mayo 22, 2022

Conecta con nosotros

Columna de Nefrox

Pesó la historia | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

Testeando 

México rescató un partido mediocre frente a Jamaica: un agónico 1-2 le otorgó 3 puntos muy valiosos rumbo al mundial.

Parece increíble que hoy el gigante del octagonal es el invicto Canadá: ese equipo que solo ha jugado un mundial, el de México ‘86.

México sigue en tercer lugar después de esta victoria, mientras que los Estados Unidos rescataron el triunfo en casa frente a El Salvador.

Ahora bien, la victoria de México en el caribe deja las aguas tranquilas, por lo menos hasta el próximo domingo, cuando en la cancha del Azteca se reciba a Costa Rica y después a Panamá. El problema es que en el papel, la selección del Tata Martino, sigue jugando a muy poco.
Jugadores sin personalidad, ausencias increíbles y un sistema que no logra convencer, es el pan de cada día con la selección.

El triunfo ante Jamaica, parece ser más producto del peso de la camiseta y de algunos chispazos de ciertos jugadores, en lugar de ser un resultado de dominio.

Pero bueno, más allá de las formas, están los resultados, sobre todo en este extraño mundo que es la CONCACAF. Hoy los seleccionados pueden estar tranquilos por no comprometer la clasificación, pero no satisfechos, ya que el camino aún luce complicado.

Habrá que esperar al final de las jornadas venideras, para saber si el destino de México se enfila a Medio Oriente o las críticas se comen a una generación que en el papel luce interesante, pero que en la cancha se pierde completamente.

Ojalá el peso de la playera coopere para poder sacar los próximos 6 puntos en el Azteca, ojalá la historia se acuerde de lo grande que es el futbol mexicano dentro de la pequeña muy pequeña CONCACAF.

También lee: Bego Faz, la potosina estrella del baloncesto

Continuar leyendo

#4 Tiempos

De solo cuatro | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

El torneo anochece y las semifinales se encienden. Mientras algunos equipos ya han comenzado con sus pretemporadas y otros siguen acelerando el paso para cerrar fichajes, los cuatro semifinalistas aún sueñan con campeonar.

Atlas es el campeón vigente y después del partido de ida, da razones para que sus aficionados piensen en una nueva final, hoy ser del Rojinegro en Jalisco está de moda, mientras que el otrora todo poderoso Guadalajara lo seguirá viendo por tv.

Tigres parece herido de muerte, sin embargo su poderosa ofensiva puede anotar sin problema esos tres goles que necesitan para recuperar la ventaja, se ve complicado pero nunca imposible para esos Tigres que con Herrera saben golear. La moneda parece decidida para Guadalajara, pero Monterrey puede meter su mano.

Del otro lado América deslumbra después de un torneo donde fueron último general, desde allá vienen las Águilas levantando el vuelo y ahora con la posibilidad de darle vuelta en Pachuca, un empate que los dejaría fuera, pero que al menos los mantiene en la pelea.

Pero enfrente está el exitoso y superlíder Pachuca, rival sumamente incomodo según la historia azulcrema, ese Pachuca que al principio del torneo parecía uno más y que terminó conquistando la liga

, ahora falta su liguilla. Ojo, que el problema de Pachuca hoy, está en la banca: Almada es un increíble técnico, desgraciadamente no ha podido consolidarse en las finales, eso ya parece una losa individual, esa que hay que saber cargarla para por fin levantar el título; esperemos, tal vez Almada ya aprendió.

Gran torneo y extraordinaria fase final, con aún 90 minutos por disputarse en cada una de las llaves en este fin de semana. Me atrevo a dar mi pronóstico: no se cuánto queden en sus encuentros, pero creo que me inclinaré por una nueva final de vuelta en el Jalisco, casi puedo apostar que Atlas y América serán los últimos que se irán de vacaciones.

También lee: Gracias | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Gracias | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO 

Mucho podría hablar sobre el juego de cuartos de final entre San Luis y Pachuca, los errores en la marca, lo peligroso de Ibañez, los fallos de Murillo, en fin, demasiadas cosas sucedieron en la cancha del Lastras el miércoles por la noche.

Sin embargo hoy no quiero hablar de lo que sucedió en el rectángulo verde, hoy quiero hablar de la tribuna.

Simplemente gracias. Gracias a este equipo que me dio la oportunidad de volver a ver un estadio vibrante, una afición esperanzada y muchos rostros felices. Y es que ser aficionado al futbol en tierras potosinas, es una labor complicada, entre mudanzas, equipos malos, descensos y derrotas, el futbol en San Luis se traduce en sufrimiento.

