enero 16, 2021

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Un equilibrio roto y un golpe desde el más allá | Carlos López Medrano

Publicado hace

el

LUCES DE VARIEDAD.

Andrés Manuel López Obrador tuvo un gesto de pragmatismo luego de ser electo como presidente. Su gobierno, dijo, no apostaría a dinámicas persecutorias. “No es mi fuerte la venganza”, aseguró, “no creo que sea bueno para el país el que nos empantanemos en estar persiguiendo a presuntos corruptos”. En campaña habló incluso de perdón. Para evitar mayores turbulencias, se ponía un punto final a una era traumática en la historia del país. Un borrón y cuenta nueva a partir del que, ahora sí, ya no permitirían las canalladas de antes. El problema de esta polémica postura es que entraba en conflicto irresoluble con una cuestión existencial del proyecto que le llevó a Palacio Nacional: el enfrentamiento contra quienes abusaron de su posición en el sector público durante décadas, un antagonismo gracias al que se entiende su popularidad.

Atacar tan solo las corruptelas del punto B al punto C, implicaba dejar impune el espectro que partía del punto A, lo cual restaba fibra al discurso. Acaso por ello, y también ante los exiguos resultados en los primeros dos años de su gobierno, decaídos y criticados debido a crisis y fracasos en varios ejes, no quedó más que apelar a esa última baza, la más poderosa quizá, que implicaba de atacar frontalmente a las administraciones que le antecedieron. Un recurso para sacar en caso de emergencia. Un salvavidas político. La gran justificación a su permanencia.

La detención Emilio Lozoya llevó la cruzada al punto más radical. El exdirector de Pemex soltó denuncias al por mayor y amagó con videos que salpicarían a parte medular de quienes estuvieron al mando en los sexenios anteriores. El material, si se gestionaba cuidadosamente, se antojaba como el arma definitiva para demoler a corto y mediano plazo a la ya de por sí maltrecha oposición partidista. Con mayor o menor grado de separación, tales declaraciones, fueran honestas o no, anulaban a los competidores a golpe de titulares en medios. PAN, PRD, PRI e incluso formaciones embrionarias como México Libre se verían seriamente vulneradas a ojos de la ciudadanía. Todo iba bien para el gobierno, hasta que lo fue un poco menos. Un giro inesperado hizo trastabillar a lo que parecía infalible.

El caso Lozoya seguirá afectando a los involucrados, desde luego. Nadie sensato metería las manos al fuego por ninguno de los protagonistas de semejante telenovela. Pero entonces surgió una respuesta que posiblemente el proyecto de López Obrador no anticipaba. Un contrataque, dispuesto en los mismos términos (videoescándalos), proveniente de una parte del espectro político que tras meses de desfallecimiento terminó por dar señales de vida. No queda claro exactamente quién está detrás de las filtraciones. En ello probablemente hubo, en parte, fuego amigo, pero también otra influencia, un coletazo del viejo régimen, uno que se niega a morir.

La divulgación de videos que exponen al hermano del presidente en acciones presuntamente violatorias de la ley electoral pega de lleno en una parte sensible de la actual administración. Si ya antes había señalamientos a prácticas cuestionables de funcionarios de primer nivel (que podían personalizarse y por tanto no manchar el resto del organigrama), esta vez la sombra se extiende al ámbito familiar del líder y también a las prácticas de Morena en su persecución del éxito, maniobras indisociables de la estructura.

Aunque sacar conclusiones sería apresurado, lo anterior se antoja como el inicio de una lucha entre un bando establecido y uno difuso, de varios cuerpos y cabezas. Da la impresión de que el equilibrio se ha roto y que, de ser así, el marcador final no dejará un ganador en términos absolutos, sino que habrá pérdidas para todos los bandos involucrados, salvo que el gobierno federal decida bajar la velocidad y tranquilizar la balanza. O si es que los otros se quedan sin pólvora. Un revés del duelo callejero será el debilitamiento de la mediación institucional que pasa a segundo plano en pos de los ataques directos, el lanzamiento de lodo, el sálvese quien pueda. Un deterioro de acuerdo entre facciones, tan necesario, al menos mínimamente, para una sana vida democrática. Que no se confunda esto con una reivindicación de la impunidad. Cualquier mal manejo debe ser castigado según las disposiciones de la ley; priorizar el espectáculo, eso sí, trae efectos secundarios indeseables.

