enero 15, 2021

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Defender la soberanía | Columna de Víctor Meade C.

Publicado hace

el

SIGAMOS DERECHO

La reciente detención en California de Salvador Cienfuegos hizo parecer, aunque sea por unos días, que la casa de naipes sobre la que aún se sostiene la libertad de Enrique Peña Nieto y compañía está cayendo — en manos americanas pero cayendo al fin. El gusto duró poco y Cienfuegos ya está en su casa sin medidas cautelares ni declaraciones ni cuentas bancarias congeladas por la UIF. Ahora la competencia de investigarlo y de proceder en su contra es de la Fiscalía General de la República y del Tribunal Militar, sin embargo, la recolección de pruebas podrá tardar meses o incluso años. La promesa que hizo México a la Fiscalía estadounidense de juzgarlo en territorio nacional, sinceramente, promete poco.

Lo que nunca nos imaginamos es que Cienfuegos ya libró una casi asegurada sentencia que lo pondría de por vida en una prisión estadounidense gracias a un tratado de cooperación bilateral entre México y Estados Unidos, que garantiza que se informe al país de las investigaciones llevadas a cabo contra funcionarios de alto nivel. El presidente pide confianza, pero poco se puede confiar en un sistema de justicia en el que, como ha sucedido en innumerables ocasiones, capturan a un funcionario y, por faltas al proceso o en la integración de las carpetas, un experimentado penalista consigue la absolución. Poco se puede confiar, también, después de ver la manera en que se ha desenvuelto el Caso Lozoya.

El papel que ha jugado Estados Unidos con la impartición de justicia a mexicanos ha sido importantísimo. Es una realidad que los ciudadanos sentimos cierto alivio y tranquilidad cuando nos enteramos de que el narcotraficante mexicano del momento ha sido aprehendido y juzgado en territorio estadounidense. Ciertamente el elemento de la aprehensión o captura adquiere una importancia menor; no hay tanto problema con que lo detengan aquí o allá: lo importante es que sea juzgado en tribunal americano para que cumpla con la pena carcelaria en una prisión estadounidense, ya que de las prisiones mexicanas muchos se han escapado. Aunque la sensación es satisfactoria porque sabemos que se impartirá justicia, el trago sigue siendo amargo: ni las autoridades mexicanas ni los tribunales ni las prisiones mexicanas tienen la capacidad para un caso de esos. La poca fe está justificada.

Toda proporción guardada, podemos aplicar análogamente las premisas anteriores con los casos de carácter nacional que resuelve la Suprema Corte de Justicia. Nuevamente, había cierta sensación de alivio cuando alguna controvertida propuesta de ley, caso paradigmático o acto administrativo del Ejecutivo era impugnado y llevado ante el Alto Tribunal. Sabíamos que los y las ministras de la Corte llevarían a cabo un riguroso debate para poder tomar una decisión colegiada y con estricto apego al ordenamiento jurídico.

Recientemente, la polémica decisión de la Corte de avalar la consulta popular para enjuiciar expresidentes dio un importante borrón a la desdibujada entereza del Tribunal. Tanto la manera atípica en que el Ministro Presidente Zaldívar tiró línea y se otorgó la palabra a sí mismo para ser el primero en presentar sus consideraciones ante el Pleno, como los forzados argumentos de la mayoría restaron legitimidad al sentido en que resolverán los casos futuros que tengan relación con el gobierno actual.

Parece ser que el alivio de que tal caso se resuelva en la Corte y que tal persona sea juzgada en Estados Unidos tendrá que ponerse en pausa. Sin duda, lo más urgente es que la certidumbre de justicia y estricta legalidad se reestablezca en la Corte. El tema de los estadounidenses haciendo el trabajo de las fiscalías y prisiones mexicanas también tendrá que resolverse eventualmente. Sin embargo, hoy, Cienfuegos le representa a la FGR un momento de definiciones.

Las críticas y llamadas de atención a los encargados de procurar la justicia del país no son jeremiadas; es cierto que ni se irán al diablo las leyes y el Derecho si el Caso Cienfuegos queda impune, ni se acabará el mundo si la Corte adhiere su postura a la del régimen. Lo que sí sucede es que la consolidación del Estado de Derecho quedará aún más rezagada y con más dificultades para abonar a su fortalecimiento. Casos como el de Cienfuegos —y el del mismo Lozoya— no deben mancharse de juegos políticos ni estar a la orden de estrategias electorales. Si el Gobierno Federal y la Cancillería ya hicieron lo posible por defender la soberanía y traer a Cienfuegos para acá, más vale que el resultado de aquí sea el mismo que habría allá. La Fiscalía tiene que aprovechar esta oportunidad y demostrar su completa autonomía, así como sus más refinadas competencias para llevar ante la justicia a quienes lo merecen.

