#4 TiemposColumna de Óscar EsquivelDesafinando

Cambiamos o nos quedamos como estamos | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

 

Las costumbres son leyes no escritas, no se plasman en algún papel, ni mucho menos se dictan, se hacen porque así nos las enseñaron, de generación en generación, se heredan y con el tiempo se arraigan, están en el ánimo de todos. Buenas o malas, las costumbres viven en nosotros. Algunas muy profundas, tanto que llegamos a amarlas, emocionarnos cada vez que la accionamos, las recogemos en libre albedrío y en total libertad.

Las costumbres alguien las introdujo, podría ser un padre, algún religioso, o un político que fue generando una costumbre, existiendo un consentimiento común en tomarlas como suyas, retenidas férreamente por quien las introdujo, aun cuando el pueblo no las desee. Cuando son malas, es mejor mutilarlas, aunque duela.

Los hábitos solo se esfumarán cuando exista otro hábito de mayor relevancia y conveniencia de la gente. En sus enseñanzas filosóficas, el griego Epicteto, esclavizado por Roma la mayor parte de su vida, decía que: para deshabilitar un hábito, cual fuere, debe escudriñarse el momento cuando podríamos estar seguros, de eliminar de nuestras vidas una costumbre equivocada.

“¿Estás acostumbrado al placer? Dómalo con el dolor. Si vives en la pereza, ponte a trabajar ¿Eres iracundo? Toma con paciencia las injurias, ¿Eres aficionado al vino? Bebe solamente agua. Haz lo mismo con todos los vicios y veras que no trabajaste en vano”.

Las malas costumbres no las puede remediar una buena ley, persistirá más la dejadez y el abandono, que acostumbrarse al orden y a la observación de buenos hábitos y esto precisamente es lo que estamos viviendo, un verdadero caos y desorden en casi todas las actividades económicas y sociales del país.

La corrupción y la impunidad, dos costumbres heredadas desde la colonia, llevadas al extremo de hacerlas un arraigo permanente desde familias enteras que viven de la corrupción, delincuentes que continúan haciendo fechorías gracias a la impunidad.

Hemos observado cómo los órganos del estado encargados de procurar justicia están sometidos y en algunos casos involucrados en actos corruptos, por ello, tanto delincuente común y de cuello blanco paseando por las calles como si nada ocurriera, se sienten libres de pecado, tanto que sus vidas las llevan de tal modo que parecen monjes franciscanos, austeros y sin culpa, cuando en verdad son más diablos que el propio Mefistófeles, arrastrando a otros a delinquir como ellos.

Con el afán de adentrarnos en lo que pasa por nuestras mentes para continuar con estas nefastas costumbres de creernos todos ciertamente corruptos, achacándole al sistema ser el autor intelectual de la introducción de la madre de todos los males… la corrupción.

Buscando culpables de la podredumbre, el presidente López Obrador los ha llamado “la mafia del poder”, “chayoteros del sistema”, “fifís”, ¿pero se habrá dado cuenta que la corrupción no se acabará nunca solo en el discurso?; si bien el sistema neoliberal que impuso desafortunadamente el PRI de los ochentas hasta nuestros días dejó una estela de pobreza, marginación, violencia, no es una razón absoluta para comprometer lo ya construido.

Dilapidar los recursos del país, eso también es corrupción, desatender un orden judicial o un amparo de parte de algún magistrado, eso también es corrupción y abuso del poder.

Se han conjugado muchos factores, para que un buena parte de la población comience a dudar de las decisiones que toma el Ejecutivo, por ejemplo: el metrobús de la región de La Laguna, que comprende Gómez Palacio y Lerdo, en Durango y Torreón, Coahuila. En una “asamblea” como hoy le llama la cuarta transformación a los mítines, un puñado de personas decidieron a mano alzada el destino de movilidad de la región tan extensa con una falta de transporte digno y seguro. AMLO con una frase simple, la echó por tierra: “por mayoría se cancela la obra”. Lo peor, ya con un avance del 70 por ciento.

¿A qué nos estaríamos acostumbrando? ahora el presidente nos quiere desacostumbrar, acabando con la corrupción pero, mermando la ya de por sí mermada economía ¿sería la respuesta?.

Ejemplos muchos, coherencia poca. La izquierda debe ser progresista, vanguardista, con ideales universales de libertad e igualdad, fraternidad, todo esto conservando lo bueno, lo construido, dignificando la política social, desterrando al corrupto, encarcelarlos, no a costa de la inmovilización administrativa y la desarticulación institucional, como lo ha hecho con el ejército mexicano, sobajado, pisoteado, humillado por delincuentes.

EL SAN LUIS QUE NUNCA CAMBIARÁ

De verdad, estimado lector, ¿no está hasta la coronilla, aburrido, harto, abrumado de tanta politiquería barata?, ¿de que una camarilla de años sea quien mueva los hilos y destinos del estado? Sean azules, rojos, verdes, todos padecen de un gran mal: conservar costumbres anquilosadas y la falta de sentido común hace ver las deficiencias de la observación del gobernante.

Hoy todos quieren quedar bien con los de izquierda, los morenos color marrón. El presidente municipal, aceptando la construcción de un centro para migrantes, apoyado por supuesto por el gobernador, quien en aras de no verse manchado, hace lo que le dicte la federación, al son que le toquen: Ciclovías con pintura barata, obras para vialidad sin concluir otras en construcción, abandono total de proyectos Pymes en el interior del estado, infinidad de recursos tirados a la basura, con proyectos de muchos años y en marcha.

PARA LOS PRIISTAS

Priistas:

La costumbre puede cambiar, abran los ojos, Pesina Rodríguez, Elías, con todo y su figura bonachona, está preparando el camino para entregar al partido al mejor postor y a quien les garantice una cómoda transición, sin exabruptos y les permita caminar cómodamente por los Campos Eliseos de París o circular por estas calles empedradas, con baches y una vialidad de envidia de las mejores capitales del mundo, en una camioneta SUV de un millón de pesos.

Cambiemos lo que no sirve. Si eso nos hace felices de no cambiar, entonces somos de otro planeta, comodinos, acomodaticios y verdaderamente apáticos.

Nos saludamos pronto.

También lee: Incertidumbre en guerra de palabras | Columna de Óscar Esquivel

Nota Anterior

Condenaron a “La Manada” a 15 años de cárcel por violación grupal

Siguiente Nota

Saucito y Prados, las colonias con más casos de violencia de género