marzo 2, 2021

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

El Silmarillion: un viaje por el mundo de J.R.R Tolkien | Columna de Edén Martínez

Publicado hace

el

Funambulista

 

“Do not laugh! But once upon a time (my crest has long since fallen) I had a mind to make a body of more or less connected legend, ranging from the large and cosmogonic, to the level of romantic fairy-story —the larger founded on the lesser in contact with the earth, the lesser drawing splendour from the vast backcloths— wich I could dedicate simply to: to England; to my country. “

-J.R.R. Tolkien, en una carta para Milton Waldman, 1951

 

El Silmarillion, publicado por primera vez seis años después de la muerte su autor, J.R.R. Tolkien, en 1977 (tras un largo proceso de edición hecho por su tercer hijo, Christopher Tolkien), es un libro que no se parece a casi nada que haya leído. No tiene la forma de una novela, pero tampoco es una serie de cuentos con cohesión temática, es otra cosa, es una Historia (ficticia), en el sentido que Heródoto le dio a la palabra: una recopilación de relatos largos y cortos, canciones e incluso poemas, ensamblados en una sola narración que hace las veces de Anales, de libro de Historia y de cantos legendarios (con la intención de que no llegue a desvanecerse con el tiempo la memoria de los hechos públicos de los Elfos, ni menos a oscurecer las grandes y maravillosas hazañas, así de los Noldor, como de los Orcos). Pero también es un canto mito-poético, una explicación trascendental del mundo, una cosmogonía con coherencia lingüística propia, poseedora de sus propios símbolos y significados.

Para los que no lo conocen, el Silmarillion narra la historia del universo que posteriormente daría vida a El Señor de los Anillos: los acontecimientos de la Edad Antigua. Dentro del mundo de ficción de la Tierra Media, en éste libro están los escritos que han sobrevivido el paso de los años, el único registro que queda de los tiempos inmemoriales, en su mayoría acontecimientos que ya han sido olvidados en la época en que sucedieron los eventos de la Comunidad del Anillo. Escritos reunidos y recopilados por Bilbo Bolsón (un extraordinario ejercicio de metaficción) en sus Traducciones de Élfico, en una de sus estancias (¿académica?) en Rivendell.

Portada del audiolibro

Esta antología o compilación está conformada por el Ainulindalë, donde se cuenta la creación del mundo (compuesto por Rúmil de Tirion); el Valaquenta, la historia de los Valar (de un autor desconocido); el Quenta Silmarillion, la historia de los Silmariles (compuesto de una variedad de fuentes); Akallabêth, de la caída de Númenor (Escrito en Góndor en algún momento de la Tercera Edad); y Sobre los anillos de poder (escrito enteramente por Bilbo Bolsón), un recuento históricamente más reciente donde ya se habla de personajes que aparecen en El Hobbit y en la trilogía.

Como estudiante de historia, no puedo dejar de imaginar con entusiasmo al diminuto Bilbo buscando documentos en la biblioteca de Elrond (Señor de Rivendell), paseando furtivamente de estante en estante, hojeando libros antiguos, recopilando fuentes, traduciendo lenguajes olvidados, copiando mapas y haciendo notas, todo para escribir la historia de los días antiguos. Y esto es aún más sustancioso si tomamos en cuenta que Bilbo Bolsón es una figura paralela a la de Tolkien, incluso una especie de alter-ego: el investigador de filología antigua que escribe sobre un hobbit que investiga y traduce la historia del mundo antiguo.

Esta curiosidad intelectual se respira en el Silmarillion y lo llena de detalles, tan sutiles que causan una ilusión de historicidad. ¿A qué me refiero con esto? El Silmarillion, como ya lo dije, es una narración del pasado, pero va más allá, describe el nacimiento del mundo, es un génesis, un mito de creación. Ainulindalë o la música de los Ainiur, la primera sección del libro, cuenta como Eru Illuvatar (dios), hace al mundo y le da vida a los Valar (algo así como ángeles, aunque parecen tener cualidades más de semi-dioses), uno de los cuales es la encarnación del mal, Melkor (el diablo). La segunda sección, Valaquenta, es una composición mitológica, habla de los Valar y los describe, pero sin el tono señorial del Ainulindalë. Así pasamos por el Quenta Silmarillion, que tiene un matiz más heroico, desde el punto de vista en el que los dioses ceden importancia a personajes más parecidos al hombre (los elfos), hasta Akallabêth y Sobre los Anillos de Poder, que puede decirse son ya narraciones históricas, en las que la magia y el mito van perdiendo cada vez más importancia. Estamos ante un despliegue de la historia similar al de Giambattista Vico: Hay una edad divina, una edad heroica, y una edad humana, que en este caso equivaldría a una edad sin magia.