Es verdad que la presidencia tiene una ventaja sustantiva como lo es el manejo de un entramado de gobierno. En distintas oficinas y dependencias el presidente tiene a fieles mastines entregados a la causa que podrán presionar y lanzar mordidas intimidatorias desde sus respectivas esferas. No obstante, esta ventaja tiene puntos limítrofes, ya que, primero, levantará cuestionamientos (ya los hay) de una aplicación parcial de la justicia; y, segundo, cada uso de la carta Lozoya podría ser susceptible al contragolpe mediático que ponga en entredicho el espíritu de renovación moral que impulsa el gobierno. Este relato, que es uno de los principales sostenes de la presidencia, también es una debilidad en el sentido de que la pureza es difícil de sostener, no por lo que concierne al presidente de primera mano (que ha sido cuidadoso durante décadas en este tema), sino por quienes le rodean. Entre tantos subordinados, oficinas, acuerdos, parentela… siempre habrá alguna manzana podrida que estropee el cuento.

Tal es el peligro para el autoproclamado movimiento de regeneración, verse erosionado por una lucha a cara de perro que, por algo, en un principio se prefería soslayar. El presidente tendrá, sí, el recurso de lavarse las manos y pedir que cualquier eventualidad se solucione bajo los términos de la ley, una pulcritud que no confiere a las tropelías de sus adversarios, por cierto, a quienes utiliza para actos de proporciones circenses en conferencias que sustituyen a instancias especializadas que, junto a otras prácticas informales, transgreden el debido proceso. Además, a la postre será insuficiente, ya que eventualmente minará la retórica de un gobierno que prometió cambiar dinámicas enquistadas en la política. Si algún grupo logra instalar la idea de que los nuevos son iguales a los anteriores, el desgaste será inminente, aunque considero que sin la velocidad suficiente para un colapsar a Morena en 2021.

Por si fuera poco, el castigo a los propios colaboradores tiene un límite. Varios de ellos configuran parte básica de la cuadrilla por lo que no será fácil deslindarse de ellos o desecharlos, sin dificultades adicionales a la gobernanza. Tampoco hay proclividad a la aceptación del error. El relativismo aplicado a los yerros y claroscuros de figuras activas en el gobierno muestra que no hay una disposición estricta a eliminar los abusos de la clase dirigente del país siempre y cuando sean de parte decisiva del clan.

La lucha, pues, está abierta. Parece que la fuerza de los opositores fue subestimada y que, después de tanta deriva, estos últimos han encontrado una forma efectiva de socavar a la hegemonía actual, una que ha abierto demasiados frentes demasiado pronto, aunque obligada ante un contexto que no le ayuda con miras a las elecciones de medio término. La lucha contra los predecesores que es su gran reivindicación podría ser, paradójicamente, el inicio de un desgaste mayor. O puede que no, ya se verá en las elecciones, no tanto en las encuestas.

Después de la pequeña cisma que involucró a su hermano, el presidente manifestó que su misión continuará, pese a todo. Recurrió al enésimo paralelismo con referentes históricos a los que cada vez hay que meter con más calzador. Hay que decir que no está solo y él lo sabe. Tiene un respaldo considerable de la ciudadanía, una fracción de incondicionales que mantendrán firmes en su apoyo, sin importar los argumentos ni la evidencia que contradigan lo que finalmente es una creencia. Al contrario, cada golpe significará una nueva cimentación del dogma. Otros lo ven de un modo instrumental y tolerarán algunos pecados a cambio de la promesa de un bien mayor, como serían cambios de raíz en el entramado económico-social y la extirpación de lastres enquistados en el poder.

Lo que sí está en riesgo a nivel electoral son los apoyos dados en 2018 que se podrían categorizar como “coyunturales”, el hartazgo que constituyó una porción de los 30 millones de votos, cifra colosal que tiene algo de espejismo y que no equivale, como algunos creen, a un consenso, no al menos permanente. Una parte de ellos, imposibles de cuantificar, correspondieron no a incondicionales, sino a voto flotante que como vino se puede ir. La determinación de tales ciudadanos ante los hechos referidos medirá los alcances y límites de la actual administración, si bien las fuerzas que desafían a Morena perderán mientras estén dispersados.