Cuando la pandemia arrancó, el futbol potosino apenas llevaba unos meses en el máximo circuito después de su ascenso. El golpe a la afición fue duro, ya que semanas antes se había dado la lamentable bronca contra Querétaro que había terminado con juegos a puerta cerrada; en pocas palabras, entre una y otra cosa, el estadio no se pudo llenar.

Tuvieron que pasar los meses, los años, para que San Luis volviera a ilusionar, hoy este equipo que dista mucho de ser el mejor, levanta la mano con mucho sacrificio y humildemente busca aparecer en la historia local

: jugadores de bajo cartel, jóvenes y un par de referentes veteranos que intentan sobresalir nuevamente. San Luis hoy no pierde nada, para San Luis cualquier cosa es ganancia.

Por eso gracias, gracias a este equipo, a estos jugadores y cuerpo técnico, porque con muy poco están haciendo mucho, la ciudad vuelve a vivir esa emoción de ir al futbol, y aunque sé que esto puede ser muy efímero, agradezco que después del encierro y todos los problemas que se han sucitado, todavía pudieron encender las cenizas para alumbrar con emociones.

Así que, pase lo que pase el próximo sábado en Pachuca, yo ya me doy por bien servido, volver a ver el Lastras vibrar en primera, era algo que en ocasiones pensé que nunca más iba a volver a ver.

Gracias San Luis… y toda su gente.

También lee: Y por fin pasó | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Y por fin pasó | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO 

Tuvieron que pasar 21 torneos y 4 finales perdidas para que por fin la MLS levantara el título de campeón de CONCACAF a nivel de clubes.

Tristemente la víctima, Pumas de la UNAM. Ese equipo que ya en 2005 también había entregado el título de campeón a Saprissa de Costa Rica.

Pero vamos por partes: Pumas es el último culpable de este fracaso del futbol nacional, Pumas clasificó por haber sido el subcampeón de 2020, en un torneo muy raro debido a la pandemia, y a su vez clasificarse a esta final con el fracaso de ser el número 12 de la liga y entrar al repechaje rasguñandolo. Pumas hizo mucho con muy poco, derrotó en cuartos a New England en penales y derrotó a Cruz Azul en un franco desplome del equipo Azul en este torneo. Bajo esta óptica, perder estaba en el presupuesto.

Pero entonces, ¿la MLS ya es mejor que la Liga MX? Una primavera no hace verano y la superioridad de la Liga MX sobre la MLS no debe discutirse. Hoy Seattle puede presumir ser el campeón de CONCACAF siendo el lugar 26 de la tabla general (Shield) de la liga y el 12 de su conferencia, en pocas palabras, el partido de ayer no enfrentó en lo absoluto a los dos mejores equipos de cada liga, sino a dos competidores muy mediocres.

16 finales consecutivas ganadas por equipos mexicanos, contra 4 finales perdidas de equipos de la MLS, dicen mucho para pensar cuál liga es mejor. La final que perdió Pumas es al menos por ahora, un accidente de la suerte, y si bien Seattle superó y por mucho a los universitarios, no pone en duda aún la supremacía de una liga sobre otra.

Pero cuidado, la MLS puede sorprender en cualquier momento y tomar las riendas de CONCACAF. El futbol mexicano debe seguir aprendiendo del estupendo y constante trabajo de la MLS, cuyos presupuestos, mercadotecnia y hasta inteligencia deportiva, están muy por encima de lo que la Liga Mx ha intentado hacer.

Hay que dejar de ver a la MLS hacia abajo y verla de tú a tú. Muchas cosas podemos aprender y vender de la MLS, ambas ligas deberán seguir creciendo de la mano tanto financiera como deportivamente, y así levantar el nivel de la zona, ya que es muy probable que tarde o temprano, cualquier equipo de por acá, pueda dar de qué hablar en los máximos niveles del futbol internacional.

Queda esperar a Seattle y ver cómo se preparan para afrontar el mundial de clubes, una oportunidad de oro para la MLS y para ir abriendo mercado en otros lugares, algo que muy poco se aprovechó desde el futbol mexicano. Cuidado con Sounders, que hoy su ruido no se hace solo desde la tribuna, hoy los Sounders suenan también desde la cancha.

También lee: Pumas al todo o nada | Columna de Arturo Mena “Nefrox “

Continuar leyendo

Opinión