#4 TiemposColumna de Jorge Ramírez PardoEnred@rte

Los “moditos” adolescentes, ah… | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

 

“… prefiero con mucho a este presidente que a cualquiera de los anteriores y me sigue pareciendo un milagro político que haya llegado a Palacio un hombre decidido a hacer algo por los que menos tienen, en este nuestro país tan ingrato y desigual.”

“El modito”, 3 de mayo de 2020

Jorge Zepeda Patterson

 

Cuando el país se debate entre:

  • Una contingencia pandemia medianamente controlada y mal atendida por una población de predominio mediocre/mediático en atención a recomendaciones científicas gatell-ianas versus noticias falsas
  • Un desplome económico sin precedentes; revelador, en México y el mundo de:
    • desigualdad multinacional
    • aumento desmedido de riqueza y dinero para especular, correlativos a la pobreza en condición de miseria
    • consumismo, quien tiene capacidad adquisitiva, alimentos chatarra y productos desechables
    • desplome del sentido del ahorro y cultura de vivir a crédito
    • sobre valoración del dinero a crédito y devaluación del dinero cash

Específicamente en México:

  • Una obligada introspección, para la mitad de la población con privilegio y techo dónde recluirse, y acceso a internet para el ocio multimodal (terapia, güeva, evasión, información, des-información):
    • para revisar el ser y deber ser, como individuos y sociedad
    • aumento en violencia intrafamiliar, y, oh paradoja
  • El médico Hugo López-Gatell refresca el concepto de líder con inteligencia, compromiso, carisma hasta con los niños de 30 de abril y edades entre biberón y viagranautas; esto es, de pañal primero a postrero
  • La partida Óscar Chávez, cantautor grande de causas colectivas, lo mismo amorosas (por ti/ la ternura me sigue y la sigo; nosotros dos/ fuera del mundo), literarias (… y los años de Gabriel, trompeta/ trompetas lo anuncian; … el volvió, volvió casado/ ella se murió de amor), militantes (Se vende mi país/ se vende en frío…, yo no lo vendo no/ porque lo quiero; ¿Que de dónde amigo vengo?/ De una casita que tengo por allá en el Pedregal/ de una casita chiquita,/ con frontones, alberquita y calefacción central/ Ver un garage tú puedes donde caben tres Mercedes,/ cuatro Mustangs y un Jaguar,/ y en el piso que está encima/ hay gimnasio, ring, esgrima/ y un salón para bailar)
  • Locutores televisivos auto/erigidos en científicos del sarcasmo y la mofa de pastelazo y piquete de ombligo bajo, sin creatividad ni originalidad, ante un auditorio diezmado
  • Sindicalismo de predominio en favor de dirigentes enriquecidos con cuotas de la colectividad, a espalda de sus intereses en lo oscurito del sector privado; y modalidad pública en lucha sólo por aumentos salariales con formas chantajistas/en-modalidad-flamígera-ex-campesina, de escasa atención a cualidades productivas.
  • Un conjunto de empresarios, con agrupaciones y criterios divididos; algunos, patrocinadores de miedos/falso/noticiosos y hasta amenazas nada veladas para tumbar a este presidente que no es empleado/cómplice de ellos como algunas veces sucedió
  • Un presidente de México colmilludo y conocedor del país, cercano –ahora virtual- a la población, pero con dislates tabasqueños/tropicales que azuzan a los divididos ex titiriteros

Sí tanto ex titiriteros y humorismo tropical, como dicen los chavos, le bajaran unas rayitas a su rijosidad, a sus “moditos”, había menos tensión abono al ánimo y productividad en prospectiva.

 Mientras, el estado de San Luis Potosí padece

Gobiernos tapadera al delincuente que me precede:

  • El Marcelato heredó, sólo de salida una deuda de 1,500 millones y no se le ve rectificar ni reponer lo sustraído en favor de la emergencia económica. La federación lo inhabilitó por algunos de sus indicios de corrupción. A él como a más delincuentes comunes no los rosa el viento justiciero local. Todo queda en familia
  • El Toranzato fue un todo de rapiña, incluido el sobreprecio de montaje y arranque de un Museo Laberinto, conducido con mentalidad gerencial para su conducción sin soporte científico ni acceso para la población que lo costeó a presupuesto inflado al 400% al Parque Tangamanga
  • Carrerazo de gabinete reciclado y modos tibios; avivado el mandatario, sí, en días de coronavirus; con área cultural virtualmente acéfala, pero nepotes Fonseca/H. Silva o sobrinos de ex gobernadores en nómina alta, afianzando un cacicazgo grupal reciclado durante un cuarto de siglo

Un gobierno municipal

  • Gastalón en tiempos de pandemia
    • Compra de luminarias a precio exorbitante y con proceso cargado de sospechas (a río pandémico revuelto, ganancia pro campaña politiquera de aspiraciones ascendentes)
    • Cuando nadie lo hace, pago en la prensa de costosas planas coloridas propagandísticas, de nuevo el olor politiquero en busca de escalón más alto. Orígenes políticos de vena gallardista relucen; por cierto, fue un huevo cacaraqueado al principio de la administración, pero sin rendición de cuentas; ¿“perro no come perro”? ¿”entre gitanos no nos leemos la mano”?, ah-raza-malpensada
    • Repartición exhibicionista de despensas con lema emparentado con campaña política
  • Forma, forma, forma, selfis y aplausómetro multimodal por contrato

La fatiga que viene

Los millennials–nacidos entre 1980 y 2000, de entre los más familiarizados con tecnologías digitales- y quienes vienes después- tienen una tarea compleja, pero también la vitalidad para asumir papeles protagónicos.

Los ciudadanos no marginados, de preferencia en nómina o becas, con segunda edad avanzada y más, pocos le apuestan a la militancia juvenil si la hubo (los Óscar Chávez, Franciscos Toledo, no se dan en mazorca); más bien afirman las tesis de Samuel Ramos en El hombre y el perfil de la cultura en México, y de Octavio Paz en El laberinto de la soledad; pueblo acomplejado y conformista (ubicados aún en la dictadura perfecta priista –como si no hubiera sido desplazada-; “pa’ qué votar, si todo está decidido”).

Millennials y excluidos perennes, ahora rescatados por uno de los flancos presentables de la 4T, tiene tarea.

Hay futuro, con voluntad y estrategia con reingeniería.  Una entrevistada reciente, joven pianista potosina comentó: “… esa historia que estamos viviendo ahorita, la del coronavirus, ¡híjole…!, es la mejor película en la que, de verdad, tenemos que sacar todas las herramientas, todos los dones que tenemos. Porque los tenemos. Entonces, vamos a hacer una gran historia de la ´humanidad. De eso estoy completamente segura”.

También te puede interesar: Tempestad -antídoto para la indiferencia- | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Total Page Visits: 285 - Today Page Visits: 2
Nota Anterior

65% de las llamadas a servicios de salud mental han sido por ansiedad: Lutzow

Siguiente Nota

#QueSiempreNo | Heineken anunció que mantiene la suspensión de producción