diciembre 9, 2022

Conecta con nosotros

Estado

Cayeyo: a cinco años del crimen que estremeció a las élites potosinas

Publicado hace

el

Una mañana del 2017 el destino cruzó en un hecho de violencia a varias de las familias más connotadas de San Luis Potosí y esta es la historia

Por: Redacción

El 5 de mayo de 2017, Eduardo N. mejor conocido como Cayeyo Jr, miembro de la familia fundadora de la marca Coronado, asesinó de un tiro en la cara a su amigo Eugenio Castañón Elizondo, prometido de la hija de Federico Garza Herrera, entonces fiscal del estado. Todo ocurrió en el Club Campestre de San Luis, uno de los fraccionamientos más exclusivos de la ciudad. En aquel momento La Orquesta hizo el seguimiento más completo de la historia, pues la trama se complicaba al ser Federico Garza el padrino del Cayeyo y al haber sido el propio fiscal la primera persona a la que el asesino acudió.

Este mes se cumplieron cinco años de este crimen, el cual es probablemente el más sonoro entre la alta sociedad potosina por la relevancia socio-política de los involucrados.

Cayeyo disparó contra la cabeza de Castañón Elizondo en las primeras horas del 5 de mayo de 2017, después de haber asistido juntos a una fiesta. El homicidio ocurrió en la casa del atacante, quien en su declaración argumentó haberlo hecho en defensa propia.

El sábado 6 de mayo de 2017 se llevó a cabo la formulación de imputación de Eduardo. En la audiencia del 12 de mayo del mismo año, la jueza dictó la vinculación a proceso de Cayeyo por homicidio calificado con ventaja y quedó arraigado durante el proceso en el Centro Penitenciario La Pila.

Durante dos años Eduardo Hernández permaneció en prisión preventiva y fue hasta abril de 2019 que inició el juicio. El 12 de abril un tribunal del Centro de Justicia Penal otorgó 10 días de prórroga para llevar a cabo el primer juicio oral. La defensa de Cayeyo buscaba que el aplazamiento del juicio fuera por 30 días, pero el tribunal definió que la suspensión solo podría ser hasta este 22 de abril.

Durante la audiencia, la defensa del acusado hizo el intento de desestimar algunos elementos del caso; por ejemplo, se buscó reclasificar el delito para quedar solamente homicidio calificado con el grado de ventaja, y no homicidio calificado con el grado de ventaja y además el de traición. Los abogados argumentaron que no se configura la traición, puesto que este y su víctima en realidad no eran tan cercanos.

Los abogados del detenido pretendieron anular un cateo que se realizó en el domicilio del Cayeyo, pues aseguraron no haber sido debidamente notificados para asistir al mismo, entre otras irregularidades como el hecho de que una de las peritos participantes en el caso no cuenta con la formación profesional requerida por la Ley, sino que se trata de una contadora. Ambas incidencias fueron descartadas por el tribunal.

Durante el juicio se reveló el audio en donde Cayeyo confesó asesinar a su víctima, luego de una llamada que realizó alterado y borracho al 911 para pedir ayuda:

“Hubo un homicidio”, soltó el tirador apenas la operadora levantó la bocina.

Como la mujer intentara obtener más datos de su confundido interlocutor, este se exasperó y abundó sobre el hecho.

¡Yo le disparé a una persona en defensa propia!”

“Hubo una discusión”… intentó hilar para luego seguir: “mi nombre es Eduardo (…)”

“¡coño!, ¡coño!, ¡coño!”, repite una y otra vez para luego agregar:

“(La víctima) estaba conmigo y se puso violenta“… “es hombre”… “es un conocido mío y yo…”

En la cúspide dramática de la interlocución con la operadora, el presunto homicida pierde el control y comienza a llorar:

“¿Me puede mandar a alguien?”

Entre los testigos que acudieron al juicio estaban los amigos de Eugenio y Cayeyo, quienes hablaron sobre las horas previas al asesinato. Uno de ellos declaró que el 4 de mayo Eduardo los invitó a su casa luego de que acudieron a una fiesta para continuar los festejos. En el lugar Eduardo se dispuso a sacar algunas botellas de whisky y tequila, además decidió iniciar un recorrido por su casa, en donde les llamó la atención un cuarto con una vitrina con armas, por lo menos 3 o 4 armas largas y 2 o 3 armas cortas.

Otro de los testigos fue Federico Garza, ex titular de la Fiscalía General del Estado y quien se iba a convertir en suegro de la víctima, en la audiencia narró que fue el mismo Cayeyo quien acudió a su domicilio para confesarle que su yerno estaba muerto. El ex fiscal indicó que regresó con él al lugar de los hechos y optó por mantenerlo sentado en la banqueta, afuera de su casa, mientras llamó y esperó a José Guadalupe Castillo Celestino, ex director de la Policía de Investigación. Por su parte, Castillo Celestino tuvo que reconocer que hubo aspectos ocurridos durante la detención que no hizo constar en actas, entrevistas y documentos de valor para el expediente e incluso desconoció el contenido de un documento sobre el uso de la fuerza durante la detención del acusado, el cual, presumió, que intentó escapar.