Lee también: Con motivo de la Revolución | Columna de Víctor Meade C.

#4 Tiempos

A demostrar | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

Arrancamos

América en la jornada 1 fue un rival complicado, San Luis viene de uno de los peores torneos se su existencia y América estrenaba entrenador y jugaba en casa. Aún así, el partido que planteó San Luis en esa difícil visita al Estadio Azteca, fue muy interesante y casi resulta en un valioso empate. Al final la jerarquía de los de Coapa terminó con el 2-1 final.

Hoy San Luis visita Aguascalientes, un partido de jornada dos donde ambos equipo sufrieron derrotas al arranque del torneo. Necaxa busca recuperar un poco de lo perdido ante Mazatlán, mientras que San Luis sale como nueva víctima dados los resultados recientes entre ambos equipos.

Hoy San Luis necesita demostrar que el buen futbol que mostró por momentos en el partido anterior, no son casualidad, debe demostrar orden y conjunción, y buscar corregir esos trágicos errores que le costaron puntos en el Azteca.

Pero maticemos las cosas, no estamos diciendo que San Luis merece ganar en esta jornada, ni que es mejor equipo que Necaxa, de hecho, ambos equipos rondan más la mediocridad que el buen futbol, digamos que es un duelo de los malos. Pero, es justo aquí, justo contra estos rivales, donde San Luis debe demostrar, donde debe buscar sumar para poco a poco alejarse de los últimos lugares. San Luis no es un equipo para ser campeón, San Luis es un equipo de mera sobrevivencia.

Esperemos al partido, ojalá que el marcador sea justo para lo que veamos en la cancha, pero sobre todo, que los aficionados que hoy estarán en la tribuna de estadio, se cuiden. Vamos a darle, y que veamos un buen futbol.

Lee también: Arrancamos | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Nuevos libros, para recorrer la extraordinaria historia de la ciencia potosina | J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

El cronopio

 

Escritos para niños, jóvenes y adultos se encuentran disponibles para su descarga gratuita, seis libros que tratan temas científicos que tienen la particularidad de rescatar cuestiones históricas un tanto desconocidas que sucedieron en San Luis Potosí, o que fueron protagonizados por potosinos. Los libros pueden descargarse en la dirección: http://galia.fc.uaslp.mx/museo/libros, o bien pueden solicitarse al correo electrónico: [email protected], donde también pueden enviar sus comentarios. Los libros en cuestión son:

Ojos hacia las telarañas cósmicas. Este cuaderno está dirigido a los niños. Presenta la historia de tres niños potosinos en diferentes épocas, donde se describen acontecimientos reales y de ficción. Dos de los niños son reales, Gustavo y Abril; Fidel es un personaje creado que pretende representar al niño del campo del semi desierto potosino. Los tres son atentos escrutadores del cielo que son atraídos por las luces que lo iluminan. Los acontecimientos narrados son reales, en cuanto a fenómenos observados en San Luis Potosí, y así,se repasa algo de historia de la ciencia potosina. El niño Gustavo es el importante físico potosino Gustavo del Castillo y Gama que construyera el Laboratorio de Radiación Cósmica en San Luis Potosí y observara por primera vez en México los productos de la interacción de la radiación cósmica secundaria en su cámara de niebla que construyera en el Instituto de Física de la universidad potosina.

 

Proyecto Fénix: vehículo suborbital para experimentos de microgravedad. A través de varios experimentos, indicados de forma general y dejando abiertas las explicaciones y extensiones de los mismos, recorremos conceptos muy básicos asociados a la propulsión de cohetes, así como al principio de microgravedad; con ello abrimos la puerta para que los niños y jóvenes puedan introducirse al campo de experimentación en microgravedad y puedan hacer planteamientos que eventualmente se realicen en los vehículos suborbitales en su modalidad de Laboratorio de Microgravedad, en el Puerto Espacial Cabo Tuna.

