enero 26, 2022

Conecta con nosotros

Deportes

#Entrevista | Agustín Zaragoza, el medallista olímpico potosino del 68

Publicado hace

el

“No iban a venir a pegarme en mi propia casa”

Por: Ana G Silva

Agustín Zaragoza, es uno de los cuatro potosinos que ha logrado conseguir una medalla en Juegos Olímpicos, además también uno de los pocos medallistas mexicanos que logró esa hazaña en su propio país, pues en México 68 se quedó con el bronce de boxeo en la categoría peso gallo. El ex pugilista potosino contó para La Orquesta cuál fue el camino hasta el pódium olímpico y cómo una sentencia, casi convertida en mantra, lo ayudó a conseguir el objetivo: “No iban a venir a pegarme en mi propia casa”.

Zaragoza contó que para llegar a Juegos Olímpicos tuvo que ganar todos los campeonatos nacionales y selectivos en la República Mexicana, además de subir 6.5 kilogramos (de 66 a 72.5 kg) para poder participar en la división media y conseguir su boleto olímpico: “tuve la honrosa oportunidad de representar a México en los Juegos Olímpicos y me tocó estar en un peso superior, pero me faltaban de 5 a 6 kilos”.

El ex boxeador describió que fue en un torneo selectivo cuando ganó una última pelea antes de ser electo donde comprendió que “tenía una responsabilidad por México”.

Sobre su medalla, Agustín comenta que solo le quedó un pendiente: “No se me hizo tocar el himno, pero sí izar mi bandera, con los más grandes, es lo más enorme que puedo recordar. Ese momento quedará para la historia”.

En aquellos juegos el potosino debutó con una victoria unánime contra el jamaicano Dinsdale Wrigtt, posteriormente se enfrentaría al checoslovaco Jan Hejduk en una pelea que terminaría 4-1 a favor del de casa, logrando asegurar medalla para México.

Zaragoza indicó que una de sus motivaciones fue que en su mente estaba la idea: “no van a venir a pegarme en mi propia casa”, reiteró que ese pensamiento lo tuvo presente desde los Juegos Olímpicos anteriores:

“Yo dije ‘México contra todo el mundo”, porque así iba a hacer, afortunadamente se me hizo ganar una medalla, aunque no sentía tan tercer lugar no me sentía tan satisfecho con el tercer lugar, pero todo mundo me lo dijo ‘cualquiera quisieran una medalla como esa’, porque se luchó, yo digo ‘bueno es una medalla olímpica y me tocó tener el bronce con orgullo, con satisfacción y con esfuerzo, un gran esfuerzo porque competía en donde no era mi peso y conseguirla’.

Agustín comentó que él buscaba obtener un mejor puesto dentro del medallero olímpico; sin embargo, en la semifinal perdió por un knockout en su primer round contra el ruso Alexei Kiselev, cuando sus entrenadores, los polacos Enrique Nowara y Casimiro Masek, tiraron la toalla y pararon la pelea.

El púgil narró cómo fue la pelea desde dentro del ring y todo lo que sintió mientras representaba al país en la Arena México:

“Era una pelea bastante eufórica, porque había un lleno total, pero un lleno a reventar y cuando se me dijo ‘vas por una medalla’, dije ‘aquí me muero’ y fue en esa mentalidad de subir al ring, no fue otra cosa más que pensar en vencer y terminé con la idea de ‘que pude haber hecho más’, pero al menos el público rotundamente gritaba ‘México’, no ‘Agustín Zaragoza”, sino simplemente ‘México, México, México’ y yo me sentía honrado por estarlos oyendo, fue una emoción tremenda decir ‘que divino se siente cuando uno está luchando por un triunfo y por un lugar mundial´ voltee a ver a Dios porque por lo menos pude llegar a tener una medalla”.

“Cuando subí a la premiación las banderas se veían hermosas, porque representaban a los cuatro mejores boxeadores en esta categoría a nivel mundial”.

Desde 1970 Zaragoza se dedicó a ser instructor de boxeo en el ISSSTE, se retiraría en 1975 de las peleas. En 1981, recibió el carnet internacional de juez de la Asociación Internacional de Boxeo Amateur y actualmente enseña boxeo en una escuela en la Ciudad de México.

Posteriormente a ello me dedique a ser un ejemplo, un recuerdo para la gente, para los jóvenes, para que ellos mismos tengan un ejemplo. A mí no me gusta el vino, no me gusta tomar, no me gusta desvelarme, no me gusta ser mal ejemplo para la juventud, he llevado una mentalidad sana y me han seguido muchos jóvenes con el sueño de estar en los Juegos Olímpicos”.

