diciembre 7, 2022

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Joaquín Arriaga y su obra de divulgación científica | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO 

Durante el siglo XIX, y ligado al restablecimiento de la República, se intensificó al parejo del proceso educativo, la tarea de divulgación de la ciencia, emprendida principalmente por ingenieros y científicos que tenían una inclinación a la escritura. Varios son los casos de ingenieros que ejercieron el trabajo de periodismo y que lo combinaban con el trabajo propio de su profesión. Fue común, que egresados del antiguo Colegio de Minería realizaran esas funciones, Pedro Castera, Santiago Ramírez, Pedro López Monroy, José María Gómez del Campo que participara en la creación de El Porvenir en San Luis Potosí, y de manera especial José Joaquín Arriaga que se titulara como topógrafo y agrimensor en 1859.

Arriaga fundó varios periódicos, se distinguió como escritor de corte católico y fue redactor de La Voz de México, escribió para La Naturaleza, pero su obra principal fue La Ciencia Recreativa. José Joaquín Arriaga nació en Puebla en 1831, y pasaría su infancia en la sierra norte poblana, murió en la ciudad de México en 1896.

La divulgación de temas científicos suele considerarse como una actividad reciente, debida entre otros aspectos a la necesidad de comunicar las rebuscadas ideas científicas en un lenguaje llano al ciudadano común, entre otros objetivos. Sin embargo, es una actividad que se ha realizado por siempre, al parejo del propio desarrollo de la ciencia.

Un ejemplo, lo constituye la serie de cuadernos del ingeniero D. J. Joaquín Arriaga, socio fundador y de número de la Sociedad Mexicana de Historia Natural, residente de la Sociedad Humboldt y Honorario de la Sociedad de Geografía y Estadística. La serie llevaba el sugerente nombre de La Ciencia Recreativa y era una publicación dedicada a los niños y a las clases trabajadoras. El volumen 1 apareció en 1871, impreso en la Imprenta de Ancona y Peniche, calle de Alfaro núm. 13 en México. Ese volumen trató sobre agricultura e industria y estaba constituida de una serie de leyendas. Área en la que se formó Joaquín Arriaga. Estas formidables publicaciones engalanaban e instruían las ávidas mentes de la población potosina del siglo XIX.

En el Minero Mexicano del 25 de noviembre de 1875 se publicaba en la página 12: “La Ciencia Recreativa. Se ha anunciado la cuarta época de esta amena y popular publicación del Sr. D. José Joaquín Arriaga”. Como puede verse, para ese año, la obra de Joaquín Arriaga había cobrado importancia y era una obra apreciada. A través de sus páginas, el público en general, y principalmente los niños, pudieron ilustrarse a través de la narrativa de temas como: cosmografía, mineralogía, meteorología, física, física experimental, física del globo, botánica, zoología, geografía descriptiva, agricultura industrial e industrial práctico. Cada folleto llevaba una litografía de Iriarte con dibujo de J.M. Velasco o Litografías de V. Murguía e Hijos y dibujos de L. Garcés.

Las obras de Arriaga, a quien se le denominaba el Julio Verne mexicano, pues utilizaba la narrativa para presentar temas de ciencia, cumplieron con el objetivo primario planteado por Arriaga al presentar su proyecto literario en el Siglo XIX: “El artificio de la novela se ha apoderado ya de la historia para hacer agradable su estudio. Prueba de ello es la aceptación que han encontrado en las masas las numerosas ediciones que se hacen día a día de tantas novelas históricas de los célebres novelistas franceses, que con el recurso de su pura imaginación han cubierto de flores la áspera senda del estudio de la historia, gracias a ello, los principales episodios de la historia francesa son más conocidos en México que nuestra historia misma. La ciencia más ardua aún para los que no la aman por vocación, permanece desconocida entre nosotros y la mayoría de los mexicanos la ven con indiferencia, si no con el desprecio propio de la ignorancia, preciso es confesarlo. La obra anunciada tiene por fin generalizar los conocimientos científicos, embelleciéndolos con el artificio de la novela y por consiguiente, la nueva publicación arrojará las primeras semillas de este interesante estudio, que será muy fecundo en resultados para la generación que nos reemplaza”.

