febrero 20, 2024

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Gardons Espoir | Columna de Sebastián Escorza

Publicado hace

el

En cancha rival

Gardons Espoir es una frase en francés que, traducida al español quiere decir “esperar lo mejor” o “mantener la esperanza”, algo que los familiares de Emiliano Sala, sus compañeros de vestidor y aficionados han manifestado en estos últimos días, no así las autoridades encargadas de la búsqueda del avión en la que viajaba el fichaje más caro en la historia del Cardiff City.

Una enorme fotografía con la imagen del jugador argentino se pudo observar en una malla del campo de entrenamiento del Nantes, donde aficionados del club francés se aferran a la esperanza de encontrar al delantero cuyo vuelo se perdió en el Canal de la Mancha.

Flores, mensajes de apoyo, fotografías y mercancía del Nantes adornaron la fotografía de Emiliano. Los días pasan y las probabilidades de encontrarlo han ido a menos, pero la esperanza muere al último.

Luego de que las autoridades decidieran cancelar la búsqueda de la aeronave al señalar que los cuerpos de rescate también corrían riesgo en el Canal de la Mancha, una campaña para recolectar donativos fue una solución para financiar estas labores de manera privada.

Jugadores como Kylian Mbappé y Adrien Rabiot, del PSG, İlkay Gündoğan, del Manchester City, y Alejandro “Papu” Gómez, del Atalanta, se unieron a la causa bajo el lema #NoDejenDeBuscar, con lo que se ha superado la cifra de 300 mil euros, misma con la que se contratará a expertos que realicen el trabajo de búsqueda.

Mientras tanto, en otra arista de la tragedia, el propio Cardiff City analiza emprender acciones legales

, pues la desaparición de Emiliano Sala los dejaría en números rojos tras haber invertido una fuerte suma de dinero, e incluso han congelado los pagos correspondientes al Nantes por la compra del jugador.

La situación es un tanto extraña: el club galés ofreció a Emiliano Sala pagarle un vuelo comercial para que se incorporara a los entrenamientos; no obstante, el argentino optó por hacer uso de un vuelo privado para poder despedirse de sus compañeros en Francia.

Medios de comunicación difundieron un audio en el que el propio jugador manifestaba su preocupación por el estado de la aeronave, mismo que parecía “caerse a pedazos”, acto seguido Sala se pregunta si mandarían a alguien a buscarlo en caso de que no haya novedades suyas una hora y media después de enviar el mensaje.

Si bien es cierto que, en un vuelo en pleno invierno, con un clima hostil y transitando por uno de los canales más fríos de Europa, las esperanzas de sobrevivir son casi nulas, duele más perder a un amigo o un familiar sin siquiera darle el último adiós.

A estas alturas muchos aseguran que Emiliano Sala ya no está con vida, pero, quizá, para los familiares y sus seres queridos, aún haya esperanza de encontrarlo… Gardons Espoir.

También lea: La doble moral en el fichaje de Lainez | Columna de Sebastián Escorza

#4 Tiempos

El sentimiento incorporado a la palabra en la obra de Gabriela d’Arbel | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

Un jueves por la tarde descubrimos

madrigueras de hierbabuena,

masticamos sus hojas picantes

mientras el día crecía verticalmente.

Nunca quisimos

que se hiciera de noche,

pero los días así de inclinados

no duran tantas horas.

Siguiendo la tradición de los grandes escritores y poetas potosinos, Gabriela d’Arbel estudió en las aulas universitarias de la Facultad de Derecho. En dicha Facultad han transitado un gran número de poetas que han dado brillo a las letras mexicanas, desde Manuel José Othón, López Velarde, Concha Urquiza, Félix Dauajare, Valle Arispe, entre al menos una treintena más.

Gabriela d’Arbel Carlos nació en Guadalajara en el estado de Jalisco, pero prácticamente toda su vida la ha vivido en San Luis Potosí donde ha desarrollado su carrera literaria, que desde los quince años ha ido forjando, participando en los talleres de creación literaria de escritores consolidados como Félix Dauajare, y Juana Meléndez que estudiaron en la extinta Facultad de Humanidades de la UASLP, así como bajo la dirección de César Porras y David Ojeda.

Ha publicado varios libros de narrativa en su primera incursión en la escritura y posteriormente de poesía. Obras que recomendamos para su lectura y que pueden encontrarse en las diferentes librerías de la ciudad. Una buena opción es alentar la lectura en las escuelas básicas, entre los jóvenes potosinos a fin de abrir el campo de la lectura y acercarse a escritores potosinos, o forjados en San Luis como el caso de Gabriela d’Arbel, que mucha falta hace en nuestro medio, como un medio de formar lectores.

