enero 26, 2022

Conecta con nosotros

Opinión

Marcelito | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

Testeando

 

¡Qué pequeño se vio San Luis frente a Pachuca!

Yo no sé de futbol, yo no he hecho cursos ni mucho menos soy entrenador, ni siquiera sé jugar correctamente al futbol. Nunca pisé una cancha como jugador de primera, y nunca he levantado ni el campeonato de mi colonia. Yo solo sé jugar futbol en videojuegos y hasta en eso pierdo bastante seguido.

Sin embargo, levanto la voz y digo, ¡qué pequeño se vio San Luis frente a Pachuca!. Increíble que un equipo que juega de local, no se atreva a proponer, increíble que un equipo local y que va perdiendo, se tarde tanto en recomponer el rumbo del partido.

Ok, lo entiendo, no hay una banca con argumentos para levantar el barco y, peor aún, cuando no puedes contar todavía con todo el arsenal. Pero Pachuca no es ni cerca un rival de los complicados en la liga, y San Luis es un equipo muy triste de local.

El tenor parece será igual que el torneo anterior, un equipo con nula proposición de local y bastante ratonero de visita. Eso puede ayudar jugando en campo ajeno, pero seguirá causando pena en la cancha del Lastras.

Cuidado Marcelo, cuidado directivos, que el negocio se va a acabar (si es que ha esto aún se le puede llamar negocio) las tribunas se van vaciando cada vez más y esos “fieles” aficionados, no se van a conformar con las miserias que aún muestran de local. O se cambian las maneras, las formas y las ganas, o simplemente seguiremos pensando que Marcelito sigue siendo un técnico muy chiquito para el futbol mexicano, ya que anoche ¡qué pequeño hiciste ver al San Luis, Marcelititito!

También lee: Abrazo de gol. | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Destacadas

“La Mujer Tigre”: ¿Vengadora de infieles, o mito urbano? | Historia de Jorge Saldaña

Publicado hace

el

 

Amigos del misterio, hijos de las leyendas potosinas, doy por hoy descanso a los asuntos públicos. Me presto y otorgo a Usted, un breve remanso de paz en medio de los anuncios, las críticas, las denuncias, la narrativa y el vaivén de la política potosina.

En su lugar, este miércoles le contaré una historia que lo mismo puede tratarse de una leyenda citadina, un mito aderezado de realidad, o un fenómeno urbano sin precedente, tan peculiar, misterioso y novelesco que vale la pena intentar relatar.

Es la historia de “La Mujer Tigre”. Así se le ha denominado en las comunidades virtuales, grupos de WhatsApp secretos, sobremesas discretas y sigilosos cafés.

Su historia, su origen y su pasado son un enigma, pero lo que sí consta y cuenta es que en mesas potosinas del Ministerio Público, se han podido rastrear al menos media docena de denuncias que se guardan con celo y secreto en las que se describe un excéntrico “ataque”, tan particular como desconcertante para quien se ha atrevido a investigarlo.

De acuerdo a los testimonios tanto de hombres y mujeres que se han decidido a denunciar, se deduce un mismo “modus operandi”: Se trata del nocturno, repentino, salvaje y solitario abordaje de una mujer vestida de negro que no golpea, no roba, no amenaza, no dispara, pero que sí somete rauda y veloz a su víctima con la técnica de alguna llave de lucha grecorromana.

Se lee en las carpetas de investigación (que se han compartido breve e ilegalmente) que cuando la víctima ya se encuentra bajo su control y dominio, “La Mujer Tigre” advierte con una voz ronca y sorda una letanía, que cual salmo u oración repite al subyugado con actitud impositiva:

Sabías que tenía pareja, quisiste ser el tercero en discordia, la infidelidad no es de tu amante, es tuya que decidiste serlo, hay familias que por tu libido rompes, historias que descompones, no hay excusa de tu gusto por la presa ajena y te sacias de su carne… por eso te dejaré marcado para que tu piel anuncie tu pecado…”

Palabras más o palabras menos, el discurso invocatorio es solo un momento previo al verdadero ataque, que consiste en un brusco movimiento con el que el personaje de esta historia deja desnuda a la víctima de la cintura para abajo. Inmediatamente después, La Mujer Tigre araña hasta descarnar las nalgas de la o el subyugado dejando huellas sangrientas y profundas cual ataque de un feroz felino. De ahí su mote ganado.

