#4 TiemposDeportesRudeza necesaria

Ya basta, Kahn | Columna de El Mojado

Rudeza necesaria

El 21 de marzo de 2015, con la muerte de El Hijo del Perro Aguayo, Los Perros del Mal debieron haber desaparecido. En realidad, la disolución de Los Perros del Mal como agrupación debió haber ocurrido antes, pues el concepto ya estaba debilitado para el fatídico día en que Pedro Aguayo Ramírez perdió la vida sobre el ring en Tijuana.

Pese a que Los Perros del Mal son probablemente la agrupación que más ruido ha hecho en la historia de la lucha libre, no solo entre la afición, sino también en el público general, cuando El Hijo del Perro murió, su grupo arrastraba ya más de diez años en planos estelares. Por eso era necesario reformarlo, pues los cambios de empresa o el paso por independiente modificó la alineación de Los Perros del Mal hasta el punto de no poder sostener el nivel de estrellas que un tiempo tuvo.

Después de que El Hijo del Perro murió, la desaparición de Los Perros del Mal, que parecía obligada, no ha ocurrido. La marca de esa agrupación ahora es manejada por Kahn del Mal, primo de El Hijo del Perro y autonombrado vocero de la marca.

Kahn del Mal sigue sosteniéndose del nombre de Los Perros del Mal, aunque en realidad la agrupación actual no está ni cerca de ser llamativa como cuando El Hijo del Perro la lideraba. Hoy, quien comanda esa agrupación en el ring es Joe Líder, un tipo muy reducido en carisma y calidad luchística si se le compara con Pedro Aguayo Jr.

Kahn del Mal ha preferido cobrar por el uso del nombre de Los Perros del Mal, en lugar de administrar la leyenda y hacer algo que honre la memoria del Hijo del Perro, sin arriesgar la memoria que el público pueda tener sobre ese grupo. Pero no, Kahn se va con la fácil: mantener en la lucha libre a un grupo que no debería estarlo más.

Pero el gran engaño de Kahn del Mal ocurrió apenas el miércoles, aquí en San Luis Potosí. Él, que no es luchador, subió al ring en la lucha estelar de la función de Promociones Juniors en el Auditorio Miguel Barragán.

¿Por qué la Comisión de Box y Lucha Libre de San Luis Potosí no intentó evitar que Kahn del Mal subiera al cuadrilátero, sin ser un luchador, a la batalla estelar de esa función? La respuesta es fácil: la Comisión está encabezada por la misma empresa que realizó la función. Juniors mide con varas distintas para sus funciones que para las de otros organizadores.

De Promociones Juniors han existido otros casos iguales, sin que ninguna sanción les haya caído hasta el momento. Hace unos años, inventaron una gresca en vestidores para justificar la ausencia de Cibernético en esa función. Después, El Hijo del Perro salió a decir que había lesionado a Cibernético en vestidores y que por esa razón no se presentaría en el Miguel Barragán. Una farsa.

En este tipo de situaciones, las empresas deberían anunciar antes de la función que no se presentará alguno de los luchadores prometidos y que cada aficionado decida si se queda o no a presenciar el evento. El engaño con Kahn del Mal fue aún peor.

Kahn estaba anunciado como sécond de Los Perros del Mal, además de la presencia de un Perro sorpresa, que llegaría a sumarse a esa agrupación.

Lo de Kahn es un engaño, aunque el luchador podría ser cualquiera. Es un engaño y una falta de respeto de Kahn del Mal hacia la lucha libre.

Subió con el nombre de Caín, aunque no es un luchador. El pancracio es siempre criticado por su aspecto dual de deporte y espectáculo. Por eso, no debemos permitir que gente sin preparación, como Kahn del Mal, ocupe lugares en luchas estelares. Mucho menos ante el cobijo de una empresa que además funge como Comisión.

Kahn, ya te hemos permitido que uses máscara y que te vistas de luchador. Por alguna razón, tienes el poder de seguir usando el nombre de Los Perros del Mal. Por favor, ya no maltrates más a la lucha libre. Habemos muchos a que sí amamos a la lucha, no como tú, que solo quieres beneficiarte de ella.

Flaco favor

Por cierto, el día de la Función, la Comisión de Lucha Lubre de San Luis Potosí anunció que “para apoyar el talento local”, habría una visoría de luchadores potosinos para la empresa AAA.

Está muy bien que haya oportunidades para luchadores, aunque Promociones Juniors podría apoyar de otras maneras más sencillas. Poniendo los nombres de los luchadores locales en sus funciones, por ejemplo.

@RconRMacuarro

También recomendamos: ¡Chaco, Chaco! | Columna de El Mojado

 

Nota Anterior

Los peligros de ser zapatero | Columna de Luis Moreno Flores

Siguiente Nota

La mejor capitana | Columna de Alma Barajas