Arriaga veía la importancia de impulsar la educación popular y el apoyo a las clases trabajadoras, encauzando su obra a la educación de estos sectores para que a través del conocimiento pudieran desarrollarse, lo anterior lo ilustra la carta que enviara el 26 de noviembre de 1871 al señor José María Ariza y Huerta, con residencia en Orizaba, al enviarle el estudio que hizo sobre la industria del lino, diciéndole entre otras cosas:

” … Y si algo en él, que lo haga interesante, es el deseo que me anima de presentar a las clases pobres, nuevas fuentes de trabajo que mejoren su tristísima y angustiosa situación…”.

La obra de Arriaga es un excelente ejemplo de divulgación de la ciencia a través de la narrativa, que fue una vía usada por aquellos ingenieros con inclinación en la literatura y que descollaran en ambas áreas, como el caso del también ingeniero Pedro Castera autor de la novela Carmen.

También lee: El forjador de espacios de recreación científica a niños mexicanos | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Xavier Nava: ¿al Verde o con Tere Carrizales? | Apuntes de Jorge Saldaña.

Publicado hace

el

APUNTES

 

Si Xavier Nava Palacios quiere regresar a la vida política potosina debe considerar antes cuatro factores determinantes: el más importante es que el amparo contra su inhabilitación para ejercer cargos públicos aún no “causa estado”, lo que en pocas y sencillas palabras quiere decir que no está en firme, que en cualquier momento se le puede caer y que sus recientes provocaciones públicas son más frágiles que la tela de una araña artrítica.

También se le olvida al ex presidente municipal que la inhabilitación política más pesada con la que carga no es la que le impuso el Congreso del Estado, sino la del repudio de 90 mil potosinos que una vez votaron por él y que tras su mandato, simplemente ya no lo volvieron a hacer.

El fondo jurídico, el nucleo, la pifia cometida por Xavier, nada más por estar bajo la influencia de su incompetencia, está lejos de ser resuelto. La comunidad ha demostrado ser propietaria del terreno donde el gobierno de Nava construyó un puente, que no es ni por mucho “la obra más importante hecha en décadas”, como él lo dice (proyectando siempre sus inseguridades a través de la soberbia), lo único es que no se ha definido exactamente el área que se usó, pero de que era ajena ni duda cabe.

Otra vez, para entender en pocas palabras, imaginemos que Xavier Nava construyó en la escalera de un condominio que el administraba. La escalera, es de todos y es de nadie al mismo tiempo, pero el administrador no tenía por qué hacer uso de la misma, por lo tanto el fondo de su pifia, permanece.

Pero si a pesar de estar rechazado dura, pero justamente por la ciudadanía potosina y le importaran poco los fondos jurídicos y lo endeble de su defensa, había que recordarle al nuevo galán de los antros potosinos y ex alcalde, que para que él pudiera volver a participar en política solo tiene tres opciones:

La primera es ser candidato del Partido Verde y pedirle de rodillas a Ricardo Gallardo le dé aunque sea una regiduría número nueve.

La segunda sería pedirle a Tere Carrizales que lo haga candidato del partido que está conformando y que busca registro estatal con las siglas del PES.

La última que le queda es la de formar un nuevo partido político (revivir el rotundo fracaso del “Nava Partido Político”) desde el desolado Frente Cívico, lo malo es que en sus dogmas fundacionales, el FCP tiene establecido el jamás, jamás, jamás, convertirse en un partido, entonces, pues le quedan las dos anteriores.

Está bien que hay que respetar el derecho al ridículo de cada quien, pero el señor Nava Palacios ya exagera.

En esos grados de disparates y vergüenzas, compiten hoy por hoy el payaso Tekmoloco que ahora quiere ser panista y Xavier, que ya quemó todos y cada uno de los caminos para poder continuar en la vida pública del San Luis al que tanto daño causó.