El contenido es vasto, y para los que no están en contacto con el mundo Tolkeniano puede parecer demasiado. Lo que generalmente se recomienda es comenzar por leer la trilogía de El señor de los anillos o El Hobbit, y si estos atraen lo suficiente al lector, dar el gran paso al Silmarillion.

También lea: Los tipos duros no escriben poesía | Columna de Edén Martínez

#4 Tiempos

Ramón Villarreal pionero en salud pública en México | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

Uno de los pioneros en temas de salud pública en México, fue el Dr. Ramón Villarreal Pérez (1919-1978), potosino por adopción y formación, quien en su momento dirigió la Escuela de Medicina, hoy Facultad, de la UASLP, y quien gestionó y logró la construcción de su actual edificio, así como la implantación de la medicina moderna en dicha Facultad. Ramón Villarreal fue un fundador de instituciones de educación superior, pues al formar el Departamento de Fisiología en la UASLP sentó las bases de su gran proyecto educativo basado en un modelo modular en contraposición al modelo disciplinar común en la educación superior en México. En 1874 creaba la unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), y con ese proyecto regresaba al país después de estar trabajando en los Estados Unidos en medicina y en su enseñanza en América Latina por más de quince años, emprendía así el novedoso modelo educativo que implantaba en la UAM.

“En la UAM he encontrado muchos aspectos positivos. Simplemente el haber aceptado este reto: embarcarse en una innovación educacional, porque eso es la UAM-Xochimilco; la sola decisión de venir a estas instalaciones tan precarias habla de cosas positivas.

Vivir esto da una sensación de inquietud por lo desconocido. No únicamente los estudiantes la experimentan, también los docentes.

Queremos que en Xochimilco la enseñanza no se centre sólo en la Universidad, sino también en la comunidad social, porque sólo así incidiremos en el cambio de valores, tanto de los estudiantes como de los profesores. Para lograrlo es indispensable el constante contacto con la realidad”

Villarreal estudió medicina en la UNAM y viajó a Estados Unidos a proseguir sus estudios de posgrado complementando su preparación en gastroenterología se especializó en fisiología, siempre estuvo interesado en las ciencias básicas y se interesó mucho por los trabajos de Claudio Bernard, quien fue realmente el introductor del método científico en medicina. En su primera época de estancia en Estados Unidos estuvo en las universidades de Harvard, Madison y de Chicago hasta 1955, año en el que regresa a México a incorporarse a la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, donde impartiría la cátedra de fisiología y formaría el Departamento de Fisiología para ser luego director de la entonces Escuela de Medicina de la UASLP.

En este periodo comienza a gestar un nuevo diseño académico impulsando la investigación y la educación en medicina, elabora un ensayo sobre la situación de la enseñanza de la medicina y configura el concepto de departamentos, que llevaría años después al proyecto modular de la UAM-Xochimilco.

Ramón Villarreal, al terminar su gestión como director de la Escuela de Medicina de la UASLP en 1959 fue invitado por la Organización Mundial de la Salud, OMS; a trabajar como asesor de educación médica en los programas para América Latina, con sede en Washington, DC; ahí formó lo que sería el Departamento más importante de la OMS, el departamento de formación profesional. Desde ese momento se involucró en el tema de la salud pública, pues su formación originaria fue en el campo de la fisiología y gastroenterología. Obtuvo así su maestría en salud pública en la Escuela de Higiene y Salud Pública John Hopkins en Baltimore. En su momento estuvo postulado para ocupar la dirección de la OMS. 

En la enseñanza de la medicina fue un pilar en toda Latinoamérica. En sus últimos años fue presidente de la Fundación Mexicana para la salud. Publicó alrededor de 43 artículos científicos relacionados con la formación de recursos humanos como base para aumentar la calidad y cantidad de atención a la salud, con énfasis comunitario.

Colaboró con un grupo internacional de distinguidos epidemiólogos, en la publicación de Epidemiología, Guía de Métodos de enseñanza, editada por C.R. Lowe y J. Kostrzewski, publicado en varios idiomas y del cual se basan para tomar los modelos de contingencia usados en epidemias como la que ahora padecemos del coronavirus. Ramón Villarreal fue el promotor de la escuela de salud pública en nuestro país, y sus contribuciones ahora se vuelven importantes.

