diciembre 2, 2022

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

La danza que cura | Columna de Juan Jesús Priego

Publicado hace

el

LETRAS minúsculas

 

Husmeando hace poco entre las páginas de un grueso libro que dejé olvidado hace mucho tiempo al pie de una montaña de hojas y carpetas, pude enterarme de lo siguiente: que en ciertas tribus del desierto africano las enfermedades mentales se curan siguiendo este extraño procedimiento: cuando uno de los miembros del grupo empieza a sumirse en estados de tristeza prolongados, o a delirar, o a hablar con las piedras, o a gemir por la noches, o a llorar en sueños, o a no querer ya levantarse del lecho, o a invocar la muerte con insistentes ruegos y súplicas, los demás  miembros del clan se reúnen en torno a él y le cantan canciones y danzan a su alrededor, de manera que al poco tiempo el enfermo vuelve a estar sano otra vez, por lo menos en la mayoría de los casos.

¿En dónde reside el secreto de tan milagrosa curación? Eso es lo que quisiéramos saber; aunque, vista la cosa más de cerca, no creo que se trate de ningún secreto.

Según el doctor Claude Miéville, famoso especialista francés en enfermedades mentales, la locura consiste básicamente en esto: «En que el enfermo psíquico termina por aislarse, por encerrarse en su mundo propio… Hubiera podido encontrar el equilibrio –dice- contándose cuentos, representándose una comedia y jugando un papel, pero su drama es que termina por aislarse. Y alienarse, en cierto sentido, es aislarse de los demás y no poder ya comunicarse con ellos… Creo que la locura es este corte, esta ruptura con los demás, con la sociedad, con todo: enloquecer es encerrarse en un mundo que se cierra sobre sí mismo».

Los miembros de aquellas tribus nómadas parecer saber esto, o por lo menos intuirlo: la locura –y agrúpese bajo este nombre todo trastorno psíquico de cierta importancia- se suaviza con un poco de compañía; si toda enfermedad mental es una ruptura, entonces es preciso rehacer cuanto antes lo que se había estropeado. Y, por eso, se juntan alrededor del enfermo, y danzan y cantan para él de modo que pueda éste otra vez sentirse vivo. Es como si con sus cánticos y sus giros le dijeran al enfermo: «Hermano, te habíamos dejado solo. Atareados por los quehaceres de los días casi nos olvidamos de ti, de que existías. Pero tú existes, y llamas nuestra atención adoptando un comportamiento fuera de lo normal. Te vengas de nuestra indiferencia huyendo a esa tierra misteriosa en la que la misma claridad es sombra y que nosotros, a falta de una palabra mejor, llamamos locura. Regresa, ven: hemos aprendido la lección; de ahora en adelante ya no te abandonaremos. ¿Aceptas vivir con nosotros otra vez?».

En Nudo de víboras, la novela de François Mauriac (1885-1970), el escritor francés, hay una escena en la que Luis, el protagonista del relato, escribe a Isa, su mujer, una larga carta en la que le reprocha su falta de interés por él. ¡Nunca lo escuchaba! Y le dice: «Si hablo solo es porque siempre estoy solo. Al hombre le es necesario el diálogo». Puesto que su mujer no le prestaba atención, él se ponía a hablar con él único que estaba siempre ahí a un lado suyo: él mismo. La locura estaba a la vuelta de la esquina.

Ahora bien, de entre los hombres y mujeres que caminan por las calles gesticulando o gritando, ¿cuántos habrá que han sido mal amados y se han puesto a gritar al viento porque no ha hay nadie en este ancho planeta que quiera escucharlos? El hombre es un ser de palabra, y si no encuentra unos oídos dispuestos a recoger su voz, se pondrá a platicar con las piedras. ¿Locura? Falta de amor, simplemente.

Como digo, los nómadas aquellos algo sabían de todo esto y ponían inmediatamente manos a la obra con resultados que pondrían rojos de envidia a los psicólogos de Occidente.

