#4 TiemposColumna de Ricardo Sánchez García

Zoe Zuleica. Incertidumbre y esperanzas | Columna de Ricardo Sánchez García

Sin Partitura

 

Hace un año advertimos sobre las graves consecuencias del paso de tiempo en una investigación tan delicada como es el caso de la menor Zoe Zuleica y aseguramos el debilitamiento de posibles huellas dejadas en el camino que nos ayudarán a su localización.

El llamamiento tenía como fondo exigir a la entonces Procuraduría la relevancia en dar continuidad a pendientes líneas de investigación otorgadas por familiares a la autoridad.

Otro 27 de diciembre se cumplió sin que la niña Zoe pueda jugar con su hermanito, sentarse a la mesa familiar y compartir juegos y diversiones con los pequeños de su cuadra.

Cuando el Centro Samuel Ruiz AC decidimos acompañar a Carolina Gómez, madre de la pequeña, en esta búsqueda, sabíamos de la relevancia del asunto y poco a poco nos fuimos dando cuenta de la negligencia del personal de la Fiscalía General del Estado por hacer un trabajo serio, eficiente, comprometido y profesional.

En el camino hemos advertido la falta de experiencia, herramientas, recursos materiales y capacidad técnica del personal a cargo de Federico Garza Herrera. Pero teníamos la tarea de poner el nombre de Zoe Zuleica en boca de la ciudadanía potosina, pues para abril de 2016, apenas cuatro meses después de su extraña sustracción, la población en general había olvidado el caso o lo suponía resuelto.

Fue gracias a los medios de comunicación, las redes sociales y las estrategias de organización, quienes impulsaron en la conciencia colectiva la irresuelta investigación, pero todo tenía un fin, lograr de la Fiscalía un mejor esfuerzo por encontrar a la menor.

Juan Manuel Carreras en varios momentos se sintió presionado por declarar preocupación y prometer apoyos ilimitados para la búsqueda. Tanta inconsciencia lo llevó ayer a sentarse tranquilo para tomar un café en conocido restaurante céntrico, enviando señales políticas y evidenciando inconsciencia sobre la fecha trágica, calificada así solo para familiares cercanos de Zoe Zuleica.

Lo peor es la falsa esperanza creada a través de su estrategia mediática del fiscal Federico Garza Herrera. Sus preocupantes declaraciones sobre los avances en la investigación han confundido a la sociedad al grado de que muchas personas se acercan a la angustiada madre para felicitarle por su perseverancia y por “haber encontrado a la menor”.

La ambigüedad en el discurso del maestro Federico Garza muy probablemente concluirá con señalamientos puntuales sobre su dicho, referido a que se están agotando líneas de investigación, más no se comprometió a determinar las conclusiones de las mismas.

En el Centro Samuel Ruiz AC hemos de seguir apoyando la búsqueda. Estamos limitados a los pocos avances de la fiscalía y seguiremos exigiendo mayor difusión del rostro de Zoe Zuleica en varias entidades federativas.

Los familiares y víctimas tienen su propio proceso. Estos momentos son comparados por especialistas con el duelo y van acompañados de las limitaciones económicas, de salud y del propio trajín de la vida.

Esto lo sabe el Estado y parece suspender su responsabilidad al compás de los ánimos de las víctimas. Aún así, no vamos a desfallecer en esta búsqueda.

Si el infundado entusiasmo de Federico no fuera malintencionado, se cumpliría el sueño de familiares y amigos de incorporar a Zoe Zuleica a su familia nuclear. Es lo que deseamos.

Pero los límites son cada vez más cortos y la lógica del tiempo nos llevará a exigirle explicaciones contundentes a su dicho.

 

También lea: Trágicas muertes de altos políticos | Columna de Ricardo Sánchez García

Nota Anterior

Yo no olvido el año viejo | Columna de Adrián Ibelles

Siguiente Nota

Así amanece el precio del dólar hoy 28 de diciembre en SLP