septiembre 28, 2022

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Himno a la palabra | Columna de Juan Jesús Priego

Publicado hace

el

LETRAS minúsculas

 

Sucedió en Polonia hace muchos, muchísimos años. Una vez, una joven madre de familia sufrió un grave accidente de tráfico y quedó como muerta durante varios días. Nada la hizo salir de su letargo: ni las lágrimas de su esposo, ni los diez o doce médicos que la visitaron en su inconsciencia cargados con píldoras y aparatos zumbones e inútiles. Cuando ya todo parecía perdido, el hijo de la mujer, un niño de diez años que no se resignaba a perderla, en un acceso de desesperación se acercó a su madre, la abrazó con fuerza y le gritó llorando: «¡Mamá!». En ese momento la mujer  abrió los ojos, miró fijamente el techo, regresó a la vida y preguntó qué pasaba.

¡Lo que no habían podido los médicos lo pudo la súplica del amor; lo que no pudieron los medicamentos, lo había podido la palabra! ¿Qué tiene la palabra humana que alivia y resucita? ¿De dónde le viene tal poder?

Aunque no soy muy aficionado al cine, y mucho menos al de Pedro Almodóvar (sus historias me parecen o demasiado frívolas o demasiado truculentas, o demasiado todo: es un cineasta, por decirlo así, excesivo), hay una de sus películas que me gusta mucho, que he visto quince veces y siempre con la misma emoción; me refiero a Hable con ella.

El film se estructura mediante dos historias paralelas: la de Marco, un periodista enamorado de una torera, Lidia, y la de un joven enfermero casi subnormal –Benigno- que alimenta un amor secreto por una bella joven practicante de danza llamada Alicia a la que sólo puede ver de lejos a través de la ventana de su casa. Alicia es guapa, desenvuelta, fina: ¿cómo iba esperar Benigno ser correspondido alguna vez? ¡Ni soñarlo, ni pensarlo!

Ahora bien, llegado a un cierto momento el desarrollo del film, ambas, tanto la torera como la joven, sufren cada una por su lado un accidente que las hace ir al mismo hospital y vivir durante mucho tiempo en total inconsciencia. Sin embargo, al final de la película la primera muere, mientras que la segunda regresa a la vida.

En cierto sentido, las historias no podían ser más sencillas. Pero la pregunta que el espectador no puede dejar de hacerse, al levantarse de la butaca, es ésta: ¿por qué no murieron las dos si se hallaban en un estado de igual gravedad? Es claro que cada organismo se las arregla como puede y responde como quiere a los estímulos del exterior, pero por lo menos aquí hay algo más. «Gracias a la palabra», parece decirnos Almodóvar, pues mientras a la torera nadie le hablaba, a la joven el enfermero no dejó nunca de dirigirle la palabra ni de día ni de noche: le contaba su vida, le hacía preguntas, le narraba historias, aun cuando en apariencia la muchacha dormía un sueño bastante parecido al de la muerte. La amaba: ¿cómo iba a dejar de hablar con ella?

Hable con ella es un himno a la palabra humana. Ya el título de la película lo dice, que más que título parece ser una invitación. Hable con ella, a pesar de que no obtenga respuesta; aun cuando la vea como muerta, háblele.

Tan curativo es el influjo de la palabra que Sigmund Freud  (1856-1939) creyó poder curar con ella todas las neurosis o enfermedades del alma. Porque, ¿qué es el psicoanálisis sino un método de curación a través de la palabra? «El tratamiento psicoanalítico –escribe Freud- se limita exteriormente a una conversación entre el sujeto analizado y el médico.

El paciente habla, relata los acontecimientos de su vida pasada y sus impresiones presentes, se queja y confiesa sus deseos y sus emociones. El médico escucha, intenta dirigir los procesos mentales del enfermo, le aconseja, da a su intención determinadas direcciones, le proporciona toda clase de esclarecimientos y observa las reacciones de comprensión o incomprensión que de esta manera provoca en él».

Sin embargo, lo que sigue diciendo Freud es todavía más importante: «Las palabras, primitivamente, formaban parte de la magia y conservan todavía en la actualidad algo de su antiguo poder. Por medio de las palabras puede un hombre hacer feliz a un semejante o llevarle a la desesperación; por medio de las palabras transmite el profesor sus conocimientos a los discípulos y arrastra tras de sí el orador a sus oyentes, determina sus juicios y decisiones. Las palabras provocan efectos emotivos y constituyen el medio general para la influencia recíproca de los hombres. No podremos, pues, despreciar el valor que el empleo de las palabras tiene en psicoterapia» (Introducción al psicoanálisis).

