#Si SostenidoColumna de Jorge Ramírez PardoEnred@rte

Conato de “Golpe suave” a AMLO | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

 

El realizador de cine documental Carlos Mendoza Aupetit, estuvo el pasado sábado en San Luis Potosí para la presentación de su último filme, «En nombre de la libertad. 4T y Ultraderecha».

La película inicia recontando momentos relevantes en la carrera política de Andrés Manuel López Obrador, desde sus inicios hasta la toma de posesión  como presidente de México.

Luego aborda la reacción adversa a su triunfo de la ultra derecha mexicana, con el apoyo de conocidos comunicadores (entre ellos, Ciro Gómez Leyva, Sergio Sarmiento, Joaquín López Dóriga) e intelectuales derechistas (Enrique Krauze, Jorge Castañeda, Héctor Aguilar Camín, el literato peruano Mario Vargas Llosa y los expresidentes Vicente Fox y Felipe Calderón); ellos amplifican acciones del mandante vistas como erratas y/o contradicciones. También son comparsa acciones de grupos de choque, en apariencia espontáneos,  patrocinados e, incluso, capacitados por empresarios mexicanos y agencias internacionales.

PONER LAS BARBAS A REMOJAR

Hay un eje rector en la película, esto es, vislumbrar el intento latente de aplicación en México y contra López Obrador, la teoría del politólogo estadounidense Gene Sharp de “golpe (de Estado) suave” o “golpe blando”.

Sharp plantea: los golpes de Estado mediante la fuerza y las armas son obsoletos; hoy se combate con “armas sicológicas, sociales, económicas y políticas”. Para ello, muestra una fórmula con cinco pasos para derrocar gobernantes

  1. Ablandamiento, a través de algunos medios se crea malestar y desesperanza social.
  2. Deslegitimación, mediante la difusión de comentarios adversos al gobierno, mofas y noticias falsas.
  3. Calentamiento de las calles, con la promoción de constantes movilizaciones de protesta. Ejemplo en México: acusar a AMLO de criminal, luego del accidente aéreo cuando perdió la vida la gobernadora de Puebla.
  4. Combinación de todas las formas de lucha: corren rumores, se crea una falsa carestía, se acusa al gobierno de incompetente y se inician causas judiciales injustas contra gobernantes. Ejemplo, la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, en este momento suspendido a causa de la imputación de un juez.
  5. Fractura institucional, Causas judiciales prosperan, los medios lo apoyan y los gobiernos caen.

Dicho esquema, plantea el documental, ya se aplicó en diversos lugares de Latinoamérica con apoyo de consorcios económicos internacionales y la intromisión del gobierno de Estados Unidos, a través agencias como la CIA y/o la USAID (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional).

  • En 2009, Manuel Zelaya fue destituido de la presidencia de Honduras con el apoyo de Washington.
  • 2012, destitución del presidente de Paraguay Fernando Lugo.
  • 2015, la oposición argentina intentó que el asesinato de un fiscal le fuera imputado a la entonces presidenta Cristina Fernández.
  • 2016, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, fue destituida por presuntamente haber violado una ley presupuestaria, y ese mismo año el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva fue encarcelado acusado de corrupción, sin pruebas, y como el candidato más popular para volver a ser presidente de Brasil, se le mantuvo en prisión para allanar el camino al militar golpista Jair Bolsonaro.

ENSAYO FALLIDO EN MÉXICO

También muestra el documental,  lo acontecido en México, cuando entre 2003 y 2004, Vicente Fox, desde la presidencia de México, impulsó el desafuero de AMLO;  no lo consiguió, pero sí la consumación del fraude electoral de 2006 para que no llegara entonces a la presidencia.

PERIODISMO DE ANTICIPACIÓN

El documental presenta con gráficas animadas el entramado de redes de “oposición” y sus patrocinadores de trabajo desestabilizador, de desinformación y violencia realizado por grupos y personas específicas que operan en el continente y cómo inciden en México.

Una de ellas, “Students for liberty”, recluta estudiantes en universidades públicas mexicanas y busca registrar a la agrupación juvenil ultraderechista “Ahora nosotros” como partido político ante el Instituto Nacional Electoral.

Muestra  la USAID que asiste a grupos extremistas y opositores en Venezuela y otros países de la región, así como a fundaciones y sociedades que argumentan defender la libertad. Otros auspiciantes de estos grupos son las, también estadunidenses, Red ATLAS, Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés), y el Instituto CATO, que recibe fondos de las Industrias Koch, el segundo conglomerado industrial de Estados Unidos. Todas tienen filiales en México o patrocinan organizaciones en el país. Una de sus aliadas visibles es la conferencista guatemalteca Gloria Álvarez, coautora del libro “El engaño populista”, proyecto para el cual tuvo el apoyo de Enrique Krauze y Mario Vargas Llosa; Vargas, por cierto, también relacionado con CATO y Red Atlas quienes le patrocina su “Fundación internacional para la libertad”.

Se señalan vínculos entre CATO y la llamada “Operación Berlín”, auspiciada también por grupos empresariales para orquestar una campaña sucia contra López Obrador durante la contienda presidencial pasada, con la participación de Enrique Krauze, quien primero lo negó y luego lo asumió.

También hay referencia a la judicialización del aeropuerto de Santa Lucía y las amenazas veladas de Donald Trump quien, en comentarios del analista Carlos Fazio, le aplica a México una ley de excepción que le considera enemigo de Estados Unidos y, por otra parte, juega con amenazas y chantajes contra su “socio” comercial.

En suma, el documental «En nombre de la libertad. 4T y Ultraderecha»,  hay amenazas más que latentes contra el gobierno de López Obrador, descrito como de centro izquierda, no radical, cuya apuesta antineoliberal aún está por confirmarse, según plantean los académicos entrevistados Enrique Pineda, Pascualina Curcio, Gibrán Ramírez Reyes y Carlos Fazio.

El tema continuará…

Luego de la presentación del documental, hubo diálogo con el público asistente. Sentados, al centro el director de la película Carlos Mendoza, a la izquierda, Carlos Fazio y a la derecha Ignacio Betancourt, académicos que aportaron comentarios y análisis. De pie, el moderador Jorge R. Pardo.

 

También lee: Neofascismo allá y acá | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

"El Norteño" puso el ambiente y las risas en la Fenapo 2019

Siguiente Nota

En Interapas contrataron a un director de Finanzas sin título, denuncian