También lee: Dos potosinos galardonados con el Premio Nacional de Ciencias y Artes | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

#4 Tiempos

La reforma judicial | Columna de Víctor Meade C.

Publicado hace

el

SIGAMOS DERECHO.

 

Para los estudiantes de los primeros semestres de la carrera de Derecho, los paseos no pueden faltar. Bien pueden ser simpáticos días de campo en el congreso local, un paseo por los juzgados o incluso —con una labor logística más demandante— una visita a un penal.  En mi caso, el tour guiado se llevó a cabo en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Después de los protocolos de seguridad a la entrada, de apagar los celulares y de observar por varios minutos los murales de José Clemente Orozco, Cauduro y otros, procedimos a observar una muy interesante sesión de Pleno, donde se discutía un proyecto de la recién nombrada Ministra Yasmín Esquivel, quien, por cierto, estaba ausente.  

Al término de la sesión, la treintena de estudiantes primersemestrinos tuvimos la fortuna de charlar con dos ministros. Aquí abro un pequeño paréntesis para precisar un poco sobre el contexto. Apenas un par de semanas antes, el presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, había sido sujeto de críticas: había aparecido en el programa de John Ackerman y Sabina Berman y publicado unos polémicos tweets. Por el contrario, casi ningún otro de los y las ministras tenía cuenta de Twitter; mucho menos habían salido a dar entrevistas a ningún medio. Considerando ese escenario, mis preguntas a los dos ministros fueron: ¿Cuál debe ser la relación de los ministros con la vida pública del país? ¿Por qué hay tanta distancia y tan poca comunicación entre la Corte y la ciudadanía?

Ciertamente, es un tema bastante complejo. Por ejemplo, en la Corte Suprema de Estados Unidos, el perfil ideológico de las y los jueces que la integran es conocido desde antes: al tribunal constitucional llegan jueces que son abiertamente conservadores o liberales, según el proyecto de nación del presidente que les haya nominado. En México, el perfil ideológico de las y los ministros se especula analizando sus sentencias y el sentido de sus votos; rara vez aparecen en medios de comunicación; y, para la gran mayoría de la población, la Corte y sus sentencias son completamente irrelevantes, debido al silencio que genera la poca difusión de lo que ahí se decide.

En ese sentido, los ministros me respondieron que lo que buscan es preservar su autonomía y garantizar la división de poderes. Comentaron que durante los 15 años que dura su encargo, los ministros y ministras dejan de asistir a restaurantes, reuniones sociales, bodas y eventos con políticos, incluso aquellos a los que han sido invitados por la Presidencia de la República. También, dan muy pocas entrevistas y no se enfrascan en discusiones sobre el sentido de sus votos. La regla general es que los tribunales sean herméticos, con el objeto de alejarse de cualquier presión que busque influir en lo que se decide en la Suprema Corte; además de ser muy cuidadosos con los simbolismos que puedan demeritar la legitimidad del Poder Judicial.

Traigo a colación esta anécdota para analizar uno de los cambios más importantes que vendrán para la Corte.

El viernes pasado, después de haberse aprobado en el Congreso de la Unión y en 18 congresos locales, la Cámara de Senadores emitió la Declaratoria de Reforma Constitucional, referente a la propuesta de reforma que presentó el Ministro Presidente Arturo Zaldívar el año pasado. Así, en estos días deberá publicarse en el Diario Oficial de la Federación la reforma a siete artículos constitucionales, la promulgación de dos leyes —la Ley de Carrera Judicial y una renovada Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación— y reformas a diversos códigos y leyes secundarias.

La iniciativa fue presentada por Zaldívar en una Mañanera, al lado de López Obrador, de Olga Sánchez Cordero y del Consejero Jurídico de la Presidencia, Julio Scherer Ibarra. La imagen por sí misma fue un tanto bochornosa para la (al menos aparente) independencia que le caracteriza al Poder Judicial. Desde ese momento, el ministro Zaldívar ha tenido poco recato en mostrar su cercanía al Poder Ejecutivo, que impulsó esta reforma muy decididamente.

