abril 16, 2024

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Un documento llamado “Trivialidad superficial” (Pero que según es profundo, dicen) | Columna de Guille Carregha

Publicado hace

el

Criticaciones

 

Vivimos en una realidad en donde ViX, básicamente Televisa, financió y distribuyó un documental acerca de lo terrible que es ser un niño reclutado por el narco. No sé ustedes, pero por alguna razón la palabra “ironía” brilla en mi cabeza. No sé por qué.

“Una Jauría Llamada Ernesto”, supuestamente, nos lleva a adentrarnos en un mundo tan turbio como desgarrador: el reclutamiento y la vida de niños sicarios en los círculos del crimen organizado. Desde su concepción, la premisa promete una mirada directa y cruda a una realidad que muchos prefieren ignorar, una mirada que busca desentrañar las complejidades y horrores de la existencia de estos jóvenes atrapados en una espiral de violencia y criminalidad.

Por un lado, aprecio el hecho de que los cineastas hayan visto “Into The Void” y hayan pensado “¡Exactamente así, pero con seres humanos reales en lugar de actores!” porque le otorga al documental un aspecto visual muy único. Desafortunadamente, parece que no entendieron del todo POR QUÉ funciona en “Into The Void” y de alguna manera lo interpretaron mal como “así es como se ve un juego de FPS”, lo que significa que nunca han jugado un solo videojuego en sus vidas aparte de aquella vez que vieron a uno de sus sobrinos jugar Fortnite durante 10 minutos antes de decir “los chavos de hoy en día, ¿verdad?”. Es una idea interesante la de vincular un FPS con niños reales trabajando para un cártel, pero… quiero decir… es bastante problemático y de alguna manera hace parecer que no comprenden realmente sus propios temas y más bien los trivializan para ganar puntos de “innovación en lenguaje audiovisual cotidiano” o una tontería así entre los mamadores del cine.

Por otro lado, la estética elegida para esto lo hace visualmente aburrido. Para quien no haya visto Into The Void (o esta cosa), todo, TODO el apartado visual es ver la nuca de una persona y seguirle mientras camina y vive su vida. Su nuca. Sólo ves su nuca. Y YA. Son unos 80 minutos de “oh, sí, no sabía que los cuellos se arrugaban de esa manera… eh.” Y eso es todo lo que puedes captar con tus ojos, porque aparte de la imagen muy nítida de los cuellos, todo lo demás está borroso (ya sabes, EXACTAMENTE como un FPS). No hay forma de conectar (o a veces incluso diferenciar) a ninguna persona aquí. Son simplemente cuellos anónimos. Y si el objetivo era que a la audiencia no le importara un comino tus temas entonces… Felicidades, supongo. Lo lograste. Porque, hombre, no me importaba nadie aquí.

Finalmente, DESPRECIO las películas en las que tienes que haber visto una entrevista con sus directores para entender la idea básica de una película. No debería tener que buscar un paquete de prensa solo para entender qué demonios estabas intentando hacer con tu “dirección artística”. Resulta que esta película supuestamente crea a un niño imaginario llamado Ernesto

(de ahí el título confuso) mezclando las experiencias de como 7 u 8 niños. No lo sabrías solo viendo la película, porque tener una leyenda de 10 segundos explicando la idea fue demasiado fácil y quieren que pienses críticamente, algo que claramente no hicieron los realizadores.

Es bastante obvio que los cineastas creen que el VERDADERO problema de niños literales siendo obligados a empuñar armas y matar personas a los 9 años es tan común y trillado que las experiencias en esa área son simplemente líneas de diálogo intercambiables, donde al final nadie realmente importa ya que son simplemente carne de cañón y merecen cero simpatía. Además de esto, SUPUESTAMENTE, al menos según iMDB, todo esto se cuenta con el paralelo de “la fabricación de un arma”. Y por “fabricación” quieren decir “colocada dentro de una bolsa y transportada por una autopista dentro de un camión”. Y por paralelo queremos decir “sí, aquí hay como 3 escenas de personas mencionando que mueven armas. ¡SIMBOLISMO!”

Aún peor, la película tiene el ATREVIMIENTO, EL MERO ATREVIMIENTO, de tener alrededor de 10 minutos enteros de pantalla negra con nada más que ruidos de fondo genéricos intercalados aquí y allá porque NO PUDIERON HACER QUE ESTE BODRIO FUERA DE DURACIÓN DE LARGOMETRAJE SIN HACER TRAMPA. “Es que es más prestigioso ser largometraje que un mero corto… así si nos distribuyen… aunque no tengamos nada que decir.”

En resumen, el documental sobre niños sicarios producido por ViX ofrece una mirada superficial y desarticulada a un tema profundamente complejo y conmovedor. Aunque la premisa inicial prometía una exploración audaz y reflexiva de las vidas de estos jóvenes atrapados en la violencia del crimen organizado, la ejecución final deja mucho que desear. Desde su enfoque estilístico cuestionable hasta su falta de cohesión narrativa y profundidad temática, la película no logra capturar la complejidad y la gravedad de su materia prima. En última instancia, el documental deja al espectador con más preguntas que respuestas, y con una sensación de insatisfacción y decepción frente a una oportunidad perdida de abordar un tema tan importante de manera significativa y conmovedora.

