abril 16, 2024

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

No Basta | Columna de Germán Bautista

Publicado hace

el

HABLEMOS DE DERECHOS

 

Todo es político, y la discapacidad, en tanto fenómeno humano y social no queda al margen de ello. Esta idea es reforzada por la máxima aristotélica “El hombre es un animal político”. Sin embargo y como ya lo hemos advertido, las personas con discapacidad hemos sido un grupo poblacional vulnerado por tradición, e históricamente excluido de los procesos sociales y políticos, lo que incide de manera directa y negativa por cuanto hace a nuestro involucramiento en la vida pública del país y en consecuencia, en los escasos espacios para participar como candidatas y candidatos a cargos de elección popular como titulares para los diferentes órdenes gubernamentales, tanto por mayoría relativa, como por votación proporcional.

En esta columna, me he abstenido de sostener posiciones políticas respecto a temáticas que a todas luces demandan más que simples reflexiones, ante las francas omisiones institucionales, a veces, probadamente intencionales. Ello, porque pretendo que mi mensaje llegue a la población en su conjunto para a partir de la reflexión, detonar la concientización y las acciones sociales, en una especie de activismo libre basado en preocupaciones genuinas y no inducidas.

No obstante, y en vísperas de las campañas electorales, se me hace difícil permanecer impasible ante lo que como personas con discapacidad podemos experimentar en el desarrollo del próximo proceso electoral, a la luz de las experiencias vividas durante 2021.

En ese año, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral publicó el acuerdo INE/CG518/2021, en acatamiento a la Sentencia dictada por la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Ello, derivado de impugnaciones mediante juicios de protección ciudadana, promovidos por algunos partidos políticos y ciudadanos, que se inconformaron contra los criterios para el registro de candidaturas previstas por el INE.

Tras diversos procesos jurídicos, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinó que no sólo se debían establecer principios para prevenir, sancionar, reparar y erradicar la violencia política contra las mujeres y prever acciones afirmativas para garantizar la participación política de las personas indígenas, sino que además, debían fijarse los Lineamientos para que se establecieran las medidas afirmativas tendentes a garantizar las condiciones de igualdad sustantiva para la participación política de las personas con discapacidad, así como de otros grupos en situación de vulnerabilidad.

Mediante múltiples impugnaciones, algunos grupos como la RED Nacional de Ciegos México, litigaron sus derechos político electorales ante 16 entidades del país y a nivel nacional, logrando que se identificara una problemática toral sobre las omisiones de los OPLE, Congresos locales, INE y Congreso Federal, por la falta de acciones que garanticen las oportunidades reales por escrito en instrumentos vinculantes. Durante el proceso, algunos partidos políticos buscaron a toda costa evitar que estos grupos poblacionales tuviesen la oportunidad de participar, a pesar de tratarse de colectivos constantemente discriminados. Lógico; como dice un amigo, si el pastel se reparte entre menos personas, la rebanada es más grande, pero a mayor número de invitados, el pedacito de pastel se adelgaza.

¿Qué siguió?

Para los grupos de personas con discapacidad, instrumentalización, simulación, suplantación, incluso intentos de autoadscripción por parte de los partidos políticos. Candidatas y candidatos pretendiendo acreditar discapacidad porque no tenían un dedo, porque les dolía un brazo o la espalda, u ostentándose como personas con discapacidad psicosocial, lo que en gran medida ocurrió también con otros grupos.

El intento de autoadscripción por discapacidad es una cuestión reprobable e inadmisible; en suma, es un despropósito total, porque justamente las acciones afirmativas se proponen como una medida de resarcimiento histórico, social y por supuesto político, para dar visibilidad y establecer pisos desde donde las condiciones sean parejas y procurar alcanzar condiciones de igualdad material, atendiendo principalmente a grupos subrepresentados y excluidos.

Como decía otra de mis amistades, no sólo no nos dan los espacios, sino que los pocos que logramos obtener pretenden arrebatárnoslos.

