diciembre 9, 2022

Conecta con nosotros

Seguridad

Detuvieron en El Naranjo al presunto violador de una menor

Publicado hace

el

El presunto se habría ofrecido a llevar a la víctima hasta su hogar en una moto, sin embargo se desvió del camino y se aprovechó de ella

Por: Redacción

La Fiscalía General del Estado de San Luis Potosí (FGESLP) detuvo a un joven de 19 años de edad, por su presunta responsabilidad en el delito de violación en agravio de una menor de edad en el municipio de El Naranjo. 

Según la Fiscalía, la víctima caminaba en dirección a su domicilio sobre la carretera El Naranjo- Ciudad Valles, el pasado el 6 de mayo del 2020, y el señalado, identificado como Emmanuel “N”, se ofreció para llevarla a su lugar de destino a bordo de su motocicleta. 

En el trayecto, el sujeto desvió la ruta y se detuvo para atacar sexualmente a la menor. La jovencita informó lo ocurrido a un familiar, quien acudió ante las autoridades de la Fiscalía y solicitó que se procediera conforme lo marca la ley en contra del hombre. 

Una vez librada la orden de aprehensión, fue detenido sobre la avenida Miguel Hidalgo en la zona Centro del municipio. 

Posteriormente, fue trasladado al Centro de Reinserción Social de la región, donde quedó a disposición de la autoridad judicial que resolverá su situación legal en las próximas horas. 

También lee: Cae sujeto que violó y le robó a un hombre en SLP

Seguridad

Dos hombres fueron detenidos por “pasearse” con armas prohibidas

Publicado hace

el

Los sujetos tenían una cachimba y un machete

Por: Redacción

Oficiales de la Guardia Civil Estatal (GCE) de San Luis Potosí como parte de las labores policiacas dentro del Plan Operativo “Otoño-Invierno 2022”, detuvieron a dos personas por el presunto delito de portación de armas prohibidas; señalaron que los sujetos “se paseaban” por las calles portando un machete y una cachimba 

Los elementos de la GCE dentro de los recorridos preventivos implementados en el Barrio de Tequisquiapan en la capital potosina, divisaron sobre las calles de Melchor Ocampo y Benigno Arriaga, a José “N” de 54 años de edad que deambulaba con un machete de  59 centímetros aproximadamente, por ello de inmediato tras informarle sobre el presunto delito en el que incurrió, fue detenido junto con el arma prohibida.

La GCE a su vez detuvo en el municipio de Soledad de Graciano Sánchez a Carlos “N” de 33 años de edad, en las calles de Valentín Soto y Gama y Genovevo Rivas Guillén luego de que se le aseguró un cuchillo y un arma de confección artesanal conocida como cachimba.

La Guardia Civil Estatal informó que los detenidos y las armas prohibidas, quedaron a disposición de la Fiscalía General del Estado.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana del Estado exhorta a la población a reportar a través de los números de emergencias 911 y Denuncia Anónima 089, cualquier situación con apariencia de delito que pudiera poner en riesgo la paz de la ciudadanía.

También lee: El Freddy: símbolo de la delincuencia en el Centro Histórico de SLP

Continuar leyendo

Gobierno del Estado

5 policías van a prisioneros por el secuestro de 4 personas

Publicado hace

el

Los hechos ocurrieron en el municipio de Villa de Arista

Por: Redacción

La Fiscalía General del Estado de San Luis Potosí informó que se logró dictar prisión preventiva oficiosa a los cinco elementos policiales de Villa de Arista, que fueron reconocidos como Daniel “N”; Francisco “N”; Guillermo “N”, Leonel “N”; y Paula “N” y que presumiblemente participaron en la desaparición forzada de varías víctimas.

El Ministerio Público, en la continuación de la audiencia inicial, litigó este asunto, donde presentó datos de prueba y argumentos para que el Juez de Control tomará esa determinación.

Los policías municipales, el pasado 4 de octubre de 2022, abordaron en Villa de Arista a dos hombres y dos mujeres, provenientes de la ciudad de San Luis Potosí, quienes circulaban en un automóvil y una camioneta.

Una de las víctimas logró escapar y dio aviso a las autoridades. De las otras víctimas aún se desconoce su paradero.

También lee: El Freddy: símbolo de la delincuencia en el Centro Histórico de SLP

Continuar leyendo

Ciudad

El Freddy: símbolo de la delincuencia en el Centro Histórico de SLP

Publicado hace

el

Podría llevar cualquier otro nombre, pero al final representaría lo mismo: la impunidad con la que operan las mafias a las que por años se les ha permitido crecer en la zona

Por: Karina González y Luis Moreno

Vecinas, vecinos, comerciantes y visitantes sufren la crisis de inseguridad que azota al Centro Histórico de San Luis Potosí. Diariamente se reportan robos a comercios y casas, cristalazos contra automóviles, hostigamiento y asaltos contra peatones, todo sin que las autoridades hayan encontrado la fórmula para contener a estas mafias que se refugian en casas abandonadas. Recientemente llamó la atención que en la zona aparecieron carteles pegados en postes y bardas donde aparecen varios sujetos que son identificados como algunos de los responsables de esta situación, entre ellos uno conocido como El Freddy. Este personaje podría llevar cualquier otro nombre, pero al final representaría lo mismo: la impunidad con el que operan estos grupos a los que por años se les ha permitido crecer a la sombra de organizaciones como Antorcha Campesina y Movimiento Pueblo Libre, pero también es el símbolo del hartazgo social que busca válvulas de escape ante la impotencia.