¡Ni en la psicoterapia ni en la vida es posible desestimar el poder de la palabra! La palabra resucita muertos. Freud lo sabía, como lo sabía Almodóvar, como lo sabemos todos los que, durante días enteros, nos hemos visto privados de ella. Dios creó el mundo mediante su Palabra, y los vivientes nos mantenemos con vida gracias a lo único que se parece a aquella Palabra primigenia, original: las palabras.

También aquel enfermero de apariencia nada deslumbrante lo sabía: aunque el cuerpo de su amada parecía más bien un cadáver, allá en lo más escondido de sí misma ella escuchaba y se sentía aún viva: con eso era suficiente para regresar. ¡Eso es la vida: tocar y que te toquen, hablar y que te hablen!

Hoy asistimos a la explosión de las enfermedades mentales. ¡Nunca los hombres habían ingerido tantos ansiolíticos y antidepresivos, y nuca habían estado, pese a todo, tan tristes! ¿No será que más que pastillas les falten palabras? ¡Están tan solos! ¿Y si fuera nuestra palabra la que los sanara, la que les devolviera el gusto de vivir? No lo sé. Pero acojo la invitación por si las dudas: hay que hablar con ella, hay que hablar con ellos; hay que encontrar tiempo para hacernos presentes y decirles lo que tanto quisieran escuchar y nadie les dice porque nadie tiene tiempo, tampoco, para hablar con atención y calma.

Sí, ¿y si nuestros males no tuvieran otra causa, otro origen que la falta de compañía?

También lee: El miedo a los hijos | Columna de Juan Jesús Priego

Continuar leyendo

#4 Tiempos

De los informes y cosas peores | Apuntes de Jorge Saldaña

Publicado hace

el

APUNTES

Como en la cuerda con que siempre saltas tú, llegó la “Uuuuuuu” alargada de la concurrencia con tremendo abucheo que arremetió contra el ex gobernador Marcelo de los Santos, cuando se anunció su presencia en el primer informe de gobierno de Ricardo Gallardo el pasado lunes.

El momento fue penoso, no menos que ver al otrora “indio de piedra” –como le llamaba Leonel Serrato aquellos jueves afuera de palacio de gobierno arriba de su icónico banquito- convertido en un hombre ya muy anciano y acabado, en extremo delgado y débil. El otoño a todos llega y no a todos como segunda primavera, parafraseando a Camus…

Pocos se acercaron al ex gobernante para la foto o para la entrevista, más con pena que otra cosa, tuvo que retirarse en absoluta discreción del evento.

El resto de los asistentes sí se dieron vuelo con los saludos, abrazos y el registro puntual de cada gesto convertido en selfie en esta, la temporada en que la narración del mundo digitalizado es liturgia y en el que parece privilegiarse el “si estás (en las redes), existes”.

No tomarse fotos en el evento con uno u otro grupo, con uno u otro personaje, es como no haber ido, como tener falta, como ir al gimnasio, pero no presumirlo en Insta.

Así entonces, todos los diputados se tomaron la respectiva foto, todos los verdes juntos, todos los priistas, los de Morena, los abogados con el secretario de gobierno y con el Fiscal, los compañeros ex diputados ahora en distintos puestos de los tres órdenes, todos de preferencia con el mandatario, pero si no fuera posible, con el resto de los asistentes. Las redes se inundaron pues de los “yo sí estuve”, para que conste.

No obstante, a la lupa digital se le escapan detalles, momentos más allá de los que pueden ser capturados por las lentes portátiles.

Uno de ellos, por ejemplo, fue el de la llegada de la nueva líder estatal de Morena, Rita Ozalia Rodríguez, que pasó desapercibida en la especie de “alfombra roja” en el que se convirtió el camino del estacionamiento del Centro de Convenciones a su entrada principal.

Por ser paso obligado, todas y cada una de las personalidades convidadas al evento pasaron por la vitrina de medios de comunicación que se desplegó estratégicamente en ese sitio.