No hay nada más, con movimientos ágiles, veloces y calculados, -dicen– la Mujer Tigre desaparece, algunos aseguran que salta y se escabulle por azoteas, que brinca de manera casi olímpica, que corre cual gacela y que el silencio y el dolor es lo único que deja como estela.

Media docena de casos en San Luis capital y municipios como Rioverde y Rayón se han encontrado, un par más en Colima, dos en Tamaulipas y uno más en Guanajuato que no ha sido confirmado.

Pero la leyenda crece. Hay quienes la consideran heroica o vandálica. Lo mismo puede tratarse de una emocional vengadora social o simplemente de los ataques de una sádica. Lo que es cierto es que el fenómeno, aún morboso y virulento, se mantiene soterrado de la plática pública.

Los que se animan a perfilar al personaje, le atribuyen dotes de sobre inteligencia, conocimiento jurídico, estudio y estructura para la “selección” de sus víctimas, fuerza y agilidad producto de un cuerpo disciplinado, juventud de menos de 40 años y por lo seguro, un dolor de amores y traiciones que jamás fue aliviado.

Por su peculiar “ataque”, la Mujer Tigre solo puede ser acusada de lesiones no mortales “a quien resulte responsable”, sin embargo, el denunciante no puede abstraerse de reconocer ante la autoridad la vergüenza de por lo menos ser señalado de ser “presunto o presunta” vértice en un triángulo de naturaleza pasional – romántica.

Tampoco queda a salvo la víctima de tener que “mostrar” las heridas infligidas, es decir, exponer ante la autoridad y médicos legistas los glúteos heridos, y desprenderse del pudor ante desconocidos no debe ser una experiencia cómoda ni agradable.

Sabiendo eso, la Mujer Tigre asecha, se agazapa, estudia a sus presas y ataca. Sabe que la culpa de su víctima será su principal aliada para no ser, la mayoría de las ocasiones, acusada.

Por eso las investigaciones quedan a medias, de los casos que han sido sigilosamente circulados de forma ilegal y profusa, si a caso hay un par que se sabe han sido ratificados, los y las demás atacados abandonan el procedimiento y prefieren esconder su vergonzosa marca bajo faldas y pantalones.

¿Quién tiene el tiempo o interés de dar seguimiento a un fenómeno (si es que es real) de una atacante serial de los glúteos de los infieles?

¿Es la misma “Mujer Tigre” la que ha atacado en distintas ciudades? ¿o serán copias inspiradas por una misma anécdota y que, como escribió Ibargüengoitia sobre la leyenda de la apedreada águila devorando la serpiente, se adopte y adapte el mito por distintas partes de la república?

De ser el caso, ¿Nació la “leyenda” en San Luis Potosí?

No puedo responder a ninguna de las anteriores interrogantes pero, mientras tanto, tome precauciones, nunca se sabe cuándo pueda estar la “Mujer Tigre” acechando y, solamente por las dudas, más vale, de vez en cuando, echar un ojo en el posterior de a quien usted tenga como pareja.

Sobre esta historia seguiré investigando, por lo que le pido ser por ahora cautos y reservados.

Hasta la próxima pero… tenga cuidado.

Jorge Saldaña.

También lee: Crónica de las patrullas del “Sí” | Apuntes de Jorge Saldaña

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Combate frontal a la inseguridad | Columna Ángel Castillo Torres

Publicado hace

el

HURGANDO EN LOS SÓTANOS DEL PODER

 

La inseguridad nos ha castigado terriblemente en los últimos años. Miles de potosinos han sufrido esta tragedia pagando con su vida y patrimonio los efectos de este maleficio. Hay miedo en la sociedad y cotidianamente se manifiesta un enérgico reclamo a las autoridades para que pongan orden y erradique este insano descuido. Los gobiernos federal, estatal y municipal hacen esfuerzos por domar a la violenta bestia que embiste, pero hasta ahora no han tenido éxito. Sin embargo y a pesar de los tropiezos no se dan por vencidos. Conscientes de que disminuir la incidencia delictiva es uno de los grandes desafíos que deben superar insisten en impulsar iniciativas que pongan un alto a la inseguridad. Así tenemos que, por ejemplo, el gobernador Ricardo Gallardo Cardona envió hace unos días una iniciativa al Congreso del estado para reformar la Constitución con el propósito de crear una Guardia Civil que profesionalice a la policía estatal, cambie la mala imagen que tiene, facilite la coordinación con la Federación y la Guardia Nacional y se termine así con la actual crisis de violencia e inseguridad que dominan nuestro estado. Es un proyecto ambicioso que tiene como intención fortalecer la capacidad operativa y de reacción de las fuerzas de seguridad. La iniciativa propone que una nueva Secretaría de Seguridad Pública del estado tenga facultades para crear y poner en operación bajo el mando de una Guardia Civil a los cuerpos de seguridad, grupos de élite, inteligencia y reacción inmediata que por su adiestramiento especializado, su poder de fuego y dadas las características de su equipamiento y formación militar deriven en el fortalecimiento de la seguridad pública.

