febrero 29, 2024

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Carta a la mamá del que escribe estos apuntes | Apuntes de Jorge Saldaña

Publicado hace

el

APUNTES

 

Amigos y amigas, hijos de nuestras respectivas mamás.

En ocasión tan especial, comparto con ustedes un texto que me lo dictó desde hace mucho el corazón y ésta noche solamente lo escribí.

Es una carta a un ser tan maravilloso que hasta Dios, no pudo resistirse a tener una propia.

Vaya esta carta también para ustedes mis amigos, tanto a los que tienen el privilegio, como yo de tener a nuestra madre, como aquellos que la tienen ya en el cielo.

Hola mamá, hola madre: Días, noches y todo en orden.

Te mando y publico esta carta como el único regalo que sé que en realidad quieres, y que yo deseo con todo el corazón obsequiarte.

Me enseñaste que los hechos dicen más que las palabras, pero son las palabras la vía en que mejor sé comunicarme.

Vive en paz madre, mi regalo es decirte con amor infinito, que mis tormentos los encontré todos fuera de la casa y de tus brazos.

Lo que encontré en calor de la familia que formamos mi papá, Rossy, tu y yo, fueron siempre dulzuras, amores, enseñanzas y valores.

No sufras por mi, yo estoy bien y en orden, y como ya lo sabes, las decisiones buenas y malas que he tomado han sido todas mías.

Tu criaste a un hombre con esas capacidades, todas, incluidas las de equivocarme y reconocerlo.

Te recuerdo de verde y blanco, te recuerdo trabajando, entregada en tu vocación de enfermera, entregada siempre en tu sacrificio por nosotros, pero también por los demás.

Estoy seguro que no ha tenido jamás el Seguro Social a una trabajadora tan dedicada.

Quiero que sepas que en todos esos años, el beso con el que a diario te despedías de mi para irte a trabajar en el Seguro de Cuauhtémoc en tu turno de urgencias, lo llevo tatuado en el alma para siempre y me acompaña noche a noche.

Te recuerdo manejando la Brasilia ¿te acuerdas? Jajaja, nos llevabas a mi al kínder y a Rossy a la primaria. Llegabas corriendo, mi papá hacía el sándwich y a manejar temeraria para estar a tiempo.

Te recuerdo muy valiente, generosa y muy franca.

Te recuerdo de muchas veces que te fui a buscar al hospital y me sé de memoria todas las cosas buenas que los doctores y tus compañeras me decían de ti. Eres admirable.

Te confieso que lo que me anima siempre en momentos difíciles, o que cuento cuando disfruto mis más altas alegrías, es aquella anécdota que siempre cuentas de cuando nací.

Haces unos ojos especiales cuando platicas que nací muy grande, de no se cuántos kilos, y que mi cabeza era desproporcionada a mi cuerpo.

Siempre se te sale una sonrisa cuando repites que el doctor que atendió mi nacimiento sugirió: “Rosita, a este muchacho ya póngale mochila y mándelo a la escuela”. Presumida.

Me has consentido demasiado, lo tengo que decir con mucho orgullo.

Gracias porque me abrazaste aquel día en que me asaltaron, aquel diciembre en que regresé devastado de México, el otro en que me consolaste porque llegué con el corazón destrozado, y por acompañarme súper elegante en aquel vestido con el que fuiste a mi boda.

Recuerdo también tus aplausos emocionados en esos pequeños triunfos de la vida en los que tú y mi papá me han acompañado.

Cuando mis poesías, cuando la escolta, cuando la Banda de Guerra o la banda de Rock, cuando la guitarra, o cualquier graduación.

Me acuerdo cuando me disfrazaste de ratón, de pitufo, de espadachín o de danzante. Me acuerdo de ensayar contigo bailar el Querreque potosino, o que con paciencia me oías dar mis primeros acordes de guitarra.

Si, ya sé que también te he dado momentos muy malos (Eso hubieras pensado antes jajaja ntc)

Pero no te pido perdón nada más porque ya lo tengo, me lo has regalado en cada ocasión, incluso en esas en que mi cabezota mucho se tardó en reconocer y solicitarlo. Así de buena eres.