De la mano de la ciencia, cuaderno de paseo por la ciudad de San Luis Potosí. Recorre la ciudad de San Luis Potosí recreando acontecimientos relevantes de la ciencia potosina sucedidos en el siglo XIX.  San Luis Potosí es rico en estas historias, te invitamos a través de la lectura a recorrer las calles de nuestra ciudad y enterarte de las aportaciones que como mexicanos y potosinos debemos de sentirnos orgullosos. Conservemos los recuerdos y la dignidad de nuestros edificios, respetándolos y cuidándolos como representantes de la cultura potosina.

Juan María Balboltín, quien navegó del aire los abismos. El primer experimento con máquinas voladoras en México fue realizado en 1840 por Juan María Balboltín en el Centro Histórico de San Luis Potosí. La importancia del experimento y su repercusión mundial es tratado en el presente volumen, escrito principalmente para los jóvenes potosinos. Contiene una parte de la historia potosina que suele quedar en el olvido y que debe de llenar de orgullo a San Luis Potosí. El experimento de Balbontín y Gordoa, aunado a los experimentos de comunicación inalámbrica realizados por Francisco Estrada en los ochenta decimonónicos, de radiación cósmica por Gustavo del Castillo y el diseño y lanzamiento de cohetes en Cabo Tuna, ya en el siglo XX, sitúan a San Luis Potosí como cuna de la experimentación espacial en México.

Hombres… de buen destino. Se enfoca en personajes relacionados con el devenir de la Escuela de Física, así como algunas instituciones relacionadas, al igual que, en aquellos eventos académicos que han fincado cierta tradición. De esta manera, el libro realiza un homenaje a todos esos personajes, que con su esfuerzo y dedicación contribuyeron al desarrollo de nuestras instituciones, labor que debe de ser un ejemplo a las actuales generaciones, por el bien de la misma institución.

Julián Carrillo, el potosino que forjó un nuevo universo. El Sonido 13 es una de las propuestas musicales más ambiciosas en la historia cultural de nuestro país; tal vez la mayor. Sin embargo, también es una de las menos escuchadas y sus teorías son de las menos conocidas y discutidas. Bajo esta contradicción, en este libro se presentan una serie de disertaciones sobre la naturaleza de las directrices que componen el Sonido 13. De esta forma, se despliegan las relaciones entre el arte musical, la ciencia física y la filosofía que se entrecruzan al interior de este complejo sistema musical. Julián Carrillo, creador del Sonido 13, es también un personaje complejo, ¿cuál era el contexto cultural en el que se desarrolló su niñez y adolescencia en la ciudad de San Luis Potosí?, ¿pudo realmente descubrir los microtonos en 1895?, ¿qué pasó después de su muerte con el Sonido 13? Estas preguntas, entre otras más, guían los trabajos aquí presentados. Así, esta publicación no es más que una especie de cartografía que pretende desarrollar algunos caminos pendientes en la investigación, así como empezar a surcar algunos derroteros teóricos que, a juicio de los autores, faltan por realizar.

 

También lee: Los tres físicos potosinos representantes de la divulgación científica escrita en el país | J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Juez y parte | Columna de Víctor Meade C.

Publicado hace

el

SIGAMOS DERECHO

 

En el marco de la transición democrática con la salida del PRI de la presidencia, la necesidad de contar con una herramienta independiente al Ejecutivo que garantizara el derecho de la ciudadanía a acceder a la información concerniente a la administración pública era urgente. En ese contexto, el 30 de abril del 2002 fue aprobada por el Congreso la Ley Federal de Transparencia y, a raíz de ello, fue creado en ese mismo año el Instituto Federal de Acceso a la Información. Años más tarde, en el 2007, se elevó a nivel constitucional —previsto en el artículo 6— el derecho fundamental que todas y todos tenemos al acceso a la información pública.

De esta manera, las y los mexicanos tenemos el derecho de hacer una solicitud de información a cualquier organización pública o privada que reciba, genere o administre recursos de la Federación — por ejemplo, un centro público de investigación, la CFE, Pemex, la Secretaría de Salud, gobiernos municipales, estatales e incluso la Presidencia. En los casos en los que estos organismos no proporcionen la información en tiempo y forma al solicitante, el INAI (antes IFAI) tiene la facultad de obligar a que sean entregados los documentos solicitados. De igual forma, en el caso de que la información solicitada haya sido clasificada por el organismo correspondiente, el Instituto puede requerir su desclasificación si así lo determina.

