#Si SostenidoEduardo L. Marceleño

Piratas y tesoros | Un texto de Eduardo L. Marceleño

«Puede que así se equilibren las cosas: diamantes y piedras preciosas para la gente fea; y bigotes grandes, gordos y feos para todas las chicas bonitas».   La tarde era fresca. Paramos a comprar cerveza, luego caminamos hacia la playa. Avanzamos hacia la costa y ahí nos olvidamos de la …

Leer más →
#Si SostenidoEduardo L. Marceleño

El juego de Godard | Texto de Eduardo L. Marceleño

“Nuestro amor, enfrentando esta guerra, se va haciendo fuerte.” Ray Loriga Elsa y yo no éramos amigos de antaño, ni de nada. No nos conocíamos de hacía tanto, a lo más llevábamos dos meses juntos. Yo sabía que no era ella mucho de palabras, mucho menos de letras. Yo sabía …

Leer más →
#Si SostenidoEduardo L. Marceleño

Dulce estocada a los emisarios de la nada | Texto de Eduardo L. Marceleño García

“Hasta cuando escribas sobre ti,  has de pensar en el otro.” Vila-Matas Todo el mundo odia a los toreros y dice que quiere mucho a los toros. Todo el mundo se ha olvidado del peso, y con peso me refiero a los kilos y a la carne y a la …

Leer más →
#Si SostenidoEduardo L. Marceleño

Las memorias, las culpas y los sueños. Texto de Eduardo L. Marceleño 

“Hubiera preferido que el fuera dichoso  en vez de los poemas desdichados que nos ha dejado”, Kerouac. Soñé contigo anoche. Fue un sueño muy lúcido. Una rareza. Soñé que me decías que este día había pasado demasiado rápido. No ha sido de las mejores cosas que has dicho pero me …

Leer más →
#Si SostenidoEduardo L. Marceleño

El Pacto. Un texto de Eduardo L. Marceleño García

“Para abordar la escritura hay que ser más fuerte que uno mismo, hay que ser más fuerte de lo que se escribe.” Marguerite Duras    Los ruidos de la madrugada me despertaron. Cuando eres niño los ruidos de tu casa no pueden ser otra cosa que los ruidos de tus …

Leer más →
#Si SostenidoEduardo L. Marceleño

Una canción para todos los niños tristes. Un texto de Eduardo L. Marceleño García 

A Jorge Saldaña y Anabella Cartolano, ellos saben por qué…   Dentro del cuarto suenan Las Ligas Menores. El baile de Elvis recuerda dolorosamente la pérdida pero también pone de buenas. A veces las cosas malas también ponen de buenas, hay tanto horror en ellas que después de un rato …

Leer más →