El juicio contra Cayeyo estuvo a punto de ponerse en riesgo debido a la serie de inconsistencias que se realizaron durante el procesamiento de la escena del crimen. A estas faltas se agregó un video que otorgó un motociclista a la defensa del entonces procesado en donde se muestra como el personal que llevó a cabo la labor pericial omitió evidencia relevante, alteró la escena del crimen e ingresó personal no autorizado, entre otros errores.

El 13 de mayo de 2019, Eduardo Hernández Jannet rindió su declaración en donde su versión de los hechos fue la siguiente:

“Estábamos en mi casa ingiriendo bebidas alcohólicas; él me dijo que su familia tenía más dinero que la mía, que mi papá era un pinche cuidavacas y que yo era un mantenido”.

“Empezamos a discutir; Yo le dije que era un pinche quemaperros y un piromaniaco”:

Cuídate, cabrón, que si ya maté a un trabajador en mi rancho y nadie se dio cuenta; ¿qué te puede pasar a ti?- habría sido la respuesta de la víctima.

“Se paró del banco y se me avienta a los golpes. Fue a un cajón de la cocina integral y arrancó la rapa”, continuó relatando el acusado para luego calzar la descripción de las heridas con la versión de los peritos contratados por su defensa.

Según dicha mecánica de hechos, expuesta durante la semana pasada, la víctima habría golpeado al Cayeyo en el antebrazo, cerca del codo, para después dejar la tapa del cajón sobre la repisa y tomar un cuchillo con la mano derecha.

“Saqué una pistola que traía en mi pantalón y le disparé para defenderme. Cerré los ojos, di un paso atrás, quedé en shock”.

En la audiencia, Cayeyo indicó que Federico Garza y Guadalupe Castillo mintieron sobre sus declaraciones; aseguró que, contrario a lo declarado por el ex fiscal general del estado y el ex titular de la Policía Ministerial, en ningún momento fue conducido a su casa, ni autorizó el acceso de Castillo para verificar los signos vitales de la víctima. También dijo Garza que no ingresó a la escena del crimen, sino que se retiró dejando al policía ministerial y al homicida en el sitio y que ambos sí ingresaron hasta el sitio donde yacía el cadáver de Eugenio Castañón.

Esa misma noche el tribunal del Poder Judicial del Estado determinó que Cayeyo fue culpable del delito de homicidio calificado, con las agravantes de ventaja y traición. Esto a pesar de que la defensa de Hernández Jannet había solicitado la nulidad del juicio a causa de una serie de inconsistencias en la investigación realizada por la Fiscalía General del Estado.

El tribunal colegiado consideró que quedó probado que Eduardo se aprovechó de la confianza que su víctima le tenía y, en realidad, su vida nunca estuvo en peligro al grado de requerir la defensa propia utilizando un arma de fuego.

Los jueces también concluyeron que fue el Cayeyo quien alteró la escena del crimen y “sembró” un cuchillo en la mano derecha de su víctima después de que este se desplomó sobre el suelo, producto del disparo que recibió a la altura de la nariz y que le arrebató la vida de manera instantánea. También consideraron que el homicida mintió al asegurar que decidió dispararle a su víctima porque este lo agredió a golpes y posteriormente arrancó la tapa de un cajón para golpearlo, logrando herirlo en los antebrazos, para finalmente tomar un cuchillo e intentar lesionarlo.

La ruta genética; es decir, las manchas de sangre de Eugenio, fueron encontradas en el suelo de la cocina pero también en el portacuchillos y en la tarja de una cantina, ubicada en otro salón, lo que no calza con la versión del acusado, consideraron, toda vez que la víctima solo presentó la herida de bala en el rostro y no pudo, post mortem, dejar los rastros de su sangre en los puntos mencionados.

El 20 de mayo de 2019 Cayeyo fue sentenciado a 32 años de prisión por el delito de homicidio calificado, con las agravantes de ventaja y traición. Además, el homicida pagó una sanción pecuniaria de 245 mil pesos, cantidad a la que se suma el pago por la reparación del daño a la familia de la víctima, en este caso 230 mil pesos. También tuvo que amortizar el pago correspondiente a los servicios funerarios de su víctima.

