Columna de Israel MirandaDeportes

¿El equipo está por encima de cualquier jugador? | Columna de Israel Miranda

Siempre futbol

 

En los últimos años, los futbolistas comenzaron a ganarse un mayor protagonismo más allá de las canchas de futbol. Son varias las causas de esto, entre ellas podemos encontrar los patrocinios de diferentes marcas, las redes sociales, el impacto mediático de cada jugador, su nivel futbolístico, entre otros factores.

Los clubes de futbol también forman parte, al permitir que sus jugadores comiencen a ganar una relevancia que en ocasiones termina con situaciones extra cancha. Hay varios ejemplos que están a la vista de todos, pero que, en ocasiones, los aficionados (y algunos directivos) no somos capaces de percibir al encontrarnos cegados por el talento que derraman en la cancha los futbolistas, por su entorno mediático, su influencia en redes sociales y otras situaciones que funcionan como “distractores”.

Este protagonismo que obtienen los futbolistas puede ser utilizado de distintas maneras, de forma positiva, pero también está la contraparte. Sin embargo, un equipo de futbol siempre debe estar por encima de cualquier jugador, ¿por qué?, sencillo, porqué la carrera de un futbolista no es para siempre, pero dentro de los objetivos de un club deportivo está el permanecer, según sus expectativas, en un nivel que le permita competir por las metas marcadas a corto, mediano y largo plazo.

Si un jugador, de manera consciente o inconsciente, no comparte los objetivos o políticas del club, no disfruta estar en la institución o llega a atentar contra el equipo, según sea la situación, lo mejor será platicarlo y encontrar a una solución, que puede ir desde un acuerdo entre ambas partes, hasta la rescisión del contrato.

También hay situaciones en las que el deportista, gracias al impacto y relevancia que ha ganado, puede contribuir junto con su equipo a realizar acciones que permitan el crecimiento de ambos. Cada uno con el aporte de las herramientas que posee, se complementan y buscan un desarrollo que puede ir más allá de la institución cuando se enfoca en una acción social.

Es difícil hablar de situaciones en particular, pues las posibilidades son infinitas, pero a lo largo de la historia de este deporte hemos visto varias, algunas terminan con un buen final para todos, pero en ocasiones nadie gana o pierde uno. El futbol no es solo futbol, es tan sencillo entender eso que resulta complicado asimilarlo.

También lee: Pedri es magia | Barcelona tiene otro diamante por pulir | Columna de Israel Miranda

Nota Anterior

Nadie como Nadia | Columna de Roberto Rocha

Siguiente Nota

Juez gira orden de aprehensión contra ex gobernador de Nayarit por enriquecimiento ilícito