#4 TiemposColumna de Adrián IbellesDeportes

Yo no olvido el año viejo | Columna de Adrián Ibelles

Playbook


Se acabó. El 2018 está por agotarse, y fue un año que en lo deportivo nos regaló grandes momentos. En este sumario, toca hablar de la NFL, partiendo desde la victoria de los Eagles y su MVP, Nick Foles, sobre el viejo (pero no acabado) Tom Brady, en un partido que nos demostró que incluso las grandes dinastías llegan a su fin, tarde o temprano. Belichick no pudo resolver el acertijo de los de Philadelphia, y así se consumó la ansiada revancha, para felicidad de todos los detractores de New England.

Luego del receso, llegó el Draft, con algunos nombres interesantes, entre ellos Saquon Barkley, Lamar Jackson, Sam Darnold, Bradley Chubb, Leighton Vander Esch, Denzel Ward, Nick Chubb y Baker Mayfield. Todos ellos con un temporadón, pero mención especial a Mayfield, quien logró enderezar el destino de los Browns en el momento más importante, y llevarlos al mejor balance de juego de esta década.

Entre las sorpresas, Patrick Mahomes destacó en Kansas, convirtiéndose en uno de los jugadores estelares de la liga (mi candidato al MVP), luego de la salida de Alex Smith, quien emigró a los Redskins, solo para ver truncada su titularidad por una lesión. Mahomes junto a Hill, Kelce y Hunt hicieron temblar a muchas defensivas, y aún tiene soñando a sus fans. De Hunt hablamos más adelante.

Los Rams también fueron una grata sorpresa, con un equipo sólido y de gran juego. Jared Goff brilló en la Nacional, junto a todo Todd Gurley y todo su equipo. En la misma conferencia Drew Brees demostró que tiene sed de títulos, y dirigió el rumbo de unos Saints que son el equipo a vencer en la postemporada. De los que esperábamos más era de Aaron Rodgers y los Packers, quienes se despidieron pronto de cualquier aspiración en un año para el olvido.

Las lesiones se llevaron a Alex Smith, Jay Ajayi, Frank Gore, Dez Bryant, A.J. Green, Earl Thomas, Joey Bosa, Sean Lee, y Marshawn Lynch.

En cambio, Le’Veon Bell se exilió del emparrillado al no regresar con los Steelers, ante la rabia de sus aficionados, quienes lo olvidaron rápido gracias a James Conner. Kareem Hunt fue suspendido tras ventilarse una brutal agresión contra una mujer en febrero, y Josh Gordon que llegó esta temporada a los Pats desde Cleveland, y quién encabezaba varios registros en su nuevo equipo, se retiró indefinidamente para tratar su adicción a las drogas.

Mención aparte para los 150 goles de campo fallados en lo que va de la temporada. Un número que no refleja todo lo que se definió en 15 semanas, por culpa de esos fallos. Pregúntenle a los Browns.

El escándalo con el partido que México se perdió (un partidazo) debido al estado garrafal en el que se encontraba la cancha del Estadio Azteca, dio mucho para reflexionar sobre la falta de profesionalismo que hay en nuestro país comparada con la seriedad y preparación que hay en EUA. Al menos, se podrán redimir en 2019.

Debo confesar que el equipo que más disfrute ver fueron los Browns, con verdaderas odas al esfuerzo y al drama, que en muchas ocasiones se libraron en tiempo extra, y que de haber tenido desde el principio a un mariscal con la astucia de Mayfield, habrían ganado varios de ellos. Felicidad pura esos Browns.

La temporada cierra muy interesante, y aunque siempre desea uno ver a su equipo en la gran fiesta, veo con buenos ojos una final entre Kansas y Rams, o porqué no, unos poderosos Saints. Veremos. Por ahora, disfruten las fiestas y despidan el año con algarabía.

Seguimos en sintonía en 2019.

@Adrian_Ibelles

También lea: De héroe a villano | Columna de Adrián Ibelles

Nota Anterior

Adiós 2018 | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Siguiente Nota

Zoe Zuleica. Incertidumbre y esperanzas | Columna de Ricardo Sánchez García