¿Estamos seguros de que a las personas detrás de esto realmente les importaba el tema que escogieron? Porque si es así, no se nota en pantalla.

También lee: Paradas Continuas (2009) o “cuando alguien creyó que mezclar American Pie y Matando Cabos sería buena idea| Columna de Guille Carregha

Continuar leyendo

#4 Tiempos

El cine todavía | Columna de Carlos López Medrano

Publicado hace

el

Mejor dormir

 

Debería haber una palabra para describir esa sensación que se tiene al salir del cine después de ver una buena película. Es un ánimo inigualable. Tocas tierra con un nuevo brío. La gente del centro comercial no lo vislumbra, pero eres alguien distinto al que compró su entrada dos horas antes.

Emerges de la penumbra con una membrana renovada. Con ella replanteas tus esquemas (aunque quizá lo olvides al día siguiente tras contaminarte de la rutina). Reconectas con lo que en verdad importa. Es como si una aspiradora le diera un servicio a tu mundo interior con calefacción incluida.

La manida (y estéril) controversia sobre si las series han superado al cine, queda desacreditada por momento así. Por más buenas que las series sean, no ofrecen eso que el cine sí. La intimidad acompañada en la sala. Los rituales previos. El camino de regreso en el que rememoras diálogos, en el que te acuerdas de una persona a la que le hubiera gustado esa cinta, aunque ya no se lo dirás nunca. Un gran plan cuando no tienes planes.

Solo esmérate un toque. La gran pantalla impone sus reglas, exige un mínimo de compromiso de tu parte. No te quedes derrotado en casa, envuelto en una triste pijama mientras comes una quesadilla. No: tienes que ponerte de pie, venir, sentarte con propiedad y luego levantar la cara. Alza la oreja también. Déjate llevar por el celuloide.

Ir al cine es como mirar el mar por un rato. Es una terraza particular, lo audiovisual en su tinta. La máxima expresión a la sombra. Así que haz el favor de no hablar en la butaca, si eres tan amable. Que la proyección se encargue de remover lo que hay que remover en ti. Métete en la burbuja sin pesar demasiado. Estás ante un acontecimiento. No es como esos episodios que te echas de un tirón tirado en la cama con la tableta, ese maratón que alimenta tus vicios.

La fortuna aumenta cuando alguna película añosa se cuela en cartelera y se multiplica el efecto de viaje en el tiempo. Como aquella noche en que presenciamos a Olivia Newton-John resucitar en un cine cualquiera. Los movimientos imperfectos de la cámara mientras ella entonaba «Hopelessly Devoted To You» nos transportaban. Estábamos con ella, en un jardín de pasto recién cortado en Los Ángeles. Eso parecía.

Más de una aflicción se cura yendo al cine. Olvida lo horrendo que es todo allá afuera, en donde no encuentras a Sophia Loren ni a Marlon Brando. Maldice la vida que te aleja de las películas. Y vuelve a ellas. Pese a lo infumable de otra épica de superhéroes y secuelas con carteles chillantes (una producción de más de cien millones ya me da desconfianza), recuerda que ante el embate de las desgracias tienes un refugio en ellas. Un escape de las responsabilidades y un respiro incluso respecto a tu propio hogar. Hay que ir al cine todavía.

 

Contacto:

Twitter: @Bigmaud

Correo: [email protected]

También lee: Cómo ser un buen ex | Columna de Carlos López Medrano

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Descifrando los secretos de las proteínas con la Dra. Patricia Pérez | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

En la sesión del mes de abril de La Ciencia en el Bar, la Dra. Patricia Pérez Cornejo, investigadora de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí estará platicando sobre los secretos que encierran las proteínas, en lo que es el ciclo treinta y siete de esta serie de charlas que está cumpliendo dieciocho años de realizarse en San Luis Potosí.

La proteína es esencial para la vida, se forman de aminoácidos que son necesarios para el crecimiento y mantenimiento de células y tejidos, por lo que nuestro cuerpo requiere de proteínas en nuestra dieta. Las proteínas provienen de origen animal y vegetal. Las proteínas de origen vegetal y animal varían en su calidad y digestibilidad, pero esto no suele ser una preocupación para la mayoría de las personas si su proteína total satisface sus necesidades. Debemos aspirar a consumir proteínas de una variedad de fuentes que beneficien tanto nuestra salud como la del planeta. Como comemos alimentos y no nutrientes, debemos elegir alimentos ricos en proteínas que no solo proporcionen aminoácidos esenciales, sino que también respalden una dieta saludable y sostenible.