Pero no nos hagamos ilusiones: aquí éste método jamás funcionaría. Porque, ¿de dónde va a salir la gente que se ponga a danzar y a cantar alrededor de las camas? ¡Estamos todos tan atareados! Además, carecemos de todo sentimiento comunitario de la vida: si ni siquiera con uno de los nuestros haríamos una cosa semejante, ¿cómo podríamos hacerlo con el vecino de enfrente, a quien no conocemos de nada? En todo caso –llevando nuestra generosidad a cimas insospechadas- organizaríamos una colecta y lo mandaríamos al psicólogo para ver qué puede este hombre solo –este desconocido, este extraño- hacer por él. Nosotros no, nosotros no tenemos tiempo; y, además, tampoco tenemos ganas. ¿Cantarle canciones a nuestro vecino? ¿Ensayar unos pasitos de breakdance para que se alegre un poco? ¡Qué ridiculez! ¡Aunque se tratara de nuestra abuela, nosotros no haríamos esto por nada del mundo! Sí, que el psicólogo haga lo que pueda, que sea él quien tome las riendas del asunto.

Sigo hojeando el libro y me pongo a pensar: «¡Si los hombres y mujeres de hoy tuviéramos un poco de tiempo para gastarlo con los demás, acaso habría menos enfermos mentales entre nosotros! Porque sí, todos estamos más o menos enfermos. Enfermos no de nuestras depresiones –que son sólo el efecto, la punta visible del iceberg-, sino de que nadie quiera cantar y bailar a nuestro alrededor. Enfermos de nuestra larga e infinita soledad».

¿Qué puede un ansiolítico contra una tristeza verdadera? ¿Qué puede un antidepresivo contra un desamparo real? «Nada se termina nunca de adquirir –escribe el filósofo André Comte-Sponville-; nada se nos promete nunca, sólo la muerte… La fragilidad de vivir, la certidumbre de morir, el fracaso o el espanto del amor, la soledad, el vacío, la eterna falta de permanencia de todo… ¡Esta es la vida! Siempre solitaria. Siempre mortal. Siempre desgarradora. Y tan frágil, tan débil, tan expuesta». En semejantes condiciones, ¿cómo no volvernos locos?

Aquellos nómadas lo saben: con un poco de compañía. Ellos han descubierto el secreto, han quitado el velo, en pleno desierto, al enigma de la vida.

También lee: Respeto al destino | Columna de Juan Jesús Priego

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Democracia mundialista | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

 

La copa mundial de futbol está cerrando la fase de grupos, y extrañamente, las sorpresas han comenzado.

Resultaría muy fácil culpar a las propias selecciones eliminadas de ser los que han provocado el cambio, yo me atrevo a decir que son justo lo contrario, las que han avanzado de fase las que están cambiando al futbol.

Sorpresas que equipos como Belgica, Alemania, México y Costa Rica, hayan quedado eliminados en la primera ronda, y resulta hasta increible que Japón o Marruecos sigan con vida.

Parece que el mundial es un panorama de sorpresas, sin embargo, creo que lo que sucede es que el mundial es una ventana a la democracia futbolera. Los equipos ya no pueden ganar con la camiseta, ahora hay que salir respondón para marcar el paso, jugar al tú por tú con cualquier selección, sin importar la historia o palmarés del equipo rival.

La democracia ha alcanzado al futbol y ahora cuando todos los sistemas de juego y las metodologías de prácticas se han globalizado, casi cualquiera puede jugar como cualquiera.

Esto le hace mucho bien al futbol, la idea de selecciones hegemónicas que dominen siempre al deporte, puede ir quedando en el pasado, parece que ahora las cosas pueden cambiar, por lo menos en las primeras fases del mundial.

Sin embargo, esto no durará mucho, algunas selecciones se podrán colar hasta los cuartos o incluso hasta la semifinal, pero no creo que les alcance para más, sigo siendo un fiel creyente que es muy poco probable (más no imposible) que tengamos a un nuevo campeón, creo que alguno de los 8 campeones anteriores, levantará la copa.

En fin, se viene la recta final de la competencia, donde seguramente las sorpresas serán escazas, y la continuidad tradicional prevalecerá, queda esperar y disfrutar de la aventura de las “sorpresas” de la copa, que este cambio, le da un gran respiro a lo que hemos visto en la cancha y obviamente también en la tribuna.

