#Si SostenidoVoluta

El descubridor de la invención de América | Columna León García Lam

VOLUTA VII.

La receta: Panecillos para diputados principiantes

Ponga usted a batir huevos, azúcar y mantequilla a punto de nieve. Agregue sabores: vainilla, esencia de nuez o zumo de naranja. Añada con delicadeza harina cernida hasta lograr una masa esponjosa. Ponga a reposar. Luego coloque en capacillos la masa y hornee durante algunos minutos hasta lograr un tono dorado en los panquecitos. ¿Deliciosos? Espero que sí.  No olvide un gesto fundamental: antes de batir, primero debe romper los huevos y deshacerse de los cascarones, de no hacerlo, el resultado será un desastre, como una ley electoral que no consultó debidamente a las comunidades indígenas. ¿Escuchaste Congreso?… para que entiendas alcaldía.

El librero: El descubridor de la invención de América

Durante mucho tiempo se celebró el 12 de octubre como el “día de la raza”. En mi infancia, recuerdo haber gozado de ese asueto, que los niños de aquel tiempo disfrutábamos sin cuestionarnos la razón de por qué la llegada de Colón a estas tierras era importante. Hace algunos años, cuando se cumplieron 500 del “encuentro de dos mundos” surgió una disputa entre dos grandes historiadores de México: Miguel León Portilla y Edmundo O’Gorman. Al primero, le habían encargado los festejos oficiales por tal suceso, al que O’Gorman se opuso fehacientemente, afirmando que, como no se puede descubrir lo que no existe, no se puede celebrar un supuesto “Descubrimiento de América”. Por esa razón, el Dr. Miguel León Portilla propuso un cambio de nombre, lo llamó: “Encuentro de dos mundos”. La disputa continuó, por supuesto, tan apasionada e interesante como cualquier “encuentro” de dos grandes pensadores.

Es por eso, estimadas y estimados dos lectores de la Voluta, les sugiero desempolvar, antes de que se lancen a destruir las estatuas de Colón, dos textos maravillosos al respecto del suceso histórico de 1492:

La Invención de América de Edmundo O’Gorman. Edición publicada por la Secretaría de Educación Pública y el Fondo de Cultura Económica, por la Colección, Lecturas Mexicanas, número 63.

Y el artículo del Dr. Miguel León Portilla, llamado “Encuentro de dos mundos” publicado por la revista Estudios de Cultura Náhuatl del Instituto de Investigaciones Históricas, en su número 22 de 1992.

Si quieren seguir con el chisme, sobre la respuesta, contundente y hermosa de O’Gorman, les dejo aquí esta liga a La falacia histórica de Miguel León Portilla – sobre el «encuentro del Viejo y Nuevo Mundos»

http://revistas.ucm.es/index.php/QUCE/article/download/QUCE8787120017A/1768

 

El monstruo devorador

Dos cualidades poseen los monstruos: además de feos resultan insaciables. Los habrá tontos como los zombies, astutos como algunos vampiros, lentos como el del pantano o rápidos como el alien, pero todos son voraces… Recuerdo a un personaje noventero al que le decían “el comegalletas” era un señor muy serio que asistía con mucho entusiasmo a casi todos los eventos culturales de San Luis para obtener una cena -relativamente decente- de los bocadillos que sirven en cada evento como brindis. Su apodo era un recuerdo de aquel monstruo azul de nuestra niñez: “el comegalletas”. Sobre el hambre monstruosa, desconocemos con cuántos cerebros se llena un zombie o cuántos litros de sangre emborracha a un vampiro, pero han de ser muchos. Así, todos los monstruos comen, devoran insaciablemente algo de su predilección: monstruos que se comen la cola, los que comen planetas, universos y hay otros que devoran fondos: empiezan por El Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios, siguen por los Fondos para paliar desastres, cuando se los terminan siguen con los fondos para combatir enfermedades como el dengue; así continúan con los fondos para la cultura, las artes, la ciencia (fideicomisos)  y terminan comiéndose las Afores de los retiros de los trabajadores. Así son: horribles y voraces monstruos.

 

También lee: El precipicio | Columna de León García Lam

Nota Anterior

Defensa de "Alejandro N." Ex funcionario del DIF logró reposición del proceso. Nuevamente fue vinculado

Siguiente Nota

El covid-19 también afectó a la Casa del Migrante en SLP