Conecta con nosotros

#4 Tiempos

47 años | Columna de Víctor Meade C.

Publicado hace

el

SIGAMOS DERECHO.

 

Rosendo Radilla Pacheco nació en 1914 en Las Clavellinas, localidad ubicada al oriente del municipio de Atoyac, en Guerrero. Durante su vida, el señor Radilla se dedicó a la ganadería y al cultivo del café. Además, impulsó y gestionó la construcción de varias escuelas en la sierra de Guerrero, promovió la construcción del Hospital Regional de Atoyac y luchó por distintas causas campesinas. Su popularidad y cercanía con su comunidad lo llevaron a ser presidente municipal en 1955. Durante la gestión del señor Radilla se construyeron los primeros puestos del mercado municipal, se adquirió el primer camión de limpieza y se gestionó la construcción de un cuartel militar en Atoyac.

Al término de su gestión como presidente municipal, el señor Radilla dedicó su tiempo a las luchas campesinas y a los movimientos que buscaban la restitución de la tierra, la regulación de los ejidos y la exigencia de servicios básicos. A su vez, Rosendo Radilla se caracterizó por componer corridos sobre la matanza del 67 en Atoyac, de los movimientos campesinos y de Lucio Cabañas y Genaro Vázquez Rojas, líderes guerrilleros de la región. Sin embargo, el clima político se tornaba más y más adverso. Los gobiernos de Díaz Ordaz y Echeverría, haciendo uso de las fuerzas armadas y demás instituciones del estado mexicano, emprendieron una serie de medidas represivas orientadas a la inhibición de los grupos opositores y movimientos sociales del país. A este periodo se le conoce comúnmente como la Guerra sucia.

El 25 de agosto de 1974, el señor Rosendo Radilla y su hijo de once años, Rosendo Radilla Martínez, viajaban en autobús desde Atoyac hacia Chilpancingo. A pocos kilómetros de haber iniciado el trayecto, un retén militar bajó a todos los pasajeros del autobús, revisaron las maletas y posteriormente les permitieron continuar con el viaje. Más adelante, en un segundo retén, Rosendo Radilla fue detenido ‘por componer corridos’ y, paradójicamente, fue llevado al cuartel militar de Atoyac. Desde entonces, el paradero del señor Radilla es desconocido. Sumados a este caso existen registros de al menos otras 600 personas desaparecidas en Guerrero en la década de los setenta, 400 de ellas en Atoyac.

A raíz de la desaparición del señor Rosendo, la familia Radilla Martínez se movilizó para buscarlo con todos los medios y recursos disponibles; en ese contexto, interponer una denuncia ante las autoridades solo hubiese logrado poner en mayor riesgo la integridad de la familia. Fue hasta 1992 —después de la creación de la CNDH en 1990— que la familia logró denunciar la desaparición forzada del señor Radilla. Después de una serie de infructuosas denuncias penales interpuestas ante distintas autoridades, la familia Radilla Martínez acudió en 2001 a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El caso fue admitido en 2005 y enviado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que finalmente resolvió en noviembre de 2009 que el Estado mexicano es responsable de su desaparición, así como de los daños causados a la familia Radilla Martínez.

La Corte Interamericana condenó al estado mexicano a conducir eficazmente la investigación penal en contra de los responsables de la desaparición; a continuar con la búsqueda efectiva y localización inmediata de Rosendo Radilla; a realizar distintas reformas al Código de Justicia Militar y al Código Penal Federal; a realizar un acto de reconocimiento de responsabilidad, entre otras cosas. Así, esta fue la primera sentencia en condenar al Estado mexicano por violaciones graves a derechos humanos, lo cual impulsó una serie de discusiones muy pertinentes tanto en el ámbito legislativo como en el judicial.

Para la primera mitad de 2011, el Congreso de la Unión aprobó una serie de reformas constitucionales a varios artículos, de los cuales, sin duda, la más trascendente es la reforma al artículo 1. Dicha reforma consistió en añadir el reconocimiento de los derechos humanos contenidos en tratados internacionales. Es decir, ahora la Constitución reconoce los derechos contenidos en ella y todos los demás contenidos en tratados suscritos por México, lo cual amplía de manera considerable el catálogo de derechos que se deben proteger y, en consecuencia, que se pueden exigir o hacer valer ante las autoridades. Además, el artículo 1 precisó que, cuando una autoridad del Estado mexicano debe aplicar normas de derechos humanos, debe aplicar aquella que sea más favorable a la persona.