Mientras algunos entrevistaban a Leonel Serrato y otros seguían con Sonia Mendoza, alguien advirtió de la llegada de Gabino Mendoza, delegado de la federación; entre tanto, Rita Ozalia, prácticamente en solitario mostraba sonriente su código QR a una de las encargadas de la puerta de los invitados especiales, así, Rita no fue siquiera entrevistada ni abordada y Gabino, tras capotear con sus mismas y gastadas respuestas los cuestionamientos de los reporteros (ya que le hagan nuevo guión), pudo alcanzarla en las escaleras en las que se reunió toda la comitiva de Morena San Luis y todos juntos entraron al recinto, en el que los esperaba el coordinador de su bancada en el congreso, Antonio Lorca (una marca más en su costoso traje y se vería ridículo).

Los de Morena se sentaron todos juntos, no se si a propósito cerca de reconocidos priistas, con quienes se saludaron sonrientes, igual que con la bancada federal de los verdes. Las corbatas verde con guinda deben estar a la alza para el que quiera comprar. “Con quien ayude a la transformación es bienvenido”, dice Gabino.

Otro momento ajeno a la lupa digital fue el muy vergonzoso que pasó el ex titular del Inpode, Edmundo Rios, que no entendió que ya está fuera del cuerpo gubernamental y por lo tanto su código QR para entrar estaba desactivado… Tuvo que rescatarlo de la vergüenza un alma noble que prácticamente “coló” al portero en retiro y funcionario también en retiro. ¿Será que está esperando que caiga la última quincena para salir de la cancha?.

Respecto a más cambios en el gabinete, en los círculos más apretados de palacio de gobierno se mantiene bajo la más estricta secrecía un último movimiento de primer nivel, específicamente de un probable enroque de un perfil del ejecutivo a la Fiscalía y viceversa, aunque el tema se encuentra todavía en estudio.

Al que de plano ya no se le ve ni en la secretaría de cultura, ni cerca de la todavía titular, Liz Torres (a la que por cierto se le vio sola y desencanchada durante el post-informe), es a Rabinal Gamboa, al grado que ya ni en las producciones del Canal 7 se ha hecho presente. Sus pifias lo condenaron.

 

*BEMOLES*

CANCERÍGENOS TAPADOS CON LONA

Una historia de terror está a punto de escribirse en San Luis Potosí, si es que se comprueba que desde la termoeléctrica de Villa de Reyes se está transportando vanadio a Mina en Nuevo León sin ningún cuidado, sin ningún protocolo de seguridad y sin conocimiento de las autoridades federales. El vanadio es un metal pesado, sus residuos son altamente tóxicos y cancerígenos, al grado de poner en riesgo a la población hasta por el rastro de sus polvos. Si alguien conoce a Héctor Octavio Parra Alvarado, superintendente de la CFE, responsable de la obra y traslados del peligroso material, mejor avísele para que pronto dé la cara, antes de convertirse en el protagonista de las más terribles historias de irresponsabilidad en el país. #MuyCalladitos

 

VISITANTES
Hoy al medio día, en el marco del primer informe de gobierno de Enrique Galindo Ceballos, alcalde capitalino, podrían coincidir el senador Miguel Angel Osorio Chong y Alejandro Moreno Cárdenas “Alito”. Ambas figuras están confirmadas, lo mismo que Enrique de la Madrid, posible aspirante del PRI a la candidatura presidencial. El encuentro entre los personajes podría hacer corto circuito, sobre todo por sus posturas encontradas respecto a la ampliación de la injerencia de las fuerzas armadas en labores de seguridad y que llevó a la ruptura a la Alianza PRI-PAN-PRD.

Hasta aquí mi primer informe de los informes. Mañana crónica sobre el de la capital, no se lo pierda.

Atentamente,

Jorge Saldaña.

También lee: Un informe de símbolos | Crónica de Jorge Saldaña

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Joaquín Arriaga y su obra de divulgación científica | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO 

Durante el siglo XIX, y ligado al restablecimiento de la República, se intensificó al parejo del proceso educativo, la tarea de divulgación de la ciencia, emprendida principalmente por ingenieros y científicos que tenían una inclinación a la escritura. Varios son los casos de ingenieros que ejercieron el trabajo de periodismo y que lo combinaban con el trabajo propio de su profesión. Fue común, que egresados del antiguo Colegio de Minería realizaran esas funciones, Pedro Castera, Santiago Ramírez, Pedro López Monroy, José María Gómez del Campo que participara en la creación de El Porvenir en San Luis Potosí, y de manera especial José Joaquín Arriaga que se titulara como topógrafo y agrimensor en 1859.

