DestacadasEstado

“El Chato” López también planea urbanizar la Cañada del Lobo

El desarrollo inmobiliario abarcaría desde La Loma hasta la Zona Industrial; “El Chato” López tiene interés de construir una carretera alternativa a la 57 desde el año 2002

Por: Redacción 

El proyecto inmobiliario del Chato López, que el domingo pasado obtuvo la aprobación para asociarse con los comuneros de San Juan de Guadalupe para la cesión de 2 mil 69 hectáreas, pretende convertirse en un corredor que lleve desde la zona de Lomas hasta la Zona Industrial, pero en el que se incluye la urbanización, fraccionamiento y venta de la Cañada del Lobo, al sur de la ciudad.

El proyecto, conocido como Las Cabañas, del que La Orquesta obtuvo una copia, planea quedarse con esas 2 mil 69 hectáreas desde el año 2002. En ese espacio, se reconoce que la aportación de esos terrenos acortaría la extensión de la comunidad de San Juan de Guadalupe y sus anexas Tierra Blanca y San Miguelito, por lo que la comunidad pasaría de medir 14 mil 495 hectáreas a solo 12 mil 426.

Las 2 mil 69 hectáreas en las que se construiría abarcan la Cañada del Lobo, en las faldas de la parte baja de la Sierra de San Miguelito, según dio a conocer ayer la organización civil Cambio de Ruta.

“Hemos contemplado la necesidad de crear un esquema de fraccionamientos que cuenten desde su concepción, con todo un planteamiento de zonificación ordenada que sea toda una experiencia de planificación urbana, orientada especialmente hacia la sustentabilidad en su parte habitacional de baja, media y alta densidad, condominios verticales, universidades, escuelas preparatorias, secundarias, primarias y kinder, áreas deportivas, de esparcimiento y recreación, comercio y servicios, en un ambiente de convivencia armónica y equilibrada con la naturaleza”, dice el texto de presentación del proyecto Las Cabañas. 

“En la búsqueda de predios que cumplan con las características adecuadas para lograr este desarrollo, se determinó que la mejor opción es la que se está presentando, dada su cercanía a la ciudad de San Luis Potosí, brindando una excelente ubicación a sus futuros habitantes”, explica el proyecto, que después especifica que se trata de la comunidad de San Juan de Guadalupe.

El proyecto Las Cañadas además prioriza como clientes potenciales a los habitantes de la zona de Lomas, después de los que viven en otras colonias del sur de la ciudad, como Polanco y Virreyes y luego la zona de Tequis. Contempla además la construcción de cinco vialidades que salgan del corredor urbano de dicho proyecto.

El proyecto del desarrollo inmobiliario Las Cañadas además se publicita con la promesa de “integración de una nueva vialidad periférica”, que es la misma nueva carretera que prometían los fraccionamientos Monterra y el Gran Peñón, en esa misma zona del sur de la ciudad, que según fuentes cercanas a la comunidad de San Juan de Guadalupe, está en proceso de concesión para la empresa Meta, que forma parte de Grupo Valorán, quienes construyeron los libramientos Norte, Sur y Poniente, en los alrededores de la ciudad de San Luis Potosí.

Dicha carretera conectaría el sur de la ciudad con la Zona Industrial de San Luis Potosí, al atravesar la Sierra de San Miguelito. Esa nueva vialidad tendría además conexión con nuevos parques industriales a construirse en la ciudad.

El gobierno del estado anunció en mayo de este año que ya gestiona alrededor de mil 500 millones de pesos para la construcción de una vía alterna a la carretera 57, que pueda conectar el sur de la ciudad con la Zona Industrial, justo por la zona en la que el proyecto Espacios en el Horizonte, de Carlos “El Chato” López Medina, consiguió autorización de asociarse con comuneros de San Juan de Guadalupe. 

Esa nueva carretera conectaría la prolongación Avenida Juárez con los Ejes 140 y 122, en la Zona Industrial. Se proyecta que la construcción inicie en el último trimestre de este año.

UNAM realizaría estudio para declarar ANP a la Sierra de San Miguelito

Nota Anterior

Juez bloqueó restricciones de asilos a migrantes en EU

Siguiente Nota

La violencia homofóbica en las prácticas sexuales | Columna de Paul Ibarra