Posteriormente, la Suprema Corte de Justicia se vio orillada a discutir cómo debía de ser la nueva configuración del Poder Judicial, a la luz de la sentencia del caso Radilla y de la reforma al artículo 1. Después de largos y complejos debates, la Suprema Corte determinó que todos los jueces y juezas del país deben de aplicar un control de convencionalidad de oficio. Es decir, los jueces y juezas, sean de la instancia que sea, deben verificar que el derecho aplicable al caso que están resolviendo vaya de acuerdo con los derechos reconocidos en la Constitución mexicana y en las convenciones y tratados internacionales firmados por el país. En discusiones siguientes, la Suprema Corte incluso concluyó que las normas de derechos humanos contenidas en los tratados internacionales tienen el mismo rango jerárquico que aquellos contenidos en la Constitución mexicana, norma suprema de nuestro ordenamiento.

La relevancia que tuvo el caso Radilla para la manera en que hoy entendemos la relación persona-Estado es indudable. Sin la resolución internacional de este caso, otra suerte correríamos los mexicanos y mexicanas al enfrentarnos a las autoridades. Sin embargo, lejos de esos reflectores y proyección nacional, la familia Radilla Martínez continúa combatiendo al Estado mexicano para que den cumplimiento íntegro a la sentencia, que, recordemos, fue emitida por la Corte Interamericana hace más de diez años.

Si bien es cierto que el Estado mexicano ya cumplió con la reparación económica a la familia, ya dio publicidad a la sentencia y a la semblanza del señor Rosendo Radilla, aún no hay ni una sola persona sancionada por los hechos relacionados a su desaparición forzada. Las reformas al Código de Justicia Militar y al Código Penal Federal ya fueron realizadas, pero de manera escueta e insuficiente. Respecto de la búsqueda de Rosendo Radilla, se han realizado seis excavaciones únicamente en los terrenos del entonces Cuartel Militar de Atoyac; sin embargo, dada la poca voluntad y torpeza de la Fiscalía, así como los recursos limitados recursos que se destinan a estas diligencias, las acciones de búsqueda son cada vez más complicadas.

El tiempo corre sin detenerse y la deuda histórica del Estado mexicano se acrecenta. Las víctimas no solo tienen ese carácter por los hechos que les victimizaron en un primer momento, sino que el Estado mexicano les obliga a permanecer en esa calidad durante el transcurso de los años con sus olvido y negación. Este miércoles se cumplirán 47 años de que agentes del Estado mexicano desaparecieron a Rosendo Radilla, pero, día con día, miles de mexicanos y mexicanas se suman a la frialdad de estas cifras. Tan solo de 2006 a 2021, el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas reportó  más de 85 mil víctimas. De la misma manera, la fabricación de culpables y los actos de tortura continúan siendo la regla en el actuar de las autoridades mexicanas.

El Estado mexicano debe asumir su responsabilidad y, particularmente esta administración, responder a los compromisos que asumió y plasmó en su Plan Nacional de Desarrollo. Los mecanismos de reparación extraordinaria para las víctimas deben ser activados, y las comisiones de la verdad necesitan ser instauradas lo antes posible. Con consulta o sin consulta; sin simulación.  

También lee: Mexicanos de segunda | Columna de Víctor Meade C.

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Murió la pionera mexicana de la investigación en física nuclear | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

En la década de los cincuenta comenzó la participación de las mujeres en el ámbito de la física; por entonces comenzaban a instalarse instituciones educativas donde podía estudiarse la física profesionalmente fuera de la capital de la República, así tanto en Puebla como en San Luis Potosí se abrían escuelas de física siendo las primeras en provincia. En la UNAM, la Facultad de Ciencias donde se podía estudiar la carrera de física, contaba apenas con tres lustros de existencia, cuando ingresaban a sus filas las primeras mujeres mexicanas que se aventuraban en el mundo de la física. Las primeras estudiantes en la UNAM serían un par de amigas que habían estado estudiando juntas en su preparación desde la secundaria y que continuarían compartiendo sus estudios profesionales, Alejandra Jaidar Matalobos y María Esther Ortiz Salazar, quienes a la postre serían, en ese orden, las primeras físicas mexicanas.

Al ser compañeras durante toda su formación escolar, no podía faltar que prácticamente coincidieran sus titulaciones, ambas presentaron su examen profesional de física con horas de diferencia, convirtiéndose Esther Ortiz como la segunda física mexicana. En la propia UNAM obtuvo su maestría y doctorado siendo también de las primeras mujeres mexicanas en obtener un grado de posgrado en el área.

