julio 15, 2024

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Exhuma: Cuando el nacionalismo se supone que no debe dar miedo | Columna de Guille Carregha

Publicado hace

el

CRITICACIONES

 

Corea es uno de esos lugares que no han logrado generar en mí una genuina curiosidad por el país en sí. Es decir, si alguien me invitara a visitarlo o tuviera la oportunidad de ir allá, no dudaría ni un segundo en subirme a un avión y atesorar por siempre el sellito que pondrían en mi pasaporte al cruzar la frontera antes de darme cuenta lo poco que en realidad vale un peso mexicano cuando se intenta sobrevivir en el extranjero haciendo conversiones monetarias. También es cierto que es allá donde vive uno de los señores bonitos más tiernos que he conocido en mi vida (¡Hola, SungJung! Sé que nunca te enterarás de este saludo porque no sabes leer español, pero la intención es lo que cuenta). Así que tampoco es como que me sea indiferente – solo no me causa emoción.

Aunque sí es verdad que he disfrutado infinidad de media emanando de este país, como doramas, películas, canciones y uno que otro manwha, nunca me ha llamado la suficiente atención como para investigar su historia o entender mejor el funcionamiento de su sociedad moderna. Existe, y pues, qué padre por ellos, la verdad.

Y, aún así, hasta yo, totalmente alejado del conocimiento de la historia coreana, sé lo deplorables que fueron los japoneses para con ellos cerca la segunda guerra mundial. Pero, así, lo que se dice culeros pero con una “Q” mayúscula reemplazando la sílaba “cu” para denotar el superlativo de una manera impresionante en lenguaje escrito.

Hicieron básicamente un “España llegando a México en 1519”, pero empezando el siglo XX, donde se podía documentar hasta con fotografías las acciones de los “pobres soldados que eran inocentes porque, en realidad, sólo estaban siguiendo órdenes” que decidieron despachurrar a un país entero nada más porque un día se levantaron de la cama y les pareció divertido eso de ver el mundo arder. El artículo de Wikipedia sobre ese periodo utiliza solamente 12465 palabras para describir las atrocidades. No es competencia, pero el artículo de la conquista española es de 12885 palabras. Solo para contextualizar un poquito del tamaño de las listas de actividades.

Es bajo ese contexto de “pinches japoneses culeros” que se desarrolla la trama de Exhuma (O “La Tumba del Diablo, como le pusieron aquí en México porque, ¿cómo íbamos a saber que se trataba de una película de horror si no especificaban que era “del diablo” en el título? ¿Somos adivinos o qué?), una de las películas coreanas más exacerbadamente nacionalistas que he visto en mi vida. Bueno, en comparación, es tan patriótica como cualquier película de acción genérica estadounidense que aparece un día en Netflix y nadie sabe cómo es que consiguieron el presupuesto para tremendo bodrio lleno de banderas gringas. Pero, en cuestión de producciones coreanas, no es algo que se vea tanto – al menos no en lo que deciden exportar.

Bajo la premisa de *exhumar* una tumba de hace más de 100 años, la película desarrolla la idea temática principal: el verdadero mal viene en dos formas: jurarle lealtad a Japón o, en su defecto, ser japonés. Cualquiera de estas dos vertientes generará espíritus chocarreros capaces de descuartizar seres humanos con sus poderes de maldad. O 悪魔の力 para ser más específicos.

Dentro de lo que viene siendo “la calidad fílmica del producto”, todo está excelentemente cuidado. La fotografía, muy bonita, con esa calidad clásica de un tinte medio azulosa encima de todo para que se sienta como película de terror coreana. Hay una cobertura de ángulos de rodaje impresionante que sólo se puede conseguir con el presupuesto de una producción coreana que despilfarra dinero porque tiene, y no recuerdo haber notado ningún error de edición ni nada parecido. O sea, la presentación es prístina nivel Corea quiere demostrarle al mundo que son mejores haciendo audiovisuales de ficción que el 90% del mundo, nomás por el puro ego de saberse capaces. Los efectos especiales si están un poco… no tan maravillosos, pero, pues, tampoco tan terribles como los de Marvel o DC, así que no distraen tanto de la acción.

Lo que sí es un *chef’s Kiss* tamaño industrial son las coreografías. Como buena historia asiática oriental basada en tradiciones nacionales, la gran mayoría de ideas y acciones presentadas a lo largo de la historia se basan en rituales clásicos (¿?) de la cultura en cuestión. En este caso particular, la mejor escena es sin duda aquella en donde la protagonista hace una complicada danza (con tambores y bocinas JBL a todo volumen incluidas) para pedirle permiso a los espíritus para *EXHUMAR* la tumba que le da pie a la trama. Es una secuencia de 6 o 7 minutos impresionante, con un juego de música, movimiento y cortes que va subiendo de intensidad a cada segundo que pasa y que se queda fácilmente grabada en la memoria de la audiencia.

