#Si SostenidoCinescape

Ford v Ferrari | Columna de José Miguel Fernández Rendón

Cinescape

 

¿Cuáles han sido tus metas imposibles?

En pocas palabras, ser el mejor en lo que te propongas. No hay mejor sentimiento que el triunfo y el éxito. Y aún más cuando todo parece estar en contra tuya. Te pueden decir que no tienes las habilidades, que no naciste para eso y muchas otras cosas más. Pero, ¿Por qué alguien te diría eso? Probablemente porque tenían la misma meta y se rindieron, y por esa envidia, ven tus habilidades y tu hambre de triunfar que tratan de hacer que te des por vencido sin siquiera seguir intentando. Todos nacemos con aptitudes y habilidades diferentes, sí, pero porque no podríamos desarrollarlas, mejorarlas, llevarlas al límite.

Desde la primer escena de esta película, nos muestran como toda la película será una carrera, todo se llevará hasta el límite sin tomar en cuenta las miles de consecuencias posibles.

Ferrari, los campeones de siempre; nacidos para ganar, el poder de cientos de caballos de fuerza con la elegancia Italiana. Los mejores pilotos del mundo, un sueño cumplido por parte de Enzo. Por el otro lado, Ford, una compañía estadounidense dedicada a la fabricación de vagones para moverse a la industria automotriz y con el ridículo sueño de derrotar a Ferrari en una de las carreras más difíciles de la historia.

Polos opuestos

Ken Miles (Christian Bale), un excelente piloto con falta de oportunidades, pero que jamás se rindió, acostumbrado a dejarse llevar por sus impulsos y sobre todo en sus instintos, siempre conduciendo hasta el límite.

Por el otro lado Carroll Shelby (Matt Damon), un gran piloto que hizo historia. Retirado por lo que nos es mostrado al principio de la película. Un hombre que piensa las cosas más fríamente, en algunos casos y un tanto más empático que Ken.

Le Mans ‘66

Un camino que costó más que sudor y sangre, un largo camino recorrido, prácticas diarias de más de seis horas al volante corrigiendo cualquier detalle, conociendo al auto, cómo reacciona en diferentes temperaturas, ambientes, suelos, etc.

Todo el esfuerzo de reconocer y mejorar el auto para que en la primera carrera, un directivo de Ford, no dejara correr a Ken quien es el que había puesto su tiempo y alma en mejorarlo. El resultado de esto fue negativo, el equipo perdió la primer carrera, el enojó era obvio, con Ken al volante hubiera sido diferente.

Ganar o no ganar, pero intentar

Para acortar la historia y que puedan disfrutar de esta película, los dejó con este pequeño aprendizaje que me dejó esta maravillosa película. Ford nos enseñó que a pesar de que tan mal estén las cosas, o que tan difíciles parezcan, lo imposible es imposible hasta que llega alguien a lograrlo, todo lo que aprendemos a lo largo de nuestra vida, en un momento fue difícil, para llegar a dominar cualquier arte o habilidad, hay que sufrir, intentar y fallar. Personalmente lo veo como inversiones y más allá que monetarias, esos sacrificios que estamos dispuestos a hacer por lograr lo que queremos; lo que nos apasiona. Ese sueño imposible que a veces podemos llegar a pensar, “a lo mejor está muy lejos”, y está bien pensar eso, es normal y a veces real, puede estar muy lejos, pero jamás estará más allá que tus habilidades y tus ganas de llegar ahí e incluso un paso más adelante.

“La valentía existe cuando sabes porque deberías tener miedo a las cosas, pero de igual manera y con ese miedo, las haces”.Christian Bale

También te puede interesar: Inheritance | Columna de José Miguel Fernández Rendón

Nota Anterior

Por despido injustificado de militante, el PAN pide cuentas a Xavier Nava

Siguiente Nota

Hay 10 trabajadores municipales con covid-19: vocera