¿Qué espera? ¿Que el Verde le haga una comida del “hijo pródigo” en la Constancia, o que Tere Carrizales lo adopte con los brazos abiertos?

Ahhh… y si alguien piensa que Movimiento Ciudadano lo podría adoptar, solo hay que hacer memoria, porque cuando ganó la capital potosina lo hizo acompañado de ese partido y con todos los entonces naranjas, de arriba hasta abajo, quedó mal… ¿Para qué lo querrían de regreso?

Y hasta aquí dejo el tema, porque creo que el que esto escribe es el único en poner atención en un político que está más muerto y sepultado de la vida pública y por el que ya ni vale la pena gastar teclado.

Sobre el PAN, la sacudida de avispero innecesaria que vino a hacer Marko Cortés y la foto que podría titularse “Payasos sin maquillar”, en la que salen con el reconocido mimo besa burros de Tekmoloco, pues la imagen dice más que cualquier cosa que se pueda escribir al respecto: Se están faltando al respeto a sí mismos todos los involucrados, pero en su defensa diré: ¿Pues cuál respeto se han tenido últimamente en el PAN? Mejor cambiemos de tema.

 

LA LISTA DE LIZ TORRES: LA LISTA

Si fuera por Elizabeth Torres Méndez, la secretaria de Cultura en el estado, ya todo el gabinete de Ricardo Gallardo estaría en manos de la “Herencia Maldita”. A la señora se le ocurrió de la nada (y que no mienta con que no es cierto a través de los bots que ella misma maneja) contratar a Xavier Torres Arpi, el titular de cultura en tiempos de Fernando Toranzo para que le organizara un Festival de Música Antigua y Barroca (del que la secretaria no sabe ni con qué se come eso).

El ejercicio está interesante y divertido, porque como para Liz Torres no hay memoria política, no tiene un solo grado que le permita ejercer como secretaria de Cultura, cuando ha vivido los últimos 27 años de su vida entre las facturas y cuentas por cobrar del Canal 7 y lo más cercano a la apreciación estética es acudir al espectáculo de “Chuponcito”, pues seguramente, muy pronto veremos al gabinete de Liz Torres despachando en el Palacio de Gobierno:

Para secretario general que llame al mismísimo Xavier Nava, de quien además presume es “a-mi-guí-si-ma”, porque le pagaba las facturas del canal a tiempo y siempre la trató de “maravilla”.

Como titular de una nueva secretaría de “Cuidado de combustibles y protección a los jumentos”, colocaría sin duda a José Luis Romero Calzada, mejor conocido como Tekmoloco.

Para el área de Comunicación Social, Liz Torres con ese desparpajo, podría llamar a Adrián Vázquez Méndez, vocero de Juan Manuel Carreras, a quien ¿por qué no?, lo podría contratar para que repita al frente de la SEGE.

En la “lista de Liz: la lista”, podría sin problemas aparecer Fernando Toranzo como nuevo secretario de Salud.

En Desarrollo Social, en lugar de Nacho Segura, la extraviada secretaría llamaría seguramente a Óscar Valle Portilla y en Finanzas a su primo Rodrigo con el que también presume cercanía.

En el IMES seguramente colocaría a la hoy diputada Gabriela Martínez Larraga, que defiende muy bien al patriarcado. En el Inpode puede contratar al jefe de la porra del América; podría proponer al Congreso a un nuevo Fiscal en la persona de Tomás Cerón de Lucio, al que tendría que mandar traer desde Israel…

En Desarrollo Económico no hay duda, Liz Torres contrataría a Juan Antonio Rodríguez Chessani; en la Secretaría de Seguridad a Tiburcio Cadena y ya encarrerados, en el peor, más irónico, paradójico y ridículo nombramiento, seguramente Liz Torres permitiría que Odín Patiño fuera el director del Museo Francisco Cossio y así…

Dice el dicho “pero la culpa no es del indio…”.

Me retiro por el momento hijos de mis tormentos, pero regreso pronto. Lo prometo.