Arriaga fundó varios periódicos, se distinguió como escritor de corte católico y fue redactor de La Voz de México, escribió para La Naturaleza, pero su obra principal fue La Ciencia Recreativa. José Joaquín Arriaga nació en Puebla en 1831, y pasaría su infancia en la sierra norte poblana, murió en la ciudad de México en 1896.

La divulgación de temas científicos suele considerarse como una actividad reciente, debida entre otros aspectos a la necesidad de comunicar las rebuscadas ideas científicas en un lenguaje llano al ciudadano común, entre otros objetivos. Sin embargo, es una actividad que se ha realizado por siempre, al parejo del propio desarrollo de la ciencia.

Un ejemplo, lo constituye la serie de cuadernos del ingeniero D. J. Joaquín Arriaga, socio fundador y de número de la Sociedad Mexicana de Historia Natural, residente de la Sociedad Humboldt y Honorario de la Sociedad de Geografía y Estadística. La serie llevaba el sugerente nombre de La Ciencia Recreativa y era una publicación dedicada a los niños y a las clases trabajadoras. El volumen 1 apareció en 1871, impreso en la Imprenta de Ancona y Peniche, calle de Alfaro núm. 13 en México. Ese volumen trató sobre agricultura e industria y estaba constituida de una serie de leyendas. Área en la que se formó Joaquín Arriaga. Estas formidables publicaciones engalanaban e instruían las ávidas mentes de la población potosina del siglo XIX.

En el Minero Mexicano del 25 de noviembre de 1875 se publicaba en la página 12: “La Ciencia Recreativa. Se ha anunciado la cuarta época de esta amena y popular publicación del Sr. D. José Joaquín Arriaga”. Como puede verse, para ese año, la obra de Joaquín Arriaga había cobrado importancia y era una obra apreciada. A través de sus páginas, el público en general, y principalmente los niños, pudieron ilustrarse a través de la narrativa de temas como: cosmografía, mineralogía, meteorología, física, física experimental, física del globo, botánica, zoología, geografía descriptiva, agricultura industrial e industrial práctico. Cada folleto llevaba una litografí a de Iriarte con dibujo de J.M. Velasco o Litografías de V. Murguía e Hijos y dibujos de L. Garcés.

Las obras de Arriaga, a quien se le denominaba el Julio Verne mexicano, pues utilizaba la narrativa para presentar temas de ciencia, cumplieron con el objetivo primario planteado por Arriaga al presentar su proyecto literario en el Siglo XIX: “El artificio de la novela se ha apoderado ya de la historia para hacer agradable su estudio. Prueba de ello es la aceptación que han encontrado en las masas las numerosas ediciones que se hacen día a día de tantas novelas históricas de los célebres novelistas franceses, que con el recurso de su pura imaginación han cubierto de flores la áspera senda del estudio de la historia, gracias a ello, los principales episodios de la historia francesa son más conocidos en México que nuestra historia misma. La ciencia más ardua aún para los que no la aman por vocación, permanece desconocida entre nosotros y la mayoría de los mexicanos la ven con indiferencia, si no con el desprecio propio de la ignorancia, preciso es confesarlo. La obra anunciada tiene por fin generalizar los conocimientos científicos, embelleciéndolos con el artificio de la novela y por consiguiente, la nueva publicación arrojará las primeras semillas de este interesante estudio, que será muy fecundo en resultados para la generación que nos reemplaza”.

Arriaga veía la importancia de impulsar la educación popular y el apoyo a las clases trabajadoras, encauzando su obra a la educación de estos sectores para que a través del conocimiento pudieran desarrollarse, lo anterior lo ilustra la carta que enviara el 26 de noviembre de 1871 al señor José María Ariza y Huerta, con residencia en Orizaba, al enviarle el estudio que hizo sobre la industria del lino, diciéndole entre otras cosas:

” … Y si algo en él, que lo haga interesante, es el deseo que me anima de presentar a las clases pobres, nuevas fuentes de trabajo que mejoren su tristísima y angustiosa situación…”.