Su participación en periódicos es común, pues ha colaborado en secciones culturales en diarios como Pulso Diario de San Luis, La Jornada de Aguascalientes y El Sol de Zacatecas, Periódico de Poesía de la UNAM, así como en revistas como Circulo de Poesía

. Está por publicar un nuevo libro de relatos bajo el sello de Vocho Amarillo que se suma a sus doce libros de cuentos y poesía.

Entre sus reconocimientos destaca la Mención Honorífica que recibió en 2014 del Premio Manuel José Othón de Literatura en el certamen 20 de noviembre de San Luis Potosí con su obra Morfología de fracturas y de manera especial el Premio Internacional de Microrrelato en el Museo de la Palabra en Madrid, España.

Participa en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí como editora y profesora de literatura en el Centro Universitario de Artes.

Esta tradición literaria que ha tenido San Luis Potosí, no ha sido capitalizada por las nuevas generaciones, pues los espacios de lectura y presentación de obras de los escritores locales, como el caso de Gabriela d’Darbel, así como los apoyos para su desarrollo y difusión son escasos por no decir nulos.

La labor literaria de Gabriela d’Arbel es digna de alabarse y esperamos que el publico que lee esta sección se acerque a la obra de Gabriela d’Arbel; un buen ejemplo de fincar el camino de la mujer en el mundo literario.

También lee: La matehualense Mariana González, primera mujer en surcar los aires mexicanos | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Ganar como sea | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

 

Soy de la idea de que antes que el triunfo, está jugar bonito, ya lo decía Cesar Luis Menotti: “prefiero que mi equipo juegue bien y pierda, que gane como sea”, y sí, estoy muy de acuerdo en esa frase del argentino.

Jugar bonito y perder, duele, y duele mucho, sin embargo te da esperanza y seguridad, si tu equipo juega bien y no gana, muy probablemente lo haga el siguiente partido, sin embargo, si se juega mal y se gana, es probable que no vuelva a sacar los 3 puntos. Así funciona el fútbol, primero aprende a jugar, después gana.

Hoy San Luis tiene una verdadera urgencia por ganar, después de una racha negativa con 4 juegos sin tri unfo, la cosa comienza a ponerse compleja, los ánimos de la afición y la confianza de los jugadores, están en juego.

Pero lo más preocupante, sin duda, es el último partido, el peor en la era Gustavo Leal, ni siquiera la goleada en la semifinal contra el América fue tan mala, el partido del fin de semana en CDMX, fue un concierto de errores y poca actitud, los jugadores simplemente entregaron el juego, sin espíritu, sin ganas. Cruz Azul fue más, porque se encontró a un San Luis sin ideas, sin respuesta, fueron 3 pero pudieron ser más.

Eso es lo preocupante y apremiante, San Luis tiene que ganarle a Tijuana como sea, en este juego las formas no importan, el resultado es el rey, se tiene que recuperar la confianza, las ganas, la actitud, San Luis necesita sumar de a 3 y volver a zona importante, Xolos tiene que ser quien ayude a salir del bache.

Pero ojo, que de perder, la esperanza es compleja, si San Luis no gana mañana en el Lastras, el panorama es fatal, un equipo que si no levanta ya, no lo va a hacer después, el reto es ahora y la oportunidad está en su propia cancha. Hoy las formas no importan tanto, hoy primero sumar, después a funcionar.

También lee: ¿Cuatro sin ganar? | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Un documento llamado “Trivialidad superficial” (Pero que según es profundo, dicen) | Columna de Guille Carregha

Publicado hace

el

Criticaciones

 

Vivimos en una realidad en donde ViX, básicamente Televisa, financió y distribuyó un documental acerca de lo terrible que es ser un niño reclutado por el narco. No sé ustedes, pero por alguna razón la palabra “ironía” brilla en mi cabeza. No sé por qué.

“Una Jauría Llamada Ernesto”, supuestamente, nos lleva a adentrarnos en un mundo tan turbio como desgarrador: el reclutamiento y la vida de niños sicarios en los círculos del crimen organizado. Desde su concepción, la premisa promete una mirada directa y cruda a una realidad que muchos prefieren ignorar, una mirada que busca desentrañar las complejidades y horrores de la existencia de estos jóvenes atrapados en una espiral de violencia y criminalidad.