También lee: Jornada 1 | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Goliardos | Columna de Julián de la Canal

Publicado hace

el

 

Turbas de clérigos y estudiantes ebrios recorrieron las principales ciudades europeas en los siglos XII y XIII, coincidiendo con el surgimiento de las universidades. Se les llamó goliardos. La palabra carece de origen preciso. Hedonistas y lascivos, cantaron la vida disipada que practicaban. La errancia fue su modo de vida, bizarra existencia que hizo de los caminos albergue preferente. Roger Bartra los relaciona con el salvaje en su acepción de milites silvani: “había una especie de clerecía marginal, los goliardos, que llevaban una vida disipada y errante, que celebraba con su música y sus versos jocosos la vida erótica, el juego y la bebida”. Destacaron por sus poesías mordaces. Anónimas habitualmente, esas composiciones refieren un modus vivendi escandaloso y desquiciado. Sus sátiras se dirigían a autoridades civiles y eclesiásticas que les valieron diferentes condenas conciliares. Jacques Le Goff los califica “extraño grupo de intelectuales”. Dado su anonimato, pervivieron en leyendas y tradiciones antes que estrictamente en la verdad de los testimonios. Con todo dejaron un conjunto de poesías tituladas Carmina Burana o Cánticos de Beuern, reunidas en el manuscrito de Benediktbeuern, sobre los que Carl Orff compuso la cantata homónima entre 1935 y 1936. Los goliardos fueron llamados bufones y vagabundos. Su nomadismo privilegió los centros urbanos hasta constituirse en una intelligentsia disidente. Su objeto era escandalizar al statu quo a lo que se añadía la imposibilidad de ubicarlos en una sociedad rigurosamente estamental. Recibieron en algunos casos el nombre de joculator o juglar, término referido a alguien que representaba una amenaza para la sociedad. Coinciden con otros dos movimientos: el gibelino, crítico del papado inmiscuido en las cosas temporales, y el moralizador que sancionaba el interés mundano de altos cargos eclesiásticos. Entre las poesías goliardas, sobresale “In taberna quando sumus” (“Cuando estamos en la taberna”), elogio del alcohol brindado a la sociedad:

Bibit hera, bibit herus
bibit miles, bibit clerus
bibit ille, bibit illa
Bibit servus cum ancilla
Bibit velox, bibit piger
Bibit albus, bibit niger
Bibit constans, bibit vagus
Bibit rudis, bibit magus
Bebe la señora, bebe el señor,

bebe el soldado, bebe el cura,

bebe el hombre, bebe la mujer,

bebe el siervo con la criada,

bebe el rápido, bebe el lento,

bebe el blanco, bebe el negro,

bebe el perseverante, bebe el vago,

bebe el ignorante, bebe el sabio

 

El espíritu goliardo irrumpió inopinadamente en François Villon (1431-1463), poeta de vida marginal, involucrado en robos y crímenes, considerado antecedente de la poesía maldita formulada por Paul Verlaine en Les poètes maudits (1884). Autor de diferentes obras, el siglo antepasado rehabilitó con fervor su “Ballade des pendus” (“Balada de los ahorcados”):

La pluye nous a débuez et lavez,

Et le soleil desséchez et noirciz:

Pies, corbeaulx nous ont les yeulx cavez

Et arraché la barbe et les sourciz.
Jamais nul temps nous ne sommes assis;
Puis ca, puis là, comme le vent varie,
A son plaisir sans cesser nous charie,
Plus becquetez d’oiseaulx que dez à

            [couldre.

Ne soyez donc de nostre confrarie;
Mais priez Dieu que tous nous vueille            [absouldre!

La lluvia nos ha colocado y lavado;

el sol nos desecó y ennegreció el tronco.

Nos arrancaron la barba y las cejas

urracas y cuervos, y nos cavaron los ojos.

Nunca jamás, ni un instante, pudimos            [sentarnos:

aquí y allá nos mecimos, según los antojos

del viento, que nos arrastra sin cesar,

en tanto los pájaros nos picotean más que            [al sorgo.

De nuestra cofradía no sea, por favor, [nadie:

¡y rogad a Dios que nos absuelva a todos!

