes y lugareños formaron empresas y marcas de lácteos y sus derivados; fábricas de ropa y textiles; distintas líneas chocolateras; una cadena de farmacias. Todo sucumbió en manos de los herederos. La gran mayoría de las empresas nacionales y extranjeras instaladas en la capital, tienen capital foráneo y, además de salarios, poco o nada aportan al entorno social del que se sirven. El mandato rector lo permite. Eso es cultura.

ENTONCES…, ¿DE QUÉ CULTURA HABLAMOS?

Todo lo antes enunciado es CULTURA, e incide en el desarrollo social. La secretaría así denominada, de Cultura, pudiera y debe alentar expresiones artísticas interactuantes con ese micro universo.

Los genuinos artistas, quienes trascienden, interrogan, desafían, transforman.

La cabeza de ese sector local, dista de entender su papel y su deber ser. La denominada secretaría de Cultura, en realidad es un fardo obeso, costoso e inútil, ejercido como cacicazgo hace más de medio siglo. Ocupa más del 90% de su presupuesto en nómina. Sus numerosos directivos, de predominancia infértiles, perciben salarios obesos. A esa pálida y costosa dependencia también le distingue la cooptación. Tienen en sus filas cupulares a ex creativos que hace tiempo balbucearon expresiones de búsqueda, experimentación y riesgo.

A eso llaman Cultura en la guisa oficial y también le juegan a la alfombra roja de la 4T. ¿Por cuánto tiempo más?

También lee: ¿Formación y cultura fílmica local? | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

HC compró medicamentos adulterados para combatir el cáncer: PAN de SLP

Siguiente Nota

11 sujetos se amotinaron y escaparon de un anexo en Soledad