En realidad creo que ni siquiera les puedo llamar momentos malos y si acaso, fueron episodios desordenados de mi autoría, por lo tanto no cu entan para ti, sino para mi historial delictivo en mi larga lista de la ingratitud.

“Eres la mejor mamá del mundo”, te escribí alguna vez en la primaria en un portarretrato torpemente construido por mi. Me quedé corto: Eres la más buena de todo el universo.

También eres una gran mujer, profesionista, íntegra, siempre bondadosa en todas las circunstancias, tanto en las tormentas como en los oasis al lado de nosotros dos y de mi papá. Eres roca, eres nuestro pilar.

Confieso y presumo que siendo ya el semejante hombre hecho y derecho que soy, aún eres la mamá que me le sopla a la sopa si está caliente o me coces un botón cuando se caen, todavía me dices párate derecho y ponte suéter. Así de tierna eres.

Eres la de verde y blanco que se quitó el uniforme de enfermera profesión a la que entregaste mucha vida, pero de lo que jamás pudiste jubilarte es de la vocación de ayudar a los demás.

Eres mi primera socia de negocios, mi maestra en emprender cuando hicimos aquellas temporadas en que vendía flanes y me resultó bastante rentable. Buenos tiempos.

Te debo mucho, y nunca me cobras.

Te quiero mucho, aunque lo diga poco.

Se que he sido muy ingrato, pero en mi defensa te diré que es porque me has dado demasiado al grado de no alcanzar en justicia, agradecerlo todo.

Tú me enseñaste a rezar, a comer (papaya no ¿ok?) y a viajar con la imaginación a través de todos esos cuentos y libros que me regalaste.

Me inspiras y se me inflama el pecho de ternura al saber que “la señora Rosy” como todos te dicen, o la “santa de tu madre” como se refieren a ti mis amigos, seas tú, mi mamá.

La de blanco y verde, la del trabajo incansable, la que siempre está ahí, la del portarretrato a mano, a la que dedico mis triunfos, a la que debo y debo y debo tanto.

A la que amo, amo y amo tanto, esa eres tú.

Eres la líder que nos enseñó, en los ochentas, cuando nadie hablaba del tema, sobre la igualdad de genero en todas las circunstancias.

Eres de quien aprendí a valerme por mi mismo, a tratar por igual al más rico y al más pobre, a valorar a todos, a respetar a los adultos y a siempre saber que se puede aprender.

Eres la razón por la que sé rendirme nada más ante Dios, y por la que me queda claro que siempre será mejor dar que recibir.

Me fascina cuando pienso en ti y en esa historia que compartes de tu primer Fíat, o cuando imagino tus alegrías de aquellos días de tu juventud en que estuviste en tus grupos de baile.

Admiro tu entereza cuando, contra todo pronóstico, te lanzaste en aquella empresa de buscar a tu papá en Tula Hidalgo. Fuiste a encontrar la verdad y la paz para todos, él incluido.

No juzgaste y diste tranquilidad a Tita, a la que no dejaste en ninguna circunstancia, hasta esa última en que se despidió de nosotros para siempre tomada de tus manos. Eres muy valiente.

Gracias mamá, gracias madre y no olvides tu regalo:

Mis tormentos son míos, no los encontré en tu casa. Ahí solo tuve, tengo y tendré dulzura.

Vive tranquila madre, que este cabezón que tienes por hijo, gracias a ti, sabe lidiar con cualquier tormenta.

Días, noches y todo en orden.

Tu hijo que te ama, tu “obra maestra”:

Jorge Francisco Saldaña Hernández.

También lee: Cuenta regresiva para el día “Cero agua” | Apuntes de Jorge Saldaña

Continuar leyendo

#4 Tiempos

American Wedding o “la peor película que he visto en años” | Columna de Guille Carregha

Publicado hace

el

Criticaciones

 

En un esfuerzo por variar la temática de estas columnas, procederé a no hablar mal de una película mexicana de la que posiblemente nunca hayan oído hablar, para enfocarme en un bodrio estadounidense del que es más probable que sí tengan conocimiento. Pero, primero, un simpático párrafo para ponernos en contexto.