Por su parte el Ayuntamiento de la capital que preside el Maestro Enrique Galindo Ceballos dio el banderazo de arranque a un nuevo modelo de seguridad pública que aspira a cambiar a la baja los altos índices de inseguridad que padecemos. Se trata de un Modelo de Policía Orientado a la Solución de Problemas que ya existe en ciudades de Europa, Norteamérica, Australia y algunas capitales de México con resultados comprobados.

A partir de la creación de una Secretaría de Seguridad Pública Municipal se desdobla una serie de medidas cuyos ejes son: 1-. Más policías, mejor preparados, con más prestaciones. Los sueldos para los policías capitalinos serán superiores al promedio nacional. El presupuesto asignado a la seguridad pública municipal se duplicará este año en relación con el anterior, mientras que los ascensos serán por méritos y antigüedad; habrá también un reclutamiento más estricto para seleccionar a los mejores. 2-. Justicia cívica y mediación policial como herramientas de prevención del delito y de acceso a la justicia para que las barandillas evolucionen a salas de audiencias públicas (orales) lo que se traducirá en menos arrestos y la solución de conflictos a través de la mediación, antes de que escalen a infracciones y delitos. 3-. Más y mejor equipamiento con tecnología. Se buscará que en todo el territorio del municipio se cuente con nuevas patrullas, equipadas con tecnología de última generación: video cámaras en los vehículos y corporales para los policías, sistemas de georreferenciación, video-vigilancia, botón de ayuda, indicadores y tableros de control. Las cámaras que portarán en su cuerpo los oficiales evitarán posibles extorsiones. La apuesta a la tecnología de punta permitirá cubrir y proteger las 964 colonias de la ciudad capital. 4-. Los policías ejercerán facultades administrativas y jurídicas para recibir denuncias, investigar delitos, usar inteligencia social, auxiliar víctimas y garantizar el respeto a los Derechos Humanos.

Este moderno diseño de operación policial permitirá patrullajes proactivos en las 964 colonias y 3 Delegaciones del municipio garantizando la presencia de oficiales del orden público. Para ello se ha dividido a la ciudad en cuatro cuadrantes, 13 subcuadrantes y 48 corredores viales que serán permanentemente monitoreados y protegidos. Se espera con ello tener un tiempo de respuesta no mayor a diez minutos ante cualquier llamado de la población. Quedarán atrás como piezas de museo la improvisación y el arcaico modelo de policía reactiva para sustituirlo por uno que permite establecer orden en el trabajo policial y pasar del concepto de seguridad pública al de seguridad ciudadana.

No será un apacible paseo por las tupidas arboledas del Parque Tangamanga I. acabar con la inseguridad que nos aflige, pero con medidas como las que están adoptando tanto el gobierno estatal como el municipio de la capital se ha empezado a atacar de raíz el problema de la inseguridad.

También lee: Diálogo o conflicto, ese es el dilema | Columna de Ángel Castillo Torres

Continuar leyendo

#4 Tiempos

El notable educador y científico potosino | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

En entrega anterior nos referimos, a propósito de los precursores de la autonomía universitaria, al Dr. Valentín Gama y Cruz, notable educador y científico potosino. Con motivo de un aniversario más de su natalicio, el pasado 21 de enero, retomamos al personaje y hablaremos a grandes rasgos de otros aspectos de su obra científica. El 21 de enero se conmemoran los 154 años de su nacimiento.