La autonomía de la Corte estuvo nuevamente cuestionada después de que Zaldívar decidiera romper la regla tácita de que el ministro presidente es el último en presentar sus argumentos al revisar un caso. Durante el debate de la consulta popular, Arturo Zaldívar se asignó la palabra a sí mismo antes que todos y recitó lo que parecía un discurso más político que jurídico, validando la constitucionalidad de la materia con argumentos, por llamarles de una manera, muy endebles.

Más recientemente, Zaldívar acudió a la inauguración de una de las pistas de Santa Lucía. ¿Qué estaba haciendo ahí? Nadie lo sabe; menos cuando los grandes proyectos de infraestructura se están decidiendo en la Corte.

Del contenido de la reforma se dice que fue redactada únicamente en la oficina de Zaldívar; no hubo colaboración con otros ministros, ni con la academia, ni con otras instancias del Poder Judicial. No obstante, haciendo un balance muy general, podemos conceder que el saldo es más positivo que negativo. Por una parte, hay un fortalecimiento a la carrera judicial; mayores herramientas para el combate a la corrupción, nepotismo y violencia de género; y se mejora también a la defensoría pública. Por otra, la reforma contempla una modificación a la manera en que se generan criterios jurisprudenciales: ahora todas las resoluciones del Pleno votadas por una mayoría de ocho votos serán vinculantes para todos los jueces del país. Además, la reforma prevé facultar a los organismos constitucionales autónomos de los estados para que también puedan aplicar controversias constitucionales.

Del lado negativo, la reforma es omisa en hacer algún pronunciamiento sobre el trágico Tribunal Electoral. Además, no hace ninguna modificación al agotado método de designación de ministros, así como al tema de las renuncias. Uno esperaría que después del escándalo de Medina Mora, alguien tomara cartas en el asunto.

Zaldívar ha logrado su cometido y la reforma ha sido aprobada casi exactamente como él la concibió. Con estas modificaciones, es muy probable que la Corte transite a la onceava época del Semanario Judicial de la Federación con él como abanderado de dicho cambio.  Con la reforma, también ha conseguido dotar de mayor poder al presidente del Consejo de la Judicatura Federal, cargo que ocupa el presidente de la Suprema Corte, o sea, él. En resumidas cuentas, Zaldívar ha venido a romper con el paradigmático comportamiento discreto de los ministros; ahora ha adherido su discurso al de la 4T, está activo en redes y acude a inauguraciones (pero no acude al aniversario de la Constitución, por ejemplo). Habrá que prestar atención a sus siguientes movidas. ¿Cómo cambiará su relación con el Ejecutivo, ahora que su reforma fue aprobada? ¿En dónde lo veremos en 2024, cuando termine su encargo?

También lee: Corte de caja | Columna por Víctor Meade.

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Un gato en el estómago | Columna de Juan Jesús Priego

Publicado hace

el

Por

LETRAS minúsculas.

 

En su Anatomía de la melancolía (obra que vio la luz por vez primera en 1621), Robert Burton cuenta la historia de una mujer que creía haberse tragado una serpiente. Ahora bien, como ésta era una cosa altamente improbable (¿quién en su sano juicio hubiera podido hacer algo como esto?), el médico que la veía llegó a la conclusión de que la mujer no estaba muy en sus cabales que digamos, y, para curarla, ideó la siguiente estratagema: primero la hizo tomar un vomitivo; luego, sin que ella lo advirtiera, colocó una serpiente muerta en el fondo de un bacín, diciéndole:

«He ahí el tremendo bicho que tanto la atormentaba, mi estimada señora». Cuando la mujer vio que el animal se hallaba por fin fuera de su cuerpo, se sintió aliviada. ¡Excelente terapia!

Otro caso curioso contado por el mismo Burton es el de un caballero de Siena que tenía miedo de ir al baño, pues creía que, en cuanto lo hiciera, la ciudad se ahogaría bajo el río de sus orines. Aunque la vejiga estaba a punto de estallarle, el caballero se contenía estoicamente. Para curarlo, otro médico, tanto o más ingenioso que el anterior, mandó tocar las campanas de una iglesia vecina y le dijo al enfermo en tono gravísimo que Siena se consumía en ese momento bajo las llamas y que únicamente él podía salvarla, si quisiera. Ante advertencia tan severa, el enfermo accedió a orinar, y si no salvó a Siena de las llamas, sí salvó por lo menos su estropeada vejiga.

