#Si SostenidoColumna de Jorge Ramírez PardoEnred@rte

Los nepotes Herrera y Fonseca, sumadores de restas | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

 

RECUENTO DE DAÑOS

Cuando inició su cuatrienio como gobernador, Horacio Sánchez (1993-1997) encumbró a su amigo Eudoro Fonseca (sobrino del exgobernador Fonseca Álvarez) como director inicial del Instituto Potosino de Cultura, IPC, en sustitución de un Consejo Estatal para la Cultura y las Artes, CEPAC, de blanda y gris existencia liado a intereses del PRI de entonces e incluso dirigido por priistas en desgracia o ajenidad a los propósitos institucionales.

Fonseca sobrino, pronto incorporó a su equipo a Armando Herrera Silva, sobrino de Fernando Silva, quien luego sería gobernador.

El CEPAC era la duplicación, casi a calca, de otra institución ya existente, el Instituto Potosino de Bellas Artes, IPBA, de vigoroso aliento inicial y motor, durante un lustro, más 35 años de declive con una sola dirección.

ACLARACIÓN.- Las instituciones referidas, llevan el apellido de culturales y no son tales, porque no inciden como pudieran/debieran en la macro-estructura económico/política/social, ni la interrogan ni la refieren; al contrario, salvo excepciones emanadas de la creatividad independiente, son un débil y desarticulado ejercicio de promoción a expresiones artístico/artesanales de predominio decorativo y laudatorio al poder.

Nepotismo, por su parte, se denominó en el Vaticano al gobierno de los nepotes o sobrinos de los papas. Acá es el mandato de sobrinos, compinches y recomendados de gobernadores.

CONTINÚA LA SUMATORIA DE OBESIDAD EN RETROCESO CUALITATIVO

Durante el mandato del gobernador Silva (1997-2003), continúo al frente del IPC Eudoro sobrino y colocó como segundo en el mando a Armando sobrino.

Andando los días, en un punto de flotación decadente, abandonaron el barco, salvados del naufragio por aquel engendro de estulticia llamado Sari Bermúdez, a quien Fox presidente colocó al frente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Más tarde, el gobernador Marcelo de los Santos (2003-2009), convirtió el IPC en Secretaría de Cultura y colocó al frente al matehualense/chilango Roberto Vázquez, gerente astuto (con la ayuda de funcionarios aún en activo, inventaba empresas fantasmas para auto-contratarse servicios a costos inflados). Este duplicó e infló salarios en puestos directivos. Con ello afianzó el cacicazgo burocrático colectivo iniciado por los sobrinos de gobernadores.

El gobernante Fernando Toranzo (2009-2016), tuvo varios secretarios de Cultura que dieron continuidad al cacicazgo colectivo.

En el diario La Orquesta, con textos firmados de dos años a la fecha, así se ha consignado el fenómeno caciquil referido –sin atención ni réplica por parte de los implicados-:

”Toc toc, señores gobernador y secretario de Cultura… a desmontar la flema”

La debilidad de mando y escaso tino para tomar decisiones en tiempo y forma han distinguido durante 3 años en San Luis Potosí al binomio gobernador-titular de Cultura, 

Unos días antes (de asumir su cargo) cuando se le preguntó al titular de Cultura, cuáles eras sus impresiones frente a la responsabilidad que asumía. “Recibo un barco semi-hundido”, contestó. “Caray, dijo su interlocutor, pero viene usted del área de Ciencias del mar de la SEP y, por tanto, con experiencia naval”. 

Hoy el navío parece naufragado.

Febrero 11, 2019, “Suma de restas”

Nunca desde nunca se había percibido en la localidad tal rechazo y hasta repudio en el sector cultura/artes a un funcionario. La alusión es la señora Laura Elena González Sánchez, directora saliente del Centro de las Artes, CEART.

Abril 17, 2019, “El Castillo de la impureza”

No es fácil hablar bien ni mal de Eudoro Fonseca recién designado director del Centro de las Artes. Es competente burócrata, hombre del sistema pri/panista y civilizado.

Luego de semanas de especulación, necesarias para modificar en su favor una cláusula incómoda; un fantasma denominado Consejo directivo impone para los potosinos en el Ceart al hidrocálido, asignado hace años por sus amigos gobernadores priistas para desmontar cacicazgos individualistas y construir el propio colectivo vigente. Por cierto, comandado hoy, por su máximo discípulo en gatopardismo y flema, Armando Herrera, en el cargo de secretario de Cultura.

COLOFÓN DE SINSABORES

Un anuncio y texto inusuales, publicados por la Secretaría de Cultura provocaron reacciones:

Armando Herrera- secretario de Cultura SLP-:

La Secretaría de Cultura y el Centro de las Artes de slp(sic), ante las declaraciones manifiestas publicadas en redes por Hugo Lázaro Aguilar, rechazan inequívoca y determinantemente toda forma de violencia de género o de conducta que incite o atente contra los derechos, la dignidad o la integridad de las mujeres o de cualquier persona.

En consonancia con esta posición, y POR* consideración a la grave situación de violencia que vive el país y POR* respeto a quienes han externado públicamente su malestar POR* (re sic) la publicación y anunciada presentación del libro, Poesía Reunida del citado autor, hemos decidido retirar el libro del catálogo de publicaciones de la Secretaría de Cultura y cancelar la presentación del mismo programada para el 29 de agosto próximo en el Ceart.

*Los POR originales son con minúsculas, la pobreza idiomática sí es del autor firmante como secretario de Cultura

La presentación de un libro, primero arropado y producido incluso con sorprendente cobijo cuando a cualquier escritor le niega la Secretaría de Cultura tal privilegio, y luego su cancelación, provocó, dicho con terminología de hoy, viralización y reacciones como estas:

  • SÓLO LA RENUNCIA DE ARMANDO HERRERA Y EUDORO FONSECA PUDIERAN INICIAR LA LIMPIA EN EL ENLODADERO DE CULTURA.
  • Ya hicieron demasiado daño y han obstruido el relevo generacional.
  • Han obstruido, no solo el relevo generacional. Sino a artistas que tuvimos que emigrar por falta de apoyo, a pesar de logros inobjetables.
  • Que Eudoro Fonseca, primero se rente para presentar un poemario, luce como un hecho convenenciero (uy, qué plural, qué aperturo) para limpiar su vapuleada imagen de la manera tramposa para llegar a su cargo actual. Que luego se retracte es otro acto también convenenciero (es un ejercicio de moral o doble moral; como la del «Alazán» Gonzalo Santos; moral en tanto engendro de un árbol que da moras. En este hecho no cabe la ingenuidad.
  • LA PREGUNTA OBVIA. ¿No leyeron el libro que dieron a publicar? Lo anunciaron con bombo y el propio Fonseca lo iba a comentar.
  • El secretario de Cultura, Armando Herrera Silva, antes subordinado de Eudoro Fonseca y hoy su jefe de pandilla, carecen de autoridad moral para el rasgado de vestiduras y golpes de pecho.
  • EL SECRETARIO DE CULTURA SLP Y SU DIRECTOR DEL CENTRO DE LAS ARTES SLP, (SON) LOS ÚNICOS RESPONSABLES DEL ASUNTO LLAMADO HUGO LÁZARO AGUILAR.

@PEnredarteSLP

 

También lee: Conato de “Golpe suave” a AMLO | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

El desempleo creció en San Luis Potosí; ¿cuánto?

Siguiente Nota

"La gente quiere bachear las calles", asegura Xavier Nava