Ratas, se dedican al robo casa habitación. Si los ves no dudes en denunciar. Ya tienen carpetas de investigación. ¿Te han robado? Seguro son ellos. Denuncia”. Es el mensaje que se repite una y otra vez sobre las hojas blancas que comenzaron a aparecer hace algunas semanas, este se acompaña por varias fotografías en las que se logra ver a cinco personas, mujeres y hombres, y se identifica a dos por nombre o apodo: Israel y El Freddy. El primero luce vestimenta con gorra y sudadera, el segundo lleva un abrigo formal. En las descripciones de algunos comerciantes entrevistados, coinciden con las imágenes.

Los afectados y afectadas insisten en que llaman a las patrullas para que acudan a brindar auxilio ante la presencia de estas personas que son encontradas cometiendo actos delictivos en los interiores de los negocios, los policías no los detienen ni los arrestan, sino que únicamente los hacen devolver lo robado y luego los dejan libres.

Un trabajador del Miniso en el Edificio Ipiña relató que en la tienda tienen identificadas a por lo menos diez personas que diariamente entran a intentar robar, incluso, los tienen identificados porque dijo: “vienen por lo menos unas tres veces al día, ya sabemos quiénes son”. El jueves de la semana pasada el robo hormiga ya no les bastó, y durante la madrugada fueron destruidos los cristales de la tienda para entrar a robar, todo en la esquina que forman las calles Carranza e Independencia, una de las más transitadas de toda la ciudad, que desde siempre ha sido resguardada con celo por las corporaciones de seguridad, sin que eso le impida a unos cuantos delinquir.

Vivo en la calle Independencia, a menos de 30 metros de la Plaza de Aranzazú y solo el fin de semana vi dos cristalazos, afortunadamente los vecinos detuvieron al ladrón y lo entregaron a la policía, pero tenía todas las herramientas para abrir puertas, creemos que ya ha entrado a varias casas. Además en lo que va del año ha habido dos robos de coches solo en este tramo de la calle, uno de ellos fue a nosotros: se llevaron una camioneta que estaba estacionada justo en la entrada. Yo no sé para qué sirven sus operativos, los policías municipales nada más se pasean en sus camionetas nuevas, pero no agarran a uno. Todos aquí sabemos que son un grupo como de tres o cuatro personas que roban en todo el centro y se esconden en las casas abandonadas de San Miguelito”, contó uno de los vecinos afectados, pero su testimonio se replica en decenas de habitantes, que saben cuáles son los refugios de los delincuentes, se lo han dicho una y otra vez a las autoridades sin que eso cause algún efecto.

Una mujer que trabaja en un negocio de rebozos artesanales en la Plaza del Regalo señaló que fue víctima de robo en su comercio hace menos de un mes y sospecha que fue El Freddy, a quien reconoció en los carteles: “Yo lo atendí. No sospeché de él porque venía bien vestido, traía un chaleco y estaba muy alto, casi medía dos metros; me pidió que le mostrara un rebozo, pesar de que él lo alcanzaba me pidió que yo lo bajara y mientras regresé para acomodarlo en la escalera, metió la mano al mostrador y tomó mi teléfono. Me di cuenta en cuanto se salió, pero me dió temor seguirlo”, dijo.

La afectada comentó que no acudió a interponer una denuncia a pesar de que tenía la dirección de dónde estaba su teléfono, pues lo rastreó: “a qué voy, solo a perder el tiempo, si nadie hace nada, yo mejor lo di por perdido”, contó.

En la misma plaza, pero sobre la calle Carranza, se ubica un negocio de helados, atendido por una mujer de la tercera edad quien también fue víctima de robo. Sin embargo, ella describió al delincuente más parecido al que en las fotografías llaman Israel: “Era muy muy joven, tal vez tendría 15 años, muy delgadito, yo lo tuve de frente. Tenemos una llave pesada y grande, estuve a punto de golpearlo, pero me dio miedo que me la arrebatara y me agrediera; yo estaba trapeando y él se metió hasta la bodega, no hice más que seguirlo, pero no lo detuve porque es más fuerte que yo”, narró.

La víctima mencionó que acudió a la Fiscalía a interponer una denuncia, pero entre los largos trámites y su horario laboral, terminó por desistir y reconoció que: “de todos modos nadie hace nada. Aquí vienen muchos policías, pero de qué sirve, todos se paran allá por la universidad (frente al Edificio Central de la UASLP) y a uno lo deja aquí desamparado. A ese muchachito yo lo había visto ya varias veces por aquí, me andaba vigilando de seguro”, agregó.

Lo peor es que los vemos por las cámaras, sabemos quiénes son, algunos viven por aquí, son personas que han llegado a la zona, algunos distribuyen drogas, no nos importa en qué anden, solo queremos que nos dejen trabajar y vivir seguros, que no hagan sus fechorías aquí”, dijo una mujer que durante años ha vivido en la calle 5 de Mayo.

“Yo tengo mi negocio en Comonfort, pero vivo en 5 de Mayo y más o menos identifico quiénes son los que se dedican a estas cosas, pero aunque ya le pasamos el reporte a la policía, ellos no se los llevan. Hemos sido testigos de cómo les cobran una cuota para operar, les cobran el moche y luego simplemente se van y los dejan ahí, se sienten protegidos porque nadie les hace nada”, narró un afectado.

Otro comerciante de una importadora relató que en ocasiones llaman a las patrullas para denunciar los hechos, pero que estos únicamente los detienen unos cuantos minutos “les dicen que si los vuelven a agarrar ahora sí se los van a llevar, pero no es cierto, al rato vuelven a robarnos y nadie hace nada, estamos llenos de rateros por todos lados. Si te fijas bien, es fácil identificarlos en las calles cercanas, nada más andan viendo”, concluyó.

También lee: Ladrones robaron el Miniso del centro de SLP

Continuar leyendo

Opinión