Total Page Visits: 906 - Today Page Visits: 4

#4 Tiempos

A demostrar | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

Arrancamos

América en la jornada 1 fue un rival complicado, San Luis viene de uno de los peores torneos se su existencia y América estrenaba entrenador y jugaba en casa. Aún así, el partido que planteó San Luis en esa difícil visita al Estadio Azteca, fue muy interesante y casi resulta en un valioso empate. Al final la jerarquía de los de Coapa terminó con el 2-1 final.

Hoy San Luis visita Aguascalientes, un partido de jornada dos donde ambos equipo sufrieron derrotas al arranque del torneo. Necaxa busca recuperar un poco de lo perdido ante Mazatlán, mientras que San Luis sale como nueva víctima dados los resultados recientes entre ambos equipos.

Hoy San Luis necesita demostrar que el buen futbol que mostró por momentos en el partido anterior, no son casualidad, debe demostrar orden y conjunción, y buscar corregir esos trágicos errores que le costaron puntos en el Azteca.

Pero maticemos las cosas, no estamos diciendo que San Luis merece ganar en esta jornada, ni que es mejor equipo que Necaxa, de hecho, ambos equipos rondan más la mediocridad que el buen futbol, digamos que es un duelo de los malos. Pero, es justo aquí, justo contra estos rivales, donde San Luis debe demostrar, donde debe buscar sumar para poco a poco alejarse de los últimos lugares. San Luis no es un equipo para ser campeón, San Luis es un equipo de mera sobrevivencia.

Esperemos al partido, ojalá que el marcador sea justo para lo que veamos en la cancha, pero sobre todo, que los aficionados que hoy estarán en la tribuna de estadio, se cuiden. Vamos a darle, y que veamos un buen futbol.

Lee también: Arrancamos | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Total Page Visits: 906 - Today Page Visits: 4
Continuar leyendo

#4 Tiempos

Nuevos libros, para recorrer la extraordinaria historia de la ciencia potosina | J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

El cronopio

 

Escritos para niños, jóvenes y adultos se encuentran disponibles para su descarga gratuita, seis libros que tratan temas científicos que tienen la particularidad de rescatar cuestiones históricas un tanto desconocidas que sucedieron en San Luis Potosí, o que fueron protagonizados por potosinos. Los libros pueden descargarse en la dirección: http://galia.fc.uaslp.mx/museo/libros, o bien pueden solicitarse al correo electrónico: [email protected], donde también pueden enviar sus comentarios. Los libros en cuestión son:

Ojos hacia las telarañas cósmicas. Este cuaderno está dirigido a los niños. Presenta la historia de tres niños potosinos en diferentes épocas, donde se describen acontecimientos reales y de ficción. Dos de los niños son reales, Gustavo y Abril; Fidel es un personaje creado que pretende representar al niño del campo del semi desierto potosino. Los tres son atentos escrutadores del cielo que son atraídos por las luces que lo iluminan. Los acontecimientos narrados son reales, en cuanto a fenómenos observados en San Luis Potosí, y así,se repasa algo de historia de la ciencia potosina. El niño Gustavo es el importante físico potosino Gustavo del Castillo y Gama que construyera el Laboratorio de Radiación Cósmica en San Luis Potosí y observara por primera vez en México los productos de la interacción de la radiación cósmica secundaria en su cámara de niebla que construyera en el Instituto de Física de la universidad potosina.

 

Proyecto Fénix: vehículo suborbital para experimentos de microgravedad. A través de varios experimentos, indicados de forma general y dejando abiertas las explicaciones y extensiones de los mismos, recorremos conceptos muy básicos asociados a la propulsión de cohetes, así como al principio de microgravedad; con ello abrimos la puerta para que los niños y jóvenes puedan introducirse al campo de experimentación en microgravedad y puedan hacer planteamientos que eventualmente se realicen en los vehículos suborbitales en su modalidad de Laboratorio de Microgravedad, en el Puerto Espacial Cabo Tuna.

De la mano de la ciencia, cuaderno de paseo por la ciudad de San Luis Potosí. Recorre la ciudad de San Luis Potosí recreando acontecimientos relevantes de la ciencia potosina sucedidos en el siglo XIX.  San Luis Potosí es rico en estas historias, te invitamos a través de la lectura a recorrer las calles de nuestra ciudad y enterarte de las aportaciones que como mexicanos y potosinos debemos de sentirnos orgullosos. Conservemos los recuerdos y la dignidad de nuestros edificios, respetándolos y cuidándolos como representantes de la cultura potosina.

