Ciudad

“Es lamentable que la mala ejecución de una obra pensada para salvar vidas, provocara la pérdida de una” VSR

El hecho no debe usarse para descalificar la ciclovía

Por: Itzel Márquez

Ante el sensible fallecimiento de una persona de la tercera edad que transitaba por lo que será la ciclovía en la avenida Himno Nacional, Carlos Mancilla integrante del colectivo Vida Sobre Ruedas y secretario técnico de la Red Nacional de Ciclismo Urbano habló al respecto, dijo que “es lamentable que la mala ejecución de una obra pensada para salvar vidas, haya provocado la pérdida de una de ellas.”

Como primer punto expresó su dolor y condolencias para la familia ante esta irreparable pérdida, recordando que uno de los principales propósitos del colectivo al que pertenece es velar por la seguridad de los transeúntes y abogar porque la ciudad sea más amigable para todos.

Es preciso mencionar que este hecho se pudo haber prevenido, actualmente SLP no tiene las mejores condiciones para quienes transitan a pie o en bicicleta, existen banquetas maltratadas y de mala calidad, hoyos en las calles y coladeras sueltas, mismas que dificultan el tránsito de la población.

La responsabilidad de esta lamentable pérdida recae en quienes ejecutan la obra, quienes gestionaron la licitación de la obra y es importante que salgan a dar la cara, a responder ante los familiares, deben hacerse responsables de la seguridad de la obra implementada tanto la empresa como la Dirección de Obras Públicas.”

Desafortunadamente, algunos detractores de la ciclovía han utilizado este hecho para descalificarla, “pero cabe recordar que no se trata de una discusión sobre movilidad, va más allá, se trata de una vida y, es en lo que hay que centrarse en este momento.”

Por último, Carlos Mancilla recalcó que la organización se mantendrá vigilante de que las autoridades correspondientes den la cara y se responsabilicen por el hecho.

También lee: Ciclista falleció al caer en ciclovía de Himno Nacional

Nota Anterior

Ciclista falleció al caer en ciclovía de Carranza

Siguiente Nota

Meta, la empresa que ha vivido 30 años a costillas de SLP