#4 TiemposFotolog

¿Quién besaría a Felipe Calderón? | Por Luis Moreno Flores

FOTOLOG

A partir de este martes, estreno esta sección para La Orquesta. La idea es presentar una imagen tomada por mí o prestada de algún amigo para contar una historia. Intentaré ser breve, honesto y cínico. El nombre del proyecto rinde tributo al viejo tablero de imágenes que por algún tiempo fue un referente para mi generación.

 

Un domingo del 2016, me encontraba en el Palacio de Gobierno de Hidalgo. Era casi medianoche y solo un par de policías custodiaban los accesos. De pronto, al girar por un pasillo cualquiera encontré la sala de gobernadores. Sobre las paredes de la habitación estaban los retratos de todos los ex mandatarios. Al acercarme descubrí que muchas de las pinturas tenían marcas de lápiz labial, principalmente la del exgobernador Adolfo Lugo Verduzco (que aparece en la imagen). A las de Osorio Chong y Murillo Karam, nadie les había dedicado ni un besito. Tomé (mal) un par de fotos y luego salí a preguntarle al guardia qué había ocurrido. El policía me contó que, días atrás, el gobernador Omar Fayad había convocado a una junta con el alcalde de Pachuca y el resto del Cabildo. Durante la reunión, una de las regidoras, que aparentemente tenía un padecimiento mental, tuvo un ataque nervioso, se levantó de la mesa y empezó a besar los cuadros.

Desconozco más sobre este suceso, no obstante, la anécdota sirve de pretexto para preguntarse: cuántos políticos pueden decir que los ciudadanos están dispuestos a darles muestra de afecto genuino (ya no digamos besarlos). Solo un nombre viene a mí: el presidente Andrés Manuel López Obrador es el único político en este país que no pasa desapercibido para nadie (lo que, posiblemente, lo convierte en el único POLÍTICO (en mayúsculas)). ¿Cuál es el motivo? Sin mucha preocupación, durante su entrevista de hace unas semanas para El Financiero – Bloomberg, el propio AMLO lo explicó: “(…) uso la pedagogía política (…) que es explicar, convencer y, de ser posible, conmover”.

Coincidamos o no con él, Andrés Manuel ha asentado con claridad un sistema de creencias, valores y conductas que expone todos los días y de ahí cada persona sabe si lo defiende (lo besa) o lo critica. Mientras que, a seis meses de distancia (y posiblemente mucho más), sus rivales no han logrado hacer una promesa de valor a los ciudadanos que justifique su apoyo. La oposición está noqueada y ha caído en el modelo dialéctico de gobierno que propone López Obrador.

Más vale que espabile, o muy pronto ni los locos tendrán motivos para besar sus retratos.

También lea: #PremioEstatalDePeriodismo | Dos horas tarde | Crónica de Luis Moreno Flores

 

Total Page Visits: 134 - Today Page Visits: 2
Nota Anterior

El "Efecto Lainez" | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Siguiente Nota

 7 ocasiones en las que México se saltó el principio de no intervención