La serie de películas de American Pie es, sin duda, un artefacto de su tiempo. Algunas personas dirán que deberían quedarse ahí y no salir. La primera película salió en 1999 y, entre la selección musical de puras bandas de pop punk californianas y varios chistes bastante problemáticos, como la “hilarante” idea de transmitir a través de internet a una mujer desnuda sin su consentimiento, se podría decir que eso de envejecer con gracia no le salió muy bien. O sea, sí, mucho de lo ahí presentado mucha raza dirá que era “normal en aquella época”, pero la verdad es que ya era bastante cuestionable de entrada, solo que socialmente muy poca gente se atrevía a decir en voz alta que aquello no estaba chido. Pero si las vemos recordando que 1999, y los subsecuentes 2000es fueron la época cringe de la humanidad, pues están como cotorras.

Por mi parte, yo le tengo cero cariño nostálgico a la saga. De entrada, no tuve la oportunidad de conocer a la serie en su época dorada porque, además de que no se me permitía ver “esas películas peladas” a mi tierna edad de 11 años, no fue sino hasta 2014 que me di el tiempo de ver American Pie por primera vez. Y, efectivamente, me pareció que estaba cotorra. Y, pues ya. Me la pasé bien, me dio grima al por mayor en varios momentos, pero daba la impresión de que la película tenía el corazón en el lugar correcto. Solo que su corazón era problemático y un poco misógino. Pero, ahí estaba, más o menos bien puesto.

Ahora, existe un señor relativamente famoso en el mundo de la existencia humana, un tal Bob Dylan. Este señor de quien se pueden decir muchas cosas, excepto que tiene una voz angelical, en algún momento de la vida decidió tener un hijo. Posiblemente tuvo más, pero el que nos interesa es un sujeto llamado Jesse Dylan, quien decidió aventurarse a ser director de cine por un período de 5 años – entre sus obras maestras, se encuentra la tercera parte de American Pie, American Wedding.

A juzgar por lo que se ve en esta película, puedo asegurar que Jesse Dylan tiene cero sensibilidad artística y, claramente, la única razón por la que consiguió obtener el puesto de director en este bodrio es por resaltar su apellido con un marca textos amarillo en su currículum y porque la productora pensó que sería una excelente herramienta de publicidad el decir que el hijo de Bob Dylan se encargaría de cerrar la trilogía de American Pie.

Hacer películas de comedia es complicado. Aunque parezca que el punto es sólo agarrar una cámara y grabar idiotez y media para después fingir que hay una historia que une todos los gags que tienes en la memoria de la cámara, lo cierto es que hay que tener un sentido innato de ritmo, una capacidad de dejar a los chistes respirar lo suficiente como para que sean entretenidos, pero no tanto como para que se desinflen en un triste intento de hacer reír a la gente. O sea, no es nomás llegar y poner doscientos momentos que te hagan decir “LOL qué random” o “jojo qué políticamente incorrecto jojo” y cobrar tu cheque.

O sea, Jesse Dylan hizo exactamente eso, pero se supone que no es así.

De entrada, alguien tomó la terrible decisión de hacer que, en una película basada enteramente en el matrimonio del personaje principal de las dos películas anteriores de la serie, el protagonista de esta “aventura” sería el sujeto que EXPLÍCITAMENTE se nos dijo varias veces que nadie quería y a quien nadie consideraba un amigo, el ente que desde el principio fue creado para ser un personaje incidental cuya única descripción era ser “extremadamente desagradable y malhablado”; Stifler. Literalmente hay varios diálogos en las otras entradas de la serie donde los personajes dicen “Solo aguantamos su presencia para poder ser invitados a sus fiestas”. Nadie tiene momentos íntimos con él, siempre se quejan de los problemas innecesarios en los que los mete, y es el ejemplo de ser despreciable que todos los personajes de las películas usan como base para saber cómo no ser. La primera película termina en que los personajes principales se dan cuenta que intentar ser como Stifler es una de las misiones de vida más tristes que podrían haberse puesto a sí mismos.