 

No fue casual la exhumación de Villon y de la poesía goliarda en el XIX, siglo de la bohemia mistificada por Henri Murger en Scènes de la vie Boheme (1851). La bohemia no es únicamente desorden de vida o nostalgia de ese desorden, esa devoción oxidada por determinada música apelmazada en la memoria de una extinta juventud acompañada con una copa mediada de Merlot; o ese fervor adolescente hacia la noche alumbrada a media luz por lámparas afiligranadas art nouveau; o las reuniones en torno a un calefactor a leña de hierro fundido cuyo rojo crepitar evoca lo que nunca pudo ser de ninguna manera. La bohemia no es ademán anacrónico y extraviado, sino actitud de fondo. Reducida a gestualidad, deviene solo sórdida parodia. En algunos, es ante todo rebeldía y disidencia intelectual frente al orden establecido cuando ese orden es habitual gatopardismo. El desorden como orden de repuesto.

También lee: La mediocridad heroica | Columna de Julián de la Canal

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Recomendaciones del cine de la Álex de Iglesia | Columna de Mario Candia

Publicado hace

el

APUNTES DE UN CINEÓFITO

 

El día de la Bestia (1995) Álex de la Iglesia demuestra con esta película ser uno de los mejores directores españoles de la actualidad, su cine se basa en el poder de la imaginación, la desbordante mezcla de fantasía y realidad, un cine teñido por un hálito de surrealismo magistral. En esta película en concreto, nos encontramos con un cura que consigue averiguar la fecha del nacimiento del Anticristo, pero no el emplazamiento, lo que da lugar a una hilarante carrera contrarreloj en la que contará con la ayuda de un metalero satánico y un farsante de la televisión dedicado al esoterismo y ocultismo. Un argumento genial, llevado de forma única por de la Iglesia y el genial elenco, destacando Álex Angulo y el actor revelación en ese momento Santiago Segura. Si a eso le sumamos una banda sonora extraordinario, nos sale una película redonda. Y es que esto es lo que necesita el cine en la actualidad, imaginación.

 

La Comunidad (2000)  La película es probablemente no sólo la mejor de Álex de la Iglesia, sino también una obra maestra del thriller hecho en España. La tensión es asfixiante, sobre todo en toda la secuencia final o en la sorprendente escena en que los vecinos entran en casa del personaje de una espectacular Carmen Maura pretendiendo que ella no se entere. De la Iglesia consigue, como siempre, esa mezcla de humor y turbiedad o en otras palabras, un humor negro de altura, para pintar este divertido y macabro fresco de la codicia humana y de lo que se es capaz de hacer por ella. Si a todo esto sumamos a dos villanos absolutamente inolvidables y estremecedores como a los que dan vida Emilio Gutiérrez Caba y Terele Pávez, el resultado es una de las películas más recomendables, salvajes y brillantes del cine español.

 

Muertos de Risa (1999)  Comedia disparatada, deliberadamente excesiva, entre lo irónico y lo patético. Es la historia de Nino y Bruno (Santiago Segura y Gran Wyoming) que se conocieron en la Andalucía profunda, en un club de mala muerte, un cazatalentos (Álex Angulo) los subió a un escenario y descubrieron cómo las bofetadas que le propinaba Bruno a Nino, ejercían una extraña atracción en el público. Pero tras el telón del éxito se esconde una rivalidad, una corriente de odio recíproco que irá carcomiendo esas personalidades narcisistas hasta la paranoia más delirante. Una relación de odio enfermizo basada en el resentimiento y la malsana competencia que acaba en una dantesca espiral de vendettas personales. Y lo más curioso del asunto es que cuanto más se odian, más ríe la gente. Una feroz crítica a la naturaleza cruel de hombre.

 

Crimen Ferpecto (2004) Brutal y muy divertida mezcla de comedia, drama y thriller criminal, con un final absolutamente apoteósico y muy sarcástico en la plaza de Callao de Madrid. Una buena comedia negra desarrollada en el inicialmente idílico, finalmente terrorífico escenario de unos grandes almacenes, lo cual le da pie al cineasta a desarrollar una parodia tan exagerada y sórdida, acerca de la fiebre consumista y del arribismo a cualquier precio como moderna profesión, pero también muy especialmente al culto a la imagen y al físico como requisito imprescindible de todo triunfador que se precie. Imprescindible.

 

También lee: Recomendaciones del cine de Martin Scorsese | Columna de Mario Candia

Continuar leyendo

Opinión