#4 TiemposColumna de Enrique Domínguez Gutiérrez

Un pueblo ignorante que apoya a un golpista | Columna de Enrique Domínguez

Cuentas claras

 

Cuando el gobierno de México se apega a la ley y la hace cumplir, impera el juicio y el fascismo por parte de los medios para desvirtuar y sacar de contexto cualquier acción emprendida, cito el ejemplo de la posición de México ante la situación que Venezuela vive en estos momentos, es por demás saber entender que la señalización a Nicolás Maduro ha sido infernal, sobrevivir en un bloqueo por parte de Estados Unidos no es cosa fácil, las carencias y desabasto es consecuencia de ello, no se necesita ser sabio que la ahora intervención y reconocimiento de Juan Gerardo Guaidó Márquez como Presidente de Venezuela es un acto por demás irresponsable y generador de encono y a la postre de violencia.

El petróleo de una nación que se adueña del primer lugar en las reservas probadas de petróleo (rebasando por mucho a los países árabes) es un jugoso botín para la nación que lidera las intervenciones.

Reconocer a Guaidó, es reconocer a un golpista, a un representante de la extrema derecha, al igual que Trump y Bolsonaro, nada halagador resultará el futuro para Venezuela pues teniendo a un títere, sin problema seguirá los pasos entreguistas de gobiernos pasados que tanto daño han hecho a nuestro país, en este caso, la privatización será esa vertiente que impulsará a una nación petrolera someterse a los deseos de Estados Unidos.

Triste es ver que la turba ignorante apoye a ultranza una vejación a los principios democráticos de Venezuela. A pesar de los errores de Maduro, que obviamente ha cometido, es necesario centrar las bases para un arreglo pacífico y de común acuerdo para el bienestar de Venezuela.

Tampoco hay que olvidar que el proceso de votación de esta nación es uno de los más certeros y seguros del mundo, así corroborado por el expresidente de Estados Unidos, Jimmy Carter.

La satanización, el meme «acéfalo» y estúpido de quién no dice ser representado por el gobierno de México es completamente ajeno a la historia de nuestro país, basta recordar el artículo 89 Fracción X que habla de: La autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los estados: la cooperación internacional para el desarrollo; la lucha por la paz y la seguridad internacionales; la promoción y protección de los derechos humanos y de los valores democráticos.

Existen detractores del nuevo gobierno en que la queja insulza, la vaguedad y la crítica se mantiene como una constante para ahondar más en el encono y adhieren esta responsabilidad al gobierno. Tal es el caso de Fernando Belaunzarán Méndez (ex-candidato perdedor a diputado Federal por el PRD) quien desde temprano y por consigna mantiene el golpeteo en cada oportunidad, diciendo barbaridades y calificando a la Doctrina Estrada como algo caduco, inverosímil dicha afirmación, pues en todo caso desecharía toda acción emprendida por México, que, en muchos años se mantuvo como líder haciendo énfasis a ese artículo 89 cuyo tema central es la no intervención y la autodeterminación de los pueblos.

Sostengo y afirmo que deseo lo mejor para la hermana República Bolivariana de Venezuela, haciendo votos por una solución pacífica al problema que enfrentan ahora, no sin recordar que un gobierno conservador terminará por entregar ese recurso aún necesario como el petróleo a intereses oscuros de unos pocos y privilegiados ladrones de la soberanía.

También lea: Falta de memoria, soberbia, y corrupción | Columna de Enrique Domínguez

Nota Anterior

La mezquindad de algunos mexicanos con Venezuela | Columna de Carlos López Medrano

Siguiente Nota

Así amanece el precio del dólar hoy 28 de enero en SLP