Gracias a este instrumento facilitador de la rendición de cuentas, la sociedad civil ha conseguido acceder a documentos y datos que destaparon casos de gran interés público como la Estafa Maestra, la Casa Blanca de Peña, desvíos de cientos millones de pesos del Ejército, OHL, Odebrecht, entre muchos otros. Queda muy claro: el papel del INAI es importantísimo para nuestro sistema democrático y para la construcción de un Estado de Derecho.

Ahora, la transparencia no se lleva bien con el poder cuando este se ejerce de manera indebida. En el 2003, cuando era Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel se opuso enérgicamente a la creación de la Ley y del Instituto: dijo que le salía muy caro a las finanzas públicas, lo cual contrasta perfectamente con las millonadas que pagó en publicidad a prensa y televisoras durante su jefatura y que, por cierto, no transparentó.

Desde entonces se ha dedicado a golpetear y cuestionar la utilidad de este organismo constitucionalmente autónomo que, si bien no es perfecto, su importancia es indiscutible y su reforzamiento es imperativo. En semanas recientes mencionó desde su tribuna matutina que está configurando una reforma a la Constitución para que la Secretaría de la Función Pública absorba al INAI, alegando —de nueva cuenta— que le sale muy caro al país y que “ha sido un florero”. Claro, todo esto mientras que el 2019 fue el año en que más solicitudes de información recibió (513) la Oficina de la Presidencia por parte del Instituto.

Pensemos en un par de casos concretos. Primero: la Función Pública determinó inhabilitar por diez años a Lozoya por mentir en su declaración patrimonial; a solicitud de un particular, el Instituto pidió a la SFP los expedientes pero estos fueron reservados por un año. Segundo: la SFP determinó que la Comisión Nacional del Deporte, dirigida por Ana Gabriela Guevara, desvió más de 50 mdp a través de un fideicomiso; los expedientes fueron reservados por dos años pero, a solicitud de un particular, el INAI ordenó que se publicaran.

¿Existe o no existe un conflicto de interés?

Hay que decirlo claro: el INAI no debe pertenecer a la SFP ni a ninguna otra. Debe permanecer autónomo.

Las Secretarías responden directamente al Ejecutivo. Si las facultades que tiene el Instituto fueran asumidas por el Ejecutivo, estas podrían ser utilizadas con una agenda política — imaginemos, contra un gobernador de oposición. Es por este motivo que existen órganos constitucionalmente autónomos, independientes a los ciclos políticos.

El INAI no es el único que bajo la amenaza del presidente: tiene pensado, entre otros, incorporar al Instituto Federal de Telecomunicaciones a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Alega que el IFT no ha servido para nada, pero quizás olvida que desde su creación en 2013, el costo de la telefonía se ha reducido casi a la mitad. Olvida, también, que México está comprometido en el T-MEC a contar con un órgano autónomo que regule esta materia en específico.

Los órganos constitucionalmente autónomos toman decisiones técnicas y no políticas. No son producto del periodo neoliberal; son producto de un proceso de democratización. A su vez, decir que nos salen muy caro, mientras se derrocha en refinerías y aeropuertos inviables, es un despropósito.

Que se investiguen y sancionen los excesos y deficiencias. No hacerlo y pretender pasarle estas tareas al Ejecutivo es por demás irresponsable y perezoso. Eliminar la autonomía de estos órganos y unificarlos en el Ejecutivo atenta directamente contra la división de poderes. Significaría regresar al priismo rancio de hace varias décadas, donde la Secretaría de Gobernación organizaba las elecciones y la CNDH no existía. Significaría ser juez y parte.

También lee: Los derechos no se consultan | Columna de Víctor Meade C.

Continuar leyendo

#ElNotón

https://youtu.be/sEo7rrJpP8k

Opinión

La Orquesta de Comunicaciones S.A. de C.V.
Miguel de Cervantes Saavedra 140
Col. Polanco
San Luis Potosí, S.L.P.
Teléfono 444 244 0971

EL EQUIPO:

Director Fundador
Jorge Francisco Saldaña Hernández

Director General
Luis Moreno Flores

Director Administrativo
Luis Antonio Martínez Rivera

Periodismo Gráfico
Daniel Cerda Parra

Periodistas
Ana G. Silva

Itzel Márquez

Copyright ©, La Orquesta de Comunicaciones S.A. de C.V. Todos los Derechos Reservados