Juan María Balboltín, quien navegó del aire los abismos. El primer experimento con máquinas voladoras en México fue realizado en 1840 por Juan María Balboltín en el Centro Histórico de San Luis Potosí. La importancia del experimento y su repercusión mundial es tratado en el presente volumen, escrito principalmente para los jóvenes potosinos. Contiene una parte de la historia potosina que suele quedar en el olvido y que debe de llenar de orgullo a San Luis Potosí. El experimento de Balbontín y Gordoa, aunado a los experimentos de comunicación inalámbrica realizados por Francisco Estrada en los ochenta decimonónicos, de radiación cósmica por Gustavo del Castillo y el diseño y lanzamiento de cohetes en Cabo Tuna, ya en el siglo XX, sitúan a San Luis Potosí como cuna de la experimentación espacial en México.

Hombres… de buen destino. Se enfoca en personajes relacionados con el devenir de la Escuela de Física, así como algunas instituciones relacionadas, al igual que, en aquellos eventos académicos que han fincado cierta tradición. De esta manera, el libro realiza un homenaje a todos esos personajes, que con su esfuerzo y dedicación contribuyeron al desarrollo de nuestras instituciones, labor que debe de ser un ejemplo a las actuales generaciones, por el bien de la misma institución.

Julián Carrillo, el potosino que forjó un nuevo universo. El Sonido 13 es una de las propuestas musicales más ambiciosas en la historia cultural de nuestro país; tal vez la mayor. Sin embargo, también es una de las menos escuchadas y sus teorías son de las menos conocidas y discutidas. Bajo esta contradicción, en este libro se presentan una serie de disertaciones sobre la naturaleza de las directrices que componen el Sonido 13. De esta forma, se despliegan las relaciones entre el arte musical, la ciencia física y la filosofía que se entrecruzan al interior de este complejo sistema musical. Julián Carrillo, creador del Sonido 13, es también un personaje complejo, ¿cuál era el contexto cultural en el que se desarrolló su niñez y adolescencia en la ciudad de San Luis Potosí?, ¿pudo realmente descubrir los microtonos en 1895?, ¿qué pasó después de su muerte con el Sonido 13? Estas preguntas, entre otras más, guían los trabajos aquí presentados. Así, esta publicación no es más que una especie de cartografía que pretende desarrollar algunos caminos pendientes en la investigación, así como empezar a surcar algunos derroteros teóricos que, a juicio de los autores, faltan por realizar.

 

También lee: Los tres físicos potosinos representantes de la divulgación científica escrita en el país | J.R. Martínez/Dr. Flash

Total Page Visits: 906 - Today Page Visits: 4
Continuar leyendo

#4 Tiempos

Juez y parte | Columna de Víctor Meade C.

Publicado hace

el

SIGAMOS DERECHO

 

En el marco de la transición democrática con la salida del PRI de la presidencia, la necesidad de contar con una herramienta independiente al Ejecutivo que garantizara el derecho de la ciudadanía a acceder a la información concerniente a la administración pública era urgente. En ese contexto, el 30 de abril del 2002 fue aprobada por el Congreso la Ley Federal de Transparencia y, a raíz de ello, fue creado en ese mismo año el Instituto Federal de Acceso a la Información. Años más tarde, en el 2007, se elevó a nivel constitucional —previsto en el artículo 6— el derecho fundamental que todas y todos tenemos al acceso a la información pública.

De esta manera, las y los mexicanos tenemos el derecho de hacer una solicitud de información a cualquier organización pública o privada que reciba, genere o administre recursos de la Federación — por ejemplo, un centro público de investigación, la CFE, Pemex, la Secretaría de Salud, gobiernos municipales, estatales e incluso la Presidencia. En los casos en los que estos organismos no proporcionen la información en tiempo y forma al solicitante, el INAI (antes IFAI) tiene la facultad de obligar a que sean entregados los documentos solicitados. De igual forma, en el caso de que la información solicitada haya sido clasificada por el organismo correspondiente, el Instituto puede requerir su desclasificación si así lo determina.