Estos ejemplos muestran con bastante claridad que los médicos del pasado no eran tan ingenuos como a algunos les gusta imaginar. Sin embargo, la curación no siempre es tan sencilla, como demuestra este otro caso tomado de la vida real:

Un hombre se quejaba constantemente de un fuerte dolor de estómago. «¿Sabes? –le dijo un día a su mujer-, me da la impresión de que lo que tengo adentro es un gato». La esposa le dijo que eso no era posible y que lo mejor que podía hacer era ir a consultar a un gastroenterólogo lo antes posible. Pero el hombre persistió en su idea. Sí, lo que lo arañaba por dentro era un gato, un enorme gato de afiladas uñas.

«Esto ya no es asunto del gastroenterólogo, sino del psiquíatra», pensó la mujer, terriblemente afligida. Y a partir de entonces todos sus esfuerzos se concentraron en convencer a su esposo de que tenía que someterse a uno de esos inofensivos tratamientos psicológicos que a la larga no le podían hacer más que bien. Tras diez mil ruegos, el marido accedió a ir por fin a una clínica neurológica.

-¿Qué es lo que sentimos? –preguntó el psiquiatra, mirándolo con burlona atención.

-Lo que sentimos, doctor –respondió el hombre-, son unos terribles arañazos provocados por un gato que llevamos dentro.

El especialista se le quedó mirando largamente. Y, tras pensárselo durante unos instantes, dijo en tono confidencial:

-Sí, es probable que se trate efectivamente de un gato. En todo caso, no es ésta la primera vez que le sucede a alguien una cosa semejante.

-¿Es, digamos, una enfermedad común?

-¡Más común de lo que usted se imagina, mi estimado amigo!

-Me aterra pensar que dentro de mí pudiera también haber ratones, doctor, pues, de no ser así, ¿a qué diablos se habría metido el gato? –dijo el hombre casi llorando de pesar.

El psiquiatra hizo abrir la boca a su paciente, le examinó la garganta con una lamparilla y dijo finalmente:

-En efecto, amigo mío, anda por ahí un gato de respetables dimensiones: acabo de verle la punta de la cola. ¡Ah, pero no se preocupe usted, que ya me encargaré yo de que salga pronto de ahí! Si le parece bien, mañana mismo, a las diez, procederemos a realizar la operación.

-Me parece bien –dijo el paciente.

Al día siguiente, el psiquiatra lo anestesió, simuló una operación complicadísima, mandó a un muchacho del barrio a que le trajera un gato callejero, le torció la cabeza, y tan pronto como el enfermo volvió en sí, le dijo gritando de alborozo:

-He aquí el gato que tanto lo molestaba, querido amigo. De ahora en adelante podrá usted vivir en paz.

El paciente miró el gato detenidamente; finalmente, dijo con desilusión:

-Lo siento mucho, doctor, pero el gato que usted me muestra es negro, y el que a mí molesta adentro es gris.

¡Para amargarnos la vida, los humanos somos unos expertos! Nos ahogamos en vasos de agua. Una vez, según cuenta el doctor M. Scott Peck en su libro La nueva psicología del amor, una mujer que acababa de intentar suicidarse fue a verlo a su consultorio y le confió: «Intenté matarme porque no soporto vivir en esta maldita isla» (se trataba de la isla de Okinawa, donde ambos, médico y paciente, residían por entonces). «¿Por qué es tan doloroso vivir en Okinawa?» –le preguntó el doctor-. «Aquí no tengo amigos. Estoy siempre sola» –respondió sollozando la mujer-.

«Eso es malo. ¿Por qué no ha hecho amistades?». «Tengo que vivir en una urbanización de Okinawa donde ninguno de mis vecinos habla inglés». «¿Por qué no va a la zona residencial norteamericana o al club de mujeres para entablar alguna relación?» –insistió el médico-. «Porque mi marido se lleva el coche para ir al trabajo». «¿Y no podría llevarlo usted misma al trabajo, puesto que está sola durante todo el día y se aburre?» –siguió insistiendo el doctor-. «Es un coche con el cambio de marcha manual, y yo no sé conducirlo; sólo sé conducir los que tienen caja automática». «Pues podría aprender a conducirlo». «¿En estas carreteras? –gritó indignada la mujer-, ¿es que quiere que me mate?».

En lo dicho: con algunos no hay remedio. Pero si hay alguna conclusión que sacar de estas historias, que las saque el lector, que yo con habérselas contado me doy por satisfecho.

También te puede interesar: Somos las personas más fastidiosas | Columna de Juan Jesús Priego

Continuar leyendo

#ElNotón

Xavier Nava, ¿en Morena?

Opinión