Columna de NefroxDeportesTesteando

¡Lo que queda! | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Testeando

 

El futbol es una serie de instantes. Algunos de esos instantes te hacen ser campeón, otros te llevan al descenso, otros son irrelevantes y habrá millones con recuerdos memorables. Cada mente tendrá lo suyo y olvidará los tantos.

Pero de esos instantes se crean las historias: Maradona metiendo un gol con la mano, después rompiendo la cintura de 40 mil ingleses, Pelé corriendo en la final del 70, Messi volando contra Alemania en Brasil, Manuel Negrete rematando en el 86 o sabrá Dios cuántas ideas vengan a la cabeza del lector.

Hoy quiero charlar de uno, un instante que queda aún tatuado en el alma de los aficionados al San Luis, y estoy hablando de aquel gol del milagro, ese que tan famoso hizo al Colo Guerrero. Pero hoy no quiero recordar el gol, voy a segundos antes de la hazaña.

Hace unos días, tuve la posibilidad de sentarme a platicar con Américo Scatolaro, el conocido auxiliar técnico y después director técnico de aquella franquicia por esos años.

Charlamos de muchas cosas, de su etapa de jugador, de sus paso por el cuerpo técnico de Raúl Árias, de la Copa Libertadores y hasta del trago amargo de Veracruz en 2019. Pero sin duda, había algo que tenía que saber: yo siempre quise saber qué se decía en esa banca, justo en los momentos en que el barco parecía hundirse.

Dentro de la charla, la pregunta tenía que llegar: ¿qué le dices al Colo? La respuesta fue verdaderamente contundente:

-¡Colo, lo que queda! ¡Lo que queda! ¡Lo que queda, Colo!

Américo entrecierra los ojos, voltea al techo del lugar donde llevábamos la entrevista y continúa:

-se me pone la piel chinita solo de recordar.

Nos vuelve a decir:

-lo único que acerté para decirle a Marcelo, antes de que se fuera a recibir las indicaciones de Raúl fue eso, ¡lo que queda! Tres veces le dije, y nunca se me va a olvidar.

Un equipo que se iba al descenso, una misión que parecía imposible, y un jugador que solo había jugado 36 minutos en todo el torneo, ese pelirrojo uruguayo unos minutos más tarde, iba a cambiar la historia del futbol en la ciudad.

Hoy, a la distancia y con el grato e increíble recuerdo de aquella mágica noche, me quedo pensando en esa frase: ¡lo que queda! Me retumba en la cabeza y por fin me entero de lo que se vivió allá en la intimidad de la banca en el partido más glorioso que me ha tocado vivir en el Alfonso Lastras.

Hoy con toda la calma del mundo y las ganas por seguir adelante en este 2020 tan lleno de tragedias, solo me queda gritarme día a día, lo mismo que Scatolaro le gritó a Marcelo Guerrero: ¡lo que queda! Y por mí, no quedará, ánimo.

Pd: invito a todos y en especial a los aficionados de San Luis, a que escuchen la entrevista completa con Américo Scatolaro, una entrevista de casi tres horas para el podcast de TIRO INDIRECTO, mismo que pueden encontrar en varias plataformas de podcast como Apple Podcast o Spotify o bien en el sitio www.indirectotv.com

También lee: La extraña relidad | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Total Page Visits: 1251 - Today Page Visits: 2
Nota Anterior

Fundamental el diálogo para informar a la sociedad sobre la pandemia

Siguiente Nota

Alcalde de Soledad presentará su informe el 22 de septiembre