Por un lado, aprecio el hecho de que los cineastas hayan visto “Into The Void” y hayan pensado “¡Exactamente así, pero con seres humanos reales en lugar de actores!” porque le otorga al documental un aspecto visual muy único. Desafortunadamente, parece que no entendieron del todo POR QUÉ funciona en “Into The Void” y de alguna manera lo interpretaron mal como “así es como se ve un juego de FPS”, lo que significa que nunca han jugado un solo videojuego en sus vidas aparte de aquella vez que vieron a uno de sus sobrinos jugar Fortnite durante 10 minutos antes de decir “los chavos de hoy en día, ¿verdad?”. Es una idea interesante la de vincular un FPS con niños reales trabajando para un cártel, pero… quiero decir… es bastante problemático y de alguna manera hace parecer que no comprenden realmente sus propios temas y más bien los trivializan para ganar puntos de “innovación en lenguaje audiovisual cotidiano” o una tontería así entre los mamadores del cine.

Por otro lado, la estética elegida para esto lo hace visualmente aburrido. Para quien no haya visto Into The Void (o esta cosa), todo, TODO el apartado visual es ver la nuca de una persona y seguirle mientras camina y vive su vida. Su nuca. Sólo ves su nuca. Y YA. Son unos 80 minutos de “oh, sí, no sabía que los cuellos se arrugaban de esa manera… eh.” Y eso es todo lo que puedes captar con tus ojos, porque aparte de la imagen muy nítida de los cuellos, todo lo demás está borroso (ya sabes, EXACTAMENTE como un FPS). No hay forma de conectar (o a veces incluso diferenciar) a ninguna persona aquí. Son simplemente cuellos anónimos. Y si el objetivo era que a la audiencia no le importara un comino tus temas entonces… Felicidades, supongo. Lo lograste. Porque, hombre, no me importaba nadie aquí.

Finalmente, DESPRECIO las películas en las que tienes que haber visto una entrevista con sus directores para entender la idea básica de una película. No debería tener que buscar un paquete de prensa solo para entender qué demonios estabas intentando hacer con tu “dirección artística”. Resulta que esta película supuestamente crea a un niño imaginario llamado Ernesto

(de ahí el título confuso) mezclando las experiencias de como 7 u 8 niños. No lo sabrías solo viendo la película, porque tener una leyenda de 10 segundos explicando la idea fue demasiado fácil y quieren que pienses críticamente, algo que claramente no hicieron los realizadores.

Es bastante obvio que los cineastas creen que el VERDADERO problema de niños literales siendo obligados a empuñar armas y matar personas a los 9 años es tan común y trillado que las experiencias en esa área son simplemente líneas de diálogo intercambiables, donde al final nadie realmente importa ya que son simplemente carne de cañón y merecen cero simpatía. Además de esto, SUPUESTAMENTE, al menos según iMDB, todo esto se cuenta con el paralelo de “la fabricación de un arma”. Y por “fabricación” quieren decir “colocada dentro de una bolsa y transportada por una autopista dentro de un camión”. Y por paralelo queremos decir “sí, aquí hay como 3 escenas de personas mencionando que mueven armas. ¡SIMBOLISMO!”

Aún peor, la película tiene el ATREVIMIENTO, EL MERO ATREVIMIENTO, de tener alrededor de 10 minutos enteros de pantalla negra con nada más que ruidos de fondo genéricos intercalados aquí y allá porque NO PUDIERON HACER QUE ESTE BODRIO FUERA DE DURACIÓN DE LARGOMETRAJE SIN HACER TRAMPA. “Es que es más prestigioso ser largometraje que un mero corto… así si nos distribuyen… aunque no tengamos nada que decir.”

En resumen, el documental sobre niños sicarios producido por ViX ofrece una mirada superficial y desarticulada a un tema profundamente complejo y conmovedor. Aunque la premisa inicial prometía una exploración audaz y reflexiva de las vidas de estos jóvenes atrapados en la violencia del crimen organizado, la ejecución final deja mucho que desear. Desde su enfoque estilístico cuestionable hasta su falta de cohesión narrativa y profundidad temática, la película no logra capturar la complejidad y la gravedad de su materia prima. En última instancia, el documental deja al espectador con más preguntas que respuestas, y con una sensación de insatisfacción y decepción frente a una oportunidad perdida de abordar un tema tan importante de manera significativa y conmovedora.

¿Estamos seguros de que a las personas detrás de esto realmente les importaba el tema que escogieron? Porque si es así, no se nota en pantalla.

También lee: Paradas Continuas (2009) o “cuando alguien creyó que mezclar American Pie y Matando Cabos sería buena idea| Columna de Guille Carregha

Continuar leyendo

Opinión