Finalmente, Agustín Zaragoza considera que los boxeadores potosinos pueden ser capaces de llegar al nivel que él tuvo hace años:

“He visto a jóvenes que han estado al frente, potosinos que han tenido el orgullo de estar izando la bandera en Centroamericanos y Panamericanos, han estado presentes y por fortuna han ganado medallas”.

Lee también: Edificio potosino fue reconocido como el segundo mejor del 2021

Columna de Nefrox

¿Cómo matar una afición? | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

Testeando

Poco más de 5000 aficionados se dieron cita ayer en el Lastras para nuevamente ver perder a su equipo.

5000 aficionados que desafiaron el frio, el mal paso del equipo, una pandemia muy contagiosa y unos precios ridiculamente altos para ver a un equipo sin identidad, sin ganas, sin futbol.

En San Luis sabemos de sufrimiento, hemos tocado el cielo y descendido a los infiernos, hemos tenido grandes equipos que pelean por la gloria continental y equipos tan perdidos que jugaban por los últimos lugares de la segunda división.

Todo eso, y algunos ingredientes más, son la forma exacta para matar una afición.

Más allá del mal paso del equipo, más allá de no tener una victoria en más de 10 juegos, más allá de no anotar un miserable gol, está la identidad, esa que se comunica con hechos y palabras, esa que no le está hablando hoy al aficionado.

San Luis necesita y urgentemente un cambio completo no solo en la cancha, sino también en su directiva, se necesita gente de San Luis que hable el mismo lenguaje que la gente de San Luis. Se necesita comunicar de frente y de manera cercana. No puede ser que ir al estadio sea más una experiencia cercana a ser tratado como delincuente, que una experiencia gratificante.

De la cancha mejor ni hablar, cuando las cosas no salen, no salen y punto. Mejor darle vuelta a la página.

Sigo pensando que el error más grande de equipo está en su timorata dirección técnica, pero hoy escalo y pongo la atención en su directiva foránea, ojalá hubiera más gente local para tomar ciertas decisiones, ojalá no acaben (otra vez) matando a la afición potosina. Bájense de su primer mundo, coman un poco de humildad, sean aunque sea por un tiempo, verdaderos potosinos, ya díganle adiós a Puebla.

También lee: Se estrena el campeón | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Columna de Nefrox

Se estrena el campeón | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

Testeando

El destino es caprichoso, tanto como para que el rival que estará frente al Atlas campeón, después de 70 años, sea San Luis.

Atlas, el actual campeón del futbol mexicano, no jugó la jornada 1 y, es hasta esta segunda jornada, cuando va a comenzar la defensa de su título: recibe en su cancha a un alicaído San Luis.

Atlas mantiene toda la base con la que fue campeón hace unas semanas, y hay que decirlo, Atlas es un campeón deslucido por las circunstancias, Atlas no ganó ninguna serie dentro de la liguilla y fue campeón de uno de los peores torneos cortos en la historia; esto, sumado a ciertas dudas arbitrales, lo hacen empañar un poco el brillo de su éxito.
Sin embargo eso no quita que sea el campeón y un equipo que juega bien y que seguramente saldrá a la cancha muy motivado.

El rival en turno, San Luis. Ese equipo que en la jornada 1 perdió en casa. Un equipo que desgraciadamente no se le vieron argumentos para buscar la victoria.

Y caemos en lo mismo: San Luis reforzó su ataque, buenos jugadores llegaron y otros se mantuvieron, pero desgraciadamente la zona defensiva parece seguir con las mismas carencias y eso puede costar muy caro.

En el papel San Luis parece un rival a modo para que Atlas pueda comenzar con un buen resultado su defensa, solo falta ver con qué argumentos salta a la cancha el equipo potosino, pero sobre todo, ver cuál es la ambición que propondrá su técnico, mismo que no ha terminado de convencer a la afición.

También lee:  #Entrevista | “Abuelo” Cruz: la vida del futbolista potosino más grande de la historia

Continuar leyendo

Deportes

#Entrevista | “Abuelo” Cruz: la vida del futbolista potosino más grande de la historia

Publicado hace

el

Nacido en Cedral, el icónico jugador de Monterrey y la Selección Mexicana conversó con La Orquesta

Por: Ana G Silva

Francisco Javier Cruz, mejor conocido como el “Abuelo” Cruz, es un exfutbolista potosino nacido en el municipio de Cedral, ídolo de la afición del Monterrey, donde jugó la mayor parte de su carrera, aún así también fue parte de Tigres, el rival histórico de RayadosFue campeón de goleo y figura de la Selección Mexicana. Ahora, a más de 21 años de su último partido, contó a La Orquesta cómo fue su vida en las canchas, fuera de ellas y qué pasó con su vida después del 1 de marzo del 2000.