Y, entonces, él se convierte en el personaje principal de la tercera entrega de American Pie. De hecho, es el único personaje en todo este bodrio que tiene algo similar a un arco, y este arco es “ten piedad del pobre Stifler, supuestamente tiene un buen corazón aunque nunca lo ha demostrado y desde siempre lo único que le ha importado es tener sexo con todo lo que se mueva y ser genial – pero también es un humano complejo que, no sé, tiene la capacidad de amar o una pendejada así”. DENTRO DE UNA PELÍCULA QUE ESPECÍFICAMENTE HACE ALUSIÓN A LA BODA DE OTROS DOS PERSONAJES EN SU TÍTULO

. No, no. Stifler. Ese es quien nos interesa.

Bueh, al menos hace algo más que Kevin quien está ahí por obligaciones contractuales para con el actor, pero que, si no estuviera en la película, la película no cambiaría en absoluto.

Y, el monstruo de espagueti espacial bendiga a Sean William Scott, quien tiene la capacidad de ser muy querible y hacer de personajes interesantes en otras películas, pero que no ha tenido la mejor de las suertes con su filmografía, pero aquí hace un pésimo trabajo. Y culpo enteramente a Jesse Dylan y su inhabilidad innata de entender qué es un chiste o cómo contarlo. La culpa es de él por no saber dirigirlo, no de Sean por no saber actuar.

Durante los tortuosos 100 minutos en donde te obligan a “disfrutar de las locuras de Stifler” cuando podrías estar, no sé, viendo el screensaver de Roku y pasártela mil veces mejor, lo único que puedes ver es a un señor adulto intentando aparentar que es uno más de la chaviza. Lo único que Sean William Scott hace es exageras sus expresiones faciales a niveles inimaginables para ser “gracioso”, mientras imposta la voz como estudiante de comunicación inseguro que cree que debe tener un tipo de dicción específica para “tener voz de locutor”. O sea, no es como si parte de la personalidad de Stifler nunca haya sido “muevo la cara bien chistoso cuando digo idioteces”, pero, cuando antes era un “oh, mira, el personaje cree que eso lo hace ser más querible e interesante”, aquí de verdad es un “¿por qué ese señor arrugado está pretendiendo que tiene 19 años y mueve sus arrugas de maneras inhumanas?” Da pena ajena. Pero, mucha. Me sentía mal por él. No podía dejar de pensar cosas como “¿tantas deudas tiene que se tuvo que rebajar a esto?” y me preocupaba por su salud financiera.

Como si eso no fuera poco, uno de los set pieces principales es cuando Stifler entra a un bar. Pero, esperen, es divertido, ¡porque es un BAR GAY! ¡Y ÉL NO SABE LO QUE ES UN BAR GAY! ¡EN 2004! ¡UN AÑO DESPUÉS DE QUE SE HICIERA POPULAR LA CANCIÓN GAY BAR DE ELECTRIC SIX! ¡NO ES ACASO LO MÁS HILARANTE!

Ese es el nivel de comedia que tenemos aquí, gente. Y, de nuevo, no es como si chistes como “¿a poco no estaría cagado que blink-182 estuviera en la computadora viendo un stream con un changuito en el hombro?” fueran grandes ejemplos de humor inteligente en las otras películas de la serie, pero por lo menos se tomaban la decencia de no durar 9 minutos.

Al final, después de, obviamente ser la causa principal de arruinar una boda que, no sé, podría haber sido un evento interesante en donde ver cómo los personajes principales maduran respecto a tener que ser adultos, dejando de lado sus ideales infantiles e intentando ver de qué manera van a navegar a través de sus vidas independientes, Stifler soluciona todo con un acto exagerado, improbable y que no balancea en absoluto todo el mal que realizó de manera consciente a lo largo de la película. Pero se esforzó. Así que, podemos concluir que es bueno. Y, por lo tanto, muy querible. Y se merece todas las recompensas materiales que el filme le quiera entregar. Como conseguir que la chica a la que estuvo manipulando durante toda la película para tener sexo le diga que, al final, si lo quiere.

No sé si el terrible guión que se armaron para este bodrio podría haber sido salvado por un mejor director, pero, definitivamente, Jesse Dylan no aportó nada positivo a la película. Qué bueno que ya se dio cuenta que no tiene habilidad para dirigir comedias y se convirtió en un productor más. Ojalá no le de una crisis de mediana edad y quiera volver.