El ingeniero geógrafo don Valentín Gama y Cruz nació en la ciudad de San Luis Potosí el 21 de enero de 1868 y murió en la ciudad de México el 3 de enero de 1942. Estudió en el entonces Instituto Científico y Literario de San Luis Potosí y en México en la Escuela Nacional de Ingeniería, donde alcanzó el título en 1891. Fue miembro de la Comisión Internacional de Límites entre Estados Unidos y México, Subdirector y luego Director del Observatorio Astronómico Nacional. Profesor de la Escuela Nacional de Ingeniería desde 1904, reformó los planes de estudio y escribió la obra titulada: nociones fundamentales de mecánica, y varios estudios sobre el sistema de Newton. Fue Rector de la Universidad Nacional, designado por Venustiano Carranza, en dos ocasiones: de septiembre a diciembre de 1914, y de abril a junio de 1915. Conferenciante fácil y ameno, aún en las más arduas materias científicas, escribió sobre astronomía, geodesia y enseñanza preparatoria y profesional.

Sobre cuestiones agrícolas dejó los libros: La Propiedad en México y La Reforma Agraria, 1931. Es asimismo digna de mención en la bibliografía de este científico de relieve nacional, su Memoria para la Carta del Valle de México, publicada en aquella ciudad en 1920.

En La Unión Democrática, periódico oficial del Estado de San Luis Potosí, en el número 294, edición del 20 de marzo de 1880, en la página 2 se menciona la entrega de diplomas a alumnos del instituto, donde aparece Valentín Gama en geografía, así como Ponciano Arriaga en Anatomía y primer año de Farmacia.

Por los años en que estuvo Valentín Gama como estudiante del Instituto Científico y Literario de San Luis Potosí, ya existía la cátedra de Astronomía. Gama, siendo aún estudiante inició su relación con la astronomía, y disciplinas afines, área del conocimiento que le ocupó la mayor parte de su vida. En 1889 tomó el trabajo de conserje del Observatorio Astronómico de Tacubaya; fue primer ayudante observador y calculador, astrónomo adjunto, astrónomo auxiliar y también subdirector del Observatorio Astronómico Nacional en 1913.

A partir de 1904 Valentín Gama se dedicó también a la enseñanza de las ciencias impartiendo en la escuela Nacional de Ingeniería el primer curso de Mecánica Analítica, en 1910 fue profesor interino de Mecánica General, en ese año la Universidad Nacional le otorgó el grado de Doctor Ex Oficio y se desempeñó como Director de la Escuela Nacional Preparatoria de 1912 a 1913.

Entre 1913 y 1914 fue decano de la Subsección de Ciencias Físicas en la Escuela Nacional de Altos Estudios y, al mismo tiempo, profesor interino de Topografía e Hidrografía. Estuvo a cargo del curso teórico y experimental de mecánica y óptica en la Escuela Nacional de Altos Estudios; fue asimismo profesor jefe de las clases de matemáticas y cosmografía en la Escuela Nacional Preparatoria en 1914.

Dos años después de la fundación de la Universidad asumió la dirección de la Escuela Nacional Preparatoria y, ya en 1913, se desempeñó como Director de la Escuela Nacional de Ingenieros, en donde se dio a la tarea de reformar los planes de estudio.

Un paso sólido para la profesionalización de la física en México se dio en 1910 con la creación de la Escuela Nacional de Altos Estudios donde se pretendía que la física tuviera un empuje para realizar trabajos de investigación; aunque el objetivo no se cumplió abrió el camino para que esto pudiera suceder años después. En la Escuela Nacional de Altos Estudios, la física pertenecía a la Sección de Ciencias Exactas, Física y Naturales, y en 1924 la escuela se transformó en la Facultad de Filosofía y Letras, de donde emergiera posteriormente la carrera de física de la UNAM. La escuela fue concebida desde 1881 en el proyecto de Justo Sierra, donde también planteaba la creación de la Universidad de México, proyectos que cristalizaron hasta 1910.

De esta forma Valentín Gama como profesor de la Escuela Nacional de Altos Estudios y posteriormente de la Facultad de Filosofía y Letras fue crucial para la profesionalización de la física en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, que se creó en 1935 y que agrupaba la Escuela Nacional e Ingenieros, la Escuela de Ciencias Químicas y el Departamento de Ciencias Físicas y Matemáticas, departamento este último donde se propusieron las primeras carreras de física y matemáticas.

En 1939 la Facultad de Ciencias de la UNAM inició sus actividades y la mayoría de los profesores que pertenecieron a la Escuela Nacional de Altos Estudios y de la Facultad de Filosofía y Letras quedaron como profesores de la nueva Facultad, incluido Valentín Gama que fuera profesor en 1939 del curso de historia de la física y en 1941 del curso de historia de las matemáticas.

También lee: La botánica que estudió la vegetación potosina | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

Opinión