CiudadDestacadas

Escuela en SLP fue robada 5 veces en dos semanas

La institución brinda atención a niños de escasos recursos con problemas físicos y psicológicos

Por Ana Silva:

Personal que labora en el Centro de Atención Múltiple “Dr. Roberto Solís Quiroga”, escuela que atiende a niños de educación especial, reportó a La Orquesta que esta institución ha sido robada al menos cinco veces en lo que va del mes de septiembre. Los ladrones se han dedicado a causar destrozos incalculables dentro de las instalaciones impidiendo que en un futuro cercano se pueda hacer uso de estas.

“He trabajado en esa escuela por al menos 27 años y si se han dado situaciones parecidas, pero esto raya en la exageración, en dos semanas ya se metieron cinco veces”, detalló la maestra.

La escuela se encuentra en la calle Cóndor 225 en la colonia Las Julias primera sección, es decir a dos cuadras de la comandancia norte de la Policía Municipal.

La docente dijo que la última vez que este lugar fue allanado fue el pasado 12 de septiembre durante la madrugada. Quien se percató de la situación fue el velador de una secundaria que se encuentra a un costado. 

“Las primeras veces se metían por la parte de atrás, porque estaban construyendo una calle, pero estas últimas veces ya les vale y lo hacen hasta por la puerta principal porque nadie hace ni ve nada”. El centro no cuenta con un sistema de alarmas, solamente con barda y cableado.

“La primera vez la policía preguntó a los vecinos si habían visto o escuchado algo, porque todo lo que hicieron debieron haber hecho bastante ruido y nadie escuchó nada, también es entendible porque a la mejor temen por su seguridad”.

Entre los daños se encuentran el robo de material didáctico, computadoras y cámaras de vigilancia, también han destrozado puertas, protecciones y ventanas para entrar a la propiedad.

“Se robaron cámaras de vigilancia y para que no quedara evidencia también se llevaron las computadoras que guardaban las grabaciones, destruyeron los lavamanos para robarse el cobre, se metieron a la dirección y se llevaron las llaves de los salones, todos se abrieron y fueron destrozados. Ya lo hacen de destrozar por destrozar”.

Hasta ahora desconocen el monto que ascienden los daños, sin embargo, la profesora teme que si continúan los robos y no se recibe ayuda de las autoridades esta escuela no abrirá en al menos un futuro cercano o que definitivamente no volvería a abrir: “quienes acuden a la escuela son de bajos recursos, si se les pide a los padres de familia la cuota escolar, pero con eso no se alcanza para cubrir todos los daños ya causados”.

El Centro de Atención Múltiple “Dr. Roberto Solís Quiroga” es una escuela que atiende alrededor de 70 niños con necesidades educativas especiales de escasos recursos desde la intervención temprana, es decir desde los 45 días de nacidos hasta los 4 años de edad; a niños de preescolar, de los 4 a los 7; y primaria, con niños de 7 a 15 años. Entre el alumnado hay menores con síndrome de Down, con problemas neuromotores, sordos, con problemas esquizofrénicos, problemas neuromotores, autistas, con necesidad especial, etcétera.

“Me da tristeza que eso ocurra porque la escuela ofrece servicio a muchos niños con problemas y además son de escasos recursos y en tan poco tiempo destruyen lo que por tanto años nos ha costado tener, no somos escuelas que reciben mucho apoyo del gobierno y costo trabajo lo poco que ahí había”.

La maestra dijo que esperan recibir mayor seguridad de parte de las autoridades: “Queremos apoyo económico para arreglar la infraestructura del lugar y que, en el momento que la contingencia lo permita, los niños puedan regresar a clases, también esperamos la intervención de las autoridades y de la SEGE, no pueden dejar el problema en manos de cinco padres de familia que vivan cerca, ni tampoco en manos de maestros, ya nos rebasaron ¿Cómo lo solucionaremos? Yéndonos a dormir ahí a la escuela o comprando candados, porque los rompen, para ellos no hay obstáculos”.

 

Asesinan a trabajadora del gobierno de Xavier Nava

 

Nota Anterior

Comisión sin derechos | Columna de Víctor Meade C.

Siguiente Nota

Elegía de Callejón | Columna de José Antonio Motilla