#4 TiemposColumna de Educiac

Detenciones arbitrarias: ¿Rutina o discriminación? | Columna de Educiac

La criminalización de las juventudes es una de las principales causas de las Detenciones Arbitrarias en nuestra entidad

Las detenciones arbitrarias (DA) son sistemáticas y constituyen una violación grave a los derechos humanos (DDHH) de las personas jóvenes.  En el 2017, Educación y Ciudadanía A.C. (Educiac) llevó a cabo un diagnóstico sobre la práctica de las DA a jóvenes en San Luis Potosí. En éste se identificó que las DA son prácticas recurrentes por parte de las instituciones de seguridad pública en el estado de San Luis Potosí y se convierten en la antesala de una cadena de violaciones a DDHH (Educiac, 2017). Además, se detectó que la criminalización de las juventudes es una de las principales causas de las DA cometidas por los elementos de seguridad.

La criminalización de las juventudes es una forma de discriminación que tiene origen en los prejuicios, estigmas y estereotipos sobre ciertas identidades juveniles, que coloca a las personas jóvenes como “criminales” por su forma de vestir, hablar, su lugar de procedencia, edad, género, color de piel, clase social, entre otras características. (Educiac, 2017). Esta forma es muchas veces detonadora de DA. Las DA son prácticas que llevan a cabo los cuerpos policiacos debido a que las personas parecen “sospechosas” y/o poseen ciertas características (edad, sexo, orientación sexual, origen étnico o nacional, clase social, etc.). También es una DA cuando se realiza sin una orden de aprehensión emitida por un juez, como las “revisiones de rutina”.

Las DA se encuentran arraigadas en la práctica de las instituciones de seguridad pública ya que, por lo general, a los cuerpos policiacos se les evalúa su eficiencia y eficacia (tanto al interior de la institución como ante la opinión pública) mediante el número de personas detenidas, sin importar si han cometido o no un delito. Por ejemplo, la policía estatal de San Luis Potosí entre 2010-2016 realizó un total de 80,359 detenciones, de las cuales el 61.14% fueron detenciones en contra de personas jóvenes entre los 12-29 años, siendo el grupo de 18-24 años el más afectado. El 19.98% correspondían a “revisiones de rutina”, bajo la justificación de que les parecían “sospechosos” o “mostraban marcado nerviosismo” al ver a la policía. Además, se presentaron 1,447 quejas ante la Comisión, de las cuales 390 víctimas eran hombres jóvenes de 18 a 29 años de edad. Ocurrieron en los municipios de San Luis Potosí (225 quejas), Rioverde (36 quejas), Matehuala (35 quejas), y Soledad de Graciano Sánchez (30) (Educiac, 2017). Lo que indica que las DA ocurren en su mayoría en entornos urbanos cuando las personas jóvenes se hacen presentes en el espacio público.

Los datos anteriores son alarmantes y dan cuenta de que las DA son prácticas naturalizadas, cotidianas y constantes en la sociedad. Además, se han convertido en un medio de control del espacio público, pues ni la mayoría de las personas jóvenes ni su círculo social denuncian por el desconocimiento de que una detención arbitraria es una violación a DDHH. Es importante visibilizar la problemática, ya que aparte de ser violatoria de los derechos de las personas jóvenes, también infringe las normas del Sistema de Justicia Penal Acusatorio.

Para más información sobre la práctica de las detenciones arbitrarias a personas jóvenes, te invitamos a visitar nuestra página web: Educación y Ciudadanía A.C. y nuestras redes en Facebook, Twitter e Instagram. #PonteAlTiro #ConocetusDDHH #Sindea.

También lee: La sociedad civil está y seguirá presente | Columna de Educiac

Nota Anterior

(VIDEOS) Obligan a Nava a prometer protección a la Sierra de San Miguelito

Siguiente Nota

¿Cómo se utiliza la app del 911? La SSPE de SLP lo explica