Lamentablemente María Esther Ortiz falleció el pasado 16 de octubre a la edad de 85 años, desarrollando un papel importante en la ciencia mexicana y en especial en la física nuclear en el país, área que a principios de los sesenta aglutinaba a la mayoría de los físicos mexicanos. Esther Ortiz era investigadora activa del Instituto de Física de la UNAM, y recientemente había sido nombrada Profesora Emérita en el Sistema Nacional de Investigadores y en 1998 lo había obtenido por la UNAM.

A lo largo de sus años de trabajo de investigación trabajó realizando estudios sobre los haces de iones radiactivos, la instrumentación y las reacciones nucleares con iones pesados. En su formación inicial trabajó en el primer equipo experimental instalado en México, el acelerador de partículas positivas de Van de Graaff, convirtiéndose también en una de las pioneras en la investigación de física nuclear experimental en el país.

En la actualidad el número de mujeres que se adentran al estudio de la física ha crecido de manera importante siguiendo el camino allanado por personajes como María Esther Ortiz que les tocó jugar el escabroso papel de pioneras, mostrando la capacidad de las mujeres en el desarrollo de la ciencia mexicana.

Como parte de su participación en el fortalecimiento de la enseñanza de la física, al momento de su muerte, presidía el Consejo de Acreditación de Programas Educativos en Física, que forma parte del Consejo para la Acreditación de la Educación Superior. Entre sus múltiples cargos académicos fue presidenta de la Sociedad Mexicana de Física.

Mientras iniciaba el ingreso de la segunda generación de físicos en la UASLP, María Esther Ortiz se titulaba en la licenciatura en física en la Facultad de Ciencias de la UNAM en 1961, al presentar su trabajo de tesis en física nuclear con un título que rezaba: “Determinación de las características angulares de los estados base y primer excitado de 170 a energías moderadas (aprox. 1.6 MeV) en y afuera de una resonancia de 18 F”.

Entre sus aficiones se encontraba el coleccionar frases y dichos mexicanos de los cuales tenía una abundante colección, seguramente una de las más ricas compilaciones sobre “dichos” que existen en México, interesante sería saliera a la luz, como María Esther deseaba como forma de preservar la memoria popular mexicana a través de sus dichos.

La ciencia mexicana pierde a una de sus importantes impulsoras y a una leyenda en el impulso de la participación de la mujer en la ciencia.

Lee también: Sesenta y cinco años de física moderna en San Luis | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Tekmol se alista para depredar la Huasteca | Columna de Felipe Donato

Publicado hace

el

DE CHILE, DULCE Y MANTECA

Mire usted lo que son las cosas. Se dice que uno debe procurar estar en donde es apreciado y valorado y tal parece que en este sentido es que el tristemente célebre José Luis Romero Calzada, alias El Tekmol, se encuentra buscando “su lugar”.

Si las mismas dependencias estatales analizan cambiarse de ciudad sede y por ejemplo Turismo se iría a Ciudad Valles, así El Tekmol tal vez analice cambiar la base de su organización: Redes Sociales Progresista, a algún punto de la Huasteca potosina, en donde ha tenido mucha actividad en las últimas semanas.

Déjenos contarle que Redes Sociales Progresistas ha mantenido una presencia muy fuerte en la calurosa región, especialmente, El Tekmol a quien ya se le conoce como “El Rajón del Altiplano”, por aquello de que se echó para atrás con la entrega de una ambulancia.

Para los que le saben a eso del profundo análisis político, grillos de cafetería e intelectuales de internet, el hecho de El Tekmol esté muy seguido en aquella parte de la entidad tiene cierta lógica pues fue allá donde sacó un mayor número de votos. Redes Sociales Progresistas hasta ganó una alcaldía cortesía de los peleoneros panistas y de su gandalla dirigencia estatal.

Además, esto se asemeja a lo que pasó hace algunos años en el cuarto distrito local en donde la gente le dio su apoyo al empresario del huachicoleo y de la hotelería, simplemente porque no le conocían las malas mañas.

Tarde descubrieron los votantes que la elección de Tekmol fue un grandísimo error, pues muchas familias fueron defraudadas por el legislador quien se quedó con el dinero que iba supuestamente a atender sus necesidades.

Mientras los ciudadanos se quedaron con las manos vacías, el locuaz Tekmol, pudo hasta estrenar su lujoso Spa en Salinas, evento en el que contó con la presencia del gobernador Juan Manuel Carreras López y de su esposa.

Ahora es la cónyuge del Tekmol quien se encuentra “en turno al bat”, es decir, quien ocupa una curul desde la cual podrá medrar recursos públicos estatales, ni lo dude usted.