Ahora, mi desconocimiento total de la cultura coreana (detallado en el primer párrafo) me prohíbe confirmar si este ritual que incluye la presencia y subsecuente recortación minuciosa de los cadáveres de cinco cerdos al ritmo de, literalmente, gritos y tamborazos, es algo que los shamanes coreanos han hecho alguna vez en la historia de la humanidad, o si los creadores de Exhuma se lo sacaron de la manga. Lo interesante es que, en mi cerebro de normie desinformado que escribe tontería y media porque puede, todo se ve tan impresionante y explicado de manera tan lógica que en ningún momento dude que fuera algo más que el ritual número 3 de la lista de los más pedidos por coreanos desesperados. Es lo malo de tener un cerebro colonizado de occidental inculto. Me pones en frente una cosa que se vea súper folklórica y digo “si, a huevo, así ha de ser” sin dudarlo ni un segundo.

Creo que ese es un problema. Habría que tratarlo.

Y, continuando con las tradiciones orientales de “¡FINTA!” incorporadas en el ADN de sus producciones de ficción, la historia parece resolverse sin mayor problema como a la hora de haber empezado con la única finalidad de que la gente se pregunte “¿y ahora a dónde va esta historia?”, solo para que te quiten la cobijita de tranquilidad que tú solo te pusiste y te avienten la verdadera trama, con todas sus implicaciones, directo en la mollera hundida. Obviamente, todo va hacia el lado de “¡Qué bella esta nación! ¡Nación bella que deseo dejarle a futuras generaciones para que disfruten de lo bello de esta nación! ¡Y que chinguen a su madre los japoneses!”

O sea, la cosa no es nada críptica. Lo dicen, literal, en los diálogos.

Es una película muy buena – sobre todo si puedes obviar/entender la necesidad del nacionalismo. Se vende como película de terror, pero excepto por dos o tres jump scares ahí medio tochos, solo tiene ese descriptivo porque habla de temas sobrenaturales. Es más como un thriller de suspenso bastante bien logrado, muy accesible, muy bonita.

Y, sí, el viejito principal sí es el que salió en Oldboy. Sí. A mi también me impacta la existencia del tiempo y su paso.

También lee: Creatividad sin Rumbo: La Desilusión de Baby Assassins | Columna de Guille Carregha

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Tijuana, Tierra de contrastes | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

 

Sin duda, donde empieza la patria, comienzan los contrastes, Tijuana es una ciudad que resume a la perfección la realidad del país. En la ciudad más poblada de la frontera, basta cruzar una calle para cambiar el panorama, lo mismo una zona adinerada cerca del Estadio Caliente, que un cerro con casa de madera y cartón justo enfrente, millones de historias que chocan en un sitio donde viven más los que han llegado, que los que nacieron ahí. Tijuana no solo es la frontera con los Estados Unidos, sino que es la frontera de los sueños y esperanza para millones de latinos.

Justo ahí, donde empieza la patria, donde el contraste es pan de cada día, juegan los Xolos, ahí donde otros proyectos futboleros lo intentaron y solo pudo brillar el encabezado por los Hank, ese proyecto que también juega con los contrastes.

Fue en el ya lejano 2005 cuando los Xolos aparecen en la ciudad, la franquicia de Pioneros de Obregón, es mudada para jugar ese torneo en Tijuana. Los resultados no fueron los esperados y ese equipo terminaría descendiendo y después exiliado a Celaya, y con ello la entrada de los Hank para comprar al Tabasco y permanecer en la división de plata. Después de un pésimo inicio todo fue brillar, al grado de conquistar el campeonato de primera división en 2012.

Xolos es un equipo de contrastes, el último nuevo campeón del futbol mexicano, un equipo que ha pelado los últimos lugares de la clasificación en los recientes torneos. Y aún así, Xolos hoy se ha levantado.
Tijuana es hoy dirigido por el último seleccionador que le ganó a un campeón del mundo con México en un mundial, Juan Carlos Osorio quiere cambiarle el resto a los del norte.

Hoy Xolos recibe a Chivas, pudiendo darle un golpe increíblemente fuerte a los de Guadalajara, de esos que dejan huella al inicio del torneo. Tijuana se ve bien y parece responder a lo mal que jugaba el torneos anteriores. Por el bien de la frontera, ojalá Xolos salga de su letargo y regrese cuando menos a pelear en la frontera.

También lee: Momento de hacer cuentas | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Barbro Dahlgren, precursora de la etnología mexicana | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

La primera carrera de arqueología en provincia fue la que existió en la hoy extinta Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, en aquel ambicioso programa académico que impulsaría la investigación científica en la UASLP tanto en humanidades como en ciencias, creándose las Facultades de Humanidades y de Ciencias que llevaría posteriormente el nombre de Escuela e Instituto de Física. Lamentablemente el ambiente político derivó en el cierre de la Facultad de Humanidades y con ello el importante trabajo que se había realizado a lo largo de siete años.