Además, la definición de discapacidad es clara al prever en el inciso e) del preámbulo de la Convención que: la discapacidad es un concepto dinámico y en evolución, y resulta de la interacción de las personas con deficiencias físicas, intelectuales, mentales y sensoriales y las barreras visibles y actitudinales existentes y persistentes en el entorno. Además, no existe la discapacidad temporal, pues el artículo 1 del ordenamiento establece el largo plazo como un criterio sine qua non, alguien puede ostentarse como persona con discapacidad.

Comprendo que los acuerdos internos y entre los partidos políticos tienen un propósito; alcanzar la tan defendida auto determinación e independencia para tomar sus propias decisiones; pero al mismo tiempo, no deben descuidar el garantizar los derechos político electorales de todas las personas, reconocidos en los tratados internacionales firmados y ratificados por el estado Mexicano. En tal sentido, es imperativo que resistan la tentación de sustituir a las personas que forman parte de los grupos históricamente subrepresentados. Es imprescindible que no sólo se discurse sobre la inclusión de la diversidad, sino que ese discurso se convierta en acciones congruentes y afines a las demandas de los tiempos actuales.

Se reconocen los esfuerzos de la institución electoral, que si bien son positivos, no son suficientes, aunque fijan las bases para intentar emparejar el terreno. Sin embargo, no puede hablarse de procesos electorales inclusivos sin campañas accesibles, sin propuestas que incluyan transversal e integralmente a las personas con discapacidad, sin participación efectiva y en igualdad de condiciones de las candidatas y candidatos con discapacidad, sin elecciones sin discriminación y sin oportunidades reales por escrito.

Como lo establece el Pacto de San José en su artículo 23, si en materia de derechos políticos, los derechos humanos no contempla de forma clara las oportunidades de goce y ejercicio, estos se encuentran vacíos, sin sustancia; entendiendo por ello que se encuentran violentados, como hoy lo reclaman las personas con discapacidad.

En este próximo proceso electoral vale la pena reflexionar y plantear algunas máximas, en aras de lograr no sólo la inclusión, sino la participación política efectiva y en igualdad de condiciones de las personas con discapacidad que decidan postularse como candidatas y candidatos a cargos de elección popular.

Si no es inclusiva, no es justicia, si no es inclusiva, no es igualdad, si no es inclusiva, no es democracia.

También lee: Los Ajustes Razonables | Columna de Germán Bautista

Continuar leyendo

#4 Tiempos

El cine todavía | Columna de Carlos López Medrano

Publicado hace

el

Mejor dormir

 

Debería haber una palabra para describir esa sensación que se tiene al salir del cine después de ver una buena película. Es un ánimo inigualable. Tocas tierra con un nuevo brío. La gente del centro comercial no lo vislumbra, pero eres alguien distinto al que compró su entrada dos horas antes.

Emerges de la penumbra con una membrana renovada. Con ella replanteas tus esquemas (aunque quizá lo olvides al día siguiente tras contaminarte de la rutina). Reconectas con lo que en verdad importa. Es como si una aspiradora le diera un servicio a tu mundo interior con calefacción incluida.

La manida (y estéril) controversia sobre si las series han superado al cine, queda desacreditada por momento así. Por más buenas que las series sean, no ofrecen eso que el cine sí. La intimidad acompañada en la sala. Los rituales previos. El camino de regreso en el que rememoras diálogos, en el que te acuerdas de una persona a la que le hubiera gustado esa cinta, aunque ya no se lo dirás nunca. Un gran plan cuando no tienes planes.

Solo esmérate un toque. La gran pantalla impone sus reglas, exige un mínimo de compromiso de tu parte. No te quedes derrotado en casa, envuelto en una triste pijama mientras comes una quesadilla. No: tienes que ponerte de pie, venir, sentarte con propiedad y luego levantar la cara. Alza la oreja también. Déjate llevar por el celuloide.

