DestacadasEstado

Víctimas de trata llegan a SLP desde Centroamérica

A San Luis Potosí llegan de Guerrero, Chiapas, Oaxaca, Coahuila, Hidalgo, Guanajuato, Veracruz, Puebla, Chihuahua, Honduras, Guatemala y El Salvador

Por El Saxofón

San Luis Potosí es territorio de origen y destino de las víctimas de trata de personas en México. El tráfico de personas con fines de explotación laboral, explotación sexual, mendicidad forzada, entre otras formas que toma este delito, tiene lugar en territorio potosino ante la vista de autoridades y sociedad civil sin que se haga nada por evitarla, mucho menos por perseguir a los responsables.

Las denuncias por trata de personas no son frecuentes en San Luis Potosí, es más, son bastante escasas. En cuatro años, de 2015 a 2018, la Procuraduría General de Justicia del Estado, hoy Fiscalía General, recibió solo 11 denuncias por este delito.

En 2015, la PGJE abrió tres carpetas de investigación por trata de personas, la misma cantidad se repitió en 2016. La cifra de denuncias bajó a dos en 2017, y se elevó a 5 en 2018, sin embargo, el número de investigaciones abiertas siguen siendo marginales.

El libro titulado Trata de Personas. Un acercamiento a la realidad nacional, de reciente publicación por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en octubre de 2018, integra 27 artículos de distintos autores con una amplia trayectoria en el tema, que abordan el tema desde distintas perspectivas.

Para el caso de San Luis Potosí, el artículo más revelador es el que se titula, La historia no oficial: La trata de personas en México, escrito por Dana Preston, gerente de Programas de Igualdad de Género en Hispanics in Philanthropy (HIP), derivado de la investigación de HIP, Una mirada desde las organizaciones de la sociedad civil a la trata de personas en México.

Preston relata que al hacer la investigación de gabinete para «Una mirada desde las organizaciones de la sociedad civil a la trata de personas en México», se percataron de que los datos oficiales no ofrecen la historia completa sobre la trata de personas, así que aplicando una perspectiva regional lograron identificar focos rojos para la trata de personas por zona, y a su vez fue posible identificar municipios de enganche y destino para trata de personas.

«Con base en las entrevistas a las OSC (organizaciones de la sociedad civil), pudimos construir varias rutas domésticas e internacionales de trata de personas», describe Dana Preston, quien en su artículo incluye un mapa que registra los desplazamientos de las víctimas e identifica las rutas de trata en el territorio nacional.

Gracias a ello se puede conocer, de dónde vienen y a dónde van las víctimas de trata en cada entidad federativa del país. «Así sabemos que a San Luis Potosí llegan de Guerrero (Tlapa de Comonfort), Chiapas (Chenalhó, San Juan Chamula), Oaxaca, Coahuila (Saltillo), Hidalgo, Guanajuato, Veracruz, Puebla, Chihuahua (Guachochi), Honduras, Guatemala y El Salvador».

De San Luis Potosí se desplazan a Nuevo León (Monterrey, San Nicolás de los Garza), Coahuila (Saltillo y Torreón), Estados Unidos (Texas, California Georgia, Luisiana), Querétaro (Concá y Jalpan) y Tamaulipas (Matamoros y Ciudad Mante).

En el artículo de Dana Preston se lee que «La Región Bajío: (Querétaro, Guanajuato, San Luis Potosí, Jalisco, Zacatecas, Aguascalientes, Colima y Nayarit) es una zona expulsora de personas que buscan trabajo en EUA y Canadá, por donde también pasan muchas personas migrantes centroamericanas.

En esta región «se documentó explotación laboral y trata laboral en los campos agrícolas y tala de árboles”. También se identificó un vínculo entre casos de trata de personas y la desaparición de mujeres.

La investigación de Preston además menciona que hay una presencia fuerte del crimen organizado como victimarios en casos de trata de personas migrantes forzadas a llevar a cabo actividades ilícitas y también mujeres migrantes en la prostitución forzada.

Además se documentaron casos de mendicidad forzada, se reconocieron casos documentados de servidumbre forzada entre la población indígena local y que hay vínculos entre el desplazamiento forzado a raíz de los mega proyectos y la trata de personas.

El enganche

En el artículo Apuesta por una adolescencia empoderada en la prevención de la trata de personas, escrito por Luis Wertman Zaslav, Karen García Velázquez y Sandra Melissa Ortiz Gutiérrez, se plantea que las redes sociales se han convertido en una importante herramienta para quienes ejercen la trata de personas.

«En el año 2014, la titular de la Fiscalía Especializada para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas de la Procuraduría General de la República (Fevimtra), refirió que las redes sociales son el mecanismo preferido de los tratantes para reclutar víctimas, quienes suelen ser engañadas con la idea de una relación amorosa, una falsa oferta de empleo, convertirlas en modelos famosas, amistades virtuales, etc. Este modo de enganche ha logrado captar principalmente niñas y niños, ya que según cifras de Fevimtra de 2012 a 2014 se atendieron 274 casos de víctimas, de las cuales el 31.7 por ciento eran menores de 18 años y todas fueron enganchadas a través de redes sociales».

Según el artículo «Proceso de participación ciudadana en Tlaxcala ante la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual elaborado por el Centro Fray Julián Garcés Derechos Humanos y Desarrollo Local, A. C., San Luis Potosí es uno de los 16 estados «donde los tratantes tlaxcaltecas han enganchado a mujeres y niñas para la explotación sexual«.

 

También lea: Pasará 5 años en cárcel por tratar de violar y matar a una mujer en SLP

Nota Anterior

Cinco hombres | Columna de Los Coliseinos

Siguiente Nota

Repartirán 40 mil pesos en premios por concurso de Judas en SLP