Para la gente que se pregunta si Redes Sociales Progresistas podría llegar a tener oficinas como las que ya tiene en la Huasteca, todo parece indicar que no será así o no al menos mientras José Luis Romero Calzada esté al frente del Partido.

Déjenos explicarle: los resultados que obtuvo en la pasada elección en los seis municipios que integran el cuarto distrito, apenas fue de 2 mil 800 votos, o sea menos de 500 por municipio, lo que resulta todo un fiasco ya que cualquier otro aspirante hubiera obtenido un poco más de apoyos.

Para muchos el futuro político del besucón de burros y burras, el “Lalo Mora de lo équidos”, únicamente se encuentra allá con los huastecos.

Se menciona que incluso y en una de estos ataques de locura que lo caracterizan, cambiaría su residencia y buscaría una diputación local o federal dentro de tres años, pero como candidato huasteco. En una de esas y hasta nos resulta con estirpe tenek o náhuatl. Todo es posible con el sujeto en mención.

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Hacia una nueva política de drogas | Columna de Víctor Meade C.

Publicado hace

el

SIGAMOS DERECHO.

Hace unos días me encontré con un informe realizado por el Programa de Política de Drogas (PPD) que lleva a cabo el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), en su sede Región Centro, ubicada en Aguascalientes. El informe —publicado en octubre del año pasado— lleva por título «La prohibición de las drogas en San Luis Potosí: elementos para una reforma» y fue patrocinado por el Gobierno del Estado de SLP, con información aportada por la Fiscalía estatal, el Secretariado Ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública y diversas instituciones del sector salud. El propósito del informe es recopilar, analizar y presentar evidencia básica de la situación del uso problemático de drogas en el estado para poder tener una discusión informada sobre el impacto que han tenido las políticas prohibitivas en la sociedad e instituciones de San Luis Potosí.

El informe parte del supuesto de que las políticas prohibicionistas del uso de drogas han servido como fundamento para reprimir a las personas usuarias y que; además, pierden de vista que el verdadero problema no se trata del uso de drogas sino de su uso problemático. Esta criminalización a las personas usuarias de drogas —sin entender la problemática como un fenómeno social y de salud pública— resulta, entre otras cosas, en un uso ineficiente de los recursos públicos, en una sobrecarga al sistema penal y en violaciones a derechos humanos. Bajo estas premisas, el informe procede a analizar cuatro elementos importantes de la situación del uso de drogas en SLP, de los cuales me permito resaltar sus generales a continuación.

El primer capítulo del informe (La oferta de tratamiento para el uso problemático de drogas y sus usuarios en San Luis Potosí) analiza el acceso y la calidad de los centros de tratamiento en el Estado para las personas cuyo uso de drogas se considera como problemático. Como uno de sus principales hallazgos, el informe subraya que los centros de tratamiento consideran a los usuarios de drogas como pacientes con alguna patología.

Esto quiere decir que, de entrada, buscan tratar el uso de drogas como si se tratara del padecimiento de una enfermedad, lo cual implica desconocer tanto la dimensión placentera del uso de sustancias como el papel que dicho uso juega en las redes y vínculos con la comunidad. Entender al consumo de drogas como una enfermedad deriva, a su vez, en que la mayoría de los tratamientos contemplan el uso de medicamentos y atención psiquiátrica, lo cual dificulta aún más que las personas terminen los tratamientos.

Ante las problemáticas identificadas que prevalecen en los centros de tratamiento, el informe sugiere, entre otras cosas, transitar a un enfoque sociológico y antropológico que transforme la manera en que las personas se relacionan con las drogas y abandonar la postura centrada en la “rehabilitación” de los “adictos”. En ese sentido, el informe también sugiere tomar medidas que posterguen la edad en que las personas inician su consumo de sustancias, lo cual, indican, se trata de una cuestión de información. En el entendido de que las drogas —legales e ilegales— están ahí, lo importante está en brindar a las y los jóvenes la información completa y herramientas necesarias para decidir qué hacer frente a la alta disponibilidad de sustancias, así como entrenarles para lidiar con la presión social y manejar sus emociones de manera adecuada. Andar entre sombras y a media luz difícilmente lleva a buen puerto, en cualquier situación.