Atentamente,

Jorge Saldaña, el que cuestiona entonces el qué ser en plural privilegiando el cuidado del órgano cardiaco ajeno que al propio y el lugar del destino a cual acudir en compañía para parar.

También lee: Un paseo y un cuento muy lejos de México | Apuntes de Jorge Saldaña

Continuar leyendo

#4 Tiempos

El primer doctor en ciencias en San Luis | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

En el siglo XIX las instituciones en Europa particularmente en Alemania, ofrecían el grado de doctor, siguiendo la tradición de las grandes instituciones, como la de minería de Freiberg de donde surgieron los principales catedráticos del Real Seminario de Minería que llegaron a la Nueva España en el último cuarto del siglo XVIII.

Varios fueron los científicos latinoamericanos preparados en Europa y que a su regreso hicieron importantes contribuciones a la ciencia a través de publicaciones especializadas a lo largo del turbulento siglo XIX. En particular, el mexicano Vicente de Ortigosa, fue seguramente el primer estudiante de doctorado del continente americano y que obtuvo su grado en la Universidad de Giessen, en Alemania, en 1842. Su trabajo de investigación, bajo la tutela de J. von Liebig, le permitió establecer por primera vez la fórmula de la nicotina.

Treinta años después aparece el registro de otro mexicano que estudió también en Alemania, el potosino Pedro Garza, quien sería el primer estudiante de doctorado potosino y a la postre primer doctorado de San Luis y posiblemente el segundo en el país.

En 1874 un corresponsal mexicano, enviaba una noticia a la Tribuna un periódico de México acerca de la defensa de tesis de doctorado del potosino Pedro Dionisio de la Garza y que comentaba el Periódico Oficial del Estado de San Luis Potosí el 11 de marzo de 1874. Sus estudios en Alemania los realiza de manera destacada al otorgársele una calificación distinguida en su examen final donde presenta su tesis sobre propiedades ópticas de cristales y contribuye al entendimiento de los mismos, pues al parecer a través de su trabajo, se registra su aportación en la lista de nuevos inventos o descubrimientos. El joven Garza descubrió un nuevo modo de construir los ejes ópticos y de doble refracción en los cristales emisótropos; además, él fue el primero que planteó la fórmula del cilindro polarizado en los mismos cristales. A su regreso se tienen contemplados cursos de matemáticas en escuela preparatoria, presumiblemente en la ciudad de México. Se indica por el corresponsal que es el primer trabajo publicado en español, por lo que sería el primer estudiante de habla hispana que cursa su doctorado en la Universidad de Goettingen.

A su regreso a México se dedica a dictar lecciones de matemáticas en una escuela preparatoria y llama la atención por sus conocimientos considerándosele todo un sabio, respondiendo a las expectativas que despertó su llegada de Alemania y se insta a conseguírsele alguna plaza para pueda desempeñarse en su actividad académica. El periódico Oficial del estado, La Sombra de Zaragoza, casi un mes y medio después de la anterior nota vuelve a tomar el caso del joven Garza, reproduciendo una nota del Federalista. En esta nota nos podemos enterar de la edad del joven Pedro Garza, veintitrés años y de la posibilidad de su regreso a Alemania. En ese corto tiempo de estancia desde su regreso, no ha conseguido aún un lugar en donde realizar su actividad académica, los cursos en donde ha impartido lecciones de temas matemáticos, al parecer son cursos no regulares en la escuela preparatoria, posiblemente de la capital de la República.

Para el mes de agosto Pedro Garza está instalado ya en San Luis Potosí y publica un anuncio ofreciendo al público en general sus servicios en matemáticas, física y mecánica, así como profesor del idioma alemán. En el mismo mes de agosto de ese año, logra colocarse en el Instituto Científico y Literario de San Luis Potosí, encargándose de la subdirección del Instituto. Su tarea en la subdirección, obedece también a que las clases que comenzaban en el mes de enero y terminaban en noviembre, estaban en curso y en este primer periodo en el Instituto Científico y Literario de San Luis Potosí, no ofreció algún curso regular en el Instituto y contribuyó en las tareas de apoyo a la dirección del Instituto.