Javier Cruz se destacó por ser uno de los jugadores que logró ganarse el corazón de dos aficiones rivales: la de Monterrey y la de Tigres. Surgió de las fuerzas básicas del Club de Fútbol Monterrey, donde debutó en 1984 a los 18 años, rápidamente logró quedarse la titularidad en el equipo. Cuatro años después fue por el Logroñés, equipo español, y en 1992 regresó a México para formar parte de Tigres.

Yo no quería irme, pero el equipo me vendió y yo qué podía hacer, aunque debo reconocer que la afición de Tigres es más humilde que la de Rayados con sus jugadores”, señaló el exjugador.

En el último año de su carrera tuvo la oportunidad de regresar al equipo que lo vio nacer, aunque a la afición no le pareció: “me odiaban, pero demostré que yo siempre fui rayado, tuve coraje y valor para afrontarlo”.

Otro de los momentos por los que el “Abuelo” Cruz es recordado, fue cuando marcó el gol de la victoria de la Selección Mexicana sobre Canadá (2-1), resultado que le permitió llegar a la Copa del Mundo de Estados Unidos 1994: “Todos los momentos son lindos, todos tienen algo especial, obviamente cuando representas a tu país y estás defendiendo los colores de México te queda esa satisfacción de haber cumplido exitosamente tu carrera, es muy satisfactorio, es un parteaguas bonito el representar a México”, dijo.

Juventino Sánchez, crónicas deportivo y amigo del “Abuelo”, habló sobre las mejores cualidades del jugador: “Corría por las dos bandas, jugaba con mucha picardía, el defensa no sabía lo que iba a intentar, sacaba jugadas en el momento, generaba buenos pases y además metía goles”.

Sánchez comentó que Javier Cruz se caracterizaba por ser un futbolista “de los que han surgido muy poco a nivel nacional”, que llegó a destacar de manera internacional, siendo un ídolo en su momento, como pocos, amado realmente por la gente cuando todavía no había los medios de comunicación como los que hay en la actualidad.

Su conecte con la gente no lo he visto que lo hagan los futbolistas actuales, además qué te puedo decir de Javier, él es un extraordinario ser humano, ha ayudado a todos sus hermanos y su familia, no es un futbolista que hizo mucho dinero, lo supo administrar, es un personaje amado en Nuevo León”.

Javier Cruz dijo que describe su vida futbolística como “bonita y equilibrada”, pues tuvo la oportunidad de alegrar a la gente, además fuera de las canchas le gustaba estar con los aficionados. Agregó, que no considera haber renunciado a nada para convertirse en el jugador que fue, pues su forma de vida es disciplinada y tranquila.

A lo largo de su trayectoria, Javier Cruz tuvo diferentes lesiones que con el paso del tiempo provocaron que se retirara a la edad de 34 años, experiencia que revivió: “lo que pasa es que desgraciadamente tuve una lesión bastante difícil que me dejó fuera de las canchas por 8 meses, entonces ya no iba con tanto entusiasmo a los entrenamientos, por eso decidí retirarme a una corta edad”.

Cruz mencionó que cuando se retiró de las canchas tuvo que renunciar al aplauso de la gente y al cariño: “ya no es lo mismo, desde otra trinchera vas a ver otros temas diferentes a lo que es el fútbol”. Pese a esto, afirmó que siempre vivió feliz.

El histórico jugador consideró que debería de haber un plan de pensiones para jugadores retirados, aunque desafortunadamente “no existe esa solidaridad”, aunque, subrayó que también es importante ser ordenado y cuidar el dinero: “no es fácil estar fuera del fútbol, pero con orden y equilibrio puedes vivir sin problema de manera decente”.

En las pasadas elecciones, Javier Cruz se lanzó como político en Nuevo León, contendió para ser diputado federal del VI distrito con el Partido Encuentro Solidario (PES); no obstante, no logró ganar.

El exfutbolista señaló que no cree continuar en el mundo de la política: “hay cosas que uno tiene que seguir en el espíritu y esa oportunidad sentí que venía de parte de Dios y decidí participar en un área donde creo que tengo esa vocación de servicio, desafortunadamente no tuve el éxito que hubiese querido, pero finalmente la experiencia de contactar con la gente te llena, pensé que era una buena oportunidad de ver a otros horizontes y finalmente no se dio, pero estoy muy agradecido”.

También lee: “Los Máscaras”, la gran dinastía de luchadores potosinos

Continuar leyendo

Opinión