La apertura de la Facultad de Humanidades y su interesante programa académico permitió diseñar cursos extensivos e intensivos que propició la visita de quienes serían importantes investigadores en el país que acababan de formarse y, de quienes ya contaban con una sólida carrera científica. Entre estos personajes varias mujeres figurarían como catedráticas de la Facultad de Humanidades de la UASLP en el formato de cursos intensivos, algunas de las cuales ya hemos tratado en esta columna, entre ellas se encuentra también quien sería la precursora de la etnología en México: Barbro Dahlgren Lindgren, quien impartiría cursos de arqueología en la Facultad de Humanidades.

Barbro (Bárbara) Dahlgren formaría parte del grupo de catedráticos de Historia Universal e Historia de México de la Facultad de Humanidades de la UASLP en el rublo de cursos intensivos.

Por aquella época la profesora Dahlgren acababa de titularse como Etnóloga por la Escuela Nacional de Antropología e Historia y la Maestría en Ciencias Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, con la tesis La Mixteca, su etnografía e historia prehispánica, que presentó en 1950. Convirtiéndose en la precursora de la etnología en México.

En sus visitas a San Luis Potosí a dictar sus cátedras en la UASLP, aprovechó para trabajar en uno de sus trabajos teóricos relacionados con el concepto de área cultural, que es una de sus aportaciones, en especial la influencia que pudo haber obtenido la Huasteca con el Caribe, comparando para ello las áreas del circuncaribe con la huasteca.

Barbro Dahlgren realizaría sus estudios científicos en México, después de haber estudiado en Europa para docente en Lengua Alemana obteniendo el certificado en Hamburgo, Alemania y el certificado en Lengua y Literatura Francesas por la Universidad de la Sorbona en 1936

lugares a donde se trasladó en la década de los treinta desde Filippstad, Suecia, donde naciera el 26 de noviembre de 1912. En 1939 llega a México interesada en las culturas mexicanas e ingresa a la Escuela Nacional de Antropología e Historia, ese mismo año estuvo en Inglaterra, país en el que obtuvo el Certificate of Proficency in English.

Su actividad docente lo realizaría en varias instituciones educativas, además de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, en la Universidad de las Américas y la Universidad Iberoamericana y como docente de cursos intensivos en la Facultad de Humanidades de la UASLP. En 1977 fue cofundadora del Departamento de Etnohistoria del Instituto Nacional de Antropología e Historia (ENAH), así como la especialidad de Etnohistoria en la ENAH. Fue parte del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM. Ocupó la dirección del Departamento de Etnohistoria del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la jefatura de Etnografía en el Museo Nacional de Antropología de México. Entre otros cargos, fue subdirectora en el área de etnografía, del Museo Nacional de Antropología, y curadora del Museo Nacional de Culturas Populares.

Barbro Dahlgren Lindgren, destacada etnóloga de gran prestigio nacional e internacional que dedicaría su vida a los estudios etnohistóricos, etnográficos y de antropología y que figuraría como catedrática de la UASLP, lo cual debería ser orgullo para esta institución, moriría en la Ciudad de Cuernavaca el 28 de marzo del 2002 a la edad de 89 años.

También lee: Entre la ciencia y las letras: Profesora Refugio Marmolejo | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Momento de hacer cuentas | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

 

Como cada inicio de torneo, vale la pena hacer un pronostico de lo que va a dejar el torneo para el Atlético de San Luis, sin embargo antes, les compartiré mi mal logrado recuento del torneo pasado.

Según yo, San Luis tendría que haber logrado 22 puntos en el torneo general, mismos que lo hubieran colocado en el lugar 12 de la competencia, con esa suma no hubiera podido calificar a play in, ya que el equipo peor sembrado que alcanzó su calificación fue Querétaro con 24 puntos. La realidad indicó que San Luis hizo solo 16 puntos, terminando la competencia en el lugar 13, empatado en puntos con Juárez y Mazatlán (todos obviamente eliminados).

Hagamos pues nuestra predicción según el calendario de la liga.

América: Derrota (0)
Mazatlán: Empate (1)
Pachuca: Derrota (1)
Tijuana: Victoria (4)
Toluca: Derrota (4)
Atlas: Victoria (7)
Tigres: Derrota (7)


Cruz Azul: Empate (8)
León: Empate (9)
Santos: Victoria (12)
Monterrey: Empate (13)
Pumas: Derrota (13)
Querétaro: Empate (14)
Juárez: Derrota (14)
Puebla: Victoria (17)
Necaxa: Derrota (17)
Guadalajara: Derrota (17)

17 puntos es lo que creo será la suma del equipo en este torneo, lo cual equivale a tan solo un punto más del campeonato anterior, mismos que no serían suficientes para una clasificación.

El torneo anterior fui algo optimista con la suma total, y al final el resultado fue peor de lo esperado, este torneo veo con menos fuerza al equipo, un nuevo entrenador y un esquema que tendrá que ir tomando forma (espero) al pasar de las jornadas.

El próximo, no parece un buen torneo para los potosinos, pero como siempre digo, ojalá me equivoque.

También lee: La copa de las dos Europas | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Opinión