#4 TiemposDesde mi clóset

Esa izquierda que no es izquierda | Columna de Paul Ibarra Collazo

Desde mi clóset

 

La política potosina ha estado históricamente más cercana al conservadurismo que la región Bajío trajo consigo con la llegada del nuevo milenio. En el terreno legislativo incluso hay una suerte de inconsistencia entre las decisiones reformistas y la realidad imperante de la clase en el sector. Parecería que, con la llegada de partidos como el PRD, y más recientemente Morena, el actual partido en el poder, la brújula cambiaría su norte. Lo cierto es que no ha sido de esta manera.

La militancia de las izquierdas progresistas no ha sido promovida de forma constante en el estado. Durante muchos años se trataron de reprimir los esfuerzos insurrectos contra sistema. Durante mucho tiempo estuvo cerrada la carrera de filosofía en la máxima casa de estudios, esa donde Monsiváis dio grandes cátedras, esa misma que hoy no encuentra una postura clara frente a las realidades sociales.

Lo anterior no es gratuito y sí ha tenido repercusiones en el desarrollo de la vida política estatal. Aún plagados de masones, este aparato institucional no termina de entender la existencia de subjetividades que emergen en el entramado de la cotidianidad.

Incluso los grupos feministas, o aquellos cercanos a las disidencias sexuales no han logrado un empuje tal que haga cimbrar las estructuras patriarcales racializadas y heterosexualizadas que constriñen la acción pública. Mención honorífica tienen los esfuerzos por el reconocimiento del matrimonio entre parejas del mismo sexo, la rectificación de datos legales de las personas trans y por supuesto la lucha feminista de decenas de mujeres que se manifiestan frente a las violencias, todas.

Lo anterior resulta irónico hoy que al parecer hay un cambio en el paradigma nacional, que lleva a nuevo puerto a esta nación. Se habla de una cuarta gran transformación nacional, a la altura de la independentista, la reformista y la revolucionaria de principios del siglo pasado. Transformación encabezada por un sujeto con una ideología propia de la Cuba del Che Guevara y Los Castro, esa que exiliaba homosexuales y colocaba a las mujeres en un lugar lejano al de los libertadores.

Esta nueva revolución, está impregnada de mochos y pseudoconservadores que poco han leído a Segato, que no ubican a Deleuze y que han idolatrado tanto la masculinidad, que hoy les cuesta mucho trabajo dejarla ir, es más, le crean palestras para su exhibición.

San Luis Potosí no es la excepción. ¿Será que la institucionalidad de la política corrompe hasta al sujeto con mayor rectitud? Lo digo porque entonces no se entiende, por ejemplo, que aquel muchacho que se intentaba organizar con otros hace ocho o nueve años en la universidad, hoy delegado federal de programas sociales haya perdido el rumbo. Envuelto en una serie de procedimientos que emulan a los caciques más rapaces del priismo de los setentas. Sectario y disonante. Cínico y pusilánime que no ha dado muestras de lucidez en ese tan importante puesto. Rodeado de una corte de aduladores que han terminado de ensimismarle, absorto es su “proyecto de nación”.

¿Y qué decir de la representación popular del movimiento de regeneración nacional en la máxima tribuna en el estado? ¿Están a la altura de las necesidades populares, que, en pos de un cambio, les colocaron en posiciones de decisión?

Al hacer un análisis crítico, se puede reconocer que no hay un criterio dispuesto para responder al poder hegemónico. La aparente destitución de Pedro Carrizales de la Comisión Legislativa de Derechos Humanos es un ejemplo de ello. No se mide con la misma vara. Al sujeto que no se entromete en los acuerdos se le segrega. Hoy es bien sabido que no existe una real oposición en el estado. Nadie está cuestionando con certeza las decisiones del Ejecutivo en el estado.

Quien escribe estas líneas lo dice con conocimiento de causa. Es asqueante la forma en la que se toman decisiones en esas oficinas legislativas. The time is money, and they know it. Es vergonzosa la forma en la que se olvida e interés popular, solo por asegurar el chapulineo. O si no, ¿cómo se explican que Edson Quintanar; y las señoras Valdés y Mendoza no hayan replicado ante la pata al Mijis en la Jucopo? El propio coordinador de la coalición hace unos días le dedicó una publicación en Facebook al buen Gabino Morales. Me vuelvo a asquear un instante al solo pensar en esos acuerdos de los que fui testigo. La ley de Herodes de Luis Estrada se queda corta.

Y no queda sino seguir resistiendo. No me puedo conformar con un gobierno que no es efectivo. Rapaz y que solo piensa en su enriquecimiento. O alguien explíqueme en qué se gastan el sueldo esos diputados/as que hasta adelantos y préstamos personales tienen para sí. Y me interesa porque es dinero público y en esa medida es importante cuestionar el destino de ese impuesto, traducido en resultados tangibles.

Tengo una última arqueada, antes de terminar el texto, al reconocer que no se está constituyendo a una sociedad crítica, que cuestione y argumente. Por el contrario, se promueve la moralidad de un sistema en evidente crisis.

No sé si el Gobierno Federal, pero Morena no es la Esperanza de México.

También recomendamos: Vivir trans, entre la ciencia y el capitalismo patriarcal | Columna de Paul Ibarra

Nota Anterior

Este es el precio del dólar para este miércoles 30 de octubre en SLP

Siguiente Nota

ASE observó 1 mil 88 mdp a dependencias en SLP, nadie salió limpio