La obra de Arriaga es un excelente ejemplo de divulgación de la ciencia a través de la narrativa, que fue una vía usada por aquellos ingenieros con inclinación en la literatura y que descollaran en ambas áreas, como el caso del también ingeniero Pedro Castera autor de la novela Carmen.

También lee: El forjador de espacios de recreación científica a niños mexicanos | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Un informe de símbolos | Crónica de Jorge Saldaña

Publicado hace

el

 

“Le pido le diga al presidente Andrés Manuel López Obrador que es de verdad amigo… de verdad amigo”, es la solicitud que con énfasis hizo anoche Ricardo Gallardo Cardona en los remates de su discurso, motivo de su primer informe de gobierno, a Luisa María Alcalde Luján, secretaria del Trabajo del gobierno federal que vino anoche a San Luis Potosí en representación del presidente de la República.

Es Ricardo Gallardo culminando su primer informe, está rodeado de 20 jóvenes y adolescentes que simbolizan en sus atuendos a la sociedad en general: la doctora, un chef, la ingeniero, un agricultor, una alumna, un profesionista, etc.

Detrás de ellos están tres pantallas gigantes que fueron el escenario y medio de transmisión de un informe de gobierno, en el que se privilegiaron los símbolos.

Para llegar a ese escenario, a Gallardo le tomó poco menos de 15 minutos, o la ejecución de “Yo soy de San Luis Potosí” en cuatro ocasiones seguidas, recorrer de extremo a extremo por un pasillo central la conglomeración de casi 5 mil invitados que acudieron a acompañarle a su ejercicio informativo.

Ese recorrido, lleno de saludos, de fotografías, de porras, de acompañamiento, lo mismo con vecinas de Soledad, chavos banda, juntas de colonias, fue convirtiéndose en el saludo político a cámaras empresariales, a funcionarios, a grupos magisteriales bien organizados con gorras de un lado y banderines del otro, círculo rojo, invitados especiales y finalmente la plana mayor de los tres poderes, de los partidos que lo llevaron al poder, de los senadores, diputados federales, representantes de la federación, ex gobernadores y, en primera fila, su familia.

Los 15 minutos de recorrido a la “RockStar” de Gallardo se convirtieron en una metáfora: en los 41 años que le llevó llegar a la primera magistratura del estado, a los años en que fue presidente municipal, a su encarcelamiento y libertad en 11 meses, a su paso por la legislatura federal, a su paso de la bancada del PRD a la del Partido Verde, al emprendimiento de una campaña al gobierno del estado y finalmente los 365 días en los que ha estado al frente político de la entidad.

En voz en off, la presentación de los invitados fue completa, los tres poderes, los senadores de todos los partidos al igual que los diputados, se presentó a su familia, a las autoridades, a los invitados especiales y hasta los amigos del mundo artístico que acudieron al informe: Alfredito Olivas, la potosina Esmeralda Ugalde (encargada de entonar el himno nacional) y la amiga del mandatario desde su presidencia municipal en Soledad, Itatí Cantoral.

De la clase política destacaron el cónsul y representante de Ken Salazar en México; el diputado federal, Gerardo Fernández Noroña; el diputado y ex funcionario de Claudia Sheimbaum, Gerardo Ulloa Pérez; un representante del senador Ricardo Monreal; el arzobispo Jorge Alberto Cavazos; el ex gobernador de Chiapas y senador Manuel Velazco Coello; la dirigente nacional de su partido, Karen Castrejón y la senadora por SLP, Graciela “Chela” Gaitán, entre muchos otros.

Eran las 8 de la noche con 30 minutos y comenzó el video. Tres pantallas monumentales (distribuyendo en momentos 7 señales distintas de video) dejaron ver, en conjunto, una serie de imágenes de un tamaño pocas veces registrado en un escenario político.

Se comenzó con el recuerdo de la “Herencia Maldita” de Juan Manuel Carreras, Fernando Toranzo y de Xavier Nava Palacios en blanco y negro que ocuparon los espacios en una breve introducción que contrastó con el color y la musicalización de la introducción del “cambio”, a tonos coloridos y un ritmo narrativo veloz.

El informe se dividió en la presentación de cuatro videos cortos en los que locutor masculino y femenino alternaban para dar un breve resumen de las obras emprendidas en cada una de las regiones del estado. Todos aquellas frases y números repartidos desde hace 10 días en los spots y anuncios gubernamentales.