También lee: No hay denuncia por el ataque contra una estudiante en San Miguelito

Congreso del Estado

Congreso rindió homenaje a la primera diputada de SLP

Publicado hace

el

Se reveló la placa en honor a Matilde Cabrera Ipiña, ahora el Instituto de Investigaciones Legislativas llevará su nombre

Por: Redacción

El Congreso del Estado de San Luis Potosí con la presencia como testigos de honor de Ángel Osorio Chong, senador de la República, Silvia Torres Sánchez, magistrada del Poder Judicial del Estado y de Alejandro Zermeño Guerra, rector de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), develó la placa “Diputada Matilde Cabrera Ipiña” del Instituto de Investigaciones Legislativas, que ahora llevará el nombre de la primer regidora en la entidad potosina, así como la primer diputada local.

José Luis Fernández Martínez, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), mencionó que el Instituto de Investigaciones Legislativas será la primera área del Poder Legislativo que lleve el nombre de una mujer, afirmó que es un gran paso para acotar la desigualdad que sigue prevaleciendo.

El legislador destacó que “se trata de un homenaje a una gran persona que con su lucha ayudó a reducir la brecha de la desigualdad y la injusticia en tiempos donde se lastimó a muchas mujeres; seguiremos trabajando para que vengan más cosas buenas para San Luis Potosí”.

Arazanzú Puente Bustindui, presidenta de la Directiva del Congreso del Estado, manifestó que el trabajo de Rodrigo Ávila Barreiro, secretario técnico del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República y de la doctora Diva Gastelum, presidenta del Instituto por los Derechos Humanos e Igualdad Sustantiva, fue fundamental para este homenaje a quien fue una mujer de lucha, de principios y de valor.

La presidenta de la Directiva señaló que la primer regidora impulsó su amor a su tierra y dejó un legado de equidad, por lo que la placa se convierte en un faro para que recordemos su labor a favor de los derechos de las mujeres, que son fundamentales e innegociables 

Emma Idalia Saldaña, directora del Instituto de Investigaciones Legislativas, indicó que “nos llena de orgullo lograr esto y vamos por más; es un homenaje a la primera legisladora potosina, los varones nos acompañaron en este logro y todavía hay mucho por hacer”.

Miguel Ángel Osorio Chong expuso que “me honra la invitación a esta ceremonia porque, como se ha dicho, es un homenaje a una mujer que abrió brecha para todas las potosinas y representa una lucha progresiva y permanente por la igualdad, los derechos políticos y el emprendimiento femenino”.

El senador de la República añadió que “una lucha en la que hay avances, como la paridad que hace 63 años, cuando Matilde llegó al Congreso era impensable, hoy es una realidad, pero también muchos retos, como la brecha salarial o la violencia de género; como presidente del Instituto Belisario Domínguez del Senado, estoy convencido de que estos órganos son indispensables para nuestro trabajo parlamentario”. 

Osorio Chong puntualizó que “en el Instituto Belisario Domínguez le apostamos a capacitar al personal de nuestros congresos locales, entendiendo que la fortaleza de una institución radica en la capacidad de quienes la conforman; apostar a la profesionalización es apostar a mejores leyes y es ofrecer mejores resultados a la ciudadanía”.

También lee: El drama sigue en Movimiento Ciudadano: hasta 2023 renovará dirigencia en SLP

Continuar leyendo

Destacadas

El drama sigue en Movimiento Ciudadano: hasta 2023 renovará dirigencia en SLP

Publicado hace

el

En enero podría aparecer la convocatoria que dictará el calendario para este proceso 

Por: Karina González

La promesa de renovar la dirigencia en San Luis Potosí de Movimiento Ciudadano (MC) lleva más de un año en el tintero, pues fue desde el otoño de 2021 cuando se anunció que Eugenio Govea Arcos dejaría el cargo, a pesar de ello, esa ilusión ha servido para movilizar a la clase política potosina, pues desde entonces diversos perfiles han migrado desde otros partidos para incorporarse a sus filas; la fecha aún parece un sitio distante en el futuro, pues Mauricio Ramírez Konishi, diputado local sin partido, ex priista e interesado en dirigir a MC, confirmó este jueves que la convocatoria para conformar la nueva dirigencia no aparecerá este año y que, posiblemente, sea en enero del 2023 cuando se publique.

La agenda nacional de Movimiento Ciudadano aún no contempla la emisión de la convocatoria para la renovación de la dirigencia en San Luis Potosí. Ramírez Konishi reveló que durante el Consejo Nacional del partido, celebrado hace unos días en Ciudad de México, no se tocó el tema del cambio de dirigente en San Luis, sin embargo, apuntó que continúan firmes en que ya se aprobó desde septiembre que se emitirá la convocatoria, pero no está establecida en el calendario de los 11 estados la fecha en que saldrá.

“Lo que sí nos dijeron es que por cuestiones de agenda ya este año no iba a ser, así que esperamos que en 2023 se emita ese calendario y ver en qué lugar le toca a San Luis Potosí. Ya en enero nos llamarán para establecernos la fecha definitiva“, concluyó.” dijo.