En el segundo apartado (Delitos contra la salud en el estado de San Luis Potosí), el informe analiza el procesamiento de los delitos contra la salud en el estado, así como el funcionamiento de las instituciones policiales y ministeriales. Sobre esto, encuentran que la mayoría de las detenciones por delitos contra la salud se realizan en la capital, por policías estatales, en la vía pública y a hombres de entre 18 y 24 años. El 100% de las detenciones se realizan en flagrancia (motivada por “actitud sospechosa”) y por posesión simple y, en la mayoría de los casos, solo hay una sustancia involucrada. Estas detenciones tienen por resultado castigar al consumo como una política preventiva de otros posibles delitos. Es decir, el punto de partida es, según los cuerpos policiales, que el consumidor va a cometer otro tipo de delitos. Esta estrategia de detenciones a gran escala implica desatender casi por completo la investigación de cómo opera el mercado de drogas ilícitas. Además, las autoridades procesan por posesión simple tanto a comerciantes como a usuarios, sin distinguir efectivamente entre unos u otros.

Para subsanar estas deficiencias, el informe recomienda —entre otras cosas— aclarar con precisión cuáles son los objetivos de la política de drogas del estado y, con ello en mente, registrar con una metodología bien definida los datos de las personas detenidas. Esto permitiría a la Fiscalía entender quiénes son y en qué circunstancias fueron detenidas esas personas, pues hoy la investigación se realiza de manera informal y sin capacidades técnicas ni materiales, lo cual obstaculiza aún más la posibilidad de atender a las causas concretas. De nuevo, en este punto queda de manifiesto la necesidad de estudiar este fenómeno desde una perspectiva socio-antropológica.

El tercer apartado (El impacto de las detenciones por delitos contra la salud en el incremento de los homicidios. Evidencia de San Luis Potosí) busca determinar si existe una relación causal entre las detenciones por delitos contra la salud —principalmente posesión— y homicidios relacionados con el crimen organizado. Con datos proveídos por la Fiscalía sobre detenciones y homicidios de 2011 a 2020, el informe concluye que a mayor número de personas detenidas por delitos contra la salud, más incrementan las tasas de criminalidad de otros delitos. En vez de cumplir con su objetivo disuadir, las detenciones desencadenan una espiral de violencia. De nueva cuenta, las políticas punitivitas demuestran su ineficacia.

En el cuarto y último apartado (El crimen organizado y la violencia en San Luis Potosí), el informe encuentra que existe una mayor presencia de grupos delincuenciales en el estado de lo que indican las fuentes oficiales. Además, el informe reporta que el CJNG es el grupo criminal con mayor presencia en la entidad, mientras que en segundo lugar le sigue el Cártel del Golfo y el Cártel del Noreste en tercero. El informe sostiene que los enfrentamientos y escalada de violencia en estados colindantes (como Guanajuato y Jalisco) han provocado la presencia de más cárteles en el estado. La información documentada por el informe obliga a poner particular atención a la evolución de estos grupos delictivos, pues solo con una visión integral de la complejidad del asunto se le podrá hacer frente de manera adecuada a la crisis de violencia en el estado.

Siempre es una buena señal que los gobiernos —sea el federal, los locales o los municipales— echen mano de investigaciones independientes, serias y de alta calidad técnica, que les muestren una realidad distinta a la que leen solo con sus datos oficiales, generalmente con menos registros de los reales. Sin embargo, estos valiosos insumos proveídos por el CIDE servirán para muy poco si el gobierno entrante no retoma la batuta y le da continuidad a este proyecto solicitado por Carreras. Los hallazgos y recomendaciones del informe deben ser prioritarios para el desarrollo de la política de drogas que emprenda el gobierno de Ricardo Gallardo, pues, si sus intenciones políticas están en el lugar correcto, deberíamos de contar en el futuro cercano con una política de largo aliento y con la prevención del uso problemático y los derechos de las personas usuarias de sustancias en el centro. Este asunto deberá ser uno de los aspectos fundamentales al momento de designar a la persona que llegue a ocupar la Fiscalía.

De continuar con el paradigma punitivista, seguiremos siendo testigos de como San Luis Potosí rema contra corriente en materia de derechos humanos —como suele hacerlo— y el fin de los noventa años de gobiernos conservadores acabará siendo solo un discurso. Tanto a nivel federal como estatal, necesitamos urgentemente de menos retórica y menos gendarmería. La sociedad potosina requiere reestablecer el equilibrio social y avanzar, con innovación e información completa, hacía una política de drogas plural, regulada y sin tabúes.

Tanto la versión completa del informe como el resumen ejecutivo los pueden consultar aquí: https://politicadedrogas.org/site/proyecto/id/20.html.

Lee también: La senadora ha respondido | Columna de Víctor Meade C.

Continuar leyendo

Opinión