#Si SostenidoColumna de Jorge Ramírez PardoEnred@rte

Nepotes adjetivos/adjetivales y chusma de acompañamiento | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

El reportero autor de estas letras ha dedicado 30 años a ser testigo, comunicador y promotor del quehacer artístico en la localidad.

Empero, de tres años a la fecha, dejó de ser consignatario de la copiosa, pero de predominio mediocre programación oficial denominada cultural, cuando, después de los primeros 15 meses del actual mandato, había sobradas evidencias de que el titular de la Secretaría de Cultura, Armando Herrera Silva –sobrino del exgobernador Fernando Silva Nieto-, con la anuencia del gobernador Juan Manuel Carreras, no estaba dispuesto a tener un programa de recambio sustantivo ni genuina orientación artístico/cultural, según lo prometió cuando asumió su responsabilidad como servidor público sobre-asalariado. “Recibo un barco semi-hundido”.

Por excepción y porque así lo demandan algunos cuantos lectores identificados y el momento nacional, hoy en este espacio de opinión se aborda el tema.

Herrera Silva, procedente de estudios universitarios en la ciudad de México, desde antes de la llegada de su tío a gobernador, fue cobijado en nómina alta dentro del esquema endulcorado/mustio PRI/PAN/priista del hidrocálido Eudoro Fonseca, quien vino a la capital potosina a estudios de licenciatura cuando su tío, Guillermo Fonseca Álvarez era gobernador local. El sobrino Fonseca, compañero de estudios de futuros gobernadores y, entonces, estudioso indagatorio de temas sociales, encontró camino para asumirse desde 1994 como protagonista del desmontaje de un cacicazgo ancestral, el del Instituto Potosino de Bellas Artes con 40 años de una sola administración. No hubo tal, sino el reacomodo para un neo-cacicazgo colectivo.

Los nepotes o sobrinos de gobernador, renunciaron al estudio sustantivo del acontecer social y el deber ser del arte con intención indagatoria y se han aferrado a sobre-sueldos ascendentes y consabidos ejercicios de corrupción e  impunidad.

Va el contrapunto. Un creativo potosino (como lo fueran estos sobrinos) gana, si bien le va, la décima parte o menos que el actual sueldo del secretario de Cultura. Los numerosos directivos de ese sector –la mayoría sin perfil adecuado para el cargo ni procesos de evaluación- gana también muchas veces más que cuando, como los sobrinos, fueron o aspiraron a ser creativos. Ello explica por qué en tierra de caciques, la creación artística sin aspiraciones a rango cultural, también asume ese esquema e impide el relevo generacional y el cambio de estafeta.

“Agua que no haz de beber… entúrbiala”

Para abonar a lo afirmado, antier sábado 9 de noviembre, así lo consignó, con números duros, el periodista Jaime Hernández López:

“Reportan eventos ´fantasma´ en Secut” –titula la nota de portada publicada en el diario Pulso-. Y subtitula. “La dependencia no entregó evidencia de conciertos y presentaciones, observa la ASE”.

“Entre eventos «fantasma», gastos sin comprobar y diferencias en el cobro de entradas en conciertos de la Orquesta Sinfónica de San Luis Potosí, la cuenta pública 2018 de la Secretaría de Cultura acumuló observaciones por 33.2 millones de pesos, por lo que obtuvo un dictamen negativo por parte de la Auditoría Superior del Estado (ASE)”.

Esto es tan sólo el merengue pegajoso del pastel. Vayamos a algunas constantes:

  • El Teatro de Paz, uno de los 4 únicos recintos en su tipo en el país edificados durante el porfiriato, cumple en estos días 125 años, y como si no. Ha carecido de rumbo y sólida programación durante medio siglo. Le salva la respetable Orquesta sinfónica potosina, ese comodín de todos los moles para los gobernantes. Durante la actual administración ha tenido varios directores e igual que el aniversario, como si no. Se extraña a Gerardo García, quien dos lustros fue interino y lo hizo mejor que nadie en los últimos años.
  • Ya se ha consignado el hecho tortuoso pandilleril, de rescatar de su limbo y volver a traer de Aguascalientes al primer director del cacicazgo grupal endulcorante, Eudoro Fonseca, modificar estatutos para imponerlo como director de Centro de las Artes. A medio año del desaguisado, su presencia es más de lo peor que heredo. Un edificio apantallante, ahora trastocado para albergar una colección prestada y espacios de renta par degustaciones etílicas, saraos, pasarelas, bodas y quinceaños. Para nada el pretendido sitio para perfeccionamiento de hechuras artísticas multidisciplinarias. Repite el esquema de “iniciación artística” que inaugurara el IPBA hace 60 años y replica la Casa de la Cultura (denominada museo) y las Casas de Barrio.
  • Cuando se creó el Consejo Potosino de Ciencia y Tecnología, hubo la pretensión reforzada luego con la fundación de El Colegio San Luis y el Insituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica de generar condiciones genuinas para mejorar el desarrollo científico local. Acá lo único rentable es el edificio y dos o tres disciplinas sueltas, soportadas por la calidad de sus docentes.
  • Ejemplo supino de indolencia es haber traído a un científico emérito, Raúl Cid, a conformar el guión para el denominado Museo Laberinto de la Ciencia. Él se opuso a actos de corrupción y pusieron en su lugar a la gerente María González (quien sí sabe de transacciones legaloides) y ahí sigue, regenteando el sitio como juguete sin soporte científico ni divulgadores profesionales que sí han prohijado otros programas de esa naturaleza, como Domingos en la Ciencia, el Vagón de la Ciencia y el Taller Infantil de Física Espacial.
  • Y la secretaría de Cultura –aferrada a los sueldos cupulares numerosos y de privilegio para pago de favores y cuotas PRI/PAN/priistas- en bancarrota de rumbo y corrupción, como lo ratifica Hernández López, quien agrega:

“El mayor monto de las observaciones hechas al manejo de recursos de la Secretaría de Cultura, 15.2 millones de pesos corresponde a gastos sin comprobar en diversas acciones y eventos, como el XVIII Festival San Luis y el Programa de Inauguración del Museo Leonora Carrington, cuyo Consejo también recibió observaciones por el mismo motivo”.

Nunca como ahora hay recursos sobrados para impulsar el desarrollo artístico y propiciar su incidencia en lo cultural. Nunca como ahora dos sobrinos auspician los máximos signos de decadencia en favor de un grupúsculo juez/parte de un improceder orquestado.

También lee: Anacleto, enorme pedagogo, amigo de los amigos | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

Casi mil 300 por trabajador costará la posada en el Congreso de SLP

Siguiente Nota

FGE ha localizado e identificado 8 cadáveres de desaparecidos en SLP