Ramírez Konishi indicó que la lentitud en el tema se debe a la agenda nacional del partido y esto que no es exclusivo de San Luis, porque al igual que está entidad otros estados están quedándose en proceso de la agenda que trae Movimiento Ciudadano en la coordinación nacional.

También lee: Los 64 años de historia de la Carretera 57

Continuar leyendo

Estado

Los 64 años de historia de la Carretera 57

Publicado hace

el

Grupo Valoran construye una nueva vialidad que conectará a SLP con Querétaro, con lo que se desahogará a la que por décadas ha la sido vía más importante de la ciudad

Por: Ana G Silva

Ricardo Gallardo Cardona, gobernador de San Luis Potosí, reveló que Grupo Valoran trabaja en una nueva carretera de cuota que irá de San Luis Potosí a Querétaro, esta ayudará a desahogar el tráfico de personas que trabajan en la Zona Industrial y se trasladan día con día sobre la Carretera 57. Esa vialidad, la Carretera 57, es posiblemente la más importante para la ciudad debido al enorme tráfico de mercancías que permite, los centros poblacionales que se han desarrollado a su alrededor y por ser el corredor que conecta la actividad industrial de la capital potosina, por ello en su aniversario número 64 hacemos un repaso de su historia.

Esta carretera fue inaugurada en octubre de 1958 por el presidente Adolfo Ruíz Cortines, en el municipio de San Juan del Río, Querétaro, con un trayecto de la Ciu­dad de México a Piedras Negras, Coahuila, ciudad fronteriza con Estados Unidos, todo a través de nueve estados del país, lo que de inmediato la convirtió lo en una de las más importantes de México.

La Carretera 57 tiene una longitud de mil 295 kilómetros y recorre las entidades de Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro, México, Hidalgo y Ciudad de México.

El tramo de Coahuila tiene una longitud de 478 km y pasa por los municipios de: Piedras Negras, Nava, Allende, Nueva Rosita, Sabinas, Monclova, Castaños, Saltillo, Ramos Arizpe y Arteaga. En Nuevo Léon son 190 km y pasa por: San Rafael, San Roberto, San José De Raíces, El Salado, Santa Ana, El Tecolote, Puerto México, El Cuije, Navidad, San Joaquín, El Cedro, El Cristal, El Potosí, Los Pocitos, Los Medina y Cruz de Elorza.

Dentro de San Luis Potosí la carretera tiene el segundo tramo más largo, 316 km, y pasa por los municipios de Matehuala, Villa Hidalgo, San Luis Potosí, Santa María del Río, Soledad de Graciano Sánchez y Villa de Zaragoza. En Guanajuato tiene una longitud de 88 km donde va por San Luis de la Paz, San José Iturbide y San Diego de la Unión. Para Querétaro se tienen 103 km que van desde Santa Rosa Jáuregui, Santiago de Querétaro, Pedro Escobedo y San Juan del Río.

En México la vía recorre 60 km por Polotitlán y San Francisco Soyaniquilpan, pasa por Hidalgo (26 km) en los municipios de Tepeji del Río de Ocampo y se recorren otros 40 km por México por Huehuetoca, Teoloyucan, Tepotzotlán, Cuautitlán Izcalli, Tlalnepantla de Baz y Naucalpan de Juárez y finalmente otros 5 km en la Ciudad de México.

La vía tiene el número 57, debido a su trayectoria de norte-sur, cuya designación debe ser un número impar y por estar ubicada en el Centro de México, además tiene la autopista 57D, que tiene 342 kilómetros de largo y funciona como vía alterna, ya que tiene cuatro carriles de ancho.

De acuerdo con Vanguardia, el estado que mejor conserva la carretera 57 es San Luis Potosí, donde el gobierno tiene un acuerdo para la inversión en el mantenimiento de la vía; mientras que Guanajuato posee el tramo más descuidado, el que más facturas ha cobrado a los viajeros por las precarias condiciones del asfalto.

Esta carretera guarda leyendas como la muerta que pide ride a los traileros en un tramo de Monterrey, en la que se menciona que una joven hace la parada a estos conductores, la llevan a un pueblo y después desaparece; también la leyenda del niño de la 57 que murió cuando fue arrastrado por un trailero dos kilómetros y este a veces los persigue, por lo que es común que en el tramo se encuentren dulces y juguetes, que estos conductores arrojan para que no sean perseguidos por el fantasma.

Como dato curioso, el partido de fútbol del clásico San Luis contra Querétaro, también se le llama “el de la 57” en alusión a la carretera federal que conecta ambos puntos, y pasa por los estadios Alfonso Lastras y Corregidora.

También lee: #NoPeroSí | “No permitiremos aprobación de “Plan B” en el Senado”: Osorio Chong

Continuar leyendo

Opinión