#4 TiemposDesde mi clóset

Frente a la incertidumbre, acción comunitaria | Columna de Paul Ibarra

Desde mi clóset

 

Desde el inicio de la epidemia del VIH, la población gay se ha comprometido de manera tal, que, a casi cuarenta años de los primeros casos, la respuesta comunitaria continua. Hoy en día existe un fuerte compromiso colectivo para detener la transmisión del virus. Alrededor del mundo, miles de organizaciones civiles, en coordinación con fundaciones y los Estados, luchan por llevar a cero. Cero nuevas infecciones.

En este panorama, México, hasta 2018 era un referente a nivel Latinoamericano en materia de atención, detección y prevención. Los avances en los compromisos internacionales lo colocaban por encima de la media, con una alta posibilidad de alcanzar por lo menos uno de los proyectos a 2020. Sin embargo, en la actualidad el panorama se torna complicado e incierto.

El Gobierno Federal en turno, toda vez que no reconoce la labor de las organizaciones comunitarias que han respondido de manera efectiva a este virus, y de manera colaborativa con el Censida han desarrollado una estrategia integral, la respuesta se tambalea. Y es que, la falta de recursos trasladados a Centros Comunitarios de Detección, sin insumos necesarios para la prevención como condones y lubricantes, y con limitado acceso a pruebas rápidas de última generación para la detección del virus que provoca el sida.

En ese panorama, tras una decisión controvertida por la resistencia previa, se modificó la Guía de Manejo Antirretroviral, y se incluyeron como esquemas preferentes los constituidos por inhibidores de integrasa. Estos medicamentos han demostrado ser más efectivos en otras latitudes, aunque la evidencia de las alternativas terapéuticas requiere de una investigación sesuda. Aunado a esto, el nuevo gobierno ha frenado el avance de la respuesta a pesar de los alarmantes anuncios que han colocado a los jóvenes mexicanos con un triple riesgo a la infección por VIH.

Dicho esto, resulta fundamental que el Presidente de la República tome cartas en el asunto y defina una estrategia clara. Se está hablando de la salud sexual de un grupo en situación de vulnerabilidad y la falta de acciones provoca bajas.

No es necesario encontrar el hilo negro, y el gobierno en turno debe reconocer los esfuerzos realizados y los resultados obtenidos. Es menester de esta administración rendir un informe fundamentado de los avances de los compromisos internacionales. No puede desentenderse o renunciar a estos. Las organizaciones de la sociedad civil buscan una nueva generación libre de sida. Y no se podrá lograr sin el apoyo de la federación.

También lee: Espacios para la praxis sexual | Columna de Paul Ibarra

Nota Anterior

(FOTOS) Manifestantes bloquearon Eje Vial, piden liberar a un detenido

Siguiente Nota

Para Nava no es grave que Interapas patrocine viaje a 31 sanjuaneros