#4 TiemposColumna de Enrique Domínguez Gutiérrez

Jalife: Al coqueteo de incautos | Columna de Enrique Domínguez

Cuentas claras

 

Con la información poco clara de su carrera, sin historial de su ejercicio como médico, sin estudios que avalen su especialidad en neuroendocrinología egresado de la Facultad de Nutrición y Neurocirugía, Alfredo Jalife se yergue como un redentor de los jóvenes que buscan con ahínco el consejo y las ideas conspiranoicas que caracterizan a este personaje.

Acusado por algunos de Antisemita, de problemático y generador de conflictos en grupos donde ha militado, el autoproclamado fundador del partido Morena solo da muestras de un ego adherido a su piel donde el mundo le queda pequeño ante las alabanzas que hacen de lo magnánimo una nimiedad, con un curriculum tan impresionante que nadie en el mundo podría superar.

Al más puro estilo de Felipe Calderón, rompe alianzas, genera conflictos y traiciona, resulta también un símil de Gilberto Lozano quién de manera soez, básica y elemental involucra a personajes de la política con fotografías. El comparativo se establece en las “formas” no en las salvajadas cometidas por los personajes antes descritos, pero es una forma de establecer realidades que caracterizan a Alfredo Jalife-Rahmé Barrios, en su caso involucra de manera salvaje a sus víctimas (Incluso de sus propios aliados) con sus patrones, sus amistades y chismes de la farándula, para lanzar un ataque despiadado a quién lo critica o no comulga con sus intereses.

Clasismo, racismo, misoginia, violencia de género y reglas del buen vestir, Alfredo Jalife se explaya y se enorgullece vanidosamente de sus logros que solo “apantallan” al ingenuo y deja entrever carencias de lo que quiso ser y no logró.

Bien lo ha comentado la periodista Guadalupe Lizárraga con la referencia de Rodolfo Soriano-Núñez, al mencionar que Jalife fue el “pie en América Latina” del fascista Lyndon Larouche de quien seguramente aprendió a establecer sus ideas geopolíticas que en la mayoría de los casos surgen de la asidua lectura, información y vinculación de episodios históricos del acontecer del mundo para lanzar vaticinios, especulaciones e ideas de lo que pudiera ser.

Atar cabos y el recorte de periódicos a la usanza del ya fallecido Manuel Buendía es una labor que, en cierto modo, han engrandecido la figura de Alfredo Jalife.

Como si fuera el Nostradamus moderno o una tal Mhoni Vidente, la adivinación puede conferirle logros con el acierto de 1 en 50 especulaciones y así vanagloriarse de dicha predicción.

La vanidad y la arrogancia se percibe en su discurso, resulta evidente que este señor si bien posee cualidades, también es un mentiroso, al no aclarar o callar ante ese supuesto premio Nobel de la Paz recibido en 1985.

Premio Nobel de la Paz

Con un obeso curriculum, al ser presentado en sus conferencias magistrales, la palabra Premio Nobel de la Paz 1985 genera en la concurrencia una caricia al sentido de asombro y la posibilidad de estar ante una gran eminencia, se muestran a continuación 3 videos que mencionan el premio Nobel de la Paz como parte de su trayectoria. 

 

De manera mañosa no desmiente ni afirma ser galardonado con dicho premio, simplemente guarda silencio.

En 1985 La Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear (AIMPGN) obtuvo el premio Nobel de la Paz, de acuerdo a la Gaceta de la Facultad de Medicina de la UNAM, El Nefrólogo José Ernesto López Almaraz señala qué: “ Esta organización de médicos surge del imperativo moral de hacer presente la voz del médico que, por vocación, debe luchar contra todo fenómeno que amenace la integridad del hombre, el bienestar de la comunidad y con mayor razón, cuando existan riesgos de muerte. Dos cardiólogos reconocidos internacionalmente y que han hecho grandes aportaciones en su especialidad, el doctor Bernard Lown de Harvard y el doctor Evgeni Chazov del Instituto de Investigaciones Cardiológicas de Moscú, crearon en 1980 la “International Physicians for the Prevention of Nuclear War” (IPPNW), la cual cuenta actualmente con más de 200 mil miembros de grupos médicos en 83 países, que sin desentenderse de sus actividades docentes, académicas y médico-asistenciales, hacen escuchar su voz, avalada por su gran autoridad moral y gran influencia médica”.

Quien realmente tiene el honor de haber participado en este grupo interdisciplinario ganador del Premio Nobel de la Paz es el Dr. Jans Fromow-Guerra, mexicano por nacimiento y egresado de la Facultad de Medicina de la UNAM.

A los lectores de la 4T

La crítica a personajes que navegan con la bandera la cuarta transformación nunca deben de ser referentes, la 4T es muy diferente a lo que ellos tratan de representar.

También lee: Breve anecdotario de Felipe Calderón 5 | Columna de Enrique Domínguez

Total Page Visits: 825 - Today Page Visits: 1
Nota Anterior

Alcalde de Tuxtepec, Oaxaca, falleció a causa del coronavirus

Siguiente Nota

AMLO militarizará puertos y aduanas; busca frenar el contrabando y el narco