DestacadasEstado

#Testimonios | Venta de pirotecnia en SLP: ¿tradición o peligro?

La pirotecnia ha causado varios accidentes en el estado, entre ellos daños materiales, quemaduras y pérdidas de miembros; tan solo en 2019 se han registrado 87 casos

Por: Abelardo Medellín

La madrugada de año nuevo, en 2015, Mario Andrés Zúñiga se encontraba en la sala de su domicilio en el fraccionamiento Capricornio, acompañado de amigos y familiares, cuando el estallido de un cohete frente a su casa provocó que una de las ventanas reventara en consecuencia por la onda expansiva.

“Estábamos platicando y cuidando al perro, porque por los demás cohetes estaba tiemble y tiemble, y en cuanto sonó el madrazo del cohete se escuchó la ruptura de la ventana”, cuenta Mario, y añade que los vecinos que provocaron el daño a su hogar se escondieron inmediatamente después del hecho y solo salieron a responsabilizarse por lo ocurrido hasta que Mario y sus familiares salieron para revisar lo que había pasado.

Una situación similar, pero agravada, le pasó el señor José Humberto Palacios Martínez, quien en la Semana Santa del año 2018 perdió parte de su terreno ubicado en la Calle Montes de Oca en el municipio de Matehuala a causa de un incendio provocado por una “cebollita” que entró al tanque de gasolina de un tráiler.

Dicho vehículo se quemó hasta el punto de la pérdida total, además de que en el incidente fueron afectados otros 3 automóviles que estaban cerca de la zona y se reportaron incluso algunos animales de granja con quemaduras graves.

Casos como el de Mario Andrés y Humberto son historia que se repiten año con año en temporada decembrina y que se relacionan con el uso de pirotecnia y el consecuente daño a inmuebles o a la salud.

Al respecto, la información emitida por la Subdirección de Epidemiología de la Secretaría de Salud del Gobierno del Estado indica que durante esta época, solo en 2019 se han presentado ya 87 accidentes relacionados con pirotecnia en todo el estado potosino.

De ese número, el 50 por ciento fueron heridas indefinidas, el 20 por ciento se atribuye a quemaduras de primer grado y segundo grado; mientras que el 15 por ciento fueron pérdidas de extremidades o falanges.

A pesar de la información oficial emitida por las autoridades, existen casos donde la pirotecnia ha provocado accidentes fatales. Tal es el caso ocurrido el 1 de octubre del 2019 en el Polvorín de la colonia Guadalupana en Santa María del Rio, donde alrededor de las 8 de la noche una explosión de pólvora dio muerte a dos personas y les provocó heridas y quemaduras a otras cinco.

Otro caso fue el ocurrido hace ya más de un lustro en el municipio de Matehuala, donde en la zona poniente de la ciudad de las camelias, los vecinos de las inmediaciones recuerdan el funesto caso donde el señor Cosme Sanjuanero falleció a causa de quemaduras de cuarto grado provocadas por una explosión en su taller de fuegos artificiales.

No todo lo que truena es malo, dicen coheteros

“Al cohete solo hay que tenerle precaución”, dijo en entrevista José Mario Hernández García, propietario de un permiso federal para vender pirotecnia en fechas decembrinas, y quien asegura que hoy la venta de pirotecnia es más segura que nunca antes: “desde hace como 3 años, comenzaron a aumentar las regulaciones, los locales tienen que ser obligatoriamente de madera y lámina, debemos tener un pico y una pala a ala mano, dos extintores, un tonel de agua y uno de arena, estar lejos del cableado eléctrico y señalética de no fumar”.

Mario Hernández García declaró que la venta de permisionarios federales está regulada y tiene “el visto bueno” de la Sedena y Protección Civil estatal: “el permiso debe tener hasta el visto bueno del gobernador, tiene un costo anual de mil 600 pesos y uno tiene que hacer todo el papeleo con mucha anterioridad, se debe ir hasta Ciudad de México y tener un distribuidor con un permiso estatal para transportar el producto”.

Al respecto de la seguridad que los usuarios deben tener al usar pirotecnia, José Mario consideró que: “los padres deben ser los encargados de prender la pólvora y los cohetes. Uno debe tirar el artefacto y dejar que haga lo suyo, si no truena, pues no se acerquen, pero ante todo tiene que ser una actividad bajo el ojo de los padres”.

En relación con las políticas públicas que buscan regular aún más o prohibir la venta de pirotecnia en algunos lugares del país, el comerciante defendió que “es una actividad recreativa, para reunir a la familia, y además yo veo muy difícil que la prohíban por completo, hay familias enteras aquí, y sobre todo en Tultepec, que viven de esto, es una fuente de ingresos para esas familias, sería cortarles el sustento”.

¿Por qué se cebó el cohete?

A pesar de las altas regulaciones federales y los permisos gestionados de forma rigurosa, la venta continúa y se espera que los accidentes provocados por la pirotecnia aumenten entre un 20 o 30 por ciento, de acuerdo con datos del titular del director de Salud Pública de la Secretaría de Salud de Gobierno del Estado, Ángel Lutzow Steiner.

El funcionario declaró que, aunque los adultos pueden accidentarse con pirotecnia, los niños son el grupo social que más asiste a los servicios de salud por lesiones provocadas por cohetes.

La pirotecnia también es responsable de contaminación del aire, y un ejemplo de este fenómeno ambiental se puede comprobar con lo ocurrido el 12 de diciembre pasado, ya que durante la mañana después de los festejos guadalupanos, la red de monitoreo de la Secretaría de Ecología y Gestión Ambiental, reportó la presencia en el aire de partículas contaminantes como PM10 y PM2.5. La exposición a corto plazo a dichas partículas puede provocar irritación en las fosas nasales, dificultades para respirar, tos, ataques cardiacos y agravamiento de enfermedades pulmonares.

También lee: Maestro de Tancanhuitz murió dentro de las instalaciones de la SEGE

Total Page Visits: 354 - Today Page Visits: 4
Nota Anterior

Ocho personas murieron tras la explosión de un coche bomba en Siria

Siguiente Nota

Consulta para el Plan de Centro de Población de SLP inició 4 días tarde, denuncian