Deportes

Maestro | Colaboración de Arturo Mena «Nefrox» y Lupita Leija

Muchos dicen que para hablar de futbol, hay que saber jugar futbol, otros se atreven a ir incluso más lejos: dicen que para enseñar de futbol, primero tuviste que debutar en Primera. Difiero totalmente.

No me quiero sentar a explicar con ejemplos claros en profesionales lo que intento decir, me voy a ir a lo más básico, lo elemental para cualquier ser humano, la niñez.

Creo que muchos recordamos con nostalgia algún profesor de nuestra primaria, ese maestro que nos enseñó algo para toda la vida o esa maestra que nos regañaba y cuánta razón tenía. Un verdadero maestro nos deja marcados de por vida.

En el futbol existen también esos maestros, esos que nos enseñan lo básico, esos que nos dicen cómo pegarle a un balón, cómo pasarla, cómo pararla, cómo se juega este deporte. Algunos contamos con mucha suerte al tener a nuestros padres como esos maestros del balón; otros lo encuentran fuera de casa: en la escuela, en el parque o en esa cancha que será inseparable por varios años.

Así ha sido el ICG. Ese notable semillero de futbolistas en la ciudad que incluso han llegado a debutar en primera. Ese semillero no sería posible si no hubiera tenido a su maestro: Miguel Huerta Palma SDB (Salesiano de Don Bosco).

El profe”, “El viejo” o simplemente el señor Huerta fue un salesiano coadjutor nacido en la ciudad de Puebla, el 12 de septiembre de 1936. Hijo del doctor Gilberto Huerta y la contadora Alicia Palma.

Desde los años 60, el profe Huerta, siendo ya hermano salesiano, formó parte de la obra salesiana de San Luis Potosí conocida como Instituto Carlos Gómez. Desde aquellas primeras generaciones potosinas, y en otras entidades, se le reconoció por ser un experto en la materia del futbol. En Guadalajara entrenó al Club Deportivo Oro de Jalisco, del que varios jugadores llegaron a primera división.

El profe Huerta fue un gran impulsor del balompié. Entrenaba a los jóvenes del ICG, a quienes catapultó a equipos de distintas categorías, como Los Pumas de la Universidad Autónoma Potosina y Santos de San Luis. Dos de sus jóvenes pupilos que llegaron a Primera División son José Moreno, quien llegó a jugar para el equipo de Jalisco, y Pedro Arredondo para Freseros de Irapuato. Algunos de los muchos otros jugadores destacados que pasaron por la formación deportiva del señor Huerta son Nery Castillo, Horacio Jácome, David “Garita” Hernández, los hermanos Kemp López, David Atisha, José Camacho, Rolando Jiménez y Pedro “La Rata” Muñoz.

Tiempo después, el señor Huerta vivió fuera de San Luis Potosí, y aproximadamente hace 25 años, regresó al ICG donde, además de dar clases de formación espiritual, continuó entrenando alumnos junto con el exfutbolista Ricardo Brandón, el profesor Jesús Cuellar, entre otros destacados entrenadores.

El profe Huerta pertenece al Salón de la Fama de San Luis Potosí, promovido por la Liga Tangamanga, la de más prestigio a nivel amateur. En la presentación de la Copa Gobernador de Futbol 2019, Rolando Jiménez, director del evento, hizo un reconocimiento al señor Huerta por su contribución al ámbito del futbol profesional. El Grupo 1 de ese torneo llevó el nombre “Miguel Huerta Palma”. Este reconocimiento le enorgulleció al “Profe”.

La mañana del jueves 11 de abril, el querido profesor Huerta falleció a la edad de 82 años. Alumnos y exalumnos lo despidieron en las instalaciones del Instituto Carlos Gómez. El futbol y su forma coloquial para educar a los alumnos era lo que ellos tenían en su mente y su corazón mientras se llevaba a cabo la misa con sus restos. Al término de la ceremonia eucarística, mientras el féretro abandonaba el recinto, todos sus alumnos, exalumnos, familia y comunidad salesiana, lo despedían con un fuerte aplauso que seguramente escuchó desde donde está ahora.

El futbol no es sencillo, parece sencillo cuando un gran jugador lo practica. Tocar, parar, pasar, fundamentos que a veces se enseñan en la calle, pero que sin duda necesitan la guía de un maestro. Hoy hasta el cielo, GRACIAS, no solo a ti, gracias a todos los que como tú, nos han enseñado que la vida es un juego que se tiene que disfrutar y que el deporte dignifica y divierte en este camino. Gracias Huerta, gracias campeón.

Nota Anterior

2.2 por ciento de los potosinos no tienen empleo, reporta el Inegi

Siguiente Nota

Por falta de tiempo e interés, los mexicanos cada vez leen menos: Inegi