Ir al cine es como mirar el mar por un rato. Es una terraza particular, lo audiovisual en su tinta. La máxima expresión a la sombra. Así que haz el favor de no hablar en la butaca, si eres tan amable. Que la proyección se encargue de remover lo que hay que remover en ti. Métete en la burbuja sin pesar demasiado. Estás ante un acontecimiento. No es como esos episodios que te echas de un tirón tirado en la cama con la tableta, ese maratón que alimenta tus vicios.

La fortuna aumenta cuando alguna película añosa se cuela en cartelera y se multiplica el efecto de viaje en el tiempo. Como aquella noche en que presenciamos a Olivia Newton-John resucitar en un cine cualquiera. Los movimientos imperfectos de la cámara mientras ella entonaba «Hopelessly Devoted To You» nos transportaban. Estábamos con ella, en un jardín de pasto recién cortado en Los Ángeles. Eso parecía.

Más de una aflicción se cura yendo al cine. Olvida lo horrendo que es todo allá afuera, en donde no encuentras a Sophia Loren ni a Marlon Brando. Maldice la vida que te aleja de las películas. Y vuelve a ellas. Pese a lo infumable de otra épica de superhéroes y secuelas con carteles chillantes (una producción de más de cien millones ya me da desconfianza), recuerda que ante el embate de las desgracias tienes un refugio en ellas. Un escape de las responsabilidades y un respiro incluso respecto a tu propio hogar. Hay que ir al cine todavía.

 

Contacto:

Twitter: @Bigmaud

Correo: [email protected]

También lee: Cómo ser un buen ex | Columna de Carlos López Medrano

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Descifrando los secretos de las proteínas con la Dra. Patricia Pérez | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

En la sesión del mes de abril de La Ciencia en el Bar, la Dra. Patricia Pérez Cornejo, investigadora de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí estará platicando sobre los secretos que encierran las proteínas, en lo que es el ciclo treinta y siete de esta serie de charlas que está cumpliendo dieciocho años de realizarse en San Luis Potosí.

La proteína es esencial para la vida, se forman de aminoácidos que son necesarios para el crecimiento y mantenimiento de células y tejidos, por lo que nuestro cuerpo requiere de proteínas en nuestra dieta. Las proteínas provienen de origen animal y vegetal. Las proteínas de origen vegetal y animal varían en su calidad y digestibilidad, pero esto no suele ser una preocupación para la mayoría de las personas si su proteína total satisface sus necesidades. Debemos aspirar a consumir proteínas de una variedad de fuentes que beneficien tanto nuestra salud como la del planeta. Como comemos alimentos y no nutrientes, debemos elegir alimentos ricos en proteínas que no solo proporcionen aminoácidos esenciales, sino que también respalden una dieta saludable y sostenible.

Este importante tema para nuestra salud será explicado por la Dra. Patricia Pérez, y nos explicará los diversos aspectos que suelen ser desconocidos referentes a las proteínas y que debemos de conocer. Así, esta es una buena oportunidad para enterarnos de este tema y ayudarnos a regular nuestra dieta, entendiendo de qué están hechas las proteínas y algunas de sus propiedades. Igualmente nos podremos enterar de las nuevas aportaciones en el estudio de proteínas y conocer el papel que realizan los investigadores potosinos en la generación de nuevo conocimiento relacionado con las proteínas. Como es costumbre, será una oportunidad para que el gran público interactué con los investigadores universitarios, en este caso la Dra. Patricia Pérez e informarse de primera mano de sus contribuciones científicas.

La Dra. Patricia Pérez obtuvo su licenciatura en química farmacológica en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, en 1987

; realizó su doctorado en fisiología en la Universidad de Rochester, en Nueva York, Estados Unidos graduándose en 1996, realizó una estancia posdoctoral en el Departamento de Bioquímica de la Escuela de Medicina y Odontología de la Universidad de Rochester por dos años de 2000 al 2002. Sus líneas de investigación, con las cuales colabora en el Doctorado Institucional de Ingeniería y Ciencias de Materiales de la UASLP tratan sobre propiedades biofísicas del canal de cloruro activado por calcio TMEM16A. Estudios de los mecanismos de regulación de TMEM16A por iones y proteínas intracelulares. Así como, función de receptores purinergicos P2X4 y P2X7 en células del sistema inmune.