También lee: Un documento llamado “Trivialidad superficial” (Pero que según es profundo, dicen) | Columna de Guille Carregha

Continuar leyendo

#4 Tiempos

12 Soles de mi Soldadito de Oro ¡¡¡Felicidades!!! | Columna de Luis Miguel Dorador

Publicado hace

el

Un fin de semana sin celular

 

Cuantas cosas pasan en un fin de semana sin celular….. pero cuando tu número de celular lo tienen todos o cuando alguien lo filtra en redes toooodo cambia y también pasan cosas.

Es increíble cómo suceden situaciones que parecieran un juego de ping pong en el que a un derechazo le sigue una respuesta de revés (literal). La semana pasada provocó la inconformidad del ejecutivo federal una publicación en un medio informativo internacional en relación a la posibilidad de un vínculo entre la familia presidencial y el crimen organizado (específicamente con el segmento de los dedicados a los delitos contra la salud) y eso fue suficiente para que ese “derechazo” fuera respondido por el “pater familias” de la parte aludida y entonces se hizo público el número celular de una periodista extranjera y como eso no era suficiente, luego se empezaron a filtrar en redes los números de puros personajes de la política mexicana tanto directos como indirectos pero todos de primera fila… el caso es que al final de la semana la plataforma digital de videos YouTube bajo de sus servidores una mañanera y entonces las redes sociales dejaron de ser benditas y ahora son “autoritarias”… pues entonces ¿a qué estamos jugando? Si me sirven son benditas y si me siento atacado por una reacción lógica por mi imprudencia, ¿se vuelven perros del mal? ¡Cuanta contradicción! Eso me recuerda una publicación en la que hablaban de alguien que con tantísimo poder consideraba a sus súbditos como aliados o, mejor dicho a sus aliados como súbditos y los demás, enemigos.

La polaridad es lo más detestable que existe, pues eso solamente nos demuestra el odio de quien la va marcando en todos los sentidos, pero en México seguimos teniendo una forma de “amor apache” (con todo respeto a los pueblos originarios de Norteamérica), valga la expresión, que como canta Alejandro Fernández, “…te quedas o te vas, me quieres o me olvidas…”.

Y mientras el Potrillo hacía gala de su presentación en Guadalajara Jalisco, inició el fin de semana con una fiesta de cumpleaños muy agradable en la que además de taquitos rojos deliciosos, hubo tequila y cerveza, envueltos en una hospitalidad de alta vibración por el onomástico de Carmen y que llegan los Caballeros de México para ponerle un toque especial a la reunión con una hermosa interpretación de cada uno de los temas que interpretaron con muy bonitos arreglos y bueeeeeno, cuando un mariachi además de sus básicos trae consigo cuatro violines, dos trompetas y un arpa, todo lo mágico puede pasar y así, si dan ganas de bailar hasta que se caliente la duela.


¡¡¡Muchas Felicidades Carmela la pasamos increible!!!

El sábado fue un día de mucha corredera porque mi soldadito de plomo cumplía años al día siguiente y cuando tienes el presupuesto recortado pero el flujo no alcanza por la falta de pagos, todo se hace más intenso, pero nunca imposible para poder hacerle su festejo a quien representa tantas cosas importantes en tu vida como lo es un hijo.

Esa corredera nos hizo imposible asistir a los 50´s de mi Carnal Jorge Martínez Herrera, con quien me disculpo por no haber podido asistir a su festejo y aunque agradezco el cariño con el que respondió a mi disculpa con un “nos hiciste falta” le reviro diciéndole que me hicieron más falta a mi los momentos para festejar con tanto afecto su trayectoria en este plano existencial, y que me siento muy orgulloso de haber coincidido en esta vida y te la debo Carnal.

Finalmente, llegó el domingo y desde temprano hice una selección de fotos de los momentos que pasamos juntos en los últimos años mi Soldadito de Plomo y yo y las monte en un video para ofrecérselo como regalo y no sé pero hacerlo me recordó lo mucho que hemos vivido y lo mucho que me ha enseñado con su sonrisa y esa manera que siempre ha tenido desde que nació de ver el mundo con tanta alegría. Pues luego de jugar con sus amigos más cercanos y disfrutar de una buena empapada nos comimos la pizza y los cupcakes que preparó su abuela, antes de que cerrara el Parque Tangamanga que, como siempre digo, ese es un tesoro de todos los potosinos y es primordial cuidarlo porque lo vale y es gratis.