Se destacaron las inversiones en salud y seguridad, la infraestructura, el Circuito Potosí, las nuevas carreteras, el equipamiento al Hospital Central, la unidad de mezclas para pacientes oncológicos, la nueva feria, la rehabilitación del Parque Tangamanga, la entrega de tarjetas para madres solteras, el pase para transporte público gratuito a estudiantes, la entrega de apoyos en útiles escolares, zapatos y accesorios, la inversión de más de mil 300 millones de pesos, la instalación de 8 empresas y la ampliación de 8 más, etc.

Como novedad se contó con elementos escenográficos a través igual número de presentaciones o “performance” que a través de la música y la danza daban introducción simbólica a cada una de las regiones.

Para la Zona Altiplano, se contempló el valor histórico de las mujeres en el desarrollo del estado, que se enfrentaron a sus miedos y a los del pasado a través de un dramático encuentro acompañado de guitarras, fuego y contrastes.

Para la Zona Media se retomaron elementos como rebozos, canastas, artesanías de ixtle y el vestuario sugería los colores del quexquemetl, utilizando además sonajas y pasos de herencia prehispánica.

La coreografía de la Zona Huasteca consistió en retomar los recursos naturales, la danza que hacía alegoría al agua, a la tierra y a la fauna.

Finalmente, para la Zona Centro se montó una musicalización mucho más dramática y tecnológica de violines con una coreografía más industrial y mecánica.

Todo ello fue acompañado de imágenes de cada región, que se proyectaron en las pantallas que complementaban tanto al performance, mismas en las que se desarrolló la información cuantitativa, cualitativa y daban sentido conductor a los momentos del informe.

Los performance fueron resueltos y ejecutados por el Ballet Potosino Le Ballet Odeon.

Ya en el escenario, acompañado de la representación de la sociedad en la veintena de jóvenes a su alrededor, Ricardo Gallardo Cardona destacó tres temas en su intervención: la paz política en el estado, la inversión histórica en obras de infraestructura y la comparativa anecdótica de llevar obra y acciones tanto a quien “no tiene, los que tienen y los que quieren más”, el programa de medicamentos para cáncer gratuitos con el que solo cuenta San Luis Potosí en toda la República Mexicana, los programas para todas las clases sociales como las placas y licencias gratuitas y el énfasis en haber revertido los sexenios de atraso en su primer año de gobierno.

En los anuncios que destacaron durante la intervención del mandatario fueron el de la “municipalización” de 3 mil millones de pesos del presupuesto que, según adelantó, serán distribuidos directamente a los ayuntamientos para destinarlos a servicios, así como el anuncio de la próxima “digitalización” del estado a través de la instalación de una red de fibra óptica.

Gallardo termina su discurso en su expresión enfática al presidente al “amigo, verdadero amigo”, mientras que la fila cercana al escenario que formaron los integrantes recién electos de Morena, comandos por Rita Ozalia Rodríguez y el delegado Gabino Morales escuchaban atentos; no muy lejos el presidente del PRI en el estado, Elías Pecina Rodríguez.

El evento terminó en abrazos, a la familia, a los amigos “verdes”, al rector de la universidad, a los tres poderes representados en la magistrada Olga Regina García, Aranzazú Puente y en el abrazo con el jefe del ejecutivo.

Hubo tiempo para las fotos, para los amigos, para los invitados pero no más que el suficiente. El mandatario salió por la puerta principal del Centro de Convenciones pidiendo un poco de agua al retirarse.

Casi una hora más tarde regresó ya acompañado de su familia, hizo algunas entrevistas para medios locales y subió a atender a sus invitados especiales que ya lo esperaban en una cena íntima en la que se sirvieron enchiladas potosinas.

Hoy el mandatario inicia su segundo año, y lo hará con una gira a la Huasteca en la que aprovechará para acudir como invitado a los informes de los municipios de aquella zona.

Gallardo inicia un nuevo y simbólico sendero rumbo a su segundo año de mandato, con un amigo en Palacio Nacional, aliados en primera fila, lo mismo que sus otrora enemigos y allá atrás el pueblo, junto a las letras “Ya se nota”. El de Gallardo fue un informe lleno de símbolos.

También lee: PRI-PAN-PRD: Se acabó el beso de tres | Apuntes de Jorge Saldaña

Continuar leyendo

Opinión