Los temas de investigación que ha abordado la Dra. Patricia Pérez están dirigidos a biomembranas, estudio de proteínas de transporte presentes en la membrana plasmática de células de mamífero. En particular estudia a las proteínas TMEM16A utilizando técnicas de luminiscencia (fluorescencia, quimioluminiscencia, inmunofluorescencia), técnicas de separación (electroforesis), así como técnicas electrofisiológicas.

El núcleo de su trabajo realizado en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí desde al año de 1997, puede seguirlo en la entrevista que Edgar Jiménez en el programa de Copocyt Radio transmitido por Magnética FM en la siguiente dirección:

Los esperamos el próximo miércoles 24 de abril a las ocho de la noche en la Cervecería San Luis ubicada en la Calzada de Guadalupe número 326 en una sesión más de La Ciencia en el Bar, un lugar privilegiado de debate ciudadano entre investigadores y el gran público.

También lee: Químicas, médicas, licenciadas unidas en Universitarias Mexicanas en San Luis Potosí | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Ridículo de fin de semana | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

 

¿Por donde empezamos? El final de temporada para San Luis es un monumento al desastre, un verdadero fracaso con letras mayusculas pero también un absoluto ridículo en una liga que de por sí ya es bastante extraña y mediocre.

San Luis se murió de nada en el partido contra Juárez, ni tres tiempos le sirvieron para derrotar a un equipo que en el papel es inferior. De milagro ese encuentro terminó 2-3, los de la frontera merecían por lo menos dos goles más, San Luis una pena en la cancha y otro más en su infraestructura.

En esta columna hemos intentado entender a Gustavo Leal, muchas veces hemos aplaudido las virtudes del atrevimiento por instalar un sistema de juego propio, hemos defendido que el equipo tenga pocas variantes con tal de no darle la vuelta a su forma de juego, pero esto ya es indefendible, un equipo con menos puntos, que pelea la multa, que no tiene una idea concreta, no puede venir a ganarte en casa, en el partido más trascendente del final de temporada, si ya habíamos tocado fondo con la derrota en Querétaro ¿esto que fue?

Pero paremos de criticar la cancha, donde no hay argumentos que los salven, ahora vayamos con la directiva. Que lindas son las promesas cuando de amor se tratan, cuando todo va bien, vale la pena parar la oreja para que nos endulcen con un futuro mejor. Pero gran error cuando ese amor se acaba, las promesas incumplidas son las primeras que reciben el reclamo.

Ya hace tiempo Jacobo Payán nos prometió una pantalla gigante en el Alfonso Lastras, un alumbrado de primera y un equipo que pelee liguillas… promesas incumplidas, ridículo mayúsculo lo del fin de semana.

Increíble que un alumbrado no pueda funcionar como debe, ya lo había mostrado, lamparas que no encienden en su totalidad, el juego de luces que no ha podido mostrarse bien en un partido (por ejemplo en los goles) y ahora el colmo es no poder concluir un partido por falta de alumbrado, digo, para eso mejor nos hubiéramos quedado con las luces originales. Y de la pantalla, mejor ni hablamos, nos dijeron que en enero, luego que febrero, literal será para abril o para mayo, pero ante los resultados actuales, parece que mejor para el siguiente torneo, un verdadero ridículo las palabras del presidente, casi tanto como cuando aseguraba que André Jardine, no se iría del equipo el torneo anterior.

En fin, mucho que recuperar, mucho que estudiar para intentar levantar este barco el siguiente torneo, lo mucho que se había ganado el campeonato anterior, se ha ido muy lejos en estos meses de 2024, ojo que la afición no es tonta, no olvida y al final, lo va a reclamar. Que no se vuelva a repetir un ridículo tan grande (en la directiva y en la cancha) como el de el pasado fin de semana.

También lee: Se acaba el torneo | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Opinión