Cerramos el festejo disfrutando de un pastel de elote y chocolate mientras proyectábamos en la TV la serie “Avatar: La Leyenda de Aang” que les recomiendo ampliamente.
¡¡¡Gracias Chómipro por hacerme tan feliz!!!
¡¡¡TE AMO!!!

…..ánimo que ya casi es viernes!!!

También lee: Vámonos de marcha que es fin de semana, dijo el español | Columna de Luis Miguel Dorador

Continuar leyendo

#4 Tiempos

La física que indaga el interior de la materia | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

El desarrollo de la ciencia en México ha contado con extranjeros que han contribuido de manera importante a la generación de nuevo conocimiento y la formación de recursos humanos en áreas que se consideran estratégicas para el país, apoyando al mismo tiempo la consolidación de nuestras instituciones. En el caso de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí varios de estos personajes han puesto su impronta a lo largo de setenta años. Entre estos personajes han figurado varias mujeres de las cuales hemos dado cuenta en esta sección en anteriores entregas, como el caso de Susana Speratti en el área de las Letras. La presencia de mujeres es un agregado para despertar vocaciones y marcos de referencia para el desarrollo de la mujer en el plano profesional en el país. Una de ellas, que ha colaborado en el área de la física es Mariana Nikolova Arenhovel Kirchbach investigadora que fue del Instituto de Física de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Mariana Kirchbach, se pensionó recientemente de la UASLP después de colaborar por más de veinte años, con una actividad muy productiva que le llevó a publicar una gran cantidad de artículos de investigación, graduar a un buen número de estudiantes de licenciatura, maestría, y, doctorado y participar en la formación de estudiantes de ciencias.

La Doctora Mariana Kichbach llegó a México en 1996 para incorporarse primeramente en la Facultad de Física de la Universidad Autónoma de Zacatecas, para entonces venía como una física consolidada y comenzaría a participar, a su vez, en la consolidación de instituciones de investigación en física mexicanas. Ingresa a la Universidad Autónoma de San Luis Potosí incorporándose a la planta de investigadores del Instituto de Física, siendo de las primeras mujeres en hacerlo.

Mariana Kirchbach nació en Bulgaria y se convertiría en una física germano-bulgara, obteniendo su maestría en ciencias físicas en la Universidad de Sofia y un doctorado en el Instituto Central de Investigación Nuclear Rossendorf en Dresden Alemania y otro en la Universidad Técnica de Dresden.

En esta institución estuvo trabajando como investigadora desde 1990 hasta 1995, con el nombramiento de Researcher Privatdozent, antes de venir a México.

A nivel mundial contribuyó en temas de investigación de interacción de espines con el campo electromagnético, degeneración de estados de nucleones excitados hidrogenados. En San Luis Potosí colaboró con el grupo de investigación en Altas Energías del Instituto de Física de la UASLP en temas como Decaimiento Raro de Kaones, Física de Partículas Elementales, Instrumentación para Detección de Partículas, Interacción Débil, Fenomenología en Bajas Energías, Dinámica Chiral.

El espectro de excitación es un aumento de la energía de las partículas al ser irradiadas por fotones, o sea luz, con lo que pueden observarse y estudiarse simetrías que permiten estudiar la estructura interna de la materia. Así Mariana Kirchbach contribuyó al entendimiento de la estructura de las partes fundamentales de la materia.

En la librería universitaria se encuentra a la venta uno de sus libros, que si bien es de temas avanzados sobre física, en particular la relatividad especial, cuyo contenido presenta tratamientos innovadores en la enseñanza de ese tema clásico derivado de las aportaciones de Einstein y que marcan nuestros tiempos modernos. El libro lleva como título: classical ans special relativity at the core of quantum mechanics, de las ediciones del Instituto de Física de la UASLP.

También lee: El sentimiento incorporado a la palabra en la obra de Gabriela d’Arbel | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

Opinión