Al parecer Pedro Garza regresa a Alemania y durará al menos tres años y medio para regresar posteriormente a San Luis Potosí, reincorporándose al Instituto Científico de San Luis.

Así que a principios de junio del año 1877 se encontraba Pedro Garza de vuelta en San Luis Potosí listo a incorporarse al Instituto Científico con una valiosa carga de libros y equipamiento para los diferentes gabinetes del Instituto.

Al finalizar dicho mes en acto protocolario se le toma la protesta a Pedro Garza como vice-director del Instituto Científico y Literario de San Luis Potosí. Nuevamente llega Garza a mediados del año escolar por lo que en esta nueva ocasión aún no dicta cátedra de manera formal en el Instituto. A fines de ese mes Pedro Garza es nombrado catedrático del Instituto haciéndose cargo de la cátedra de Geometría Sintética. La cual no es claro si ya formaba parte del plan de estudios o fue propuesta para su impartición por el propio Pedro Garza.

Es de importancia indicar que si bien otros personajes que han participado en la vida pública, política y cultural del San Luis Potosí del siglo XIX, a pesar de ser desconocidos han trascendido, y se cuenta con registros, el caso de Pedro Garza resulta totalmente desconocido. El Dr. Pedro Garza, primer doctor en ciencia que hubo en San Luis Potosí y por lo tanto el primer doctor que tendría el Instituto Científico y Literario de San Luis Potosí en la década de los setenta del siglo XIX. Esta situación es importante, pues la ahora Universidad Autónoma de San Luis Potosí llegó a tener dos doctores en ciencias en la década de los cincuenta del siglo XX y en la década de los setenta llegó a contar con apenas tres doctorados en ciencia. En la actualidad, la UASLP cuenta con más de 600 profesores con doctorado.

También lee: El pionero de la divulgación de la astronomía en San Luis Potosí | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Democracia mundialista | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

 

La copa mundial de futbol está cerrando la fase de grupos, y extrañamente, las sorpresas han comenzado.

Resultaría muy fácil culpar a las propias selecciones eliminadas de ser los que han provocado el cambio, yo me atrevo a decir que son justo lo contrario, las que han avanzado de fase las que están cambiando al futbol.

Sorpresas que equipos como Belgica, Alemania, México y Costa Rica, hayan quedado eliminados en la primera ronda, y resulta hasta increible que Japón o Marruecos sigan con vida.

Parece que el mundial es un panorama de sorpresas, sin embargo, creo que lo que sucede es que el mundial es una ventana a la democracia futbolera. Los equipos ya no pueden ganar con la camiseta, ahora hay que salir respondón para marcar el paso, jugar al tú por tú con cualquier selección, sin importar la historia o palmarés del equipo rival.

La democracia ha alcanzado al futbol y ahora cuando todos los sistemas de juego y las metodologías de prácticas se han globalizado, casi cualquiera puede jugar como cualquiera.

Esto le hace mucho bien al futbol, la idea de selecciones hegemónicas que dominen siempre al deporte, puede ir quedando en el pasado, parece que ahora las cosas pueden cambiar, por lo menos en las primeras fases del mundial.

Sin embargo, esto no durará mucho, algunas selecciones se podrán colar hasta los cuartos o incluso hasta la semifinal, pero no creo que les alcance para más, sigo siendo un fiel creyente que es muy poco probable (más no imposible) que tengamos a un nuevo campeón, creo que alguno de los 8 campeones anteriores, levantará la copa.

En fin, se viene la recta final de la competencia, donde seguramente las sorpresas serán escazas, y la continuidad tradicional prevalecerá, queda esperar y disfrutar de la aventura de las “sorpresas” de la copa, que este cambio, le da un gran respiro a lo que hemos visto en la cancha y obviamente también en la tribuna.

También lee: Jornada 1 | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Opinión