Gracias a este instrumento facilitador de la rendición de cuentas, la sociedad civil ha conseguido acceder a documentos y datos que destaparon casos de gran interés público como la Estafa Maestra, la Casa Blanca de Peña, desvíos de cientos millones de pesos del Ejército, OHL, Odebrecht, entre muchos otros. Queda muy claro: el papel del INAI es importantísimo para nuestro sistema democrático y para la construcción de un Estado de Derecho.

Ahora, la transparencia no se lleva bien con el poder cuando este se ejerce de manera indebida. En el 2003, cuando era Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel se opuso enérgicamente a la creación de la Ley y del Instituto: dijo que le salía muy caro a las finanzas públicas, lo cual contrasta perfectamente con las millonadas que pagó en publicidad a prensa y televisoras durante su jefatura y que, por cierto, no transparentó.

Desde entonces se ha dedicado a golpetear y cuestionar la utilidad de este organismo constitucionalmente autónomo que, si bien no es perfecto, su importancia es indiscutible y su reforzamiento es imperativo. En semanas recientes mencionó desde su tribuna matutina que está configurando una reforma a la Constitución para que la Secretaría de la Función Pública absorba al INAI, alegando —de nueva cuenta— que le sale muy caro al país y que “ha sido un florero”. Claro, todo esto mientras que el 2019 fue el año en que más solicitudes de información recibió (513) la Oficina de la Presidencia por parte del Instituto.

Pensemos en un par de casos concretos. Primero: la Función Pública determinó inhabilitar por diez años a Lozoya por mentir en su declaración patrimonial; a solicitud de un particular, el Instituto pidió a la SFP los expedientes pero estos fueron reservados por un año. Segundo: la SFP determinó que la Comisión Nacional del Deporte, dirigida por Ana Gabriela Guevara, desvió más de 50 mdp a través de un fideicomiso; los expedientes fueron reservados por dos años pero, a solicitud de un particular, el INAI ordenó que se publicaran.

¿Existe o no existe un conflicto de interés?

Hay que decirlo claro: el INAI no debe pertenecer a la SFP ni a ninguna otra. Debe permanecer autónomo.

Las Secretarías responden directamente al Ejecutivo. Si las facultades que tiene el Instituto fueran asumidas por el Ejecutivo, estas podrían ser utilizadas con una agenda política — imaginemos, contra un gobernador de oposición. Es por este motivo que existen órganos constitucionalmente autónomos, independientes a los ciclos políticos.

El INAI no es el único que bajo la amenaza del presidente: tiene pensado, entre otros, incorporar al Instituto Federal de Telecomunicaciones a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Alega que el IFT no ha servido para nada, pero quizás olvida que desde su creación en 2013, el costo de la telefonía se ha reducido casi a la mitad. Olvida, también, que México está comprometido en el T-MEC a contar con un órgano autónomo que regule esta materia en específico.

Los órganos constitucionalmente autónomos toman decisiones técnicas y no políticas. No son producto del periodo neoliberal; son producto de un proceso de democratización. A su vez, decir que nos salen muy caro, mientras se derrocha en refinerías y aeropuertos inviables, es un despropósito.

Que se investiguen y sancionen los excesos y deficiencias. No hacerlo y pretender pasarle estas tareas al Ejecutivo es por demás irresponsable y perezoso. Eliminar la autonomía de estos órganos y unificarlos en el Ejecutivo atenta directamente contra la división de poderes. Significaría regresar al priismo rancio de hace varias décadas, donde la Secretaría de Gobernación organizaba las elecciones y la CNDH no existía. Significaría ser juez y parte.

También lee: Los derechos no se consultan | Columna de Víctor Meade C.

Total Page Visits: 906 - Today Page Visits: 4
Continuar leyendo

#ElNotón

https://youtu.be/sEo7rrJpP8k

Opinión

La Orquesta de Comunicaciones S.A. de C.V.
Miguel de Cervantes Saavedra 140
Col. Polanco
San Luis Potosí, S.L.P.
Teléfono 444 244 0971

EL EQUIPO:

Director Fundador
Jorge Francisco Saldaña Hernández

Director General
Luis Moreno Flores

Director Administrativo
Luis Antonio Martínez Rivera

Periodismo Gráfico
Daniel Cerda Parra

Periodistas
Ana G. Silva

Itzel Márquez

Copyright ©, La Orquesta de Comunicaciones S.A. de C.V. Todos los Derechos Reservados