Este importante tema para nuestra salud será explicado por la Dra. Patricia Pérez, y nos explicará los diversos aspectos que suelen ser desconocidos referentes a las proteínas y que debemos de conocer. Así, esta es una buena oportunidad para enterarnos de este tema y ayudarnos a regular nuestra dieta, entendiendo de qué están hechas las proteínas y algunas de sus propiedades. Igualmente nos podremos enterar de las nuevas aportaciones en el estudio de proteínas y conocer el papel que realizan los investigadores potosinos en la generación de nuevo conocimiento relacionado con las proteínas. Como es costumbre, será una oportunidad para que el gran público interactué con los investigadores universitarios, en este caso la Dra. Patricia Pérez e informarse de primera mano de sus contribuciones científicas.

La Dra. Patricia Pérez obtuvo su licenciatura en química farmacológica en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, en 1987

; realizó su doctorado en fisiología en la Universidad de Rochester, en Nueva York, Estados Unidos graduándose en 1996, realizó una estancia posdoctoral en el Departamento de Bioquímica de la Escuela de Medicina y Odontología de la Universidad de Rochester por dos años de 2000 al 2002. Sus líneas de investigación, con las cuales colabora en el Doctorado Institucional de Ingeniería y Ciencias de Materiales de la UASLP tratan sobre propiedades biofísicas del canal de cloruro activado por calcio TMEM16A. Estudios de los mecanismos de regulación de TMEM16A por iones y proteínas intracelulares. Así como, función de receptores purinergicos P2X4 y P2X7 en células del sistema inmune.

Los temas de investigación que ha abordado la Dra. Patricia Pérez están dirigidos a biomembranas, estudio de proteínas de transporte presentes en la membrana plasmática de células de mamífero. En particular estudia a las proteínas TMEM16A utilizando técnicas de luminiscencia (fluorescencia, quimioluminiscencia, inmunofluorescencia), técnicas de separación (electroforesis), así como técnicas electrofisiológicas.

El núcleo de su trabajo realizado en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí desde al año de 1997, puede seguirlo en la entrevista que Edgar Jiménez en el programa de Copocyt Radio transmitido por Magnética FM en la siguiente dirección:

Los esperamos el próximo miércoles 24 de abril a las ocho de la noche en la Cervecería San Luis ubicada en la Calzada de Guadalupe número 326 en una sesión más de La Ciencia en el Bar, un lugar privilegiado de debate ciudadano entre investigadores y el gran público.

También lee: Químicas, médicas, licenciadas unidas en Universitarias Mexicanas en San Luis Potosí | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Ridículo de fin de semana | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

 

¿Por donde empezamos? El final de temporada para San Luis es un monumento al desastre, un verdadero fracaso con letras mayusculas pero también un absoluto ridículo en una liga que de por sí ya es bastante extraña y mediocre.

San Luis se murió de nada en el partido contra Juárez, ni tres tiempos le sirvieron para derrotar a un equipo que en el papel es inferior. De milagro ese encuentro terminó 2-3, los de la frontera merecían por lo menos dos goles más, San Luis una pena en la cancha y otro más en su infraestructura.

En esta columna hemos intentado entender a Gustavo Leal, muchas veces hemos aplaudido las virtudes del atrevimiento por instalar un sistema de juego propio, hemos defendido que el equipo tenga pocas variantes con tal de no darle la vuelta a su forma de juego, pero esto ya es indefendible, un equipo con menos puntos, que pelea la multa, que no tiene una idea concreta, no puede venir a ganarte en casa, en el partido más trascendente del final de temporada, si ya habíamos tocado fondo con la derrota en Querétaro ¿esto que fue?

Pero paremos de criticar la cancha, donde no hay argumentos que los salven, ahora vayamos con la directiva. Que lindas son las promesas cuando de amor se tratan, cuando todo va bien, vale la pena parar la oreja para que nos endulcen con un futuro mejor. Pero gran error cuando ese amor se acaba, las promesas incumplidas son las primeras que reciben el reclamo.

Ya hace tiempo Jacobo Payán nos prometió una pantalla gigante en el Alfonso Lastras, un alumbrado de primera y un equipo que pelee liguillas… promesas incumplidas, ridículo mayúsculo lo del fin de semana.

Increíble que un alumbrado no pueda funcionar como debe, ya lo había mostrado, lamparas que no encienden en su totalidad, el juego de luces que no ha podido mostrarse bien en un partido (por ejemplo en los goles) y ahora el colmo es no poder concluir un partido por falta de alumbrado, digo, para eso mejor nos hubiéramos quedado con las luces originales. Y de la pantalla, mejor ni hablamos, nos dijeron que en enero, luego que febrero, literal será para abril o para mayo, pero ante los resultados actuales, parece que mejor para el siguiente torneo, un verdadero ridículo las palabras del presidente, casi tanto como cuando aseguraba que André Jardine, no se iría del equipo el torneo anterior.

En fin, mucho que recuperar, mucho que estudiar para intentar levantar este barco el siguiente torneo, lo mucho que se había ganado el campeonato anterior, se ha ido muy lejos en estos meses de 2024, ojo que la afición no es tonta, no olvida y al final, lo va a reclamar. Que no se vuelva a repetir un ridículo tan grande (en la directiva y en la cancha) como el de el pasado fin de semana.

También lee: Se acaba el torneo | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Opinión